miércoles, mayo 24, 2017

EN EL PLUMAJE DE UNA FLOR




Una flor despliega sus alas
sobre los corredores de la tarde
y el sol comienza a habitar
en su plumaje inundando 
el universo con su luz

Y desde ese hospedaje
de esporas iridiscentes
derrama en los aleros de la noche
un aroma de encantamientos 
que se esparce en el viento
con la levedad de un 
adagio para cuerdas






texto y foto
mery sananes



Nota innecesaria

Hay días en los que el fragor de este tiempo somete tanto lo que somos, que uno sale a buscar en alguna parte una señal que restituya cierta armonía dentro del desespero. Y esta flor, a esta hora, bajo ese sol, fue una de ellas. Entre el lente de la cámara y mi mano hay un pacto que cumplimos rigurosamente. Si aquello que queremos capturar no se nos da, nos retiramos con humildad. Y aguardamos. Esta imagen no la busqué se me entregó, después de un buen rato tratando de hurgar en la tarde el abecedario de alguna ilusión. Giré y allí estaba. Casi posando. Y la recibí. ¿Una flor llena de luz para los caidos? ¿Una flor para que no se apague la esperanza? ¿Una flor para ubicar en otro paisaje las lágrimas? Está allí por todo eso y por tanto más y tanto menos. Por todo aquello que soñamos y por el duelo que nos aflige, por ese tiempo en el cual arrecian las tempestades y por ese otro cuando la luz logra escapársele a la penumbra para ir a posarse en el plumaje de una ave, de una flor o en el cordaje de un violín enmudecido. ms

No hay comentarios.: