jueves, julio 31, 2008

LA CASA CENTELLEANTE DEL HOMBRE




Antoine de Saint Exúpery
09 de junio de 1900 – 31 de Julio e 1944

Las estrellas no significan lo mismo para todas las personas.
Para algunos viajantes son guías.
Para otros no son más que lucecitas.
Para los sabios son problemas.
Para mi hombre de negocios eran oro.
Ninguna de esas estrellas habla.
En cambio tú..., tendrás estrellas como ninguno ha tenido.

Qué intentas decirme?
Por las noches tú elevarás la mirada hacia el cielo.
Como yo habitaré y reiré en una de ellas,
será para ti como si rieran todas las estrellas.
Tú poseerás estrellas que saben reír.

EL PRINCIPITO


Si tan solo el hombre
aprendiera a mirar las estrellas
a escuchar en cada una
el río de risas que titilan
en la noche
si tan solo se detuviera
en el asombro niño
de sus florerías
el planeta estaría poblado
de rosas
de zorros domesticados
de serpientes que regalan
a los transeúntes el secreto
de todos los enigmas
lo esencial se haría visible al corazón
y el principito estaría de regreso
entre nosotros
para dibujar corderos sin bozal

Dicen que antoine se fue a buscarlo
porque la tristeza de esta tierra
le había quebrado la risa
junto a las alas de los aviones
que no saben del vuelo de los pájaros
pero cada noche
los luceros anuncian
a quien habita los espacios
de los cielos
erguido sobre las ramas de las arbolas
que le regalan la vida a las mariposas
que regresarán
antoine y el principito
su rosa y el cordero
a celebrar el nacimiento
del planeta que será por siempre
la casa centelleante del hombre
mery sananes
fragmento del zorro
Leer mas!

miércoles, julio 30, 2008

UNA MUSICA Y UN LIBRO PARA EL MUNDO




Música así no había existido
en el mundo hasta que él la compuso


Ana Magdalena Bach



Y libro así no había existido en el mundo hasta que ella lo compuso. Libro para que el hombre halle música en cada una de sus páginas. Libro para que en cada ocasión lo humano y el amor nos anden definiendo. Un libro así que lleva en sí mismo la capacidad y la fuerza necesaria para hacer estallar un mundo de oboes, órganos y trompetas. Un libro magnífico sobre una vida magnificación. Sobre una vida de Pasiones, Cantatas, Dolor y Profundidad. Sobre una vida profundamente humana. Una vida entregada al hombre a través de un sonido divino. Una vida para temperar bien el clave y lo humano, que en el fondo son la misma cosa. Una vida llamada a tocar cada día ante el trono de Dios con tanta fuerza y pureza, con tal autenticidad que Dios y hombre se vuelven una misma y sola cosa, para enaltecer todo lo grandioso a que es capaz de ascender el hombre.

Y ésta es la pequeña crónica de Ana Magdalena. Una pequeña crónica a la que sólo puede alcanzar la dulcerota del oboe salida de un concierto brandenburgués. La pequeña crónica de una mujer llena de amor y asombro. De una mujer dueña de la magnífica divinidad de haber visto nacer la Pasión según San Mateo, en medio de todo el dolor sagrado e inmenso de la creación. Ana Magdalena, la mujer que vio al hombre presentarse ante el Trono final de una vida consagrada al hombre a través de Dios. Una mujer capaz de entonar una canción de muerte en el momento en que hizo falta con la misma alegría con que en muchos momentos había interpretado los más altos himnos de la vida. Una mujer para hacer de la dulzura, la sencillez y el amor la más alta cima. Una mujer para que un hombre como Juan Sebastián alcance la dimensión de lo inmenso y lo divino.

Y hoy estamos aquí publicando la Pequeña Crónica de Ana Magdalena Bach. Pequeña crónica para envolvernos en el gran silencio, en el gran asombro, en el gran sobrecogimiento. Pequeña crónica para que la palabra alcance su más alta dimensión. Pequeña crónica para que Ana Magdalena diga su vida y al de Juan Sebastián y la de los hijos y la del aquel mundo de oboes y claves.

Y aquí traemos como una ofenda, un acto que quiere tener la sencillez y el amor de Ana Magdalena. Para que su voz y su ternura siga en el camino de la música de Juan Sebastián. Para que se cumpla su designio, su deseo más hondo. Para que nuestro propio asombro se proyecte en una conmoción más alta. La que otorgue esta pequeña crónica a quien la lea. La que haga irrumpir el mundo de conciertos y cantatas, preludios y fugas, oratorio y pasiones, ofrenda musical única para que el hombre descubra su sentido mas elevado.

Una pequeña crónica que significó el fin de la vida profunda de Ana Magdalena Bach: … “Ya no tengo ningún motivo para vivir: mi verdadero destino llegó a su fin el día en que se apagó la vida de Sebastián”… Dos vidas profundamente unidas por el sonido de lo humano y lo divino. Dos vidas para que el clave ande siempre temperando la condición humana y para que el hombre ande encontrando su destino.

Presentación / abm / 1972


Leer mas!

lunes, julio 28, 2008

LA PEQUEÑA CRÓNICA DE ANA MAGDALENA BACH




La primera edición, que conozcamos, en español de la Pequeña Crónica de Ana Magdalena Bach, se produjo en 1940. Siete años más tarde, en 1947, circuló esta segunda edición, impresa en Barcelona, por la Editorial Juventud. Por suerte pudimos obtener este ejemplar, cuya búsqueda hasta ese momento nos había resultado infructuosa.

