sábado, diciembre 24, 2016

EL BOSQUE DE LOS ÁNGELES VIVIR






En este nuevo diciembre 
Embusterías ofrenda una vez más
un árbol que nace del bosque 
de los ángeles vivir
que no se enciende por unos días
para luego convertirse en leña sin fogón
sino que se queda sembrado
en el siempre del vivir

Un ritual sin calendario para
congregar la esperanza la amistad y el amor
en estos tiempos difíciles


EL BOSQUE DE LOS ÁNGELES VIVIR


El bosque
de los ángeles vivir
comienza a crecer
cuando el amor trastoca
todos los espacios
para inventar una sonrisa
fabricar el andamiaje perfecto
de una constelación
moldear la estructura
exacta de un milagro
pasto que va haciendo
cauce en el paciente transcurrir
de su trayecto de agua
ovillo que se convierte
por magia del telar
en el ropaje de un suspiro
engranaje diminuto
que va acoplando círculos concéntricos
hasta construir
un equipaje de lirios
que asciende por las ramas
hasta estallar en una fiesta
de violetazules





El árbol del vivir
es la escalinata por donde
ascendemos a los verdes
desde el lecho madre
que nos nutre de las mieles
de todas las flores
y es el columpio
que se dibuja entre los ramajes
para mecer los sueños
que habitan en sus hojitas
alberge de azulejos
morada vertical
de las chicharras
tallo tierno que se convierte
en corteza para grabar
en el infinito
la edad de todos los tiempos



Sitio donde aprendemos
a escalar ilusiones
lecho de donde manan
las abuelerías más dulces
baúl encantado que guarda
el secreto de  todos los cuentos
territorio maravilloso
que recorremos
cada día hasta cerrar el ciclo
de las estaciones
en el lindero exacto
de los sepias



El árbol de la vida
es ese paisaje de ramas
por donde navega toda nuestra estirpe
de humana condición
y es la viga maestra
donde apoyamos los cimientos
de la casa que anida
en el interior de nuestro corazón


 En el bosque de la vida
caben todas las arbolas
que dan cobijo a nuestros juegos
cabe la flor de azahar de las indias
que aroma el patio eterno de la abuela
y la catedral de luz
que enciende las madrugadas
desde el tallo de la flor de baile
cabe el níspero del japón
que endulza
los días de caramelo
y el samán a tres centavos
que llena la cesta de los niños
que vienen a la vida
a ofrendar empanaditas de amor



Cabe el almácigo de jazmín
que siempre se prende de los atardaceres
y la matica de orégano y curía
que cura los resfríos
cabe el universo
en las cesterías
que le bordan la avispitas y las abejas
en el envés de las hojas
cabe el recorrido perfecto
de la hormiga
y el torrente cristalino
de la lluvia que lo empapa
de alegría



En el árbol del amor
cabe la vida entera
como un río
de bienaventuranzas
que hay que repartir
a manos llenas
como la arbola
cuando esparce sus confituras
y riega la tierra
con su simiente
para que una y otra vez
se multiplique el vivir
de los bosques
de los hombres
que viven de verdad

 
Por todo esto
mis hijitivos
nunca cultivamos
el árbol de navidad
ese árbol que sólo se enciende
por unos días
y luego se acalla
sin que nadie le rinda tributo
a su esencia de bosque
su condicion de hacedor de milagros
su linaje musical y sonoro



El árbol que festejamos
es el que se multiplica
frondoso en el bosque
de los ángeles vivir
cada día cada semana cada estación
como un deber de alegría
y un compromiso
de vida verdadera



Es el árbol que riegan
las manos amorosas del padre
la plantica diminuta que regala
las hojitas de yerbamora
la sábila que cura todos los males
el lirio que borda de blanco
las manañas
el oreganón que aliña el agua
con su aroma de huerto
y el jazmín de mamá
que lleva siempre prendido
como mágico talismán  
de infinitas bendiciones



¿Se imaginan mis hijos
qué fiesta sería la vida
si siempre tuviéramos tiempo
para celebrar los ciclos infinitos del árbol
si siempre nos detuviéramos
a ver sus ramas y cuidar sus hojas
recoger sus frutos y regar sus raíces
sorber su aroma de bosque
y cumplir los rituales
de la amistad y el amor?

¿Se imaginan qué tropel de aves
qué aluvión de trinos
inundaría el corazón
si los ángeles vivir
fuesen los eternos centinelas
del andar de cada día?



Es es el bosque que le entregamos
para que lo cuiden durante todos los años
de sus caminerías
en nombre de las manos bendecidas
del padre
que ha sido y será siempre sembrador
de sueños frutas y hierbas
y en el nombre del corazón vegetal
de la madre
eterna esparcidora
de infusiones de amor
por siempre y para siempre
amén


mery sananes
06/enero/1998
y publicado por primera vez
el 27/diciembre/2012


Todos los cuadros pertenecen al pintor vietnamita
Avu Cong Dien, quien nació en 1975
y se graduó de la Universidad de Bellas Artes
de Hanoi en el año 2005



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué hermoso poema, Mery! Me gustó de principio a fin. Haz sincronizado cada párrafo con los lienzos de árboles, uno más bello que el otro.
Un hermoso legado, sin tiempos... el amor trasciende todo.
Un beso y gracias por compartir la belleza que emana de tu corazón hacia el nuestro.

Carmen Brida

Anónimo dijo...

Tus maravillosas palabras, nos llevan desde las raíces mismas hasta un corpúsculo de flores, hojas y ramas como un manojo vivo que se trenza en una sinfonía de formas y colores....Precioso Mery .Gracias por tanta belleza.

Margarita Parada Palma

Myriam dijo...

Es un viaje por la magia de la existencia, la que vivimos y la que soñamos.

Gracias Mery por hacer brotar las palabras.

Las pinturas son extraordinarias, como concebidas para tus versos. Feliz Año 2013.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Es uno de los exponentes en versos más bellos de un bosque y de la vida

Gracias Mery poeta

Carlos ontiveros dijo...

Describes un bosque que se nos parece a nuestra Venezuela, mágica llena de ilusiones, sueños, esperanzas y vida. Que esos caramelos de leche y miel sigan alimentando a las futuras generaciones para nuestra Venezuela y todo el mundo

Carlos Carivano

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Hace dos años también lo leí y cada vez me sigue pareciendo una oda al optimismo, pues es una invitación a repensar estos tiempos de vendimia y celebraciones en familia

Un abrazo poeta
y que los ángeles vivir y los árboles vivir te llenen de gozo