miércoles, julio 31, 2013

EL MURO







Un pez mira el cristal que lo
circunda y se pregunta qué
le ocurrió al mar que se quedó
detenido en el umbral
de sus aletas

Un niño muerde el muro
de odio que lo contiene
y se pregunta quién le robó
el regazo de donde vino y lo dejó
enastado a un credo sin dios
plegaria ni misericordia


texto y foto
mery sananes
31 de julio del 2013



Leer mas!

lunes, julio 29, 2013

ORFEBRERÍA DE AZÚCARES - A CARMEN RAMONA




a carmen ramona 
en otro 29 de julio

Venía ataviada de un cesto
de frutas de una tristeza gris
que se desbordaba de sus ojos
como si fuesen pozos de sed
de un diminuto pañuelo doblado
en el número de desventuras que
le sembraron a sus ansias y que
sin embargo al abrirse le bordaba
fascinaciones a la desesperanza

La conocí en sus amaneceres
de azafate en el leño encendido
de un pan ausente y en el aroma
del maíz que ella desgranaba
como si en cada guijarro estuviera
bordada la mirada de dios

Parió diez hijos y la vida la robó dos
uno aún adherido a su regazo
y el otro mientras desandaba su
desazón desde un andamio sin
cuerdas ni ataduras

Enjugó las lágrimas que nunca
vertió y guareció sus penas en
el corazón de una flor de baile

En su solar las guayabas se hacían
confituras aún antes de caer
el granado escribía una partitura
para solo de percusión mientras
regalaba su savia a los que todavía
no habían aprendido a mirar

Y en el porche un almendrón y
un uvero retaban todo asfalto
para dejar las señas de una costa
hecha de cueros tensados sobre
un calendario de orugas

Sabía de hierbas y de pócimas
para sanar cualquier dolencia
y sus caldos podían espantar
cualquier anuncio de una despedida
a destiempo

Le cosía estrellas a los ojales
pintaba de bromelias el recinto
de sus ojos aliñaba la soledad
con maticas de hierbabuena y
sabía descifrar el código genético
del llantén el orégano y la yerbamora

En su pañuelo podía transportar el
aroma de los azahares del patio
hasta más allá de sus pasos y en su
brasa los granos cuajaban con el
solo soplo de una paleta de madera

En el vasto paisaje de su delantal
los niños viajaban hasta el lugar
donde nacen las caricias que ella
entregaba silenciosa con sus manos
talladas de fogón y madrugada
bordando en la piel un calendario
de besos que aún perduran en
la corteza del tiempo

Su llegada advino en un julio lejano
sin imaginar siquiera el delta de
tristezas que desembocaría
en el atril de sus párpados
y sin embargo nada pudo derribar
la estatura de su tallo desde donde
destiló su orfebrería de azúcares
hasta arraigarse para siempre
en el enigmático y asombroso
paraje de la alegría que se
alcanza una sola vez


texto y foto
mery sananes
29 de julio del 2013

Leer mas!

jueves, julio 25, 2013

SOBREVIVE LA CIUDAD EN EL RIEL DE LA TRISTEZA - A CARACAS


El Ávila por Manuel Cabré
Waraira Repano

a Caracas

Sobreviven altivas las colinas
olvidadas de una ciudad que se levanta
sin mirar sus cauces de agua
ni el ramaje roto de un árbol que ya no está

Sobrevive el crepúsculo por encima
de las torres más altas como un río
de fuego que atraviesa el azul para
prender de incandescencias el silencio

Sobreviven las mañanas que se cuelan
entre los jirones de la vida que se escapa
como si escribieran cada día una elipse
de huertos irreverentes

Sobrevive la noche más allá de todo
desasosiego y tiempo fustigado
como una mesa servida de luceros
que ya no brillan ni se derraman
sobre los párpados sino que quedan
retenidos en la urdimbre de un encaje
que no les pertenece

Sobrevive la estación menguante
de una luna que de pronto se refugia
en un dedal de lluvia o en un sonajero
de cristal para acampar en los andenes
desde donde esparcen los niños sus risas
y escancian sus besos los enamorados

