viernes, julio 21, 2017

MUDANDO EL CORAZÓN


Mudando el corazón

a hilario
regalador del corazón
que se estaba mudando
y que llegó a mis predios


Hoy cambió mi corazón

La partitura en tiempo de adagio
escrita para su latido
venía fragmentada
en una disonancia de notas
desde los días de mi nacimiento

No hay armonía posible
cuando el viento está 
cuajado de disparos

Había perdido su cadencia
en el trazado de una historia
que nada sabe del scherzo 
que dibuja el albor 
entre la noche y el día
para que a nadie se le
expropie el asombro
de su vivir

Andaba a veces a prisa
como corcel en el mar
y otras se aquietaba
como el espejo de un lago
aguardando silencioso a la luna

 Yo lo arrullaba con el rítmico
canto de los cardenales
y en las madrugadas
lo ponía a reposar
con las ventanas abiertas 
al silencioso canon de los grillos

Y de pronto un ser luminoso
vibrante de colores
estremecido de arcos
se apareció en mis predios
mudando su corazón

Y me dijo
toma éste que acabo de
descoser de mi traje de yerbas
y cerbatanas

Aún late como el pétalo
que se esconde en la llovizna
de una rosa
que busca una guarida donde
ir a aposentar su arpegio
enamorado

Y ella misma sin aguja ni
bisturí con su mágica inocencia 
lo colocó en mi pecho

 Y ahora tengo
 un rumor de cuerdas
que resuena en mi respiración
un pincel que restaña heridas 
y un latido que se despliega
amoroso sobre las alas
de este tiempo de destrozos

21 julio 217



texto / mery sananes
pintura / hilario barrero



1 comentario:

H. Barrero dijo...

Qué hernosura de poema! Muchas gracias, querida Mery! Un beso