viernes, abril 28, 2017

EN ESTE ABRIL YERMO DE FLOR




Abril es un mes sin paradojas
sabe que todos aguardan
que extienda su manto floral
sobre los días
y que la lluvia le pertenece
por pertinaz y cantarina




Tiene del invierno los rezagos
de las nieves de marzo
y a mayo le regala las espigas
volantineras que abril le dibuja
como soles amarillos
a la hierba




Abril pertenece a los pájaros
que ataviados de sus más brillantes
colores comienzan a alborozar
las mañanas y a dejar en las
madrugadas sus trinos más hermosos




Pero abril también es un tiempo
de asombros que se esparcen en
el aire como un oleaje de aromas





Es un beso niño que los ojos recogen 
en el arpegio del viento que hace 
danzar las hojas y es el estremecimiento 
de las ramas al ataviarse de nuevo
con su ropaje de verdes





Es una carta de amor que la
nieve dejó escrita en el susurro
de las ardillas y en la respiración
de los venados y que las palomas
recogen bajo sus alas mensajeras
para ir a entregarla a los enamorados
habitantes de la noche




Abril es una mazorca sin desgranar
un pan que aguarda su tiempo
de levadura
un cordaje en busca de
un madero en el cual soltar
su corazón hecho de música




Abril es un lecho de rocío
para mirar las estrellas
y un resplandor de alba
en los párpados del cielo




Un corcel sin ataduras
sembrando de helechos
los mediodías




Pero abril también ha sido
el espejo de un tiempo
yermo de florerías
cuya hermosura no pudo
detener el hacha que corta
los árboles
ni el disparo que silencia
la risa de los vergeles
y secó su savia sobre las aceras
que no supieron de polen 
ni futuro


Quiera entonces que abril 
sea el regazo de los sueños
que habrán de despertar
en mayo esparciendo
las alegrías que nos fueron
y siguen siendo arrebatadas
por el calendario de un odio
que no nos pertenece


28 de abril del 2017
texto y fotos
mery sananes





2 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gusta ese abril que trae paz.
Que te aterriza y nos regala esas bellas imágenes, que lucen como gotas desgranadas de una lágrimada trunca.
Sigo leyéndote y aprendiendo... de tu verbo

Un abrazo poeta

H. Barrero dijo...

Doble regalo, el de la palabra y el de la imagen. Gracias.