sábado, abril 30, 2011

ROSINA VALCÁRCEL: RAPSODIA DE PORVENIR







A Rosina Valcárcel
mate y alondra
flor inverosímil
como las aves


Hoy he hurgado entre tus pertenencias
me he sembrado en tus hojarascas
he robado a plena luz nocturna
la carta astral de tus ansias la raíz
milenaria de tus apus la miel de
tus heridas diseminada en un río
de verdeceres para festejarte

Hoy he escudriñado el temple de tus
ardides y te he soñado columpios para
que viajes en ellos hacia el violeta
de las nubes para que rieguen el
árbol seco del amor

Te desencadeno y devuelvo
al viento que no hiere sino que
galopa entre las hebras desmadejando
el olvido y escribiendo la memoria
de los días que vendrán abriendo
los abismos a la plenitud de los
mediodias

Tomo entre mis manos
las flores de la madreselva
y las hago irrumpir en tus mayos
sin que caigan sino que asciendan
por el rastro solar hasta la
levedad de la ilusión

Tú que reuniste la intensidad
de la luz y el infinito que
viajaste a los sembradíos de los
sueños sin redención entre
flores de piedra y de fuego yo te
devuelvo en este día la piel de
manzana que la lluvia le dibujó a
tus prisas para que nunca
dejes de ser niña

Te nombro otra vez cazadora
de arcoiris y entre ramas de aracanto
cuento para ti la infinitud de
las estrellas y dejo entre tus dedos
la sonata de la paz que algún
día arrullará la vendimia
de los niños

Te ofrendo porque son tuyos
la yerba de los milagros los ojos
de la esperanza y la rapsodia
inalterable del porvenir
que nace de tus afanes magos
de la estructura musical de
tus tulipanes lilas y de las cuerdas
magenta de tu corazón irreverente
con el cual esculpes la vida
sobre las piedras de la ausencia
en un poema enardecido de
tempestades 


mery sananes
1ro de mayo del 2011


Mañana 1ro de mayo cumple años Rosina Valcárcel (Perú, 1947). Y en verdad no es la fecha la que importa sino el personaje que la habita. Ella es de esos seres, como tantos, que sabe que el acto más poético es el de vivir. Y ella cumple ese ritual como si estuviese escribiendo uno de sus versos. Por eso ella  cada día cumple con el sagrado de oficio de existir entre los otros, de derramar sus sueños y sus tristezas sobre el planeta, aguardando que se siembren en quienes, como ella siguen esperando que algún dia la tierra sea del hombre.


Rosina, en verdad no requiere de mayores presentaciones. Ella ha hecho su camino y cada vez lo engalana más su pasion por hacer de la palabra un instrumento para amansar el odio y hacer crecer el amor. Y la ha tenido que parir desde esas heridas hondas que aún no se curan, incrustadas en tantos seres que supieron y saben de dictaduras, represión, violencia, crimen, horror. Ella logra crecer sobre ese dolor, para dejar un testimonio con sabor a esperanza.

Desde estas Embusterías queremos simplemente celebrarla, festejarla, para que nuestros mensajes se unan a los de tantos otros, hasta reunir un equipaje de afectos que le colmen sus paisajes con la magia de esta primavera. ms


Leer mas!

jueves, abril 28, 2011

AMANECER DE AUYAMALES



a chilita
a tres años de su vuelo


No concluirá este abril sin que
tus manos tinajeras vuelvan a
regar de confiterías los pozos
de la tristeza

Ni quedara el diecisiete de tu
partida anclado en la memoria
del olvido

Porque cada día estalla
en la cadencia altiva de la
espiga de la caña
el espejo de las lágrimas que
no tuviste tiempo de verter
mientras cocías en el fogón
risas de cabello de ángel
para prendérselas en los rostros
de las hijas

Queda en los abriles el aroma
de tus manos milagrosas que
bordaban las telas con el hilo
metálico de tus desazones mientras
derramabas acordes de fuga
en los arcones de tu infancia

Queda la extensión de tus brazos
en el registro de las caricias y la
huella asimétrica de tu dolor en
la incandescencia de un fuego que
nace en el regazo de las aguas

La huella de tu travesía es una
herida en el corazón de una flor
un paisaje al que le han robado
el horizonte el canto quebrado
de una pimpina hecha de viento

Y sin embargo tu memoria es un
alucinante amanecer de auyamales
florecidos cuyos frutos recogemos
en la orfebrería de las horas para
nutrir la vida con el imán de
tu ternura

ms
Leer mas!