Sobrevive entre rostros desasistidos
y azafates vacíos un tumulto de
sonrisas improvisadas que cabalgan
sobre el riel de la tristeza
que de pronto se posa sobre
los contornos de una alegría pasajera

Sobreviven aún detrás de las cercas
enredaderas de jazmines y racimos de mangos
y guayabas que se resisten a toda sequía
y que se derraman oferentes sobre el asfalto
como un manjar que se regala al transeúnte
que aún no huye de sus resurrecciones

Sobrevive el aroma de un café que ya no
probamos encerrados los granos en máquinas
que le roban su genética de fogón y panela

Sobreviven solitarios los caminos
por los que inventamos expediciones
al interior de los agujeros de las hormigas
o al tránsito de las chicharras
pero ya no resuena en el pliegue izquierdo
de la ilusión el melódico silencio
de los bosques sin talar

Sobreviven los pájaros a pesar
de que ya no tienen donde colgar sus nidos
o guindar el acorde de sus trinos
pero siempre regresan como si en sus picos
llevaran la clave de la vida que
hemos perdido y aún en las madrugadas
se puede escuchar su enigmático alfabeto
repitiendo una lección que no entendemos

Pero no sobrevive el agua de los estanques
donde alguna vez navegaron en barquitos
de papel nuestras ganas oceánicas de
derramarnos más allá de los linderos
hasta alcanzar el río que nos llevara
otra vez a la cima de las colinas

Ni sobreviven los columpios porque
alguien se los llevó sin saber que al
fundir esos metales se esfumaba
en instantes un tropel de porvenires

Sólo nos queda la ciudad sobreviviente
que lleva a cuestas rostros sin vida
sumergidos en un ir y venir que deforma
los cantos de armonía empeñados
en llegar antes o en partir de primeros
sin saber a dónde vamos ni qué haremos
una vez que descendamos del andén
de las penas y las heridas

Nos han robado la respiración
de la que se nutren los arbustos y las mariposas
nos han talado la risa como a los árboles
nos han dejado sólo el ruido circense
de los escenarios vacíos y la huella triste
de la vestimenta inútil de los otros
nos han silenciado hasta el grito
dejándonos sólo con una lágrima
disecada a la que le han quitado
su travesía de agua y de río

Y la ciudad se ha ido con nosotros
a los vagones del desahucio que no
arriban a horizonte alguno

Y sin embargo la ciudad la llevamos
clavada en el llanto que no brota
en la mirada que dibuja de nuevo las colinas
en el suspiro que viaja cada atardecer
en dirección al país de las nostalgias
a sabiendas que de aquí jamás
partiremos porque es nuestro el solar
y el huerto y es nuestra la dimensión
de la tragedia que algún día cesará


mery sananes
agosto 2009
 




Leer mas!

domingo, julio 21, 2013

HACIA UN PAÍS DE AGUA - AUTOBIOGRAFÍA


Marina / Armando Reverón


AUDIO DEL TEXTO



No soy más que un cántaro que siempre se rebosa y salpica todo a su alrededor y del cual a veces salta la magia de unos ojos que no nos miran sólo por mirarnos.

Apenas un transeúnte que cuando descubro, en medio de estos tiempos obscuros, un resquicio de alegría, un caminito de flor, un territorio alado, allí me asiento a celebrar la vida.

Y entonces recojo hojitas secas, me detengo en los aguaceritos, monto en el lomo de las hormigas, cabalgo en las alas de las mariposas, para ir reuniendo tesoros que ofrendar a mi paso.

Una carta bordada con hebras, un papel teñido de atardecer, un bajel de nubes, una sonata para cello, la mágica cantata de las chicharras, una flor que aterriza en medio de una copa, o que se esconde debajo de una almohada. La canción de un pájaro que reconoce mi voz.

Me cuelo entre las rendijas de las ventanas, tomo por asalto los dinteles, los solares, las claraboyas, soy capaz de arremolinarme en el hemisferio izquierdo de un párpado sin que nadie lo note. O quedarme en silencio por siglos adherida a un cristal que resguarda una sonrisa.

Soy persistente. Me la paso inventando excusas y argumentos para quedarme, aún cuando ya debería haberme ido. No conozco las medidas del tiempo. Lo doblo o extiendo a mi antojo, a veces sin advertir que lo voy anegando todo.

Me inmiscuyo en cada cauce que encuentro, enrolando cántaros a mi paso, con la efímera ilusión de construir un país de agua. Claro, la mayor parte del tiempo resido en los albergues de la sequía, horadando en silencio en busca de un agujero por donde vuelva a manar una diminuta gota de rocío.

En esos tiempos, que son los más, como los pinguinos, los salmones y los osos polares, vivo de la primavera que escondo en mis más recónditos bolsillos. Y de allí extraigo todo género de utensilios para hacer rituales.

Y cuando se produce el deshielo y el agua vuelve a fluir de regreso a los ríos, y de los ríos a las corolas, y de las corolas a la neblina, la vasija de barro de la que estoy hecha, comienza de nuevo a desbordarse como el maíz de la mazorca tierna, y a derramarse como una risa fresca sobre los atriles de una partitura para un solo de laúd.

El instante luminoso de la alegría sigue siendo un destello azul que nace del agua y que luego se convierte en grieta de una tierra ajada o en los pliegues de los rostros que tienen sed.

Y es allí cuando brota la necesidad de volver los pasos sobre un horizonte que alcance el regazo del agua, que nos devuelva las faenas del río, que nos atempere en las honduras de un océano que aún no hurgamos.

Es hora de juntar los cántaros, de llenar las vasijas, de dar de beber a ese acantilado largo y extendido que se ha ido llevando todas las risas, hasta que conjugue su alegría sobre cada costado herido, cada tiempo inerme, cada mirada vulnerable, y construyamos de una vez por todas el país de agua que soñamos y la sonata en apergio de amor de siempre, que convoque la altura libertaria de nuestros suspiros.

mery sananes
08 de noviembre del 2009

Leer mas!

sábado, julio 20, 2013

ADAGIO DE LUNA



luna del 20 de julio del 2013
8:09 pm


Me acerco como siempre
hasta tus respiraciones
escribo en el abrazo
un recetario de lunas
y te dejo un silencio
colmado de encantamientos


texto y foto
mery sananes



Adagio del Concierto para Cello
de Alejandro Marcello
interpretado por Mstislav Rostropovich

Leer mas!

POEMA




Bach / Chaconne para Solo de Violín
Itzhak Perlman






mery sananes
julio / 2009
Leer mas!

jueves, julio 18, 2013

DEGAS - LOS PLIEGUES DEL AMOR



Y de pronto la música
hizo girar los pliegues
del amor
hasta que el viento
danzó en el interior
de la risa






mery sananes / 2006
Leer mas!

miércoles, julio 17, 2013

ATRILERÍAS - DE MEDIA LUNA


Luna del 17 de julio del 2013
9:45 pm


Un silencio de palabras
recostadas de los puertos
que naufragan en la
otra orilla de la noche


mery sananes


en memoria de andrés cisneros



Leer mas!

ATRILERIAS - DE POZO


Van Gogh / Campo de trigo


Con un pozo vacío de sed
cosido al costillar de los días
el tiempo no es más que una
metralla en diáspora hacia el
cauce herbívoro del agua

mery sananes


Leer mas!

domingo, julio 14, 2013

AUSENCIA







AUSENCIA

un invento
de las lágrimas


texto y foto
mery sananes


Leer mas!

LAS PALABRAS NO ESCRITAS


EL LIBRO DEL HOMBRE


Hemos de escribir el libro del hombre
el que aún no está escrito
el que ha de sustituir
al que escribieron por nosotros
sin que lo supiéramos
ni quisiéramos
el libro que habremos de inventar
desde nuestro lenguaje mellado
nuestro carnívoro abecedario
buscando en el devenir de la oruga
el secreto incandescente
de las galaxias
y en el interior de los vasos comunicantes
la razón eterna del polen
¿alcanzaremos la estatura exacta
de la dimensión humana
desde este pozo de penas
en que hemos convertido la vida?
sabemos que en el corcel del viento
navegan incesantes los navíos
por los cuales el hombre
ascendió por primera vez
a la altura de su risa
sabemos que la órbita que los planetas
dibujan alrededor del sol
tiene la misma frecuencia
que los suspiros
y que en las pupilas de un niño
reverberan infinitos los luceros
que bordan las constelaciones
en las noches de menguante
tal vez sólo haga falta girar
el corazón hacia el naciente
deshacernos de maleficios
y sembrar la tierra de nuevo
de la hierba que dio
de beber a las mariposas
tal vez sólo haga falta
convocar la alegría para
ahuyentar los espantos
y apacentar milagros
en el paisaje quebrado
de una lágrima
lo dijo el poeta cuando escribió
con su guijarro la tensa curvatura
de la garganta del hombre
para desde allí desenfundar
amaneceres que galopan
en el columpio de los arreboles
hasta alcanzar la vida
que se vive de verdad
tal vez podamos entonces
a la manera de un juglar
ir a esparcir las hojas blancas
del libro del hombre
para que comiencen a llenarse
de los tiempos que vendrán



mery sananes
abril / 2006

El Libro del Hombre
Leer mas!

jueves, julio 11, 2013

ATRILERÌAS - DE LA PARTIDA



Las partidas nunca ocurren cuando
nos quedamos adheridos
a la transparencia de los párpados
que dan cuenta de lo vivido

Las emprendemos sin irnos
jamás de los sitios donde acampa
la móvil estación de nuestros sueños

Y nos conducen al cambio
incesante de nuestras señales
capaces de desatar tormentas
en los pozos más hondos

Es la partida de los días
que no amanecen recostados sobre
el dintel de las diminutas relojerías
de las respiraciones

De los adioses que se anclan
en las emanaciones de los luceros
para regresar a los nidos navegando
en los cordeles de los rizos

Del hilo del cual atamos
la majestad mayor de
las complicidades imaginarias

La travesía que dibuja la palabra
alada hasta alcanzar el vértice
exacto de donde nacen los suspiros

De allí el regreso de donde nunca
partimos enamorados como estamos
de los almacenes de trinos
que se despliegan en los amaneceres
aliñados de gajitos de mandarina

Por eso el pronto que sucede al después
de los jueves que se visten de miércoles
para alcanzar el susurro del agua sobre
la plataforma vegetal de los quereres



texto y foto / ms


Wolfgang Amadeus Mozart
Concierto para piano No. 21 / Elvira Madigan / Andante





Leer mas!

martes, julio 09, 2013

NOSTALGIAS


Hoy desenvuelvo los linos de quienes
nunca tuvieron calendario
ni espacio para las mortajas
porque fueron arrebatados a la vida
a destiempo y sin misericordia
por causas que nada tuvieron que ver
con sus pasos diminutos sobre una tierra
a la que arribaron sin haberla elegido
y mucho menos demarcado


Hoy esparzo la sal sobre los campos
devastados por la guerra
para que nazcan en ellos las lagrimas
que no tuvieron ocasión de derramarse
porque el golpe certero e inequívoco
no tuvo anuncio ni noticia que
pudiera prenderse de unos párpados
ocupados en reseñar el designio mayor
de los cometas



Hoy retomo la melancolía estancada
en los ojos de la madre que sin embargo
dejó correr aluviones de caricias
sobre días silenciosos y noches de
un dolor que marchitaba las sábanas
del regazo que no recogió su sonrisa niña


Hoy enhebro mis congojas en la mirada
inmóvil de quien conoce las aguas marinas
y los océanos profundos desde los rieles
de una orilla sedienta de peces
que izaron sus tejidos plateados
sobre una mesa olorosa a ají dulce
abierta sin fin a los hijos del mar

