jueves, diciembre 11, 2008

EL TRIÁNGULO DE MIS MELANCOLÍAS


Dime
dónde fueron a parar los recuerdos
la memoria que tejí en los días
vividos con estambres de jazmín
oleajes de sal y racimos de risas
en qué oscuridades fueron a albergarse
después de haber resplandecido
de auroras y noches galopantes
de estrellas iridiscentes
qué se hicieron las imágenes primeras
que dejaron la estela de una danza
inédita sobre los eslabones de agua
que mojaron la alegría con estruendos
de embusterías
en qué manos ajenas se detuvo
la espiral de los tiempos sembrados
en el paisaje de los milagros
y el cantar de las resurrecciones
por qué no izaron sus velámenes
hasta regresar a orillas de mi nostalgia
al triángulo de mis melancolías
cómo pudo hacer camino a la inversa
hacia el pozo clausurado de los
asaltos a la luz y al estallido de las bromelias
qué ocurrió que ningún signo alertó
el derrumbe de los espacios ocupados
por las peripecias del asombro y
el aleteo incesante de los caicos
en su afán de atrapar la gota de
agua de la fuente
cómo no hizo añicos el espíritu
de los sueños para alejar la resquebrajadura
de los paisajes que ya no tendrán
el azul que se grabó en las pupilas
encantadas de las horas arrebatadas
al sinsentido
duele el dolor que se quedó
exhausto de ver desdibujarse
la huella de los besos en el perchero
de andamios rotos y sellados ventanales
de calendarios robados a la magia
duele la vida que no retuvo
su códice sagrado para entregarlo
a las mañanas en las que ya no estaremos
para narrar amorosamente
los intervalos de las tardes que se
enquistaron para siempre en el
costado izquierdo de nuestra
convalescencia


texto y foto / mery sananes

No hay comentarios.: