lunes, enero 31, 2011

EN EL PIQUITO DE UN RUISEÑOR


a carmen susana

Dime tierra que te dejé arada
soñando trinitarias
qué hiciste con mi madre
que la devolviste de tu manto
húmedo y fértil a la luz
que ya no le pertenecía

Dime por qué permitiste
que irrumpieran en tu regazo
sin azadon ni semilla
a hollar tus vestiduras
y abrir un pozo que no
habrá de cerrarse jamás

Dime tierra
acaso no sabías que albergabas
en tus surcos la huella infinita
de la vida dibujada en la alada
marquetería de mi madre
mirando siempre hacia el
azul de las aguas más profundas

No entendiste acaso que te dejaba
un tesoro de corales y de peces
un canto marino de soles
abrasadores
una risa que parecía más bien
un oleaje dulce sobre orillas
sin bajeles

Qué hiciste tierra que permitiste
que quebraran las ramas en flor y que
en cambio dejaran las sombras de
una devastación incontenible

Acaso no te avisó la luna que
vendrían manos extrañas a exiliar tu
siembra y dejarte sólo los
despojos de lo que fuiste

Ya no iré a tu encuentro en los días
en que se acuna en el corazón
una nostalgia sin remedio
ni tendré contigo aquellas conversas
en las soñábamos bosques desde
la altura de una rama arrojada a
la hoguera

Ni te dejo siquiera el recuerdo
de la ristra de lágrimas que
allí quedaron regando ausencias

Pero te advierto que me llevo
a mi madre como un día
me la traje tomada de mi brazo
hincada en mi pecho
recostada sobre mi tristeza

Y ahora que la tengo de nuevo
que la liberé de las cercas
que otros le pusieron para
luego quebrantarlas
ahora la entrego al viento
en el piquito de un ruiseñor
para que vaya a esparcir
su simiente en las verdes
hondonadas de un cielo
que nadie podrá aventar

La rescato de tus habitadas
soledades donde aún resuenan
las oscuridades de un naufragio
 y la elevo entre mis dedos a la
altura de las constelaciones
de su nombre
para que desate allí los fulgores
que aún despide su cabellera
de luceros

La devuelvo así a la vida
que no se extingue
 y que renace cada vez
en la risa de los niños que ella
continúa pariendo con sus manos
pródigas de silencios en los que
resuena la cancion del agua
que jamás se habrá de secar

diciembre 2010
ms


Leer mas!

domingo, enero 30, 2011

PRISCILERÍAS




Mira Gorda
mientras tengamos fuerzas para
festejar la vida que empuña tu risa y
tu floración de marinera
para cumplir con los mandatos
que dejaste establecidos en cada
uno de tus pasos de centella
para la plena construcción de
los días en fuego que reclaman
estos tiempos que sólo tienen la
sonoridad de vientos y chirulies
mientras estemos en el pasadizo
de tus ojos de entrega y precisión
te seguiremos llamando
para decirte que te queremos
del tamaño de todas las priscilerias
que no dejas de mandarnos con los
emisarios de tu jardinería enamorada
del vivir de siempre y todavía


abm
Leer mas!

EN OTRO ENERO DE PRISCILA


En este otro enero de Priscila, Antonio Cabezas, el entrañable hermano de andanzas e ilusiones, el que en sus mágicos trazos y en sus palabras, se vuelve memoria que trasluce futuros, nos ha enviado este texto y esta foto para conmemorar un año más la permanente presencia de Priscila, una mujer hecha de verdades, de temple y de ternura.


En estos tiempos exhaustos de mentiras y ayunos de afectos, Priscila se yergue como una clarinada sobre la nocturnidad de nuestras carencias. Y los eneros, son para festejar su vida y celebrar que fue mujer que no sabe de partidas ni adioses, sino de persistencia y entrega.



 PRISCILA LÓPEZ, UNA MUJER HECHA DE VERDADES


Es propicio, hoy 31 de enero, recordar a una mujer  que creyó ante todo en los seres  humanos, por los cuales ofreció su vida como ejemplo, y quien mantuvo siempre unos ideales que se consolidan en la esperanza de transformar la realidad.

