domingo, marzo 24, 2013

TIEMPO PASCUAL

Cristo de Velásquez

2013

 Comienza un nuevo tiempo pascual

¿Acaso el dolor ha hecho menguar el dolor que sigue creciendo como un vagón enfurecido?

¿Acaso ha disminuido esa devastación continuada de la que estamos hechos?

¿Ha logrado la muerte permanente dar paso a la resurrección de la vida?

En esta nueva semana pascual, y más allá de toda plegaria, seguimos dejando esta letanía de preguntas.

Tal vez algún día encontremos las respuestas.

Dalí



2011

Y hoy frente a la ausencia de toda piedad habrá que pedirle al creador que nos diga cuando al fin el hombre será hombre para que entonces alumbre los arcos las maderas y metales por los siglos que tendrán que venir



Dalí


2009

¿Cuántas soledades habremos acumulado en este nuevo año? ¿Cuàntas desgarraduras, ausencias, requebrajamientos, dolores como ‘del odio de dios’?

¿Cuántos niños habrán dejado de sonreír sorprendidos por el estruendo de una bala? ¿A cuántos seres humanos les habrán cobrado su simple existencia, su vivir en determinado territorio, su impuesta condición itinerante y peregrina?

¿Cuántas muertes en cuántos segundos hemos sido capaces de acumular, sin que la vida se pronuncie en voz alta exigiendo su lugar sobre la tierra?

¿Cuántas sepulturas ocupan hoy el espacio de territorios de y para la siembra del pan y el fruto?

¿Cuántos horizontes hemos destrozado como quien arruga entre sus manos un diminuto papel que pudo convertirse en juguete que navegue en el río de los sueños?

¿Cuánto ruido hemos sumado para no escuchar el estruendo que deja en el silencio las ausencias?

¿Cuánta masacre se ha acometido en razón de todas las ideologías, principios y teorías, que tan lejos han estado y siguen estando de estudiar la diferida condición humana?

¿Cuántos pasos hemos dado en vano? ¿Con cuánta fruición nos hemos encerrado en nosotros mismos para no observar al hermano que hemos vuelto ajeno y extraño?

¿Cuántas veces el planeta se ha contado tan sólo para dejar registro estadístico de sus hambrunas, de su depauperación, de su balance negativo?

¿Y qué hemos hecho nosotros con tanta tristeza, tanta minusvalía, tanto vejamen, tanta degradación y sobre-descomposición?

Preguntas en un tiempo pascual, que deja el registro de un ser dispuesto al sacrificio, que aún en medio de su gloria y su resurrección en el reino de los cielos, adviene cada día en espera de la realización del reino de los hombres, aquí en esta tierra, hoy y ahora.
¡Que así sea!

 Dalí

2008

En la Semana Mayor del 2007, escribimos las palabras que siguen, que tienen una vigencia que sobresalta. Lejos de ir en dirección a las indispensables resurrecciones, seguimos avanzando en la entrega de la vida, a nombre de infinitas razones inventadas para multiplicar la muerte, que no la esperanza.

La tristeza, entonces, la desazón, se acrecientan y agigantan hasta dejarnos exilados en el silencio de quienes no tienen palabra, ni pan servido, ni mesa de consagraciones, aventados sin saberlo, a empujones, hacia guerras que no les pertenecen, hacia horrores que en nada conciernen a sus sueños deshabitados.

Y, sin embargo, y aunque sea desde el fondo de un pozo, hay que moldear el grito hasta convertirlo en un rayo de luz. Hay que excavar desde los túneles más oscuros en dirección a la brecha por donde se cuela el dulzor de las aguas que habrán de dar de beber a las mandarinas y a los nísperos.

Hay que agitar el viento al interior de las velas del bajel de la vida, sembrarle candilejas a la pólvora, desatar las resurrecciones.

Por ello dejamos aquí de nuevo estas señales, como si fueran diminutos cometas en manos de un niño, para que cada quien suelte el cordel de sus propios sueños en altiva confrontación con la muerte, donde quiera que esté.

 Dalí

2007

En estos días mayores, en los que la historia de los sacrificios hace presencia en la mesa cotidiana, es bueno preguntarse por este tiempo que vivimos, tan plenos de muerte y tan ajenos a resurrecciones.

Preguntarnos por las creencias que se nos vuelven madejas. Por las oraciones que quedan recluidas en el cuenco de las manos. Por la vida que no hemos podido construir.

Por la noche gigante en que hemos convertido este triste y desolado planeta. Y tal vez hasta por la esperanza, la que podríamos edificar, el día que consagremos paraísos en el interior del corazón del hombre y hagamos de la resurrección el ritual de cada amanecer.

mery sananes




Leer mas!

MARZO DE MELANCOLÍA








Marzo erige su majestad
de flor en el otoño 
de un sur oceánico y caribe

Establece su designio
de piscis en el desasosegado
arroyuelo de las lágrimas

Estampa su huella de soles
en las escaleras de hierbas
que conducen a la cima
de las colinas

Descifra su mapa estelar
en el espejo de agua donde
los niños se asoman
a leer las estrellas
y a navegar en el arrullo
de pájaros azules

Y destila toda la melancolía 
que se desprende del viento
en su andante travesía hacia 
un tiempo de floraciones
que no le pertenecen



texto y foto
mery sananes 

 

Leer mas!

jueves, marzo 21, 2013

J S BACH: MAESTRO DE LOS ARCÁNGELES DEL CIELO




21 de marzo de 1685 / 28 de julio de 1750


Hoy tropecé con tu grito grande
en el canto de un amanecer de capilla
que veía brotar desde el órgano de las
bendiciones los cielos de las
trompetas mayores

Y pregunté por tu nombre y jerarquía
y de todas partes brotó el mensaje
es el maestro de los arcángeles del viento
el astro de las luces del mar y los peces
el júpiter de los recuerdos del mañana
la consagración del agua y la tierra
la soledad vuelta bajo continuo y fagot

Una emanación en diásporas de notas
para construir altares de humildad y amor
la encarnación de los principios de todas
las doctrinas musicales de los pistilos y geranios
la imagen para la adoración de las cuerdas
del recogimiento que trazan las penumbras
del olvido y que denuncian los píccolos
montados en el imán de los registros
de la trascendencia

El mismo tiempo hombre de los atardeceres
que caen en los lugares del credo
y los sanctus a que nos convoca
la instalación de los días
en que todos los mortales
podamos escuchar una música así
salida del propio dios y que
nadie antes compuso porque tú
juan sebastián sólo viniste a traernos
el puñado de risas que salen
de los pedazos de corazón ´
con que aún cuenta esta humanidad
tan terriblemente socavada por
los imperios de la destrucción

Y eres quien reparte el alma
que se mantiene custodiada
en los más altos cielos de la eternidad
por todas las posicions
de los temperados claves del amor
que algún día se instalarán
en el reino del corazón
de todos los hombres
para que el grito se vuelva
el más grande de los amén
de los siglos de los siglos
y de los hombres de los hombres



Agustín Blanco Muñoz
Ofrenda Musical / inédito




Leer mas!

martes, marzo 19, 2013

LOS ANDAMIOS DE LOS ENAMORADOS



Aceptar la vida sin el ojo
es navegar por las nubes
sin sentir los andamios
de los enamorados



agustín blanco muñoz
serie el ojo y el mirar
foto / mery sananes




Leer mas!

domingo, marzo 17, 2013

DE TU AMOR RUISEÑOR


a mercedes 

Hay en tus ojos escrito
un poema de ausencias
el espejo de un río que
no alcanzó la sal de los
océanos la ventisca de un
día silenciado

Hay una travesía por
andenes en los que no
te detuviste orillados de un
lecho de hierbas y la resaca
de un sol en su ocaso

Hay la huella de un fuego
que las piedras no pudieron
iniciar a pesar de tus manos
engarzadas en el manojo de
tierra que fue tu talismán

Hay un piano detenido en
el re de una sinfonía inconclusa
y una tristeza de madrugada
que nunca ha cesado

Hay una pregunta cincelada
en el ay de las respuestas que
ya conocías y una herida inmensa
como tu dulzura que sin saberlo
se derramó sobre tus ramas
con la ira de un relámpago

Y sin embargo cómo destila
de tu mirar un adagio de amor
en cuerdas tensadas en el
archipiélago de tus respiraciones
sin otra pausa que la hija que
advino de la rosa de tus párpados
en un aluvión de risas que de
pronto se acalló en la geometría
de una mortaja

Hay en tus ojos un recinto
en fuga un alumbramiento
de caracolas la anticipación
de un tiempo que nunca fue
que tú reconstruyes en el 
naufragio de las lágrimas
y en el sedal de 
las resurrecciones

Y yo te restituyo al linaje
de los días a la consagración
de los atardeceres al infinito
algoritmo del amor ruiseñor
que te pobló y habitará
para siempre


mery sananes
15 de marzo del 2013


Leer mas!

sábado, marzo 16, 2013

CÉSAR VALLEJO - ¡HAY HERMANOS, MUCHÍSIMO QUE HACER!


César Vallejo por Pablo Picasso


¿Y qué hemos hecho con el dolor ubérrimo de Vallejo? El dolor que crece en el mundo a cada rato / a treinta minutos por segundo? Ese dolor dos veces que nos duele doblemente. ¿De qué nos ha servido esa expedición desolada por el paisaje del dolor, la muerte, la desesperanza? ¿Qué hemos hecho con la palabra que tuvo que inventar porque ya en las letras diccionarias no cabía el húmero de su desazón? Crece la desdicha, hermanos hombres, más pronto que la máquina, a diez máquinas.

JAMAS, HOMBRES HUMANOS, HUBO TANTO DOLOR

¿Para qué lo hemos leído? ¿Para cargar a cuestas su dolor como un expediente que fuera de otro? ¿Para catapultarlo a las primeras letras de las antologías y reafirmar su carácter de Poeta Mayor? ¿Y qué de las causas que irrigaron su morir? ¿Qué de las guerras que aún rondan este planeta con su cosecha de muerte y destrucción? ¿Y qué de este tiempo prolijo, indefinido, neutral, protagónico, insoportable al cual asistimos como espectadores? 



Vallejo esgrimió su sufrimiento como un arma letal contra los depredadores de vida. No fue un verso montado sobre el cairel de una rima, ni sobre una nueva vertiente poética. No escribió para que lo leyéramos sino para que saliéramos a combatir la injusticia, la muerte desgajada en infinitos. Jamás, hombres humanos, / hubo tanto dolor en el pecho.

COMO HERMANOS HUMANOS NO DECIROS
QUE YA NO PUEDO CON TANTO CAJON

Cómo abordar sus versos desde el libro, desde un espacio de reflexión literaria, si cada palabra es como si se empozara en nosotros el odio de dios. Si cada verso es como si se nos abriera la tristeza toda, de una sola vez. Recogió el llanto y el sufrimiento de quienes no podían hablar dinamitados como estaban por el odio de los sepultureros, los mercaderes, los asesinos. De los que fueron al combate asistidos sólo por un corazón que quiere ser hornero y una bandera, como un manto, que lleva grabada la vida en hilos de sangre. 



¿Y que hacemos con nuestros muertos, los de entonces y los de ahora, los que se siguen sembrando, sin que todavía llegue el tiempo de que crezcan en la tierra, como quería León Felipe, para que regresen en las raíces de los centenos? ¡Cómo, hermanos humanos, / no deciros que ya no puedo y / ya no puedo con tanto cajón, / tanto minuto, tanta / lagartija y tanta / inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!

PERO EL CADÁVER AY SIGUIÓ MURIENDO

¿Qué hacemos con la vida que decimos tener, si ella pasa, como si nada, por este tiempo de asesinos, sin que nada parezca detener la mano que hiere? ¿Qué hacemos con este sufrimiento que César nos deja grabado para que no se borre jamás de la faz del viento? Ay, de pronto no somos sino portadores de herrajes para marcar ganado, de armas que otros disparan por nosotros, contra cualquier pecho llevado a rastras a un campo de batalla para librar una guerra que no le pertenece. 



¿Hasta cuándo? ¿Miraremos hacia otra parte para no advertir el horror? ¿O lo convertiremos en tema de sobremesa, material para el ensayo, hospedaje de ideas? Pero el cadáver, ay, siguió muriendo!

ENTRE DOS POTESTADES DE LADRILLO

Con el dolor de Vallejo hay que salir, como él, al mundo a advertirle al hombre que se la pasa matando la vida que no tiene, que sólo hemos multiplicado la muerte sobre esta tierra, que aún no florece en nosotros, el barro que hace el fogón que cuece el pan. Y que hay que salir a buscarlo, a reinventarlo, a atraparlo dondequiera que esté. Que hay que expropiarle la arcilla a los hacedores de muros para levantar en su lugar el fuego de la vida. Y hay que empezar por nosotros mismos.



¿Qué parte de nosotros no está tomada por la muerte? ¿De qué instrumentos disponemos que no sean de guerra y de exterminio? ¿Es que acaso con la dulce melodía del amor, con la que tanto nos gusta arrullarnos, hemos podido convertirnos en fabricantes de adobes? ¿O acaso esgrimiremos nuestra capacidad para el odio, el exterminio, la masacre, a través de la cual avanzamos creyendo que las nuestras sí son las banderas de la justicia y de la vida? Vallejo existió entre dos potestades de ladrillo.

Y EL CADÁVER FINALMENTE ECHO A ANDAR

Todos somos sepultureros. ¿Cuándo aparecerá el hombre que clame por la vida? Vallejo lo hace en cada letra de su sufrimiento, en cada arista de su dolor adolorido, porque en ellos revienta la vida de la que hemos sido despojados como hombres, como habitantes de este planeta, como colectivo y como gente. Andar con Vallejo no puede tener sentido a menos que salgamos a inventar futuro. 



¿Cómo? No lo sé. Porque es tarea de todos, es tarea del hombre que debe insurgir alguna vez contra el quasihombre que lo ha detonado desde sus inicios. Porque es un canto colectivo, y una canción hecha jirones que deberá recomponerse. Y por que es una batalla que debemos dar con los signos de la vida y no repitiendo los esquema de la muerte. Entonces, todos los hombres de la tierra / le rodearon, les vio el cadáver triste, emocionado; / incorporóse lentamente, / abrazó al primer hombre; echóse a andar...

¿Y LO HAREMOS ALGUNA VEZ?

Porque se trata de deshacernos de rimas y dogmas, de banderas que otros nos inventaron y de las mentiras que nos impusieron. Derribar a los mercaderes y a las iglesias, y de una vez por todas querer construir la casa del hombre. Aquella en la que Vallejo podrá desvestirse del dolor y volver a ser un corazón florecido. Aquella en la que el hombre reparte el pan caliente de su corazón, mientras borda florerías sobre las campos devastados por las minas del odio y el crimen. 



!Ah desgraciadamente, hombres humanos, hay, hermanos, muchísimo que hacer. ¿Y lo haremos alguna vez? No en la dirección de los políticos, los sepultureros, los fabricantes de bombas, los negociantes de la vida, sino en la del poeta que rescata desde el fondo del abismo, el hombre que será, ese hermano hombre humano, que aún no es, pero que reverbera, como una campana que aún no ha sido estremecida por la corriente infinita del viento-vida. 


Para dejar de haber nacido para vivir de nuestra muerte. Y alguna vez comenzar a vivir la vida que nos hará hermanos hombres humanos vivos de verdad.




mery sananes / 15 de abril del 2004
Leer mas!

viernes, marzo 15, 2013

RAFAEL FRANCESCHI - EN EL OCEÁNICO PECHO DEL INFINITO



Sobre el silencioso
pétalo del día
una flor como una catedral
abre su corazón
bordando de alegría
la mañana
como la gota de rocío
en la mano frágil
de un niño

Una ancla hundida
por primera vez
en el oceánico pecho
del infinito…


texto y arte
rafael franceschi
1994




Leer mas!

martes, marzo 12, 2013

UNA SONATA EN CLAVE DE CEREZOS







Un piano estremece 
la mesura de la tarde
derramando una tempestad
de acordes sobre el diafragma
de los días 

Una flor emerge
en un erial deslizando
sus pinceles en la aridez
de las piedras

Una sonata erige
su abecedario de
cerezos sobre
la piel de un silencio

Y la vida reverbera
como un delta en el corazón
de los peces que entregan 
su sed al salobre
ajuar de las aguas



Wolfgang Amadeus Mozart
Andante de la Sonata para Piano No 1 K.279




texto y foto
mery sananes
Leer mas!

viernes, marzo 08, 2013

LA RESURRECCIÓN DE LA ALEGRÍA





desenvuelvo tus linos
esparzo tu sol
te devuelvo a la vida

parcela 40


En cántaros de adagios te busco este
marzo cuando hago travesía desde el
corazón de las pomarrosas hasta el huerto
florecido de risas que dejé anclado en la
sonoridad de un bosque de clavicordios

Allí dejé tu luna adherida a los párpados de los
niños que no llegaron a conocerte pero que
dialogaban con tus silencios en el alfabeto de
los suspiros para masticar las huellas de tus cauces
cantarinos y tus pasos de alas estremecidas

Asciendo al estruendo de las nubes que
guardan la lluvia para darle de beber a mi
regazo hecho de tierra y vuelto cobijo de 
preguntas sin más respuesta que la opacidad 
de las palabras rotas y la inclemencia del
dolor que apunta como un disparo certero
a la corteza de los árboles desarraigados
del torrente de su savia y el rumor de los
pájaros rojos

Y sin embargo en este marzo de nuevo
te libero de la soledad de las piedras
y el acorazado territorio de las lágrimas
que nunca brotaron para que te vengas
conmigo a arrullar a mis niños en el
pozo profundo de tus ojos en el inédito
paraje de tu dulzura desbordada y el agreste
campanario de tus suspiros contenidos

Volverán tus acordes a dibujarle corales
a la avasallada piel de las aguas represadas
edificarás en las noches de sus desvelos
el tiempo redimido de los plenilunios y
bordarás un recinto de abrazos en vuelo 
hacia la pimpina vacía de sus querencias

Y por ello más allá de las intemperancias
del odio y de las furias tú y yo
en este marzo aromado de junios
desde el hangar de las estaciones
el alto entramado de las colinas y
la algarabía de los tejeritos
destilaremos sobre la extraviada
audacia de sus pasos y la expropiación
de sus asombros la definitiva
consagración de los jazmines y la
ataviada resurrección de la alegría
para el siempre de sus días 
de peregrinaje y floración  


08 de marzo del 2013

foto y texto / mery sananes
Leer mas!

LA GEOMETRÍA DEL ÀRBOL



 En su candor
el pájaro carpintero
cincela la alucinante
geometría del árbol


texto y foto
mery sananes



Leer mas!

martes, marzo 05, 2013

EL VUELO DE LA NUBES






Nada como ver el vuelo 
que emprenden los ojos 
al traspasar como dioses
las miradas en tierra que
se vuelven nubes de entrega


agustín blanco muñoz
del ojo y el mirar
foto / mery sananes
Leer mas!