sábado, enero 31, 2015

PRISCILA NO TE VAMOS A LIBERAR


 Inauguración Sala Priscila Lopez Villasana 
en CAFIM la Candelaria


PRISCILA
NO TE VAMOS A LIBERAR

Gorda

Hoy tengo muchos malabares en las manos y vuelvo al recuerdo de aquel tiempo en que te empeñaste en hacernos saber que mientras vivieras en el curso de las lluvias de entregas no dejarías apagar  las risas del florecer de manzanares  cumbres y fuegos.

Por eso hoy no hago lamentos frente a tu nombre ni sacudo lágrimas o lutos simplemente levanto el vuelo de las navegaciones que sin relicarios  de adioses reclaman tu presencia de festival que siempre apunta hacia la continuación del mundo diferente que construyes en la pasión de  tu andar.

Y  te digo gorda mía que hoy tengo programado un largo transitar por territorios brujos para hacerte partícipe y cómplice  de mensajerías  que permanezcan por siempre en las redes que compartes con la jefatura mayor de la cofradía de las locuras  que no llegaron al saca-la pata-lajá ni se devolvieron a los infames caminos de la entrega.

Aquella fue entonces una vida a prueba de disparos y derrumbes salvados entonces y todavía por el apego que siempre has tenido por la alegría y  el recado que pones en fuga con cada una de las luces que  marcan las rapsodias de los militantes en las estaciones de las esperanzas del próximo instante.

Por todo esto te pido gorda amiga que entiendas  definitivamente que no podemos ni siquiera considerar tu petición de que te dejemos aunque sea minutos de paz y descanso para irte hacia espacios y tiempos que aún no has podido derrumbar.

Y es que hoy como tú lo sabes te necesitamos como nunca en nuestras vidas porque tienes la capacidad para volar por encima de murallas y andamios  en procura de la siembra de montes y trinos de los que advendrá la trascendencia en porvenir de amor destino y humanidad.

Priscila ten en cuenta que  nos negamos a liberarte de  cualquier responsabilidad en estos tiempos terribles y que además tenemos cada vez más firme y en lo adentro el sentir que se vuelve compromiso de quererte más y  por encima del rompimiento de todas las  oraciones del olvido y el ayer.


agustín blanco muñoz
31 de enero del 2015






Leer mas!

miércoles, enero 28, 2015

AQUÍ SE ROMPEN TODAS LAS CUERDAS DEL MUNDO




AUSCHWITZ

A todos los judíos del mundo,
mis amigos, mis hermanos


Estos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud
que hablen más bajo…
que toquen más bajo…
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno
que esos tres poetas juntos.
Ya sé que Dante toca muy bien el violín…
¡Oh, el gran virtuoso!
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres…
Y solo.
¡Solo!
aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante… tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, «gran cicerone»)
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue una aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa… otra cosa…
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
… no tienes imaginación,
Acuérdate que en tu «Infierno»
no hay un niño siquiera…
Y ese que ves ahí…
está solo
¡Solo! Sin cicerone…
esperando que se abran las puertas de un infierno que tú, ¡pobre florentino!,
no pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa… ¿cómo te diré?
¡Mira! Éste es un lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos
los violines del mundo.
¿Me habéis entendido poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud…
¡Hablad más bajo!
¡Tocad más bajo! ¡Chist!
¡¡Callaos!!
Yo también soy un gran violinista…
y he tocado en el infierno muchas veces…
Pero ahora, aquí…
rompo mi violín… y me callo.

León Felipe

¡Oh, este viejo y roto violín! – 1965
León Felipe – Poesías Completas”
Colección Visor de Poesía – 2010




Leer mas!

martes, enero 27, 2015

AÚN QUEDA LA BELLEZA


Anna Frank

A setenta años de la liberación del campo de Auschwitz, hay que detenerse en el testimonio de Anna Frank, en su percepción del horror y su esperanza intacta, en su creencia de que más allá de la miseria, aún queda la belleza, y que más allá de la crueldad pervive un hombre de buen corazón. 

¿Podremos estar a la altura de esa fe? ¿Haremos posible que surja un mundo distinto a éste que conocemos? Siempre será el reto que tenemos por delante.  Y la memoria debe servir para ese despertar y esa conciencia.

DE SU DIARIO

No veo la miseria que hay
sino la belleza que aún queda





A pesar de todo, sigo creyendo que  la gente es buena de corazón. No puedo construir mis esperanzas sobre una base que consista en confusión, miseria y muerte. Veo el mundo gradualmente girar hacia las sombras, 
escucho el trueno que se aproxima, que nos destruirá también a nosotros, puedo sentir el sufrimiento de millones y, sin embargo, creo que todo saldrá bien, que esta crueldad también llegará a su fin, y que la paz y la tranquilidad regresarán de nuevo.


Diario de Anna Frank

27 de noviembre del 2015
Leer mas!

EL PRECIO - ANNA ROSSELL


Auschwitz
campamento liberado el 27 de enero de 1945
hace hoy 70 años


Ese precio, incalculable, indescriptible, inconmensurable, cada horror lo ha ido cincelando sin piedad alguna. Cada herida infringida sin misericordia a un hombre, a diez hombres o a millones de hombres. Pero a pesar de ser tan alto el precio, tan deleznable la acción que subasta esa alma y su cuerpo,  no hemos logrado que el horror cese. Y en ese proceso interminable, repetitivo, atroz y a la vez único, siente uno que el precio ha sido la propia alma, convencida de que ningún sentido tiene lograr un día más de vida, si aún apilamos muertes como si fuesen desechos.

La necesaria memoria del horror debe llevarnos a un ¡nunca más! del cual no logramos siquiera estar cerca. Y cada herida nueva es como si todas las heridas a la vez resonaran en un aire que ya no es respirable. Escribir ¿para qué? No queremos ser cronistas de la muerte, sino constructores de surcos. Pero la tierra toda parece estar convertida en una inmensa sepultura. Tan inmensa que ya no logramos distinguir los vivos de los muertos.

Y ante la tragedia avasallante sólo queda convocar la vida. Y para que esos huesos sin nombre, y tantos otros que ni la memoria ya puede identificar, dejen de ser cal y olvido, hay que ir a rescatar la vida que aún queda y que esta resguardada en ese silencio estremecedor que queda vibrando después del ultraje.

Un silencio que hay que comenzar a modelar en canto. Un grito sofocado en la garganta que hay que trasmutar en música, otra vez. Un dolor que debe convertirse en deslinde, tan claro como el amanecer, entre masacradores y masacrados. De lo contrario, los muertos seguirán enterrando a sus muertos. Y nosotros no seremos sino otros muertos apiñados en filas aguardando nuestras dosis letales de olvido. Sin haber llegado siquiera a calcular ese precio con el que nos sacude Anna Rossell.


EL PRECIO

A qué precio paga un segundo el alma
para lograr un día más de vida?

Los cuerpos desnudos de los míos llenan
mis noches, llenan mis noches los gritos de los cuerpos
desnudos, el pánico de tantos al acarar la muerte, el burujo
de cadáveres de ancianos, niños y mujeres, la ceniza
que me bebe la piel a cambio de un segundo más
de vida.

Y sin embargo no quiero seguir vivo
cuando esta pesadilla haya acabado.
Aquí me he conocido, y ya nunca, ni yo ni nada, volverá a ser
Como antes.

¿A qué precio paga un segundo el alma
para lograr un día más de vida?

Anna Rossell (1951)
De su libro inédito
El vergel de los abedules

Tomado de
In nomine Auschwitz
Antología de la poesía del Holocausto
Estudio, selección y notas de Carlos Morales del Coso



Leer mas!

70 AÑOS DESPUÉS LA MASACRE CONTINÚA


Marc Chagall


No se extinguió el horror, ni siquiera por la memoria que hoy se quiere borrar. No se dio fin a la persecución, la masacre, el dolor. El hombre, por el contrario, ha aprendido a construir aún formas más sofisticadas de matar y de imponerse sobre otros. Y si entonces al hombre se le convirtió en un desecho, ahora no es más que un objeto prescindible, sin dolientes, sin estadísticas, sin misericordia. Y la memoria de ayer, para que cumpla su fin y su sentido, debe servir para aprehender el terror instalado, casi como algo natural, en estos tiempos que nos ha tocado sobrevivir.

Si hoy, que impera en el planeta el mayor de los horrores, no detenemos esta destrucción y autodestruccion del hombre, el exterminio será global. Si seguimos apegados a la ley de la violencia permanente, quedaremos atrapados en ella, sin posibilidad alguna de sobrevivir. Si no avanzamos hacia un nuevo estadio de la vida, sólo quedará la muerte como huella de este vasto naufragio que ha sido la prehistoria de la humanidad.

Una labor que no la pueden acometer los dueños de los poderes ni quienes aspiran a ellos. Sólo el hombre, organizado, prevalido de su ternura y de su humana condición, consciente de sus poderes creadores, de su capacidad ilimitada para alcanzar todo lo que se proponga, derrochador de virtudes, sembrador de ilusiones, repartidor de sueños y paciente reparador de malignidades, persistente horadador de muros y de cercas, constructor de solares que dan de beber a los pájaros y de comer a los niños que saben de alturas por la dimensión de los árboles en los que se trepan para atrapar el cielo entre sus pupilas.

Sólo ese hombre, que está repartido por todo el planeta, que no tiene rostro aún, ni nombre ni sepultura conocida, pero que trabaja hora a hora su dolor, sin clausurar los cerrojos de la casa que no tiene, sin recoger la mesa servida de sus carencias que sin embargo alcanza al que llegue, sin esa carga de odios que sólo sirve para matar al otro que somos, podrá avanzar en esos caminos. Basta reclutarlo o que nos reclute para esta tarea gigantesca y simple de vivir como hermanos, cautivados por el misterio de todo lo que aún no conocemos, y que nos aguarda para que al fin alcancemos nuestra humana condición.

En cada uno de nosotros está la posibilidad única de convocar ese espíritu vital, o terminar de liquidarlo definitivamente. Ese es el deslinde real al cual debemos comprometernos. Para que la memoria tenga sentido y para que, al decir, de Leonard Bernstein, en su Kaddish, magnificado, alabado y glorificado sea el gran nombre del Hombre, por siempre y para siempre. Amén.

mery sananes / enero 2009






Leer mas!

domingo, enero 25, 2015

ALETEO RUISEÑOR




Hoy por primera vez te erguiste
a la altura de los sembradores de nidos
te prendiste de un aleteo ruiseñor
y revertiste toda ley de gravedad
para ejecutar en tiempo preciso una
escala de violín y percusión

Deletreaste en gerundio
el anagrama de los sueños sucumbiste
a la tentación de los venados
apuraste el paso hacia la geometría
del viento y ya nada podrá detener
tu andar de ilusión ni la fragua 
de tus desafíos

Conjugaste el verde beso
de la hierba y ascendiste hasta
el aspa de los molinos que macera
el pan de los trigales

Y ahora desde la cima de la aurora
podrás descender hacia el aparcadero
de la noche en el canto invertebrado
de los jueves de lejanías

mery sananes
05 de junio del 2014

Leer mas!

sábado, enero 24, 2015

LOS POZOS MÁS PROFUNDOS


Luna creciente del 23 de enero del 2015

En su creciente 
se avisora la luz 
que resguardan los 
pozos más profundos


foto y texto / mery sananes
serie lunas
Leer mas!

jueves, enero 22, 2015

ROMANZA



Hoy miré la ciudad y no pude atajarla
se me quedó la melancolía adherida
a las partes más altas de las colinas
donde suelo ascender para hablar
con los pájaros
y no pude desgajar el atardecer
porque se me vino gris sobre una noche
desasistida de fosforescencias
se me deslizó el sabor de los almendrones
en medio de unos párpados sin respiración
y al buscar el laúd y la risa del pez
desenredando su alfabeto
sólo encontré esta romanza dulce
como el pistilo de las cayenas
que hoy toma el lugar
de mi palabra atrapada

foto y texto / mery sananes
13 de enero del 2010



Salvador Bacarisse
Concertino para guitarra y orquesta / Romanza


Leer mas!

lunes, enero 19, 2015

CAYENA DE MAR



En la nervadura
de sus pétalos
el mar le borda gerundios
al cristal de sus alas


texto y foto / mery sananes


Ravel / Juegos de agua
Martha Argerich


Leer mas!

domingo, enero 18, 2015

AZUL CARIBE

 



En su oleaje
el amor es un pez
en vuelo hacia
el paladar donde
se fraguan los besos



textos / mery sananes
fotos / danielita barrolleta
18 de enero del 2015


Claude Debussy
El Mar / Baile de las olas

Leer mas!

sábado, enero 17, 2015

EL PAN DE LA ALEGRÍA




a sara victoria

Llegaste y te adheriste a la piel de tu madre como si el cordón que te unió a ella pudiera desaparecer después de cortado. Sabías que te aguardaba desde mucho antes de que tu llanto fuerte y vigoroso le anunciara que ya habías arribado.

Y al cumplirse el imperio de tu laboriosa construcción, desde el aguamanil de tu madre y el pozo de milagros que tu padre aró en la tierra, para que tu llegada tuviera cauces fluviales dulces como el anón, apareciste con la mañana, inundando la vida de girasoles.

Allí en esa imagen queda inscrita el mapa astral de tu ser, el paisaje de tus días, la geografía de tus pasos. Queda recogido el sueño de tu madre y la pasión de tu padre.

Ya habías inventado un lenguaje hecho de danzas mediante el cual te comunicabas con los límites de un horizonte sin fin. Y ahora tus dedos hacen resonar, a orillas de una luna nueva, sobre la estación de capricornio, una partitura para flauta, oboe y fagot.

En ese pozo cuajado de arándanos tu madre te dio a conocer primero las noches, para que te abrigaran en los corredores de las tempestades y te otorgaran el temblor emocionado de los peces, en su creciente de suspiros.

Y luego fuiste extendiendo tu frágil anatomía hacia todos los espacios del infinito, mientras ensayabas los cantos que resonaban en la golosa arquitectura de tu primera residencia.

Tu padre entre tanto preparaba el solar de florerías que les nacerían a sus pupilas con sólo verte.  

Todo se anticipaba e intuía, menos la explosión del corazón cuando guindaste tu alumbramiento en el ojal de la risa de tu madre. Y se produjo el milagro de tu nacimiento.

Un milagro que es único cada vez que ocurre, y que sacude todos los parámetros de la existencia. Porque se ha abierto para ti un puesto en el universo que nadie antes tenía ni ocupará.

Y desde allí, desde ese telar de azules y astros,  comienza a escribirse tu historia de vida que no de tiempo.

Y te damos la bienvenida, Sara Victoria, porque contigo se ensancha el aire transparente del mundo, se aglutinan las semillas que dan de beber a los pájaros y se junta un nuevo arpegio al concierto de la vida.   
Te queremos y te cuidaremos, desde donde estemos, enviando en la brisa el pan de la alegría.


mery sananes
17 de enero del 2015


 


Leer mas!