sábado, diciembre 31, 2011

EMBUSTERIAS DE AÑO NUEVO



una embustería de
año nuevo es como el
camino que se abre
a la risa de las mariposas
que navegan en suspiros
de amor


agustín blanco muñoz

Leer mas!

jueves, diciembre 29, 2011

LA OTRA NATIVIDAD


Gustav Klint



Creo que cada instante
hay un parir que tiene tanta
importancia como cualquier otro y que
ese hecho innumerable es una natividad
que rescatar guarecer y conservar
para que cada abril no tenga su risa
que andar por las rutas de la condena
sin resurreccción que nos ofrece este
tiempo de horror


mery sananes
Leer mas!

miércoles, diciembre 28, 2011

OTRAS EMBUSTERIAS DE NAVIDAD



 la embustería
de la navidad es una
manera de sacar a pasear
las ganas de comer
los chocolatitos que se
fabrican en el cielo
de las ilusiones


agustín blanco muñoz

Leer mas!

EMBUSTERIAS DE INCIENSO Y CANELA



embustería que estás
y seguirás en la tierra
nunca nos libres de
tu vuelo interminable
de canela de incienso
y sal del mediodía

agustín blanco muñoz

Wolfgang Amadeus Mozart
Gloria de la Misa Coronación

Leer mas!

lunes, diciembre 26, 2011

EMBUSTERIAS DE COCO Y CARAMELO


 Navidad
dinos por qué no
vuelves al encuentro con
las embusterías construidas
en el paladar de los muchachitos
de los caramelos de coco y amor



agustín blanco muñoz
Leer mas!

domingo, diciembre 25, 2011

LA PIEL DISTINTA DEL AGUA



LA PIEL DISTINTA DEL AGUA

Carta a Carlos Morales

UNA MOTA DE POLVO
EN EL UNIVERSO

Un día, en ese hurgar que va más allá de los ojos, que busca medir los decibeles de una tormenta o descifrar el color de la víspera, mientras rielaba sobre los vagones del viento, me encontré con tu nombre estampado en una página: Cartas en la noche.

Un asombroso recinto donde decidiste recoger textos de todos los tiempos y nombres, unidos por un mismo misterio. La carta que se escribe sin otro propósito que alcanzar al otro. La vida del hombre es como una mota de polvo en el universo, le decía un soldado alemán a su novia, mientras aguardaba la muerte en el frente de Stalingrado. Y en ese instante comencé a escribirte.

He dejado muchas palabras en lo más profundo de los bosques para que allí las recojan los pájaros. Pero en esta ocasión se me hizo impostergable organizar ese tropel de vocablos con la ilusión de que, entre tus manos, alcance la resonancia de esa mota de polvo que somos, en la geografía del suspiro que la contiene.

Acampé en la noche de tus cartas y allí se me fueron revelando tantos textos en los cuales se asomaban todos los sentimientos de los que es capaz el hombre. Y no dejaba de preguntarme: ¿cómo hará Carlos para a la vez absorber tanto amor y ternura como destilan algunas cartas, y tanto dolor, sufrimiento y pesar como otras derraman más allá de todo portal para tocar la pena del otro?

En tus notas, en tus propias elecciones, se iba delineando esa incógnita de la que estamos hechos los seres humanos. Podía aparecerse el amor desde el desamor, la tristeza desde la alegría, el desencanto desde horizontes que se ovillan, lejanías que jamás fueron ausencias, despedidas que nunca hubiésemos deseado, encuentros furtivos que sellaron el amor en un encuentro que no pudo repetirse.

LA PIEL DE LA ESCRITURA

Qué no guardan esas cartas. En muchas de ellas nos vemos retratados, en otras encontramos aquello de nosotros que creíamos extinguido. Y lejos de detenernos en ese arte de escribir que está en la propia esencia de una carta, venga de donde venga, se transita por el interior de cada ser, su drama, su tragedia, que siempre narra un pedazo de la nuestra.

Y así te fui descubriendo. Traductor del Cantar de los Cantares. Y pronto advertí que esa palabra traductor no tenía lugar en tu trabajo, porque tu afán no era bibliográfico, sino que obedecía a esa necesidad tan tuya de traspasar la piel de la escritura y alcanzar los nervios más sensibles de un verso. Tú te estabas bebiendo sorbo a sorbo cada palabra, y en vez de traducir, recreabas, reinventabas para que ese idioma nuestro tan hermoso, rico y soberbio, pudiera atrapar lo que estaba escrito en lenguas antiguas de igual consonancia. Buscabas la música y fue lo que encontraste.




LABRADOR DE CÁNTAROS

Y era apenas una de las cosas que emprendías. Después supe que no detenías tu hacer en ningún oficio, sino que cada uno te llevaba más allá, en tu afán de hacer de cada hora, un tiempo vivido. Alfarero, artesano, labrador de cántaros, recolector de piedras, navegante incansable sobre lo que no has alcanzado. Poeta, editor, rescatista de voces silenciadas, orfebre de páginas desde las cuales derramabas todas tus corrientes de agua y de mar.

Y por si fuera poco, vi en ti un padre amantísimo, que se regocija en cada parpadeo de los hijos y en la belleza de una mujer. Y me dije qué hermosa familia. No tenía idea yo en ese instante de conocerte que vivías un quiebre duro y tormentoso, al que yo no me había podido acercar. Hasta que un día leí aquel mensaje que dejaste en el dintel de tus cartas, en el cual dijiste: Esos momentos de incertidumbre, donde nada parece ofrecerte un punto en que apoyarte, son devastadores. Conducen a experiencias muy dolorosas de orfandad. Ando en una de ellas, precisamente, porque lo que el poema es una bofetada más, y bastante gruesa, que se suma a las que diariamente ando recibiendo....

PASAJERO EN LA BARCA
DE MALCOLM

Y entonces, sin siquiera adivinar a qué te enfrentabas, te escribí: ¿Quién, siendo médico, puede sentir orfandad cuando recibe las orfandades de tantos? ¿Quién, siendo poeta, puede sentirse devastado, si en su oficio está recoger las devastaciones que desde un principio nutren la poesía? ¿Quién, siendo recolector de cartas en las noches puede sentir el peso de una bofetada diaria, si transita el dolor pero también el éxtasis como si fuese pasajero en la barca de Malcom?

¿De cuántas heridas estamos hechos? De todas cuantas conocemos y aún de las que adivinamos. De las que aún frescas nos vuelven frágiles los párpados. De las que dejaron huellas tan profundas que en cualquier vuelta de atardecer asoman sus delirios como si fuesen la resaca de un naufragio. Y sin embargo, aún en alguna parte del exilio de la vida, cada día un amanecer nos devuelve a la corteza de un árbol, al sonido de un píccolo, al voluptuoso nacimiento de una flor, a la irisada elipse del candor.

Y algo allí se desata, como si por un instante pudiésemos estar conectados con el universo entero, como si fluyera en nuestro interior la savia de todos los bosques talados, como si un lucero hubiese hecho estación en el envés de los párpados.

NAVEGANTES EN EL BAJEL
DE LOS SUSPIROS

Sí ya sé, ese instante no sana las heridas. Por el contrario las despliega en todo su esplendor, porque nada tiene que ver esa armonía con las bofetadas que a diario se reciben, por el simple hecho de ser transeúntes en el espacio de un tiempo que dejó de ser, navegantes en el bajel de los suspiros, caricia que quedó adherida a una piel a la que no asistimos.

Pero son todas señales  de que estamos vivos y que aún desde el territorio de las incertidumbres, sabemos que  Anaís habla por nosotros ante los falsificadores de oficio y que Malcolm recoge en su poema la pregunta que nos hacemos ante la tempestad de las olas: ¿esa estrella es amargura entre estrellas de amor? ¿Este carguero lleva a la eternidad?  ¿Adónde vamos?

LA ETERNIDAD
SOBREPASA EL ODIO

La eternidad es ese instante que sobrepasa el odio y se detiene a mirar las estrellas. Es el rubor que pinta de auroras la inmensidad de un asombro. El hilo de un cometa que, a pesar de haberse roto, aún perdura en las inmensidades del azul. Es la pregunta no la respuesta.

Y en este tiempo de devastaciones planetarias, en las que el hombre  aún no se le ha permitido ejercer su condición humana, en las que no hay quien nos salve, precisamente por nuestra condición de excluidos de una batalla que ni es nuestra ni queremos librar, horadamos caminos en cada paso estremecido de un pie que aún no sabe andar erguido, que apenas deja huellas de sal en el aire, pero que sueña ser lirio en las noches del amor que aún no inventamos. Y con Anaís, de nuevo, cada mástil es la piel distinta del agua y el misterio infinito que guarda está en descubrir el incendio de las velas cuando el viento se fuga hacia el porvenir que no veremos.

Aún no sabía qué mal te aquejaba ni la verdadera dimensión de tu tristeza. Y volví a escribirte para decirte: Soy profundamente respetuosa del silencio, y aunque te leía y se me iban abriendo las ventanas de tus angustias, entendí que sabrías que de alguna manera te alcanzaba.

LA PERFECTA GEOMETRÍA
DE LA LUCIÉRNAGA

Cuando te escribí mi carta del 07 de julio, intuía un dolor. Pero nunca imaginé la hondura de sus alcances, ni la dimensión de tus ausencias. Hoy tampoco hurgo en ello, más de lo que dices en las palabras que se te salen del alma y en las que guardas para que en las noches tomen el camino de los astros y se aniden en la perfecta geometría de una luciérnaga.

Sé que en este tiempo de penumbras que, sin embargo se iluminan cada día, con la sonrisa de tus hermosísimos hijos, con la memoria construida, con lo alcanzado y por alcanzar, sólo cabe darte un abrazo en el que suspendas por la milésima parte de una respiración, el vuelo del vino en la copa que, aún sin agriarse, se derrama en vides sobre los ríos de la vida.

Fue sólo entonces cuando supe que a la separación de tu esposa y de tu pequeño hijo Amós se añadía una enfermedad avanzada que cada día te limita y cerca, estremece y oscurece. No conozco, ni te voy a preguntar los estadios científicos en la que los médicos describen las enfermedades cuando quieren ponerle fechas topes a nuestra existencia. Creo firmemente que hay algo, más allá y por encima de las estadísticas y los tratados científicos, que regla la vida a un nivel que trasciende lo que está en la superficie.

TRAEMOS SEÑALES
Y DEJAMOS HUELLAS

Creo en la bioquímica del corazón, en la física nuclear del cerebro, en las florerías que transitan en todos los vasos comunicantes que vienen y van tras las sístoles y las diástoles. Creo en el Cantar de los Cantares que vibra dentro de ti. En las cartas que no has escrito y en las que te falta por escribir.

Creo que en este tiempo somos apenas bajeles de paso en una ínfima instancia de una existencia que vino antes y procederá después de la pupila que hoy nos ilumina. Que traemos señales y dejaremos huellas y que este tránsito debemos iluminarlo con todo el amor que cabe en las petalerías de una flor.

Cualquiera sea la genética que disponga de nuestro sentidos, desde las honduras más vastas del alma, debemos darle a la vida la dirección de lo que soñamos. Y cuando se tienen hijos nos convertimos por decisión y esencia propia en centinelas de la risa y la alegría.

EL ESPEJO DE LA ALEGRÍA

Por eso te digo, hoy Carlos, cuando células extrañas se empeñan en extender sus dominios ajenos sobre tu piel de cristales enardecidos, no tienes otro recurso que cultivar la alegría, hasta que todo tú sea el espejo de la alegría que quieres entregarle a Amós, a los hijos, al mundo al cual le envías permanentes recaderías a través de tus haceres y sentires.

Esta carta, Carlos, pretendo que sea apenas la primera de un diálogo que no ha de interrumpirse. Creo en ti, en tu fortaleza, en tu capacidad de trasmutar grises en violetas. En tu poesía, en tu trabajo, en el horizonte que trazas con él hacia tiempos venideros. En el amor que te inunda.

TRAGARSE EL SOL A MORDISCOS

Son armas poderosas contra cualquier invasión. Llena tus pupilas de todos los paisajes vividos, toca con tus manos el verdor de la hierba, cómete las nubes, reitera los rituales que ya conoces, enciende inciensos que aromen tus horas, esparce gajitos de mandarina por tus recintos, toma una vasija con miel y derrámala sobre tus manos para que su dulzor alcance tu estructura celular. Coloca agua pura en un vaso de cristales azules y ponla al sol para que luego te la bebas como si a mordiscos te tragaras su fuego y su luz. Busca una piedra de cuarzo recargada con los rayos del amanecer y colócala sobre tu piel adolorida.

Inicia un diálogo contigo mismo y recorre cada milímetro de tu entidad anatómica. Comunícales a cada una de las partículas de tu ser que tienes una misión de vida que no ha concluido. Traspasa las barreras que apagaron sus incendios y devuélveles una travesía de amor por donde recuperar cada una de sus funciones.

DESCUBRIR EL INCENDIO
DE LAS VELAS

Hazte observador de los astros y lee en sus fulgores la historia de lo que aún no has descubierto en el cuadrante de tu pecho. Los pájaros te aguardan para ofrendarte los secretos de su vuelo y de su canto.  Y con tus dedos sobre un madero o sobre la superficie de un metal que le ha robado a una quena la voluptuosidad de su circunferencia, comienza a tocar la melodía más dulce, con tal sonoridad que le llegue a los oídos de Amós, a los dioses de la vida y a las altas colinas donde cada día se renueva el universo. 

Y otra vez con Anaís no olvides: cada mástil es la piel distinta del agua y el misterio infinito que guarda está en descubrir el incendio de las velas cuando el viento se fuga hacia un porvenir que sí nos aguarda.

 Te abrazo
mery sananes
25 de diciembre del 2011


foto / ms
Leer mas!

PESEBRERÍAS


Mi Embustería de hoy





Un cristofué
urdiendo su propio pesebre

25 diciembre 2011


foto / mery sananes
Leer mas!

viernes, diciembre 23, 2011

OLEAJE CARIBE


yo me quedo con mi larga herida
y una oquedad que nadie recorre
Octavio Paz / Piedra de sol


Yo me siembro en la noche de los
adioses y en el silencio atónito de los
desparpajos hasta que la risa regrese
al regazo de donde nunca debió salir
hasta que el río recobre su cauce de ave
y el agua surque una partitura de oboe
hasta que se restituya el hilo de la vida
sobre las madejas del amor y se abran
los ventanales a piedras de pez y rosas
de mar hasta que fulguren de nuevo
los párpados a los que se les robó
el tránsito del sol y retorne abril a parir
hijos de la primavera sin ladrones de luz
ni usurpadores de los racimos de uvas
que manan de los ojos del amanecer

Yo me quedo en la lágrima que se detuvo
en el umbral de los desasosiegos sin
derramar su sal en la estación de los abrazos
hasta que enero estalle de nuevo en la
resurrección de los cantares y la exultación
de los colibríes hasta que el horizonte
ascienda vertical sobre las pupilas de un
tiempo expropiado a la ternura arrancado
de cuajo al asombro de las florerías
hasta que se recomponga el estatuto
de los pinceles y se desaten las lunas
atrapadas en el cristal de un telescopio ciego

Me quedo anclada en este oleaje caribe
para tejerle cometas a los haberes de la
montaña recoger el frenesí del vuelo de
las mariposas  y el trayecto rubí de los
cardenales para descender al epicentro
donde se gesta el adagio de las mecedoras
y ascender hasta la frágil arquitectura de
los panales en busca del tiempo niño que
desarraigaron de mis suspiros como si
bastara la disolución de lo vivido para
quebrar la consagración de lo que pervive
en el recinto enardecido de los amores
sin fuga ni despedidas 


texto y foto / mery sananes 
Leer mas!

martes, diciembre 20, 2011

MENSAJE DE LA CPT 2011-2012

   
CATEDRA PIO
TAMAYO

                  

CENTRO DE  ESTUDIOS
DE  HISTORIA  ACTUAL
  


 
Hoy necesitamos un tiempo que nos lleve
a sentir las centellas que emanan de los
lirios llamados a alumbrar los caminos de las
sombras que se vuelven miserias en los
delirios que se levantan en el punto de
alcance de los días de  humanidad

Un tiempo que vaya más allá de las
espinas y los azares presentes
en los ojos que miran por el
iris sin fin de las esperanzas

Un tiempo que nos detenga
en la sonrisa como la capacidad
suprema de sentir los verdaderos
buenos días de todos los amores

2011-2012


Serie Lirios / Rafael Franceschi
  
IIES / FACES 
Universidad Central de Venezuela
Agustín Blanco Muñoz / Mery Sananes /  Danielita Barrolleta
www.embusteria.blogspot.com
http://historiactual.blogspot.com
http://redinternacionaldelcolectivo.blogspot.com
http://elblogdelosnodescubiertos.blogspot.com

Leer mas!

ATRILERÍAS DE FLOR



Entre el verde silbo de su
savia y el estambre púrpura
de su diáspora por el recinto
de los suspiros acampa
en la aurora de sus alas
el leve tremor de un
  beso acuático y eterno
empozado en los quereres
que no saben de adioses

texto y foto
mery sananes 
Leer mas!

domingo, diciembre 18, 2011

DÍGAME AQUELLA MONTAÑA




Dígame
aquella montaña
que le decía su aroma
a las centellas y los colibríes


 agustín blanco muñoz
serie dígame
foto / mery sananes

Leer mas!

sábado, diciembre 17, 2011

ATRILERÍAS XI


Escribo en el elipse de una
lágrima en el frágil hilo de
un cristal  en el pétalo efímero
de un jazmín la caligrafía de las
cartas que aún no he enviado
 
foto y texto / mery sananes
Leer mas!

jueves, diciembre 15, 2011

ENCANTADOR DE POLEN



El día se asoma a la vereda
de tus ojos sin saber que atisba
quebraduras en el cauce de tus
manos expropiadas del regazo de
donde provienes

El aroma de los huertos que tanto
escudriñamos asidos del encanto
de aquellos cardenales que perseguían
el vuelo de  nuestras aventuras por el
corredor de las imaginerías
se fugó sin aviso de una sequía
de abrazos y una inútil invocación
de altares ausentes de todo miserere

La alegría que escribía versos con sabor
a palomares en el interior de tus sueños
se disipó en el arcón de las tristezas y
dejó a cambio un tiempo de silencios y
partituras vacías de acordes

Un viento despiadado quiere
romper la madeja de los amores que
sembró en tus noches la nomenclatura
de los genes

Y aquel polen que te dio de beber la
primera sonrisa derramada sobre los
párpados que inventaron gota a gota
la trama de tus certidumbres fue
aventado a los horizontes de una lágrima
que reclama incesante  su siembra
de amoricordios desde el territorio
de las orfandades

Y sin embargo en aquella flor
extendida desde la vastedad
de tus paisajes anida un continente
de amaneceres en los que un día
reencontraremos el secreto significado
de los milagros que atesoras en el
cofre de tus preguntas y en el
bosque de los suspiros que alcanzan
la orilla náufraga de mis océanos
donde cada día te aguardo para la
resurrección de un pianísimo en
clave de porvenires



texto y foto / mery sananes



Leer mas!

martes, diciembre 13, 2011

SOBRE LA IDEALIDAD QUE ES, AUN SIN HABER SIDO


Este trabajo lo escribimos hace tres años, con motivo de cumplirse los 25 años de creación de la Cátedra Pío Tamayo de la UCV. En el día de ayer, al celebrar la última sesión del este año 2011, y luego de los actos de violencia protagonizados contra la CPT y los ponentes invitados, como ocurrió en las fechas en las que asistieron a este recinto, María Corina Machado y Diego Arria, leímos una declaración para dejar clara nuestra posición frente a estos sucesos.

Sin embargo, al releer lo expuesto hace tres años, encontramos que hay una verdadera síntesis de lo que queremos expresar. No sólo en cuanto a esa violencia que se ha potenciado, sino respecto a la función y labores de esta cátedra.

En ese entendido queremos divulgar de nuevo este mensaje, con el propósito no sólo de dar respuesta a quienes nos han agredido, sino en función de convocar a la activación de esa idealidad avanzada a la que se refería Pío Tamayo y a la conciencia y organización de la fuerza social del colectivo, sin la cual no será posible avanzar en una historia distinta. ms

SOBRE LA IDEALIDAD QUE ES
AÚN SIN HABER SIDO


NECESITAMOS UNA CANCIÓN MIL VECES
MÁS MUSICAL QUE LA CANCIÓN

Este texto lo escribía Pío Tamayo al poeta Alcides Losada, en 1922 y su decir es síntesis de los propósitos que ha tenido y tiene esta cátedra.

Sabemos que si lo actuado no conduce a esa armonía, mil veces más musical que la canción misma, habrá sido en vano el esfuerzo persistente de pasar del grito a la palabra, de la palabra al canto y del canto al lenguaje musical del que está hecho el corazón del hombre humano en tiempos de verdadera humanidad.

Una armonía que es necesario alcanzar para vencer la metralla y la violencia, la iniquidad y la miseria y adquirir la persistencia necesaria para las duras batallas por librar. Porque, a pesar de estar inmersos en el grito de los otros y el silencio que no llega a ser canción, el objetivo final, la búsqueda definitiva, debe ser devolverle al hombre la armonía gigante que lo define como ser creador y multiplicador de la vida y la alegría.

Por ello, hay que aprehender al tiempo oscuro que vivimos. Y ubicados en ese inhóspito sitial, extraer de allí la claridad que nos conduzca a concientizar y a ejercer la escuela de idealidad avanzada que fue el eje y centro de la vida de Pío Tamayo, el floricultor de hazañas. Y a ella nos remitimos.

Su palabra aún resuena y retumba en muchas conciencias: Madre, muero asesinado por los verdugos que también asesinan hoy a Venezuela. Me matan con crueldad calculada. Mi condena obedece a que dicen que tengo escuela de comunismo. De comunismo no, de Idealidad Avanzada.

No se entendió entonces ni después el profundo llamado de este luchador contra la tiranía gomecista. Para él lo fundamental era la creación de una sociedad que exhibiera como valores fundamentales la libertad, la justicia, la belleza y el amor. Una sociedad en la que no tuviera espacio ‘el dolor de los granujas’ y las relaciones de producción no sirvieran para aplastar a ningún semejante.

PÍO CLAMABA POR UN PENSAMIENTO
Y UNA ACCIÓN NUEVOS

Había advertido, muy tempranamente, que no se trataba de aplicar fórmulas ni imponer teorías ajenas a la realidad, sino de replantear el sentido de la historia, tomando al pueblo, al colectivo, como el agente fundamental de ese hacer. Así sintetizaba su posición:

Pensamos como hombres nuevos; nuevos en la virilidad dinámica para el trabajo rudo y sostenido; nuevos en la orientación ideológica; nuevos en la inquietud fecunda cuando se la torna acción y veremos que otra vez, como la planta a la que faltó por un momento el agua, el pueblo nuestro se alzará lozano, desafiador de vientos y tormentas, prometedor de frutos granados que los hijos nuestros y los hijos de ellos cosecharán y harán multiplicar mañana con nuevas sementeras.” (Carta a su hermano Juan, Castillo de Puerto Cabello, 10 de agosto de 1932)

Entendió que aquí no había ni hay preparación ni disposición para impulsar un comunismo que apenas comenzaba a ensayar sus pasos. De allí que su perspectiva fue y es muy clara: marchar hacia una idealidad que signifique la negación de toda tiranía y el cumplimiento de las reivindicaciones de un colectivo permanentemente postergadas.

Para Pío era indispensable ir más allá de la hazaña caudillista para avanzar en una historia-colectivo que pudiese romper con los moldes de la imposición y la violencia, como acto esencial para la conformación de una sociedad signada por la fraternidad, la solidaridad y la libertad.

Propone una ruptura y un deslinde que no ha sido posible establecer aún en este ex-país. Y por ello fue y sigue siendo el gran silenciado. Su ideario es una acusación y un expediente tanto a la tiranía gomecista como a la política posterior. Un reto y la definición de un compromiso, que aún aguarda ser cumplido.

Nosotros asumimos la tarea de avanzar por ese camino. Y desde el 06 de octubre de 1983, el Centro de Estudios de Historia Actual, fundado una década antes, decide ampliar el universo de su lucha por la idealidad, con la creación de una cátedra andante cuyo objetivo fundamental era y sigue siendo romper los muros del academicismo-cientificismo para convocar al colectivo, es decir, al protagonista fundamental, a comprender y en consecuencia, actuar, en términos creadores, en función de la realización de una nueva sociedad.

NO SOMOS MÁS QUE PREGONEROS
DE UN MENSAJE PORVENIRISTA

25 años después no tenemos motivo para celebrar el logro de resultados mayores. Apenas hemos conseguido subir la voz, adquirir oficio de pregoneros de un mensaje porvenirista que trae enhebrado cantares dispuestos a alumbrar y conservar cada una de las huellas que van dejando registro de un movimiento que tendrá que continuar hasta que ya no sea necesario rescatarlas, porque todas se habrán hecho parte de una realidad diferente. Somos apenas una señal y un combate por una historia distinta.

ESTAMOS ESTACIONADOS EN EL QUÉ SOMOS

Y en este tiempo de apremios y conmociones son ineludibles las definiciones. Estamos estacionados en un lugar que carece de respuestas respecto al qué somos, qué queremos y hacia dónde vamos. Porque nos han llevado a la terrible circunstancia de tener que decidir entre el crimen y el asesinato, la muerte o la desaparición. Un mundo lleno de destrucción por todas partes y que tiene cada vez más comprometido el registro de la vida humana. La pregunta tiene entonces toda procedencia: ¿Cuál es hoy el significado de la existencia?

Ya a la hora de la fundación de esta Cátedra nos acechaba la crisis económica y social. Tratamos el tema con todo rigor y amplitud. Nos preguntamos por las raíces, los responsables y las salidas de lo que muchos calificaban como una deformación que podía ser superada con las medidas siempre a mano, para lograr la recuperación de los problemas inmanentes al desarrollo.

VIVIMOS AÚN TIEMPOS DE INVASIÓN Y VIOLENCIA

En ese momento, 1985, señalamos, ante los 116 ponentes que reunió el Seminario de la Crisis, que era indispensable pensar en lo que significa la huella de la invasión que dispuso una determinación de violencia e imposición a nuestra sociedad. Porque desde hace 516 años somos una sociedad violentada. Y por ello nuestro recorrido es el proceso de formación y desarrollo de una crisis que significa desigualdad, miseria creciente y permanente sometimiento del colectivo.

Entonces insistimos que la reflexión sobre este continente, que vive todavía los horrores de una historia profundamente devastada, debe hacerse a partir de una concepción que nos aparte de la tradición historiográfica romántico-positivista.

No podemos seguir leyendo a Venezuela, América y al mundo en general con las ideas impuestas por el invasor. Por esto desde el CEHA y la Cátedra conformamos la perspectiva de los No Descubiertos, entendida como una conciencia y condición distintas, capaz de situarnos en una teoría y una práctica destinadas a producir la ruptura en medio del hilo de la continuidad invasora que ya entró en su sexto siglo.

Y juntamos nuestro ideario a la proposición de idealidad avanzada de Pío Tamayo para promover la ruptura con la ‘vieja y gastada historia’ que tanto daño ha producido en un colectivo al que se comenzó por bautizar como ‘pueblo’ para hacerlo objeto de todos los usos y engaños que tan buenos beneficios han producido.

