miércoles, diciembre 30, 2015

VIVIR




No vivas en la tierra
como un inquilino
ni en la naturaleza
al modo de un turista

Vive en este mundo
cual si fuera la casa de tu padre

Cree en los granos
en la tierra, en el mar,
pero ante todo en el hombre

Ama la nube, la máquina y el libro
pero ante todo, ama al hombre

Siente la tristeza
de la rama que se seca
del planeta que se extingue
del animal inválido
pero siente ante todo
la tristeza del hombre

Que todos los bienes terrestres
te prodiguen la alegría

Que la sombra y la luz
te prodiguen la alegría

Que las cuatro estaciones
te prodiguen la alegría

Pero ante todo, que el hombre
te prodigue la alegría





Nazim Hikmet
Duro Oficio el Exilio

foto
mery sananes
Leer mas!

jueves, diciembre 24, 2015

LUNA DE NOCHE BUENA


ella habitada por las ramas
de los árboles de invierno



Que su fulgor ilumine
cada nacimiento
para un existir cuyo sentido
no esté en el sacrificio
sino en el ejercicio pleno
de un vivir humano 
fraterno y amoroso



y ella en todo su esplendor
como si fuera suya toda la luz del universo



texto y fotos
mery sananes

Noche Buena del 
24 de diciembre del 2015
Leer mas!

THE TREE OF LIFE



EL ÁRBOL DE LA VIDA

para Andy, Linda y Steve

En el atardecer de este día
una bala hecha de acero y
hierro se disparó en el viento
rompió el silencio estalló los
cristales y se estacionó en el
interior  de la palabra que Ana
iba surciendo con hilos de
angustia

Ese mismo día el manto de
plata y destellos de estrellas
que cubría la risa de Nico
detuvo la danza de su cola
y en un suspiro sus heridas
sellaron el cauce de alegría
del que estaba hecho

No hay explicación para este
acontecer sólo que la bala no
se detuvo hasta alcanzar el
corazón de Nico al tiempo
que comprendimos que la vida
había renacido en el cuenco
de las manos tejedoras de Ana

Y se nos reveló entonces que en
los ojos de Nico el árbol de la vida
llevaba escrito desde hace mucho
el secreto de ambos destinos







THE TREE OF LIFE

to Andy, Linda and Steve

In the sunset of this day
a bullet made of iron and steel
flew through the wind
broke the silence
crushed the glass and
landed inside the word
Ana was sowing with
threads of despair

That same day the silver
and starry fur that covered
Nico’s laughter stopped
the dance of his tail and
in a sigh his wounds sealed
the stream of joy he was
made of

There is no explanation
for these events
the bullet did not stop
until it reached Nico’s
heart and at the same time
we understood that life
had reborn in the craft
of Ana's sowing hands  

Now it has been revealed
to us that in Nico’s eyes
the tree of life had written
since long ago the secret of 
both destinies





foto y texto
mery sananes
21 de diciembre 2015


Leer mas!

miércoles, diciembre 23, 2015

LA BOTIJA DEL CIRUELO




LA BOTIJA DEL CIRUELO
(Los cuentos de Don Anselmo)

Danielita Barrolleta
(compiladora)

El otro día venía pal´pueblo, pero como siempre salí tarde porque hasta que no me desocupara no podía salir, ya vivía con Julia. Vengo en mi caballo y tenía que pasar por un punto donde decían que salía un muerto y asustaba a la gente. Yo venía despreocupado del fulano muerto, subo una pequeña loma y allá en el playón hay unas matas frondosas que con la poca luz que había no se veía mucho, ya era de noche.

Veo un bojote en el camino, me dije: mira vale aquí está el muerto de verdad, pero yo no me voy a devolver, no debo mostrar miedo y voy a pasar. Me acomodo el machete debajo del asiento de la silla, ajusto bien las piernas para sostenerme en el caballo no sea cosa que el muerto me quiera maniatar el caballo.

Sigo tranquilo, me preparo y ya voy cerca donde está el bojote en el camino, veo que no se mueve, me puse cabezón, pero no has de creer que cuando me faltaba poco para pasar donde estaba, se va rodando hacia unas matas de ciruela porque hacía tiempo que allí vivió gente, de esos que llaman asientos viejos.

Pasé y más adelantito, veo que viene alguien  por el camino, date cuenta que estaba ya oscuro. Allí si me dije: este si es el muerto pero a mí no me va a asustar, agarro fuerte las riendas del caballo y sigo la marcha, cuando pasó por el lado me pregunta que te pasa Salvador como que vas asustao, te salió el muerto! Pues mira chico creo que sí, hace ratico vi un bulto que se fue rodando hacia el asiento viejo, allí bajo los árboles frondosos, ajá y qué pasó, bueno yo pasé y lo que fuera se fue rodando hacia las matas de ciruela.

Listo, el hombre se metió hacia donde estaban los ciruelos y el muerto le dio la botija a él. Después me lo conseguí más adelante y me dijo: ese día que ibas asustao por el muerto me metí hacia los ciruelos y saqué la botija. Caracha chico no sabía. Pero fíjese como fueron las cosas, esas morocotas no eran para mí, eran para ese señor.

Pero si te digo que en aquel momento me dio miedo, nada, no sentí miedo, el muerto lo que quería era que le avisara al otro vale para que fuera él quien sacara la botija. Y fíjate que yo caminé por esos montes y en ningún momento vi esa luz donde dicen que por ahí está una botija enterrada. Bueno creo que fue mejor así porque mientan que si uno se consigue una botija se tiene que ir del lugar, claro eso depende del trato que se haga con el muerto. Eso me pasó ese día, después de eso más nunca vi nada. ¡De verdaíta!

Caracas, 23 diciembre del 2015. En esta fecha el Don cumple 91, dondequiera que esté y en medio de las oraciones que ande compartiendo con Doña Julia.


En el siguiente enlace puede leer otro de los cuentos de Don Anselmo
Leer mas!

LOS PARCHES DE LA EXISTENCIA




Este texto lo escribimos el 26 de diciembre del 2014, 
seis meses antes de su partida al encuentro con Julia
y hoy 23 de diciembre está de cumpleaños y se lo
festejamos con alegría porque con alguna 
de sus cuenterías debe estar entreteniendo
las madrugadas mientras julia engalana
la mesa navideña y ambos se detienen
a contemplar como siempre lo hacían
ese cielo estrellado más luminoso que nunca
que fue y seguirá siendo su alfabeto de vida


A Salvador

Un hombre pasa la vida sobre los
parches de la existencia galopando
en el plumaje de un ruiseñor

Tiñe sus bolsillos del rubor de
las peonías y lleva mojado
su ajuar con el agua de una quebrada
que le da de beber a las estrellas

Un hombre con un machete se
va al bosque a nutrir de leña su
fogón mientras desgrana el maíz que
arderá sobre sus fuegos

Abre surcos en la intemperie de
un campo sin cercas para ver crecer
la espiga de una mazorca que guarda
su dulzor en la estación de las lluvias

Un hombre recorre las noches
con su sola sombra a cuestas
recogiendo las historias sin fin
de un tigre empeñado en robarle
la sonrisa

Espanta fantasmas y ensalma culebras
sabe que la muerte es una aventura con
la que se topa una sola vez

Un hombre moldea con sus manos
el barro hasta convertirlo en amasijo
para levantarle un recinto a su julia
le prende una flor a la ventana y
se va a buscar los ciruelos que aroman
sus amores

Astrolabio o instructor de luciérnagas
repasa el cielo como si fuese un agrimensor
para establecer el tiempo de las cosechas
y la migración de las semillas

Dirime el nacimiento de un
ternero y de un ave con una sola
mirada y ordena los días al compás
del vuelo de los patos de la laguna

No hay trocha que no desande
ni atajo que desconozcan sus ojos
de pozos serenos  

Desde su silleta la geografía es
una ciencia inédita y sus dedos
saben anunciar las sequías

Puede transportar dos barriles
de sueños en el arrecife de su
espalda y seguir erguido hasta
el portal de las auyamas sin que
una sola grieta trastoque el sabor
de las matas de onoto

Conoce de hechizos y menjurjes
conserva inscrito en el viento un
abecedario de hierbas y un instrumental
quirúrgico para picadas de arañas
y mordeduras de culebras

En sus manos inmensas el sol se
posa sobre el horizonte para
regalarle a los polluelos su
canto nocturno mientras él
revisa la creciente de luna y el
pedestal de sus árboles de mamón

Sus conversas comienzan desde
el inicio del mundo y dan cuenta
de cuanta cuita adormece en los
párpados de los hijos o del canto
extraviado de algún nieto que
dejó hace mucho el bahareque
de sus ilusiones

Su sonrisa siempre va atravesada
de una tristeza de crepúsculos
y cuando se le fue su julia del patio
de las chirimoyas a sembrarse
en un horizonte de aguaceros
aquel hombre de esencias se
le quebró su estirpe de árbol
se apagó el lucero que cargaba
sobre el pecho y se quedó
adherido a aquel fogón de donde
manaba pan de horno y aquella
hogaza de maíz que nutría su alma

Ahora desde su silleta le entrega
al silencio el bordado mágico de
su palabra y se va tragando los días
como un almácigo de tentaciones

El dolor le crispa aquellos pasos
que sabían de abismos y follajes
y ahora se tienden sobre el
solar del vivir como un tiempo
inmóvil en el cual sólo a veces
vuelve a incendiarse de sonrisa
su rostro de dulzura y panela

En ese hombre cabe la ternura
en sus trazos más altos
y hoy cuando alcanza noventa
circunferencias de un calendario
sin números uno ha aprendido
que en él la vida adquiere una
dimensión de señorío que dibuja
porvenires sobre esta pobre y
triste tierra en la que hoy sólo
prevalece la desmesura

En ese hombre que atrinchera
en sus predios un cuatro en boca sólo
para dispararle a los malos sueños
se conjuga la humanidad que habrá
de aposentarse algún día en el
hemisferio de las alegrías

Y para celebrarlo aquí le dejo
el cometa que nos construyó para
que aprendiéramos a coser los días
con hilos de lumbre a consagrar
la tierra como la casa sagrada del
hombre y a apacentar las noches
turbulentas en el manso río de
la armonía

texto / mery sananes
foto / danielita barrolleta
23 de enero del 2014

Leer mas!

martes, diciembre 22, 2015

EL CORAZÓN DE LA ESPECIE




Un pájaro resiste el invierno
para darle vuelo al azul 
y belleza a la desvestida piel
de los árboles

¿No resistiremos nosotros
ante la arremetida 
incesante de un disparo 
que cada día le abre mayores
hendiduras al corazón 
de la especie?



foto y texto
mery sananes
19 de diciembre del 2015


Leer mas!