lunes, noviembre 30, 2015

LA PIEL DE UN CLARINETE




Una vez más el filo se enasta
en la frágil corteza de un tiempo
sin memoria clava su metal
sobre la travesía de una lágrima
y parte en dos la sal que la contiene
en el sur de la tristeza

Otra vez la empuñadura de la losa
le dibuja sepulturas a la audacia de la
risa quebrando la cuerda del arco
hasta dejar mudo el canto de los grillos

Vuelve la noche a replegarse en la
Inocencia de una risa que aún no fulgura
en el calendario del hombre

Y sin embargo aquí estamos frente
al silencio de un grito que se quedó
adherido a la piel de un clarinete
deletreando una palabra que aún
no se ha inventado







mery sananes
16 de junio del 2011

No hay comentarios.: