viernes, agosto 31, 2012

ELEGÍA



a alberto
mi hermano


Duele un dolor de raíz
de tierra desencajada
de viento detenido  en la
cúspide de una ola
que no llegó a la orilla

Duele un olor a pomagás
a nísperos de japón
que florecieron sólo en la
memoria de un tiempo
imaginario sobre los tres
escalones de una casa
deshabitada

Duele el hemisferio
vertical del sufrimiento
donde una mano extendida
en el dulzor de una golosina
se disuelve en días ajenos
y ausentes

Duele un dolor de árbol
desprendido que el sol
desarropó en intervalos
de tormentas que nunca
cesaron de abrirle
grietas a la tristeza

Duele el soliloquio con
una soledad que  jamás
desistió de poblar
las travesías que sólo
fulguraron en el
silencioso parpadeo
de una madre que se
fue cabalgando en el
filo de una luna nueva con
tu imagen dibujada en la
encrucijada de sus penas

Duele el dolor de aquel
morir que se ancló
a destiempo en la piel
de un caballo de tiro
que se fue a remolque
de una carreta vacía

Duele un dolor de esternón
que nunca pudo reconstruir
aquellos vasos de ilusión
desprendidos del torno de
tu sed desasistidos como
estaban del delta fluvial
de la esperanza

Duele un dolor en clave
de congoja la desmemoria
de un deslave que se derramó
persistente sobre las horas
sin lluvia de un desvivir
desmesurado que sólo
quedó grabado en los
vaivenes de un viento
sin corredores ni umbrales

Duele un dolor fracturado
en la impertinencia de
un océano de peces detenidos
en la circunferencia de un
precipicio de silencios

Y en este jueves de luna llena
en el que te fuiste en la ráfaga
de un suspiro que no terminó
su recorrido por la estación
de tus ansias ni por el itinerario
de tus peripecias de ambulante
cazador de fantasías
duele hasta el anverso de la piel
que amuralla los compases
de un adagio inconcluso

En esta madrugada que
no te anunció su desenlace
que no tuvo despedida
ni recuento ni más zozobra
que el breve recorrido
por un morir al que ya te
habías acostumbrado
en los intervalos sin sol
de tus silabarios
duele hasta la rotación
de los sueños tejidos
con la urdimbre
de solares ausentes

Y no tengo para alcanzarte
sino este tropel ciego de
palabras rotas
con ilusión de andén
que te lleven de nuevo
al regazo de la madre
al territorio de los abrazos
al redil de las bendiciones
que tan ausentes estuvieron
en tus trajines de borrasca
en tu andar desalojado
en tu absoluta vulnerabilidad
ante las sequías que rondaron
sin descanso tu estructura de río

Nos dejas tu vertiente de
mansedumbre ese poema
inconcluso que escanciabas en el
vértigo de las madrugadas
la cancion armoniosa
que tu voz tejía en los espejos
de la noche y tu eterna
ofrenda de quereres que
como florerías nos entregaste
cada día para que no fuera
en vano tu paso desasosegado

Y te prometo hermano
que no habrá silencio que
detenga esas conversitas con
las que siempre aliñamos
los fogones y espantamos
los males ilusionados como
niños en las trayectorias
de un destino que todavía
aguarda sus resurrecciones

Quedo desvalida de un trozo
de mi misma  buscando en el
bosque de los cielos las rutas
que te lleven tierra adentro
hasta el albergue del amor
que sigo construyendo en el
diminuto hospedaje de
esa lágrima por donde
algún día alcanzaremos
la lumbre del vivir

Te dejo el canto de mis 
pájaros el rumor de los árboles
donde me cobijo los retoños
de flor que resguardo en
los pliegues del alma
las alacenas donde deposito
los abrazos de los niños
y los campanarios de sus risas

Te dejo el candor que aún
conservo la memoria de 
aquellas correrías entre
sábanas tendidas donde 
jugábamos a ser felices
en aquel diminuto patio
que ya no existe

Te dejo la sonoridad de un 
violín que siempre te perteneció 
y la mudez de un piano que nunca
aprendí a tocar los recuerdos
de un alcoba morada donde una
abuela te miraba desde el rostro
del padre y de aquellos libros 
que enseñaban a vivir años que 
no supimos hacer nuestros

Te dejo tu primer día de 
escuela y aquel carrito que
tirabas de un pabilo sobre
las cuestas de una calle ya
olvidada mientras yo miraba
al hermano grande que luego
se volvió otro hijo que arrullar
con mis manos de destejer
desilusiones y desesperanzas

Te dejo una aurora para tu viaje
por las estelas de la noche
un amanecer para tu arribo
al planeta de los asombros recuperados
te devuelvo al mapa celeste de donde 
partiste navegando en una madreselva
y te dejo una brújula diminuta
en dirección a la vida que se vive