Se trata de Priscila López Villasana, una extraordinaria mujer de holgada humanidad y una reciedumbre a prueba de flaquezas, que fue igual en la defensa de lo indefendible como en el ataque  a lo supuestamente invulnerable.

En la búsqueda de la justicia social, y siendo consecuente con sus ideales, Priscila se internó en diversos escenarios, siendo en la lucha armada donde mejor encajaba su condición de guerrera,  la cual percibía como la expresión de irreverencia máxima. No en vano fueron ella y su compañero Ángel Márquez, pilares fundamentales del movimiento insurgente en Aragua.

Igualmente, la Gorda asumió con pasión la defensa de los derechos de trabajadores y trabajadoras, sin dejar por ello de reprocharles su poca disposición a consolidarse en una masa laboral sólida, con conciencia de clase y combativa.

Con el mismo ímpetu, Priscila fue punta de lanza en la defensa de los derechos de las mujeres, por sus derechos civiles, por el derecho a amanecer “...con alguien en igualdad de condiciones aun cuando el otro no quede preñado ni tenga que parir...”.

La situación de los niños, niñas y adolescentes infractores, la lucha antidrogas, las injusticias sociales, la cultura como parte de la transformación de la sociedad, son luchas en las cuales Priscila López debe ser referencia obligada.

Y quién mejor que esta militante de la vida para definirse:

Asumo la supervivencia digna y la tormenta de acontecimientos desatados que rompe los formalismos enjaulados. Detesto las sociedades lesionantes que dificultan el entendimiento, y que a fin de cuentas privilegian tan sólo el poder económico y político que nos hace ignorarnos a nosotros mismos como pueblo, bajo poderosas promesas en las cuales ni ellos creen. Lucho y así pienso llegar hasta el final combatiendo la muerte que viaja en la miseria.  

Y así la percibieron quienes tuvieron la suerte de conocerla.

Es la Gorda Priscila, una mujer hecha de verdades, y  hecha también de mentiras que sus enemigos llamaron utopías, convirtiéndola así en leyenda y en mito.

Múltiples razones para que sus amigos y amigas se reúnan hoy como cada año, para celebrar un cumpleaños más de esta mujer cuyas luchas fueron y son  un canto a la amistad, la solidaridad, la justicia, las utopías,... la vida.

Otros enlace sobre Priscila



Leer mas!

Y NUESTROS PASOS SERÁN DE FLOR



a walter saavedra

Si el río corre hacia la mar, y al llegar se hace más río que nunca, es porque la mar habrá de ascender de nuevo a las colinas, en busca de las nubes, para allí trasmutar su sal en agua de alelíes y hacer florecer los bosques hasta cerrar su ciclo de nuevo.

La vida del hombre no recorre ese armonioso ciclo. Tal vez porque no lo hemos reconocido, o porque nos lo han suplantado, o porque aún no lo alcanzamos. No sabemos aun la función de lo que somos, porque hemos gastado mucho tiempo en tratar de quebrar la simetría de todo lo que existe.

Como quien rompe el espejo donde podría verse a sí mismo, y se queda ciego de tanto mirar sin mirar. Caminamos de espalda a nuestros pasos, socavamos nuestro propio andar y vemos la luz desde la hondura de los pozos, sin haber aprendido aún a ascender por sus acantilados hasta el surtidor que irá a esparcir sus aguas a los cauces sedientos de la tierra.

A veces, sin embargo, la vida nos sorprende, porque la voz que no pronunciamos encuentra eco en otras gargantas mudas. Y se produce un abecedario silencioso que reconstruye el mundo como debería ser. Pero es apenas una ilusión. Como si un espejo roto pudiera alguna vez reconstruir la nitidez de la imagen que se refleja en él.

Sin embargo, cuando eso ocurre se asienta en el planeta una esperanza, que otros recogerán después de nosotros y así, hasta que algún día, como quería León Felipe, la lágrima regrese hecha luz en el corcel del viento.

Nosotros no somos mas que quimeras de un sueño que no nos pertenece. Porque habitamos un tiempo de tinieblas,  sumergidos en los túneles obscuros, en busca de un hilo de luz.

Pero queda la alta alegría de no haber pasado provisoriamente por esta vida, porque cada herida que se hinca en el costado, es el boquete por donde irrumpe la ternura guarecida que entregamos a los tiempos que vendrán.

Mientras, seguiremos siendo consagradores de pájaros, ermitaños constructores de cesterías para guarecer suspiros, persistentes ceramistas de amaneceres.

Y allí en ese espacio del silencio, no hay cabida para el desasosiego. Jamás levitaremos con la mano extendida en busca de una moneda. Nuestros pasos serán de flor, aún sobre las tierras más resecas y devastadas, con la ilusión de consagrar el porvenir.

Y lo haremos como obstinados transeúntes, en cada orilla en la que se detenga el bajel de los vientos a depositar su carga de oleaje sobre la vida.

Por eso precisamente llegar es partir. Pero también significa, en su más hondo sentido, que toda partida es una resurrección.


ms


Leer mas!

viernes, enero 28, 2011

EL NACIMIENTO DE LOS COLIBRÍES

Foto de Peter Hoell


De pronto asistimos al nacimiento de unos colibríes y el asombro se aposenta en las pupilas como si por primera vez entendiéramos el mágico proceso de la vida.

Se juntan las mariposas y en alguna parte insurge una crisálida. Dejan las tortugas sus huevos en la arena y un mar de tortuguitas danza en tropel hacia las olas.

Apenas sus alas se posan sobre el espejo de las aguas y dejan allí el secreto de su sobrevivencia.

Sale de su pozo profundo y un canto hermosísimo hace resonar acordes polifónicos en las noches de abril.

Se escudan tras las algas y una sinfonía de burbujas da cuenta de la resurrección de los peces.

En la brisa de mayo la escarcha se trasmuta en polen y un río de florerías tiñe el planeta.

Todo lo que existe en perfecta sincronía con la vida.

Menos el hombre que no alcanzamos a ser.

Porque qué mayor milagro que el niño bailando su alegría en el recinto acuático de su madre, mientras ve crecer sus ganas de ser pájaro, rosa o guijarro de río.  

Y qué alegría más alta que saber que somos constructores de vida, epicentro de la existencia, alfareros de la risa.

Sólo que lo olvidamos demasiado a prisa y extinguimos el suspiro cuando aún no se ha convertido en viento gigante.

Este hermoso regalo que acabamos de recibir es la representación de nosotros mismos.

Ojalá sus imágenes se prendan de las retinas, se adhieran a la irisada piel del corazón, a los recintos del alma, a ver si algún día dejamos que se abran nuestras alas y nos decidamos por fin a emprender el vuelo hacia la humana condición de lo que somos. ms


Leer mas!

martes, enero 25, 2011

DESPEDICIONES XII





Cuando inventemos
la alegría ya no habrá
despedidas


abm
Leer mas!

sábado, enero 22, 2011

DURAZNERÍAS V



Diáspora de los dedos
en el horizonte de un
trigal enardecido


texto y foto /ms
Leer mas!

viernes, enero 21, 2011

DESPEDICIONES XI


Klimt


La despedida
de la madre deja
huella hasta en la huella


abm
Leer mas!

miércoles, enero 19, 2011

DESPERTARES




Y qué despertares
enhebraremos en la melancolía
de los días que no fueron
si al amanecer tu mirada
no atravesó los cristales
para dar cuenta
del color de la nostalgia

Cómo inscribiremos
el crepúsculo inacabado
en el diametro de un tiempo
que no se ha cumplido
si tu suspiro no alcanzó la
estatura de la nube

Cómo sabrá la mañana
que la noche quedó inconclusa
aferrada a una congoja
que le cerró el horizonte
a la risa encriptada
en el borde de tus ojos


