jueves, noviembre 28, 2013

CANON PERPETUO




Hoy escalaste
la sed de los naufragios
para dibujarle al
corazón un recinto
de llovizna

Y la risa brotó
en vuelo dúlcimo
desde los vientos 
helados del invierno
hasta la circunvalación
de los asombros y la
resurrección de los
abriles

Desplegaste en el
tumulto de ese instante
un canon perpetuo en tus 
cuerdas de enamorado colibrí
consagrando para siempre
el alado ritual del vivir


27 de noviembre del 2013
texto y foto / mery sananes


Ofrenda Musical
Juan Sebastián Bach

Leer mas!

domingo, noviembre 24, 2013

TIEMPO SIN PALADARES







Cuando no estás
un epílogo de ramas
desanda la curvatura
del beso tramontando
un tiempo sin paladares



texto y foto / mery sananes
21 de noviembre del 2013



Leer mas!

jueves, noviembre 21, 2013

EL BESO QUE IMANTÓ LOS TULIPANES





Iba de blusa blanca y llevaba prendido en el ojal un jazmín que aromaba el viento que mecía mis cabellos mientras alcanzaba la esquina perpendicular de tus párpados. Allí se alojó un suspiro que se le escapó al ala inquieta de una mariposa en vuelo hacia la confitura de un membrillar.





Descendí por las escalinatas de la tarde hasta llegar al palomar de las nubes para ver soltar sus rumores de agua sobre el sobresalto de las fuentes. Y escribi en la dulce hondonada de la flor una carta hecha de lloviznas.




Tú aguardabas en el pasadizo de los siglos la señal de una canción que aún no habías escuchado y escudriñaste mis ojales aguardando el milagro de un adagio que recorriera la dimensión de tu sed. Yo me hice niña en la estancia de tus comisuras y me sembré en las florerías de un tiempo que aún no ha transcurrido.




A tí se te hizo agua el paladar de los sueños, embriagado de jazmínerías. Y recorriste la casa de las palabras en busca de un verso que contuviera el malabarismo de tus madrugadas, dibujado sobre un espejo de rizos y un azul de mares sin navegar.




Tuvo levedad de chicharra el vuelo sin estaciones entre la mirada y el beso que imantó los tulipanes. Pero fue suficiente para dar cuenta de los tiempos de laúd que habrán de ser.



texto y fotos / mery sananes
21 de mayo del 2010
Leer mas!

martes, noviembre 19, 2013

LAS TRUCHAS DE SCHUBERT



 
Las truchas de schubert arman
vuelos de rios mares y fuegos
y nunca regresan al azar



agustín blanco muñoz
del libro / ofrenda musical


 
Leer mas!

FRANZ SCHUBERT - A 182 AÑOS NO CONCLUYE SU MAGIA


Gustav Klimt / Schubert al piano

31 de enero de 1797 / 19 de noviembre de 1828  



Casi treinta y un año, y se lo llevó un tiempo de grises revuelos. Había abordado las esquirlas y las heridas se enquistaron en los pliegues de su fantasía. Y sin embargo, cuánta melodía no dibujaron sus dedos, cuántas misericordias no deletrearon sus canciones y cuantas imaginerías no nutrieron las sonoridades inconclusas de sus sinfonías.

Nos quedó su risa enrevesada en las notas de un piano, en las cuerdas de La Grande, en el juego armonico de La Trucha, en los lieders que cautivaron las vocales que vibran en las cajas sonoras de las gargantas, en el lirismo de Rosamunda y en el secreto encanto de la inconclusa. Nos dejó los años que no tuvo para que los sembremos en los que vendrán, cuando las penas no amortiguen las fugas y las cadencias sean frutos del amor.




La Grande anda escondida en lo chiquito
para poder despertar las aleluyas que
moran en los lechos de los mares
que aún no se han llenado de olas de amor


agustín blanco muñoz
ofrenda musical

Véase también el siguiente enlace

http://embusteria.blogspot.com/2008/11/embusteras-de-franz-schubert.html

publicado inicialmente el 19 de noviembre del 2012
Leer mas!

EMBUSTERÍAS DE FRANZ SCHUBERT

31 de enero de 1797 - 19 de noviembre de 1828


Este 19 de noviembre
se cumplen 185 años del vuelo de Franz Schubert
a los predios de su música.


Época propicia para convocar su magia, sus acordes,
esas melodías que perduran como una fuente inagotable de ternura,
en el interior de nuestra corriente sanguínea.

Un acorazado contra la guerra,
un equipaje frugal hecho de sentimientos que,
en el torbellino del pleito entre lo justo y lo injusto,
corre como un cauce inalterable,
para dejar testimonio de lo que el hombre puede alcanzar,
si deja fluir su preterida y arrebatada humanidad,
por sobre los incendios de la insensatez, el odio y la muerte.

SERENATA

En voz baja te imploran mis canciones a través de la noche.
En la tranquila arboleda de allá abajo, amada,
¡ven a mí!
Susurrantes se mecen las esbeltas copas a la luz de la luna;
no temas, mi amada, que un traidor enemigo nos aceche.
¿Oyes cantar a los ruiseñores?
¡Ay!, te imploran en tono de dulce queja,
te imploran por mí.
Comprenden el anhelo del pecho,
conocen las penas del amor,
y acarician con plateados sonidos
a cada tierno corazón.
Deja también que tu pecho se conmueva
¡amada, escúchame!
¡Trémulo, impaciente, voy a tu encuentro!
¡Ven, hazme feliz!


Texto / Ludwig Rellstab
El canto del cisne. Franz Schubert



Los invito a escuchar dos interpretaciones de esta Serenata,
la cantada por Nana Mouskouri y la que canta Alfredo Sadel.
¡Dos voces para sembrar la vida!


FRANZ SCHUBERT

Serenata / interpreta Nana Mouskouri
http://www.youtube.com/watch?v=qxnsL4QY9yk

Serenata / interpreta Alfredo Sadel
http://www.youtube.com/watch?v=kyF74WazQ4Q


inicialmente este material fue publicado el 19 de noviembre del 2008
con motivo de cumplirse los 180 años de su vuelo
Leer mas!

miércoles, noviembre 13, 2013

DECIRES DE OTOÑO V




Y en otoño a dónde van a parar
los nidos de las mariposas
cuando las frondas se desvisten
de su hospedaje de verdes y sólo
le quedan las ramitas secas para
construirle conjeturas a sus ansias

Cómo hacen para navegar libres
los barquitos de papel cuando los
pozos de sus risas se llenan de
hielo y de escarcha

El otoño es la medida exacta
de nuestros afanes porque sólo
cuando extrañamos aquello que nos
hace móviles y libertarios
es que regresamos al tesoro
de nuestras manos constructoras
a nuestros párpados exuberantes de
paisajes a nuestro oficio jardinero
de recolectores de esperanzas

Y es allí en esa bruma de los atardeceres
en ese lento silencio de las hojas ausentes
desde donde tendremos que reinventar
nuestro arsenal de ilusiones hasta que
renazca la risa de otoño en los lazos
alegres de un tiempo de porvenires


texto y foto / mery sananes
20 de noviembre del 2009
Leer mas!

lunes, noviembre 11, 2013

UNA VIDA AROMADA DE LIBROS BUÑUELOS Y AMOR - CARTA A CONCHITA BEROES





CARTA A CONCHITA BEROES
EN SUS 95


Conchita

En tu caso no es sólo referir un vivir de muchos años sino hacerlo como tú lo has hecho, en los términos de una proeza mayor. Una obra de cultivo,  empeño, belleza, paciencia, desprendimiento y amor. Y no obvio las durezas y tristezas. Por el contrario son ellas las que construyen la calidad de talante, la hondura de tus respiraciones, la fortaleza de tu espíritu.

Te conocí hace mucho. Conchita, la compañera, amiga, esposa, de Don Pedro Beroes. Esa sensibilidad a la mano de todos. De ese ser también mayor aprendí  esa aproximación a la literatura que nos aparta de la simple erudición para situarnos en el sentir y la pasión. Un misionero del porvenir que  hizo de su vida ese recorrido amoroso por los libros, de los cuales ninguno le fue ajeno.

En su biblioteca, esa que tú resguardas con tanto celo, no había ejemplares cuyos bordes aún no hubiesen sido recortados para que las páginas salieran libres, como solían imprimirse los libros entonces. Cada uno de ellos llevaba el signo, la huella de Don Pedro.

Y de allí y de la vida real, concreta, difícil, que le tocó vivir se nutría para convertirse en aquel maestro que fue para todos los que tuvimos el privilegio de escucharlo y compartir con él sus lecciones.

Nada de magistral tenían sus exposiciones. Era un acercamiento emocionado a la obra. Y si bien se conocía de memoria los clásicos de todos los tiempos, su gran entusiasmo era descubrir y redescubrir la literatura venezolana. No la del momento sino la que yacía olvidada en los anaqueles polvorientos de archivos jamás visitados.

Y no puedo hablar de ti Conchita sin hablar de Pedro. Porque ambos eran una sola junta de creación, un solo episodio, una sola obra de arte, que tú amalgamabas con esa alegría, esa picardía que conservas intacta y que compartes con tu amigos con el pedido de que contribuyan a esparcirla por mares, vientos y caminos.

Nada te era ajeno de esa vida. Ni los actores, ni los libros, ni sus cuitas, ni sus exilios, ni esa inmensa generosidad de las puertas abiertas que siempre te caracterizó. Tampoco olvido, Conchita, la alegría que se posa sobre tus ojos cuando haces memoria de tus tiempos de bailar y disfrutar en las trincheras que siempre te han acompañado.

Es fácil  decir 95, pero tú con ellos has edificado una vida olorosa a buñuelos, a melado de papelón, a dulce de mango, armada de afectos que fuiste y sigues construyendo cada día, estructurada sobre esa condición solidaria y fraternal del hombre que estaba en Pedro como en ti, como el centro y el eje de vuestra manera de ser.

Tu casa lleva el nombre de la biblioteca mayor que va mucho más allá de los libros. Un  aposento  que se volvió huerto  de mangos y ciruelos, de tierra mojada que tú has sembrado hasta  con tus lágrimas como lo hiciste en aquellos días en que Manuel se fue a los territorios de las siempre-vivas y cundeamores.

Conocerte, tenerte, quererte es un regalo y una bendición de la vida. Un alto compromiso. Una alegría de las que conservo en el corazón como esos talismanes a los que uno acude cuando se debilitan  las fuerzas interiores y hace uno de un rasguño una herida mayor.

No podía dejar de estar presente en estos noventa y cinco escorpios.  Recojo lo que eres y lo coloco de abono a mis huertos propios. Y anhelo de corazón que este mundo estuviese pleno de gente como tú, como Pedro, en cuyas manos un libro se podía convertir en una flor o una ofrenda. Un verso en una larga caminata por los paisajes del alma. Un episodio en una lección permanente. Un olvido en un deber de memoria insustituible.

Y al lado de ustedes, Manuel pensando en el registro de todos los pasos. Elvira sembrando caracoles, Agustín hilvanando los panoramas del mañana y los nietos inventando porvenires.

Te quiero, te admiro y te tengo  conmigo Conchita. Y te envío desde mis cercanas lejanías un abrazo de los grandotes.

mery
11 de noviembre del 2013







Leer mas!

ARTHUR RIMBAUD - Y SIGUE SIENDO LA VÍSPERA



Final de
Una temporada en el infierno


Sí, la nueva hora al menos es muy severa. Porque puedo decir que alcancé la victoria: el rechinar de dientes, los silbos del fuego, los suspiros pestíferos se moderan. Todos los inmundos recuerdos se desvanecen. Mis últimos pesares escapan, —celos de los mendigos, los bandoleros, los amigos de la muerte, los retardados de toda especie.—Condenados, ¡si yo me vengase!

Hay que ser absolutamente moderno.

Nada de cánticos: conservar lo ganado. ¡Dura noche! La sangre reseca humea sobre mi rostro, y detrás de mí sólo tengo ese horrible y diminuto arbusto... El combate espiritual es tan brutal como la batalla de los hombres; pero la visión de la justicia es el placer de Dios únicamente.

Entretanto es la víspera. Recibimos todos los influjos de vigor y de auténtica ternura. Y al llegar la aurora, armados de ardiente paciencia, entraremos en las espléndidas ciudades.


¡Qué hablaba yo de mano amiga! Es una ventaja considerable poder reírme de los viejos amores engañosos y cubrir de vergüenza a esas parejas embusteras, —he visto allá el infierno de las mujeres; —y me será posible poseer la verdad en un alma y un cuerpo.


Abril - agosto, 1873.
Final de Una temporada en el infierno
Traducción de Oliverio Girondo y Enrique Molina


Y sigue siendo la víspera. No hemos alcanzado aún ni el vigor ni la ternura necesarios.