LA DESTRUCCIÓN NO SE DETIENE

Desde entonces vivimos un creciente proceso de desgaste que permanentemente lleva a cuesta el colectivo como productor de la riqueza de los propietarios. Un esquema que se ha mantenido de manera invariable, contando con el resguardo de un Estado que una vez tiene el mote de colonial y en otra de republicano sin que eso signifique cambios en las bases y fundamentos económicos que pudieran beneficiar a la mayor parte de la sociedad. Desde entonces andamos en el mundo de las confrontaciones y los privilegios.

DE LA DEMOCRACIA CORRUPTA
AL SOCIALISMO DEL FRACASO

Por ello al examinar la coyuntura no podemos hacer abstracción de estos contenidos. Sólo de este modo es posible entender lo que ocurre hoy en el contexto de una democracia que no llegó más allá de la ficción y las buenas intenciones de algunos de sus actores y que, en medio de su fracaso creó las condiciones para el establecimiento de un régimen oficialista, burocrático y corrupto que se autodenomina ‘socialismo del siglo XXI’, sin tener atisbos ni de conciencia social ni de ruptura con el pasado. Un ‘socialismo’, convertido en simple y brutal sucursal del capitalismo, al que ninguna nueva denominación podrá arrancarle su esencia violenta ni el estrepitoso fracaso de su gestión.

Por ello sostenemos que a lo largo del planeta y aquí en particular, no ha llegado aún la tan nombrada revolución capaz de producir una ruptura e impulsar una sociedad que no esté presidida y guiada por el conflicto-enfrentamiento y la contradicción permanente que niega todo derecho de humanidad.

LA GLOBALEXPLOTACIÓN INSTRUMENTO DE LOS IMPERIOS

Por el contrario, hoy sobre las sociedades ha recaído una mayor violencia expresada en la global-explotación del capital financiero. Una globalización que también ha servido para el ‘resurgimiento’ de unos movimientos ‘revolucionarios’, totalmente insertos en las leyes imperiales del capital.

Por ello no existe hoy una legítima confrontación entre dos polos de diferente esencia y condición, sino sólo la misma disputa entre imperios semejantes en su voracidad. Y es obligado ubicarse en este contexto para ver con mayor precisión lo que ocurre hoy aquí.

DEL ESTADO DEMOCRÁTICO PETROLEO AL ESTADO
PETROLERO SOCIALISTA: LA MISMA FICCION

Del Estado Democrático Petrolero, cuyo mayor logro residía en el ejercicio quinquenal del voto, al Estado Petrolero Socialista y Totalitario, sustentado en la ficción democrática del voto-fraude, no hay mayores diferencias, en cuanto a fracaso.

A lo largo del período 1983-2008 hemos visto cómo se hunde en la miseria de todo tipo y señal la república petrolera venezolana. A la sociedad de las paradojas ha aludido Domingo Felipe Maza Zavala. Y no le falta razón por cuanto es materialmente inadmisible que tenga cabida tanta pobreza en tanta riqueza. Y es por eso precisamente que aquí quedó aplastada tanto la teoría del desarrollo como del subdesarrollo, la dependencia y la independencia.

Ayer fue la tiranía, luego la transición que culminó en una dictadura que, a su vez dio paso a una democracia de ficción cargada de todas las formas de violencia. Y ahora nos traen los mismos invasores un socialismo sin idealidad ni porvenir que es la más estricta continuación del dolor de todos los tiempos.

Por ello esta sociedad sigue dominada por los mismos intereses invasores que se ejercen a través del mismo personalismo, autoritarismo, militarismo, ‘civilismo’, conspiración-golpismo o acción dictatorial con un manto democrático que sólo sirve para distraer su contenido de firme inspiración totalitaria y fascista.

Sin embargo, aquí sigue en pie la oscuridad y la confusión, el vacío y la incapacidad, para decir lo que somos y lo que tendremos que ser, para adquirir la condición de una sociedad de humanos verdaderos, unidos por el vínculo de la idealidad que nos lleve a ser actores de un tiempo que no tenga que ver con ningún tipo de asesinato ni negación de la vida en general.

Un tiempo de otro orden, dirigido hacia la siembra del porvenir en medio de tanta aspiración perdida en un mundo en el cual al hombre lo define la ausencia del hombre y la afirmación de la vileza.

El canto se convierte así en el mayor estallido de dolor, vuelto azote para impedir toda perspectiva de la comunidad de hombres hermanos en afinidad con la posibilidad de la alegría que se haga centro de una existencia de gente enamorada de la vida, la libertad, el amor, la trascendencia.

ESTAMOS LEJOS AÚN DE LA IDEALIDAD AVANZADA

Tenemos conciencia de que estamos lejos de esa idealidad. Y que no alcanzamos a mirar el día de una realización que ponga a un lado los ‘credos’ ideológicos, políticos, económicos, sociales que hasta hoy se han empeñado en explicar un hombre, una sociedad, una historia que permanentemente se les escapa para dar pie a una tras otra teoría de todas las complejidades.