Y qué será de los días
sin amaneceres como si les
hubiesen robado la piel
mordida a los duraznos
dejando las pupilas
ennochecidas

Sé que con mis manos torpes
de tanto remendar ilusiones
he aprendido a construir abrazos
con la frágil costura de mi coraza
a cincelar los besos guardados
en el corazón violeta de los jazmines
y a escribir en el acorde que
guarda el crisol de la memoria
la historia que no les conté
en estos días nocturnales
en que nos secuestraron
hasta los despertares


fotos y texto / ms 


Leer mas!

domingo, enero 16, 2011

DESPEDICIONES X



El tiempo de las
despedidas se lo
quitamos a lo que
nos falta por vivir


texto / abm
foto / ms
Leer mas!

sábado, enero 15, 2011

RECETARIO DE LUNAS


para isaac sebastián
el chipilipitoco

No fui a buscarte entre
los lienzos de la noche
no amanecí  dibujando
una caricia sobre tus párpados
no hubo el estruendo de las risas
de los días cristalinos
tuve que hacer camino entre
paisajes cercados y murallas
invisibles para colarme
en tus despertares e
imaginarme que estaba allí

Y sin embargo no tiñe
la ausencia este día
porque te alcanzo
donde quiera que estés
aunque  otros te distraigan
con espejos sin anverso

Me acerco como siempre
hasta tus respiraciones
escribo en el abrazo
un recetario de lunas
y te dejo un silencio
colmado de encantamientos

Más allá de estos días
encontrarás mis recados
entre tus enseres 
los que te he ido escribiendo
desde que naciste
en los campos sembrados
las hojas de los árboles
las alas de los pájaros

¿Recuerdas?
el principito aún no ha terminado
de contarte sus historias ni el zorro
te  ha mostrado sus secretos
y la rosa aguarda que tú la protejas

Sé que a  pesar de las oscuridades
que otros te inventaron
en tu interior ronda música
y que regresarás cuando
menos te espere a regalarme
otra vez  el flanco débil
de tu corazón  para que yo
lo oficie en el ritual
de nuestros amores
en los verdaderos
despertares de la vida

 15 de enero del 2011
texto y foto / ms

Leer mas!

viernes, enero 14, 2011

DESPEDICIONES IX





Juan Ramón dejó
en platero el más grande
desamor por las despedidas







abm
Leer mas!

jueves, enero 13, 2011

SEÑORA DE LOS PÁJAROS


Georges Braque


Señora de los pájaros
la llamaron
y brotó de su larga
cabellera un tropel de
azulejos y turpiales
cardenalitos y tejeros
tortolitas palomas
y gaviotas
que se esparcieron
por la tierra toda
con su nido de risas
cantos y polen
para ir a inventar 
un mundo 
a la medida de la
dulzura del hombre

ms



Leer mas!

miércoles, enero 12, 2011

DESPEDICIONES VIII





Las despedidas de Juan
Sebastián se convierten
en gloria in excelsis deus






abm
Leer mas!

domingo, enero 09, 2011

PARTITA PARA UNA FLAUTA




Cuando el viento avasalla el tránsito
del suspiro hacia su recinto de agua
la palabra se dobla sobre sí misma
se vuelve susurro y busca cobijo
en el corazón de una flor

Y desde allí tramonta la aromada piel
de los pétalos hasta alojarse en la diáspora
del polen aguardando el piquito de un
colibrí para prenderse de sus alas
hasta convertirse en un beso frugal
e indetenible

La palabra entonces encuentra la
esencia de su verbo la estructura
vegetal de su gramática y se deshace
en florerías de amor para que el
  hombre sin suspiros recobre la simetría 
de sus sueños y el planeta reinvente la vida
en la agreste soledad de los bosques
en el paladar de los pájaros
y en el solo de una flauta dulce
e inequívoca


texto y foto / ms


ALEXANDRA GROT / MUNICH 2008


Leer mas!