Hoy abro las parcelas cuarenta de mi sed
para encontrar que en ellas
un vendaval de
suspiros
arremetió contra las maderas
inermes
de un árbol que quería crecer

atándose a sus raíces hasta hacer cauce
subterráneo en un movimiento
inverso a toda lógica que sin embargo
ahora nutre los solares con retoños
de azahares y jazmines



Hoy me acerco a los pinos encargados
de custodiar las despedidas
y desato los equipajes frugales de nieve
y de lluvia para que desde el precipicio
de sus ramajes resurja el canto antiguo
de romanzas perdidas en las redes de
un laberinto que no cesa




Hoy retomo un abril en cuya
anatomía
de cayenas una madrugada
selló
un adiós de sequías
e irrumpió
con su pena de jueves
a abrirle
boquetes a un amor
que no tuvo
tregua ni descanso
en su hacer
de malabarista
de todas las tristezas

para que aflore de nuevo
la urdimbre
resplandeciente
de sus inacabables florerías



Y así sabré que en este día de
nostalgias la vida le ganó de nuevo
la partida a las ausencias

08 de marzo del 2009
-->

Ludwig van Beethoven
Sonata para piano Apasionatta / 3er mov
Leer mas!

domingo, julio 07, 2013

DE LAS PALABRAS - ADRIANA DAVIDOVA - PEQUEÑOS DEBERES


Adriana Davidova

Este texto, escrito sin estridencias, a ritmo de los acordes de una viola, traza en plena libertad, y casi en tono de plegaria, lo que debieran ser los mandamientos espontáneos del vivir, o ‘los pequeños deberes’ como ella los llama.  

Describe con mesura quienes somos, lo que han hecho de nosotros, sin que lo sepamos ni lo advirtamos, y nos indica una salida tan diminuta y a la vez tan gigante como esa: Regalar un don. Entregar un don... Recibir un don. Como ella dice: ‘Un don específico y a la vez siempre nuevo. Siempre abundante, enriquecedor, satisfactorio y fascinante. Un don que haga cambiar a quién lo posee y a quienes estén cerca. Un don transformador, poderoso, sustancial.’

En este texto no hay más complejidad que la de quien no quiere comprender. Lo demás es revisar la vida y advertir los dones con los que hemos nacido, los que están allí y jamás nos hemos tomado la molestia siquiera de percibirlos, los que hemos guardado celosamente como si de esos dones se pudiera ser propietario exclusivo, los que tenemos e ignoramos, los que simplemente desechamos porque ya no calzan la talla que otros nos asignaron. Algo que a nadie es ajeno.

Ese don transformador, poderoso y sustancial, lo entiendo como la perfecta metáfora para honrar la vida. Y ojalá, esa capacidad, inherente y esencial a cada uno, despierte como en una reacción en cadena. El don dejaría de ser individual para convertirse en anónimo y colectivo. Y el mundo, y cada uno de nosotros, devendría en otro.  El cada uno integrado al otro que también somos. Y un mundo a la medida de cada uno, en la dimensión de todos. 
mery sananes


PEQUEÑOS DEBERES

Regalar un don. Eso sería lo justo. Sería maravilloso. Poder regalar siempre y a todos un don. Un don único para cada uno.

Un don específico y a la vez siempre nuevo. Siempre abundante, enriquecedor, satisfactorio y fascinante. Un don que haga cambiar a quién lo posee y a quienes estén cerca. Un don transformador, poderoso, sustancial. 

El don que nos hiciera más valientes, más enteros, más presentes. Que nos diera la capacidad de despertar a tiempo ante el hecho de que estamos vivos ahora y no luego. El don que pudiese elevarnos por encima de determinadas circunstancias y llenarnos de fuerza y visión con perspectiva. El don del amor, de la amistad, de la ternura, de la empatía, de la capacidad de ver, oír, tocar con un sentido de la realidad inalterable y nítido. El don de compartir lo más pequeño y lo más grande, lo que alivia, lo que aligera el alma, lo que engrandece el espíritu.

Regalar un don. Entregar un don... Recibir un don.

A veces parece que nos hemos vuelto pequeños, diminutos de tamaño... arrinconados y encogidos rígidamente. Apretando las manos contra los muslos en puños cerrados. Temblando de miedo, pavor, ansiedad.

Casi nos han convencido que la carencia es nuestro estado natural del ser. Casi. Todavía hay un poco de espacio para vislumbrar a lo lejos, realmente lejos; la luz, la posibilidad de que no sea del todo así. Pero temblamos y no entendemos qué sentido tiene estar aquí, estar vivos, seguir un día tras otro desde el punto de vista tan limitante de un sistema que nos han impuesto y del cual casi nadie se atreve a salir tranquilamente. Nos dicen lo que no hemos de hacer y lo que sí para ser de un modo o de otro, para ser no del todo malos y no del todo particulares. Sin darnos cuenta el fallo de ese sistema económico y político casi ha creado una horda de ciudadanos asombrosamente obedientes, iguales, sin demasiado ruido, nada estridentes, compañeros de unas mismas costumbres y que hemos/han aprendido y así lo sienten con todo su ser, que esas costumbres son las buenas y son para los buenos.

Buenos y malos. ¿Malos y buenos?

Mientras tanto, los malos, creen también firmemente que son casi buenos y que son los listos, los espabilados, los aventajados. 

Lo justo sería que no hubiese malos y buenos y que todos recibiéramos un don. El don de ser libres. De sentir libremente para saber lo que queremos libremente. De pensar libremente para tomar las decisiones libres sobre el hoy y el mañana. Para obrar y actuar libremente y así poder, aunque no tengamos nada, nada más que ese pequeño don... regalarlo, entregarlo a alguien que lo necesite más aún... sin esperar nada a cambio. Regalar un don. Regalar el don.

Pequeños Deberes- ¿Cuál sería el don que te gustaría recibir ahora mismo, en este preciso instante?



ADRIANA DAVIDOVA


Escritora, actriz, directora y guionista de cine. Ha publicado varios libros; entre ellos Hacer el amor a un Ángel, El deseo y Voces de Mujer que le valieron excelentes reseñas: "En sus escritos todo parece fluir. Esta magia es asombrosa en Adriana Davidova. Su narración fluye como si no rozara la página en blanco…" Gonzalo Suárez. "Davidova otorga credibilidad a situaciones casi inverosímiles…Tan extraño como cautivante…" Mario Benedetti. "La escritura de Adriana Davidova es un milagro. ¿Cómo explicar, si no, la perfección formal, la gran belleza y la sabiduría que encierran sus conceptos..." Clara Janés. "Ángel y/o demonio, Adriana hace un verdadero ejercicio de escritura…" Inmaculada Jiménez Morell... Los poemas de Adriana Davidova han sido publicados en ABCD las artes y las letras, Álora La Bien cercada, El Alambique, Nova Duma, Arte Fénix, en las Antologías; Poetas del Siglo XXI, Poesía Solidaria del Mundo, Poesía Hispanoamericana Actual y Poesía Española Contemporánea, Antología de Los Mejores Poemas de Amor de Pigmalión ediciones… y han sido traducidos a otras lenguas. Davidova ha sido antologada con su relato Las Caricias Corpóreas en Las Mejores Historias de Amor de ediciones Pigmalión. Adriana ha dirigido dos cortometrajes: Piezas y Ángeles. Como actriz, sus últimos trabajos han recibido muy buena acogida por parte de la crítica en Festivales Internacionales. Ha escrito varios guiones para cine premiados en Los Ángeles Film Festival, Málaga, Berlinale... Davidova forma parte del jurado del Premio Literario Orola de Vivencias. Así mismo, Adriana Davidova, es autora de la sección literaria semanal; Alicia en la Realidad de la revista cultural Divertinajes.com; http://www.divertinajes.com/nueva/modules/notices/notices.php?idpage=34


Leer mas!