DISPARERÍAS 7






Los redobles de campanas
acompañan los tiros que
se pierden en la canción



agustín blanco muñoz
serie disparerías
Leer mas!

miércoles, abril 27, 2011

DISPARERÍAS 6

Foto de Manuel Gerardo Cuadrado Garcia


Los disparos del amanecer
dejan los recados sin terminar



abm / serie disparerías
Leer mas!

martes, abril 26, 2011

DISPARERÍAS 5



El comienzo del
morir es un disparo
en el disparo

abm / serie disparerías
Leer mas!

lunes, abril 25, 2011

PREGUNTAS 6


Ternura


¿Qué nos detiene para ir a esparcir
la simiente de ternura de la que estamos
hechos?


ms / serie preguntas
Leer mas!

domingo, abril 24, 2011

DE LAS PALABRAS - FERNANDO BELLIDO Y FEDERICO GARCÍA LORCA - ENTRE EL TISÚ DE TERNURA


En esta hora, tan menguada de ternura, tan adolorida de muerte tan ausente de porvenir, en la que ya hay mucho más que un  millón de herreros forjando cadenas para los niños que han de venir, dos poetas granadinos, con décadas de diferencia pero con el mismo paisaje grabado en las pupilas, invocan la ternura e increpan, con un grito enastado en la garganta, que se cumpla la voluntad de la Tierra, esa que, entre adagios de arcoiris, siempre da frutos para todos. ¡Que así sea! ms



ENTRE EL TISÚ DE TERNURA


...aclamado por millones de moribundos;
dirá: amor, amor, amor,
entre el tisú estremecido de ternura;
dirá: paz, paz, paz...



Cuando ya nadie te espere
entre los gemidos de la aurora
con tu sonrisa de madreselvas
tejeré una almohada de nardos en la noche
para brincar contigo
universos entre las estrellas


dirás: amor, amor, amor
entre los adagios del arcoiris


cuando los ferrocarriles crucen los desiertos
y desafíen los acantilados
que siembran de sueños
las cúspides de todas las albadas

dirás: amor, amor, amor
entre el canto de los ruiseñores

cuando la desesperanza
descuartice el horizonte
y los oscuros remolinos del tiempo
siembren de sangre los océanos

dirás: paz, paz, paz
hasta que el alma se te abra como una rosa

y cuando ya todas las bombas hayan estallado
todas las minas mutilado
y todas las centrales nucleares
hayan esparcido
sus estambres de cianuro
sobre la cloaca de tus andamios

dirás: amor, amor, amor
hasta que los huesos
se te hagan de yeso.

F. Bellido/Abril-2011


GRITO HACIA ROMA

(DESDE LA TORRE DEL CHRYSLER BUILDING)

Manzanas levemente heridas
por los finos espadines de plata,
nubes rasgadas por una mano de coral
que lleva en el dorso una almendra de fuego,
peces de arsénico como tiburones,
tiburones como gotas de llanto para cegar una multitud,
rosas que hieren
y agujas instaladas en los caños de la sangre,
mundos enemigos y amores cubiertos de gusanos
caerán sobre ti. Caerán sobre la gran cúpula
que untan de aceite las lenguas militares
donde un hombre se orina en una deslumbrante paloma
y escupe carbón machacado
rodeado de miles de campanillas.

Porque ya no hay quien reparta el pan ni el vino,
ni quien cultive hierbas en la boca del muerto,
ni quien abra los linos del reposo,
ni quien llore por las heridas de los elefantes.
No hay más que un millón de herreros
forjando cadenas para los niños que han de venir.
No hay más que un millón de carpinteros
que hacen ataúdes sin cruz.
No hay más que un gentío de lamentos
que se abren las ropas en espera de la bala.
El hombre que desprecia la paloma debía hablar,
debía gritar desnudo entre las columnas,
y ponerse una inyección para adquirir la lepra
y llorar un llanto tan terrible
que disolviera sus anillos y sus teléfonos de diamante.
Pero el hombre vestido de blanco
ignora el misterio de la espiga,
ignora el gemido de la parturienta,
ignora que Cristo puede dar agua todavía,
ignora que la moneda quema el beso de prodigio
y da la sangre del cordero al pico idiota del faisán.

Los maestros enseñan a los niños
una luz maravillosa que viene del monte;
pero lo que llega es una reunión de cloacas
donde gritan las oscuras ninfas del cólera.
Los maestros señalan con devoción las enormes cúpulas sahumadas;
pero debajo de las estatuas no hay amor,
no hay amor bajo los ojos de cristal definitivo.
El amor está en las carnes desgarradas por la sed,
en la choza diminuta que lucha con la inundación;
el amor está en los fosos donde luchan las sierpes del hambre,
en el triste mar que mece los cadáveres de las gaviotas
y en el oscurísimo beso punzante debajo de las almohadas.

Pero el viejo de las manos traslucidas
dirá: amor, amor, amor,
aclamado por millones de moribundos;
dirá: amor, amor, amor,
entre el tisú estremecido de ternura;
dirá: paz, paz, paz,
entre el tirite de cuchillos y melones de dinamita;
dirá: amor, amor, amor,
hasta que se le pongan de plata los labios.