Consideramos que está planteado hoy girar hacia la campanada que toque a toda la población, no en términos de magia sino es pos de la búsqueda del camino no definido ni determinado que nos aproxime a un reino en el que todo lo humano al fin nos pertenezca.

Estaremos entonces en el andar del camino que nos enseña la sabiduría popular, tan difundida por Antonio Machado, de que una chocolatera sirve para hacer chocolate y una humanidad para ir más allá del chocolate de cada día por los siglos de los siglos del amén. Esta es la estación en la que la propia idealidad ha colocado a la Cátedra ‘Pío Tamayo’. Por ello a lo largo de estos 25 años, hemos tratado de cumplir con la misión encomendada.

HACIA UN PORVENIR CARGADO CON OTROS PENSAMIENTOS

Aceptamos y hemos querido hacer bueno el reto de promover un porvenir cargado de otro pensamiento y otro hacer que nos aparte de la rutina de los entregados a la historia dispuesta y ordenada por otros, por los propios invasores que hacen votos permanentes por mantenernos atados a todos los atrasos.

Hoy este ex-país y esta ex universidad, son muestras del padecimiento de una sociedad que reclama espacios y condiciones para que chocolatero y zapatero vayan más allá de sus oficios y contribuyan también a la necesaria siembra de la conciencia indispensable para la construcción del mundo de la idealidad que tendrá que ser. Un mundo colmado de hermandad y espiritualidad que habrá dejado ya de construir la guerra y su permanente mortandad para dedicarse a la empresa aún inédita: hacer la vida, recobrar la armonía mil veces más musical que la canción.

EN ESTA UNIVERSIDAD ANDAMOS COMO PENSAMOS

De ese objetivo hemos estado alejados hasta los universitarios buscadores de la verdad que no hemos sabido apartarnos de las trampas de un sistema que, para decirlo con el Maestro J. D. García Bacca, nos obliga a llegar a la universidad a pie y ya dentro de ella, pensar de la misma manera.

Se hace buena de este modo la sentencia de Machado de las muchas cabezas que se descuernan en la lucha por una idea que no alcanzarán. Y este debe ser el centro del debate: luchar por las cabezas de ideas propias para universidad, vida y porvenir auténticos. Y esa ha sido la ambición de esta Cátedra.

Pero para ello sólo tenemos el recurso de la voluntad y la pelea por la idea para la acción transformadora, que alguna vez haga de los proyectos de trascendencias actos-realidad y no objetivos de y para la persecución, que no llega a tocar el corazón del camino ni el propio destino del colectivo.

¿DÓNDE ESTARÁ LA DEMOCRACIA DE LA MAGIA,EL ENCANTO Y EL AMOR?

Porque, más allá de toda tarea de destrucción, cualquiera sea su justificación-denominación, y de la convocatoria y ejercicio de poderes basados en la arbitrariedad y desparpajo, está el sentido democrático de una sociedad que ya no milita ni quiere otra ficción a menos que sea como aquella que emana de la ínsula que algún día será gobernada por la magia, el encanto y el amor para que cada uno de los gobernados sea agente esparcidor de los eternos poderes otorgados a la sin par Dulcinea.

Estamos en la hora ineludible de entender los pasos de un hacer diferente que nos permita, al fin, transitar por otros destinos. Y resuenan ya algunas notas. El colectivo se acerca a la organización y la conciencia. Se aproxima un tiempo de idealidad y trascendencia de la cual tendrá que salir un hombre sin caos, complejidad y culpabilidad sino con disposición y decisión a construir los tiempos que tendrán en el hombre humano y ciudadano del amor y la entrega el mayor exponente de la historia que estamos obligados a construir más allá de todos los apocalipsis puestos a andar en las propias alas de nuestro destino.

Indispensable entonces, hoy y aquí, asumir la condición de militantes de una idealidad que tenga el poder y la decisión que reclama la construcción de una sociedad sin los polos destructores de la seudo democracia y la falsa revolución, que no son más que formas de mantener al colectivo en el mismo y gastado engaño.

Y en esas labores floricultoras aspiramos continuar, por las próximas décadas, con el testigo en la mano para entregarlo a quienes asuman el mandato de una idealidad avanzada y colectiva que aguarda dejar de ser sueño y anhelo, para constituirse en esencia y contenido de una historia en cuyo centro esté la armonía que buscaba Pío, expresada y hecha realidad en la suprema alegría colectiva del hombre.

mery sananes

Palabras pronunciadas el 08 de diciembre del 2008, en la Sala “E” de la UCV, con motivo de celebrarse los 25 años de la Cátedra Pío Tamayo.

Leer mas!