Y esto que llamamos hombre sigue detenido en el infierno, calcinando aún las espléndidas ciudades a las habríamos de entrar, y sin siquiera vislumbrar una aurora distinta. 

ms
Leer mas!

sábado, noviembre 09, 2013

ABRIREMOS OTRA VEZ LOS AMANECERES





Alexis

Siempre quisiera uno escribir cartas cuya algarabía se desborde de sus márgenes y alcance al destinatario para hacerlo sonreir, sin otra excusa que las ganas de un abrazo cálido y permanente.

Tal vez ha sido la manera de comunicarnos desde los tiempos largos en los que nos conocimos. Una alegría que nunca perdimos, a pesar de que en medio de ella, lo que más nos aproximó fue el dolor.

Imposible olvidar aquel día en que se nos fue la Chili. No habia cómo comprender. El silencio se convirtió en una especie de sinfonía de instrumentos mudos, queriendo arribar a las contracciones del corazón.

Y desde entonces los lazos se sellaron en el atril de la tristeza, aunque sabíamos del abrir a plenitud de las alas para cobijar a los hijos que nos quedaban colgados de un absurdo.

Sin embargo nunca pensamos que aquel torrente de oscuridades tocaría de nuevo el umbral de nuestras esperanzas renacidas. Y ocurrió, hiriendo doblemente el corazón desasistido. Se nos fue cuando acababa de llegar, cuando ya había inscrito en los días sus rituales del amor, su torrente de risas. Y le quebró el torso a la hija, al dejar entre sus manos solo los hilos del nido que comenzaba a enhebrar.

Cómo resonó aquel dolor repetido y multiplicado. Y Belkis y tú, fortalecidos, se irguieron como un maguey florecido para quitarle toda sordina al viento y dejar que recomenzara la vida.

Y lo lograron. Como se alcanza los deseos en este mundo invertido, en este tránsito roto, en estos tiempos ennochecidos y sin luna.

Con la sola esperanza de los días porvenir, de ver multiplicados en los hijos las risas que nos robaron sin aviso ni contingencia.

Ay! Alexis, hermano del alma y de la vida, un nuevo golpe vino a resonar en tu pecho curtido ya de penas. Esta vez fue el hermano, ese hermano de quien siempre hablabas, al que te aferrabas, como la piedra al río.

Qué decirte entonces que no te haya dicho. Qué lágrima entregarte que no hayamos ya derramado. Qué fortaleza que ya no hayamos ejercido en ese afán de no dejarnos socavar por dureza alguna.

Sin embargo, necesito alcanzarte con el abrazo que dejé guindado de tus manos, la última vez que nos vimos. Requiero que sepas que no he estado jamás ausente de tus días.

Y que en el suspiro propio, entrecortado, contengo al tuyo y a la vez lo libero, porque aún no concluye nuestra estación de tierra, ni acaba nuestro deber de amor.

A él estamos atado desde antes de nuestro nacimiento y lo estaremos después que hayamos ido a parar a los albergues celestes, en los cuales la energía tiene el destello de una estrella fugaz, en un cielo habitado por millones de vías lácteas.

Sembramos hijos y nunca dejaremos ni podemos dejar de ser jardineros, hortelanos, cosechadores de florerías. Y las que he sacado desde mi propio sembradío de lágrimas, te las entrego aquí envueltas en estas palabras que aún perteneciendo al silencio, tienen la sonoridad de un violonchelo.

Te quiero Alexis. Y necesito que una vez más emerjas  fortalecido de este nuevo tránsito por los canjilones de la tristeza, para que tu humanidad  siga siendo el pilar de las sonrisas que estamos obligados a construir aún  desde la hondura imprevisible de los acantilados.

Aún tenemos que entregarle lecciones al aire. Bordarle suturas a los amaneceres. Tejer guirnaldas con el canto de los pájaros. Arribar a la estación de los crecientes sin quedarnos en los umbrales de la penumbra.

Todavía queda la vida anclada al costillar, a la línea recta de un corazón desbocado, al cordón por donde alguna vez corrió libre y sin atavíos, la risa de los colibríes.

Aún queda muchísimo por hacer, en tu escuela de idealidad avanzada, en tus aulas de libros abiertos, en tus navegaciones por el horizonte de las aguas. En el paladar de los hijos y los hijos de los hijos.

Déjame recostarme en tus silencios y entre ambos abrir otra vez los amaneceres.

Muuucho,

mery
21 de octubre del 2013



Leer mas!

viernes, noviembre 08, 2013

ALBERT CAMUS - NOS HA QUEDADO EL ODIO


 Uno de los pensadores más lúcidos de nuestro tiempo


“Hace años que el mundo está entregado a un desencadenamiento del odio que jamás tuvo igual [Hablaba en 1945]. Durante cuatro años, en nuestra tierra, asistimos al ejercicio razonado de ese odio. Hombres como ustedes o como yo, que por la mañana acariciaban a los niños en el metro, se transformaban en la noche en meticulosos verdugos. Se transformaban en funcionarios del odio y de la tortura. Durante cuatro años, esos funcionarios sacaron adelante su administración [La Francia colaboracionista de Vichy]: en ella se fabricaban pueblos de huérfanos y se disparaba contra los hombres en plena cara para que no fueran reconocidos, se metían a taconazos los cadáveres de los niños en los ataúdes demasiados pequeños para ellos, se torturaba al hermano delante del hermana, se formaban cobardes y se destruían las almas más altivas. Parece que a estas historias no se les da mucho crédito en en el extranjero. Pero durante cuatro años nuestra carne y nuestra angustia hubieron de darles crédito. Durante cuatro años, todas las mañanas, cada francés recibía su ración de odio y su bofetada. Era en el momento de abrir el periódico. Forzosamente, algo ha quedado de todo esto.

Nos ha quedado el odio. Nos ha quedado ese impulso que el otro día, en Dijon, lanzaba a un muchacho de catorce años sobre un colaboracionista linchado para reventarle la cara. Nos ha quedado ese furor que nos quema el alma al recordar ciertas imágenes y ciertos rostros. Al odio de los verdugos ha respondido el odio de las víctimas…

Pue bien debemos vencer todo eso. Hay que sanar esos corazones envenenados… No ceder al odio, no conceder nada a la violencia, no admitir que nuestras pasiones nos cieguen…

Todavía hoy ciertos periódicos se dejan arrastrar a la violencia y al insulto. De ese modo seguimos cediendo ante el enemigo. Se trata, por el contrario y a nuestro parecer, de no permitir nunca que la crítica se convierta en insulto, se trata de admitir que nuestro oponente puede tener razón y que en cualquier caso sus razones, aunque malas, pueden ser desinteresadas. Se trata, en fin, de rehacer nuestra mentalidad política.

¿Qué significa eso, si reflexionamos sobre ello? Significa que debemos preservar la inteligencia. Pues estoy persuadido de que ahí está el problema. Hace unos años, cuando los nazis acababan de tomar el poder, Goering daba una idea clara de su filosofía al declarar: ‘Cuando me hablan de inteligencia, saco la pistola’. Y esa filosofía no se limitaba a Alemania. Por esa misma época y en toda la Europa civilizada, se denunciaban los excesos de la inteligencia y las taras del intelectual. Los propios intelectuales, con una interesante reacción, no eran los últimos en participar en ese proceso. Dondequiera triunfaban las filosofías del instinto y, con ellas, ese romanticismo de mala ley que prefiere sentir a comprender, como si ambas cosas pudieran separarse […]

Tal vez no haya ningún régimen político bueno, pero la democracia es, con toda seguridad, el menos malo. La democracia es inseparable de la noción de partido, pero la noción de partido muy bien puede existir sin la democracia. Eso ocurre cuando un grupo de hombres se cree en posesión dela verdad absoluta. Por eso la Asamblea y los diputados necesitan hoy una cura de modestia

El demócrata, al fin y al cabo, es alguien que admite que un adversario puede tener razón, lo deja expresarse y acepta reflexionar sobre sus argumentos. Cuando unos partidos o unos hombres están persuadidos de sus razones que aceptan cerrar la boca de sus oponentes por la violencia, entonces la democracia deja de existir.”

Albert Camus, Crónicas (1944-1953), Alianza, pp. 70-74


Leer mas!

jueves, noviembre 07, 2013

EN EL PERCHERO DE UNA LUNA




No siempre el corazón está dispuesto
a derramar sus palabras
este texto lo escribí hace dos años
y hoy lo suscribo en el silencio de este otoño
porque no quiero que este día pase
sin que sepa que lo seguiremos celebrando hoy
y todos los noviembres con esa alegría velada de tristeza
que trajo en sus ojos 
07 de noviembre del 2015



a mi hermano alberto
en su día de cumplevida

Aunque digan que no estás
que te fuiste a acampar
a orillas de un río de clarinetes
un bosque de esdrújulas
o a una nube de polvo de
alhelíes
yo te celebro en este noviembre
que te hizo llegar antes que yo
a este tiempo sin labranzas

Celebro el hilo de amor que
nos cosió el alma con una identidad
de bandoneón y papel de estraza
de vapores lejanos que venían de
tierras extrañas a sembrar su
desesperanza en un sol sin mesura

Celebro los pomagases de una calle
sin historia y los nísperos del japón
que aromaron el huerto de sueños
que derramamos sin saberlo
sobre el silencio de aquel cuarto
deshabitado que conducía a
nuestros amaneceres

Celebro el arco de aquel violin
que giró entre tus dedos escriturando
un concierto que jamás tocaste
y el lago inmenso de tus ojos
ofrenda de la madre sobre tus
recaderías de niño

Y celebro la batalla sin fin que
custodió tus días de soledades
de las cuales siempre te erguiste
con una sonrisa pródiga
que entregabas a todos a cambio
de nada

Hoy hermano haré resonar
en la jardinería de los calendarios
tus cantares de amor y la sonrisa
desplegada como un delta que
dejó tejida en tu piel el hijo
que te nació a orillas de un navío
que ancló entre colinas

Celebro la estela de las suspirerías
que bordaste sobre mi nombre 
antes de ir a guindar tus ansias
en el perchero de una luna
sin menguantes que te aguardaba
para acallar por fin la noche
de sus tristezas

Y te celebro con el candelabro
de luceros que la madre
enciende cada noche
para iluminar el hangar de
ilusiones que nunca se fugaron
del campanario inmóvil de
tu corazón estremecido


muuucho, hermanito, muuuuucho!!!
mery sananes
07 de noviembre del 2013






Leer mas!

DE LAS PALABRAS - ALBERT CAMUS




Para terminar, me dirigiré a vosotros, los estudiantes…

Quisiera que no cedan cuando les digan que la inteligencia está siempre demás, cuando les digan que está permitido mentir para tener éxito.

Quisiera que no cedan ni a la astucia, ni a la violencia, ni a la abulia…

Acaso entonces, en una nación libre y apasionada por la verdad, el hombre vuelva a sentir ese amor al hombre sin el cual el mundo sería sólo una inmensa soledad.


ALBERT CAMUS

Crónicas (1943—1953)
Alianza, p.72


Leer mas!

miércoles, noviembre 06, 2013

LOS ÁNGELES DE TU EXISTENCIA








para guagó


En el tiempo de este hacer
se nos viene encima
el afán en permanencia para que
en las ondas de tu armonía
se mantenga la soberbia de los 
luceros que se manifiestan en la
instalación del aroma de vida
que hace melodías de los sueños
para asumir los atardeceres 
que llevan el encuentro 
a los vuelos de los porvenires
para que a la hora de
la indómita proyección de las camelias
el canto mayor llegue a las acurrucaciones
del hijo y se abra el instante supremo
de las alegrías de infinitos que cosechan
los ángeles de tu existencia


agustín blanco muñoz
06 de noviembre del 2013


Leer mas!

UN RÍO DESBORDADO DE HORIZONTES


constelación de skorpios
a juan jorge
eqnltn
en otro de mis
 noviembres



Florece el tiempo
en el estruendo de una
milésima de segundo
corta en dos la geografía
de la memoria y alcanza
la trascendencia deslumbrante
de lo breve

Alli en ese preciso instante
se espiga la vida en el soplo
de un rumor de vocales
cabalgando nocturnidades 
para dejar en el nido 
de una madrugada
la tempestad de un pájaro
ebrio de amaneceres

¿Y quién circunda en el
solitario giro de una mano
adherida de fugas
la persistencia de la trayectoria
cantabile de un río desbordado
de horizontes?

La geometría de un amor
irreversible triangulando
espacios en la constelación
de scorpios

Y allí en ese lecho de
estrellas acampando en
el párpado de los días
un oboe configura su adagio
hasta alcanzar la elipsis
de un abrazo frugal y eterno


mery sananes
06 de noviembre del 2013





Leer mas!