Y aún quedo en deuda con
la alegría desamparada
que habrá que seguir
inventando sobre la
geografía de la ternura
y el paisaje devastado
de los hijos que dejamos
sembrados para que retoñe
alguna vez el porvenir


mery sananes
30 de agosto del 2012



Leer mas!

jueves, agosto 30, 2012

SUSPIRERÍAS - DE ENTREGAS



Todo suspiro
se siembra en
los reclamos
de las entregas


 agustín blanco muñoz
serie suspirerías
foto / mery sananes




Leer mas!

sábado, agosto 25, 2012

SUSPIRERÍAS SIN PALABRAS






Pero hasta cuándo
vivir sin un
pedazo de Dios
ni una palabra
que nos ate a
un suspiro
enardecido


agustín blanco muñoz
serie suspirerías
foto / mery sananes 
Leer mas!

jueves, agosto 23, 2012

¿PUEDE LA LITERATURA SALVAR UNA CIUDAD?


Esta pregunta la formulan, desde Ciudad Juárez, México, un grupo de escritores (Antonio  Flores Shroeder, Yuvia Cháirez y Edgar Rincón Luna) que se han dado a la tarea de organizar una lectura simultánea en 24 países y 131 ciudades el primero de septiembre del 2012 con el propósito de hermanarse con esta ciudad que ha sido golpeada por la guerra contra el narcotráfico, que ha dejado en cinco años 80 mil muertos y miles de desaparecidos.

Se considera a Ciudad Juárez la ciudad más peligrosa del mundo por  estar al lado de Estados Unidos y ser el corredor de las drogas en América Latina.

Y de alli surgen las preguntas que se formulan los organizadores: “¿Cómo se recupera una ciudad de un descalabro de tal magnitud? Ellos responden: la humanidad se recupera recobrando los actos humanos más simples. Sí, la poesía puede salvar una ciudad, abrir un libro, salir a la calle.”

Cuando la ciudad agoniza las artes son el resguardo humano, -explican- el motivo de congregación social, la expresión que nos recuerda de lo que estamos hechos y lo que nos une a otros seres humanos.

Para ellos este movimiento de Escritores por Juárez es una iniciativa que ha dado un aire de renovación, un respiro para mirar con esperanza el futuro y saber que en los ciudadanos reside la fuerza para volver a reconstruir los lazos de confianza, civilidad y la paz que rompió el miedo.



MI RESPUESTA

No. La literatura no puede salvar una ciudad. Ni a un pueblo, ni a un barrio, a veces ni siquiera a un hombre solitario.

La literatura existe porque hay hombres que matan y hombres que mueren a manos de los hombres que matan.

Existe porque hay unos hombres que, en medio de su impotencia e imposibilidad de salvar a alguien, asumen la voz de todos los que ni siquiera tienen una voz que se haga escuchar en alguna parte.

La literatura, esa que conocemos, que tiene nombre y apellido, propiedad intelectual, que se encierra en libros, portadas y ahora en tras los muros de las más altas tecnologías, habla la palabra que nadie escucha.

No, la literatura no sirve para salvar una ciudad. Pero el hombre que la escribe tal vez pueda juntarse al hombre común para hacer algo, que sólo colectivamente cobra fuerza.

Si es que de verdad es la conciencia de su tiempo, su deber y su militancia reside en multiplicar esa conciencia al infinito. A la vez que ser lo suficientemente humilde para aprehender que allí, en ese territorio minado por la violencia y el terror, la muerte y el sufrimiento atroz, hay un hombre que no escribe pero que deja sus señas.

Hay que salvar una ciudad, y una nación, y un continente y más allá todo este triste y desvalido planeta. Y hay que comenzar por tratar de salvarnos a nosotros mismos, de la distracción, del engaño, de las trampas, del conocimiento que es adorno, de la tecnología que es un espectáculo, de las artes que son privilegio de algunos, y que aún no aprenden a romper sus propias barreras.

Quiero dejar aquí el registro de una realidad que acabamos de vivir, capaz de sacudir a cualquiera, que debiera estremecer la sociedad toda. Y sin embargo, no pasa de ser un parte noticioso, que mañana se convierte en un periódico de ayer.