Mientras tanto, mientras tanto, ¡ay!, mientras tanto,
los negros que sacan las escupideras,
los muchachos que tiemblan bajo el terror pálido de los directores,
las mujeres ahogadas en aceites minerales,
la muchedumbre de martillo, de violín o de nube,
ha de gritar aunque le estrellen los sesos en el muro,
ha de gritar frente a las cúpulas,
ha de gritar loca de fuego,
ha de gritar loca de nieve,
ha de gritar con la cabeza llena de excremento,
ha de gritar como todas las noches juntas,
ha de gritar con voz tan desgarrada
hasta que las ciudades tiemblen como niñas
y rompan las prisiones del aceite y la música,
porque queremos el pan nuestro de cada día,
flor de aliso y perenne ternura desgranada,
porque queremos que se cumpla la voluntad de la Tierra
que da sus frutos para todos.

FEDERICO GARCIA LORCA
De Poeta en Nueva York 
Leer mas!

sábado, abril 23, 2011

ROSINA VALCÁRCEL - SÁBADO DE GLORIA



Escucho música antigua...
Los juglares en el desierto
y llenos de contradicciones
¿teatro de feria?

Es sábado de gloria
y me detengo en la senda
lejos los sonidos y las lágrimas
hemos cerrado el libro

Las cenizas del pasado bajo la luna
el viejo pino silba tras la niebla
ustedes entre la llovizna
mi voz sin huellas

Jamás acepté la esclavitud
jamás la tiniebla

Rosina Valcárcel
23 de abril del 2011


Leer mas!

DISPARERÍAS 4





Todo disparo se pone
en dirección opuesta
a las rosas del cielo


texto / abm
foto / ms
Leer mas!

viernes, abril 22, 2011

MIS POQUITOS DE GOTAS



Para michelino y michino 

Hoy sé de los códigos de las
gotas del mañana que calzan
  en las pupilas de una respiración
que cada día asume las luces de los
 gaticos donde se escucha el sonido
de unas declinaciones que se
arremolinan en los instantes
de las siembras que trajinan en
medio de un tiempo de durezas
que  se proyectan desde
la mirada michelina que en mi
chino asume la contemplación
que le defiende de cada una de
 las palabras que le imponen los
llamados a apagarle
su capacidad de vuelo en plena
inclinación de papagayo

Pero mis apéndices no dejan de
 mirar por la constelación de
los días cumplidos en el decir
de los amaneceres que se enrumban
por los predios que los instaladores
de amor le regalan a cada una de las
ilusiones  que se forjan en los imperios
que ven nacer las cabullitas que juntan
las plegarias de los sones de
antonio y juan para que mis poquitos
de gotas  tengan hoy y por siempre
en sus vidas el canto mayor de los
suelos donde vieron nacer la música de
las grandísimas alegrías  en cada uno
 de los pasos de pan y embusterías
que les coronará por siempre la existencia

el akami


Leer mas!

jueves, abril 21, 2011

TUMULTO DE COLIBRÍES




A Michelino

Descendiste a prisa del canal
de los ríos dulces
para alcanzar la brevedad de
daniel que ya comenzaba
su viaje de pez en la estación
marina de tu madre

Y te volcaste sobre el oleaje
como un caballito de mar
hurgando entre las cornisas
de coral los predios para tus
embusterías mientras  le susurrabas
a tu madre una sonatina para
mandolinas de amor

Cuando el rostro de daniel se
delineó junto al tuyo entre mareas
de amapolas surcaste la circunferencia
de tus sueños y le regalaste
para siempre el rubor de tu sonrisa

Y fue un concierto para dos
voces un dúo de marimbas y flautas
lo que estremeció el tiempo
inagotable del agua y el aluvión
de petalerías que se iban asomando
en la piel de durazno del corazón
de tu madre mientras aguardaba
el abril de las recolecciones

Y llegar fue como detener el
movimiento de los astros la
rotación del sol el agreste rumor de
las semillas al asomarse a
las primeras lluvias

Tú te subiste a los párpados de tu
madre como si quisieras enredarla
para siempre entre tus suspiros
y ella con daniel en el costado
izquierdo y tu en el centro mismo
de su solsticio emprendieron
el tiempo indescifrable de la savia
y el recorrido imperturbable
de la risa que brota desde los
huesos más diminutos del meridiano

Y sin embargo a los diez exactos de tu
tránsito por el laberinto de los labios
se detuvo sin clemencia la diáspora
de tus movimientos la sed de tus manos
y tuvimos que llevarte a los territorios
de la asepsia para que hurgaran en
los entresijos de tu sueño
la sal de tu vida