Una vez en nuestras manos y leído el texto, escrito por la segunda esposa de Juan Sebastián Bach, decidimos publicarlo en 1972, bajo el sello de Ediciones Desorden.



Hasta ahora no hemos encontrado una obra capaz de acercarnos de una manera más hermosa y sencilla a la música y a la figura de Johann Sebastián Bach. Ella asistió al proceso de creación de cada una de sus obras. Y entendió en su momento la dimensión de la música que componía. “Esta música viene pura del país del alma”, dice en una de sus páginas, “ en el que Sebastián se encontraba siempre como en su casa”.

Y nos dice: “Mucha de la magnífica música que fluyó de él no la volverá a oír ningún oído humano: no salía de él más que una vez, no la escribió nunca y se perdió para siempre, como él mismo, más tarde, en la armonía del cielo.”.

Ana Magdalena hace una travesía por su vida, sus dificultades, sus hijos, su música. Y dirá: “Las Pasiones según San Mateo y según San Juan son, con toda seguridad, las obras de arte más grandes que ha producido jamás el espíritu humano. También pertenece a esa categoría la Misa en si menor.

Sabía Ana Magdalena que Bach escribía para el futuro. Entregaba en cada uno de sus acordes una clave para comprender la verdadera dimensión del ser creador del que estamos hechos. Y supo ascender más allá de lo cotidiano y lo superfluo para dejar una escritura que aún está por descifrar.

Su música no es un espectáculo para escuchar. Es una conmoción dirigida a despertar en el hombre su propio lenguaje, la nomenclatura real de su existencia, el alcance de su estatura.

Acercarse a ella, por consiguiente, es como asomarse al abecedario de la vida en sus más altas manifestaciones.

En este nuevo aniversario, invitamos a escucharla. Tal vez, de manos de ese mágico instrumento, podamos ingresar a ese país del alma, que con tanto afán la historia pretende clausurar. Hay que dejar que ella corra libre por los intersticios celulares de nuestros diminutos dominios, para que allí dinamite nuestra perplejidad, haciéndonos la ofrenda de lo que nos pertenece por esencia y condición. Vale la pena intentarlo!!!
28/07/2008
Leer mas!

viernes, julio 25, 2008

CANCIÓN PARA UN CONCIERTO

Ludwig van Beethoven / Concierto No. 1 para piano

ALLEGRO CON BRIO


Emergió de los arpegios
con un sabor a granada
madura
y se fue enredando
entre los sueños como revuelo
de mariposas
ascendió dúlcimo desde
un piano de agualuz y
colibrí
y se puso a bordar amores
en el territorio de las
melancolías
irrumpió como un río de ciruelas
mordidas de sol
esparciendo sobre la tierra
la dulzura de los frutos
se visitó de aurora
y se fue cabalgando brioso
sobre el sonido azul
de una caracola

LARGO


Se detuvo el ala
sobre la cinta del viento
se detuvo el colibrí
sobre la hoja de cundeamor
se detuvo el suspiro
al borde de la lluvia
y quedó el clarinete
haciendo sonar su canto
de lirio
su trayecto de brisa
su sueño de espiga
sobre las cuerdas pianísimas
de un arcoiris lejano

RONDÓ

Estalló de uvas
la alegría
derramando risas de agua
y ríos de siemprevivas
insurgió la primavera
bordando rondas de niños
y cántaros de miel
brotó de luceros
la música
esparciendo cascabeles
de plata y estrellas
de rocío
despertó alborozada
la esperanza
con un olor a mandarinas
que se prendió por
siempre de la vida

mery sananes / 1982


Leer mas!

jueves, julio 17, 2008

APOTEOSIS DE PREGUNTAS




a chilita

El tiempo es una historia
que no termina una apoteosis
de preguntas en dirección al silencio
un estruendo de pájaros en migración
hacia el solsticio de una flor

Un imperativo sin sentido que se
aposenta en los calendarios
sin advertir que nada detiene su
armónica marcha de días represados
en el interior de un suspiro
que no concluye

Por ello la ausencia es una patraña
para asustarnos un remolino
que se acuesta sobre el horizonte
como si todo el universo no fuese
sino la señal resplandeciente
de una curvatura que gira
en el envés de los días vividos
sobre la extensión de un planeta
que aún no tiene nomenclatura

La tristeza es la distancia que traza
la pupila entre la risa que se apaga
y el florecimiento de las ramas
que señalan el cumplimiento de los
códigos más antiguos de la tierra
en su irreversible ejercicio
de resurrección

Y entonces un lenguaje se desborda
de las madrugadas escribiendo la carta
astral de los amaneceres en su incesante
empeño de verter sus soles en las
encrucijadas de las cayenas que aún
no nacen y en la estela de pétalos
que dejan constancia para siempre
del ajuar de los abriles que se abrigaron
en los julios para la celebración
de una estadía festiva y amorosa



foto y texto /mery sananes



Samuel Barber / Adagio




17 de julio del 2008
Leer mas!

lunes, julio 14, 2008

RAPSODIA EN CUATRO MOVIMIENTOS




I

Tus bracitos extendidos
son como un árbol de raíces
invertidas que le dibujan al cielo
la estructura resplandeciente
de una ilusión

II

Tu risa se construye
perpendicular al estremecimiento
de tu anatomía en vuelo vertiginoso
de fugaces filigranas

III

Tu andar registra el almíbar
de los pasos que restituyen
su dulzura en la ingeniería
celular de la nostalgia


IV

Eres estricta conjunción
de gajitos de mandarina con la risa
de los gaticos que se engolosinan
con los chocolates que les regalan
las mariposas


texto y foto / mery sananes

Salvador Bacarisse / Romanza



Leer mas!