Fusilaron a los reos en el juego de softbol
Guerra entre expolicías y bandidos causó la muerte de 25 personas en Yare
TOMÁS RAMÍREZ GONZÁLEZ |  EL UNIVERSAL
martes 21 de agosto de 2012  12:00 AM

Una rencilla vieja entre los líderes negativos del sector conocido como Las Torres (en su mayoría exfuncionarios policiales) y los "pranes" del territorio denominado como Los Talleres fue la carga explosiva. El detonante resultó ser una bala que salió accidentalmente de un arma de fuego durante un cónclave, de bandas rivales, celebrado en el área administrativa de la cárcel de Yare I, a las cuatro de la tarde del domingo.
La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela informó que un visitante y 24 internos murieron durante la reyerta que permaneció durante cuatro horas. Al menos 43 personas fueron trasladadas a los centros asistenciales de los Valles del Tuy, nueve de las cuales se encuentran gravemente heridas, de acuerdo con las declaraciones de la principal del ministerio de prisiones.
"Algunos de los cadáveres quedaron irreconocibles porque les dispararon a quemarropa. Solo han sido identificado 17 de los 25 fallecidos", detalló Varela, la tarde de ayer.
Los cabecillas de las dos bandas que controlan el penal estaban fuertemente armados al momento de la ignición del motín. Paralelamente a la reunión en la que se buscaba la paz entre los referidos grupos irregulares, se desarrollaba un torneo deportivo para celebrar el acuerdo.
Según el relato de los familiares, los miembros de un equipo de softbol acribillaron a los integrantes de la novena rival pocos minutos después de haber iniciado la guerra. "Los de La Torre estaban mejor entrenados porque eran policías y militares. Cayeron más de los talleres", explicó Josefina Pérez, testigo del hecho.
Al menos cuatro explosiones de granadas, ráfagas producidas, con lo que al parecer fueron rifles de asalto, y proyectiles percutidos por armas semiautomáticas acabaron con la infraestructura del área administrativa.
Las esquirlas de una de las milgranas se expandieron por el área conocida como "La Fosa", lugar insalubre donde pernoctan a la intemperie más de 100 reos que fueron excluidos por las bandas que controlan el penal por no haberles pagado una renta semanal llamada causa. Deben coserse los labios y esperar a que las autoridades los trasladen a otro penal.
"La guardia fregó a la visita"
Jaime Rafael Graterol se desgarró la ropa interior reptando a través del espacio de 50 centímetros que quedó entre el alambre de púas, el torniquete y el suelo de la entrada al Centro Penitenciario de la Región Capital. "Le rogamos a la Guardia Nacional que nos abriera el portón. Nos rompimos los brazos con el alambre de púas para salvarnos la vida".

Un cadáver con un impacto de bala en el cráneo permaneció junto a Jaime por más de una hora. El visitante a la cárcel tuvo que dejar a su cuñado, Arquímedes Ortiz Ratis, quien murió a causa de una herida ocasionada por arma de fuego. Ambos lograron entrar a las nueve de la mañana al centro penitenciario, luego de haber hecho una fila desde las seis de la mañana.
"Le rogamos a los guardias que no dispararan por nuestra seguridad y lo hicieron. Les rogamos que le dieran un culatazo al vidrio para que saliéramos y se quedaron cruzados de brazos. Todo esto ocurrió por negligencia de ellos", expresó Graterol.
Así como los Graterol, 1200 visitantes se encontraban en la instalación penitenciaria cuando inició el conflicto armado. Al menos un millar, eran mujeres que pernoctaron desde el viernes.
El 18 de abril de este año, Iris Varela anunció la suspensión total de las pernoctas en los 33 penales del país. Ella misma admitió que la medida no ha sido respetada.
Vía crucis de Yare a Ocumare
Compañeros de su hijo le avisaron a Marielka Núñez Ojeda que William estaba entre los que habían caído en el motín. A través de un enrejado le exigió a los Guardias Nacionales la entrega de una boleta que certificara que su había muerto, con el fin de poder reclamar el cuerpo ante las autoridades del Cicpc.
En cola, recorrió 11 kilómetros hasta la subdelegación del cuerpo policial ubicado Ocumare del Tuy, se internó en la morgue, caminó entre cadáveres e identificó el cuerpo de su vástago. De ahí debía partir a la Medicatura Forense de Bello Monte, en Caracas, donde los restos de William Alexander Núñez, habían sido trasladado, con el fin de culminar los trámites para el entierro.
El joven de 23 años, es uno de los 43 personas que han sido asesinadas en el interior de la cárcel de Yare I este año, de acuerdo con cifras del Observatorio Venezolano de Prisiones.
La cárcel alberga a 3.150 presos y tiene una capacidad para 750, lo que representa una sobrepoblación de 320%.
La guerra campal ocurrida en el penal mirandino es la cuarta gran crisis carcelaria que se registra en Venezuela en los últimos 14 meses.

Esta realidad se repite en cada cárcel venezolana, todos los días. En este expaís donde sobran los poetas y los muertos, tenemos contabilizados más de ciento sesenta mil (160.000) muertos por inseguridad y violencia, desde 1999. Y la literatura no ha podido salvar a nadie.

La muerte se sigue extendiendo y la literatura sigue encerrada entre sus muros. Y el hombre que la escribe debe salir al encuentro del hombre que muere, del que aguarda que lo maten, del desahuciado, del vulnerable, del atropellado, del engañado. Y su única militancia debe ser con la vida y su rescate.

Y si esta reflexión que ustedes hacen, si esa instancia que expresan: La violencia es la ausencia de la palabra, el fin de todo lo humano sintetizado en una detonación de una arma, en la pólvora contenida que explota en una bala de odio y silencia, destruye, poco a poco la sociedad, es la búsqueda de una palabra que no espante ni distraiga, ni adormezca, entonces sean bienvenidos los que hacen literatura y los que no la hacen sino que la viven y la mueren, a ver si entre todos gritamos tan alto que seamos capaces de detener aunque sea una bala perdida entre muchas, para salvar la vida de un niño, un hombre, una mujer, un cielo sin trazo de humo, un huerto sin minas, un mañana con porvenir.

mery sananes


Leer mas!

domingo, agosto 19, 2012

ENANTES DE AMOR - A LUIS MARIANO RIVERA






Luis Mariano
hoy tengo florecitas
de tierra y monte para
llevarte al rancho
donde te fuiste a ubicar
para seguir el festejo
de una vida siempre
ocupada en regalarle
pétalos de entrega y
canto a cuanto transeúnte
pase por tus empalizadas
de cultivador de truenos
y enantes de amor para
que la poesía siga en los
adioses de los luceritos de
sueños y de los andantes
sembradores de amaneceres 

agustín blanco muñoz
19 de agosto del 2012


Leer mas!

sábado, agosto 18, 2012

OJOS DE BALA - A FEDERICO GARCÍA LORCA





Federico
hoy amanecí con
todos los recuerdos
terminados
y sin embargo me
siguen martillando
a los ojos las propias
balas que lanzaron
los matadores
de poesía sobre
tu mirada de centella
marinera en
asombro permanente


agustín blanco muñoz

Otros enlaces


15 de septiembre del 2006
EMBUSTERÍAS DE KARINA SACERDOTE
A FEDERICO GARCÍA LORCA

19 de agosto del 2008
FEDERICO Y LUIS MARIANO
JACINTOS DE UN MISMO OLIVAR

19 de agosto del 2008
FEDERICO GARCÍA LORCA
GACELA DE LA MUERTE OSCURA
FEDERICO GARCÍA LORCA EN OTRO JUNIO
CASIDA DE LA MANO IMPOSIBLE
SEÑALES DE PORVENIR

23 de agosto del 2010
SIN NINGÚN AMEN
A FEDERICO GARCÍA LORCA

24 de abril del 2011
FERNANDO BELLIDO Y FEDERICO GARCÍA LORCA
ENTRE EL TISÚ DE TERNURA

Leer mas!

viernes, agosto 10, 2012

ALGARABÍA DE MIHAELA


 mihaela ursuleasa



Tanta música pausada 
en tu interior
tanta armonía arremolinada 
entre tus manos
tanta pasión en la travesía
de una escala a otra 
navegando sobre el teclado 
como un bajel en alta mar

Tanta dulzura derramada 
en tus dedos de colibrí 
sobre la flor de un pianísimo
en el tono mayor de las elegías

Tanto sueño derrochado 
en una melodía que reverbera 
como un campanario sin nicho

Gacela danzando tristezas 
sobre un adagio 
pez rondando la noche 
de un océano lunar
tempestad de espigas 
sobre un desierto de rosas
rondó de niños 
en la risa de un espejo
memoria del amor 
sobre los cordajes del alma

Algarabía de saltamontes 
sobre un vergel de azahares 
tropel de sapitos en el
paisaje del agua 
frenesí del beso en el
altiplano de un concierto 
rúbrica del fuego
sobre la clarinada de un acorde

Despedida anticipada 
de un silencio
enamorado de los sonidos 
de una guitarra invertida

Adioses que se quedaron 
dibujando arcángeles 
en el infinito de un tiempo
que desborda los horizontes 
hasta alcanzar los altares 
acorazados del corazón


 mery sananes

http://www.ursuleasa.com/


Pero más que las palabras, invito a escuchar a Mihaela volando su pasión por el piano. Aquí están los enlaces a su último concierto orquestal. Verla derramarse sobre el teclado, como si ella misma hubiera escrito la partitura de Chopin, es una experiencia excepcional. Nos dice en cada nota que todo lo que se emprende hay que hacerlo con entrega, pasión, con un profundo sentimiento de amor.

Lo dijo Van Gogh, lo dijo Beethoven, lo dijo Juan Sebastián. Ella lo escribió sobre su instrumento con precisión de orfebre. Y esa es la lección que nos deja. Tal vez el reclamo que nos hace. Tal vez simplemente su ofrenda a la vida breve que vivió, pero que se continúa en sus acordes, mientras haya quien la escuche, o quien escriba su propia partitura con la misma capacidad de entrega.







Leer mas!