Y allí la ciencia te arrebató del
regazo cálido de tu madre y te entregó
a los espacios inhóspitos de los
laboratorios a los indicios insolentes
de las agujas los catéteres y los
hilos metálicos que se te enredaban
hasta en las lágrimas
en busca de un no sé qué
que jamás encontraron

Y fue sólo cuando juan jorge
atravesando mares y recogiendo
tus vestigios de caballito marino
deshizo tus amarras y te devolvió
a tu madre cuando al fin dejaste
salir el aire que te retenía
para que aflorara de nuevo
tu sonrisa como un revuelo
inesperado de caracolas

Y desde entonces no has dejado
de mirar la vida en todas sus instancias
alucinantes sus medidas inasibles
su resplandor de fantasía

Se anidó en el clavicordio de
tu garganta el trinar de todas
las pajarerías
y en tus bracitos alzados
hacia los confines de la luna
cabe la vida como un imaginario
de trompetas

De primero te ibas en busca
del naranja que el sol le derrama
a los atardeceres y en las mañanas
ascendías por tus rutas de escape
hasta el dintel de las ventanas
hasta exclamar como en un ritual
qué bonito está el día

Y entre tú y Daniel
se inventaron un abrazo adornado
de risas que le regalan a la madre
para que ella sepa que no fue en vano
la estadía en el jugo de sus amores
para que ambos saborearan
la raíz de miel el tallo de florerías
el talismán marino de que están hechos

De tí michelino conocí el primer
beso que como un tumulto de colibríes
hizo estación en mis adentros
y desde entonces un hilo junta tus sístoles
a mis diástoles mientras surcas las
orillas de los espejos que no alumbran

Mientras tu madre recoge arena
          en los manglares de los ríos
que se vierten sobre el mar para
construir un cristal sin anverso
en el cual sebastián, daniel y tú puedan
para siempre prenderse de la claridad
de los días sin conjeturas

Alisa con perseverancia el telar
de su regazo aguardando el tiempo
de acunarlos de nuevo sobre el sembradío
del cual surgieron del tamaño de la vida

Y yo velo con ella semanas de siete
miércoles para atrapar entre los dedos
el sonajero de tus pasos la
algarabía de tus suspiros
el abecedario de un te quiero
que se cobija para siempre en
abrazos de cayena y girasol

ms

21 de abril del 2011
Leer mas!

EN EL AZUL DE TUS ABRILERÍAS


Para Daniel

Despertaste un abril vestido
de mieles sorprendiendo el aire
con unas pupilas que venían del mar
y te sujetaste al milagro
de las resurrecciones en el
regazo dúlcimo de tu madre

Allí derramaste tus primeras risas
con las cuales escribirías para siempre
el abecedario de tus juegos y el
aroma de tus travesuras

En el interior de tu casa primera
aprendiste a reconocer
todas las corcheas del amor
mientras descubrías que a tu lado
alguien buscaba afanoso tus gestos
y desde entonces lo ungistes
con tus cuidados primorosos

Y entre ambos dibujaron en tropel
sinfonías de amor que se propagaron
más allá de la piel en oleajes de
círculos derramados sobre horizontes
verticales de ríos profundos

Y aún no se detienen tus arpegios
para reinventar cada día la alegría 
en el flanco roto que hirió
el costado de tu madre
un noviembre sin nombre
en el que se detuvo la respiración
de los árboles

Pero tu travesía está grabada
en la arquitectura de sus células
como un viaje a la estación de los
almácigos y al corazón de un
clavicordio enardecido

Allí cada gesto adquiere la
hondura de las espigas
y la certeza de las violetas que
ella bordó sobre tus rizos

Qué follaje no descubriste
con la juglaría de tus dedos
          qué de alturas alcanzaste
ascendiendo por la escalera
alada de tus ojos hasta
la rosa de una estrella que
dejó su lumbre entre tus manos

Aprendiste a descifrar
ecuaciones de flor
y entablaste con los pájaros
un tiempo de infinitos
que se quebró en el plumaje
de una cardenalita inerte

Conociste el vértigo de los
tambores y la algarabía de las
cuerdas en la clave solar
de tus raíces
y te volcaste sobre el aroma de
los frutos con tu sed de aciditos
reconstruyendo el camino de
la savia hasta el interior
de la tierra

Reconociste los colores de los
que estabas hecho desde el
instante mismo en que te
detuviste en el azul de tus
abrilerías
y lo bebiste hasta azular
tus besos en la levedad
de los suspiros

Hoy se ha hecho grande
el perfil de tus travesuras
y eres capaz de detener el
curso del planeta con el
estallido de tu risa
y con el mucho que consignas
como un talismán de orfebrerías
al ala rota de la madre
que te aguarda cada día
con su aluvión de siemprevivas
y sus besos con sabor a caramelo


ms


21 de abril del 2011
Leer mas!