martes, enero 31, 2017

ALHAJAS DE LUZ


 Estremecida de frío
la luna tirita sus penas
en un cielo habitado
de niebla


  
Busca asomarse  apenas 
un instante para derramar 
sus alhajas de luz 
sobre el mirar de un niño 
herido de tristezas



Entre ambos 
le dice la luna
podemos restituirle
la alegría al planeta
¿lo intentamos?

 

Luna creciente
30 enero 2017 


texto y fotos
mery sananes

Leer mas!

lunes, enero 30, 2017

ABECEDARIO DE LIRIOS



Teresa y Luis Enrique

No hay como consolar la pérdida de un hijo. La de dos es ya una herida que no hay sutura que la cierre. Es como quitarle el sentido a todo lo vivido. Naufragar en un océano sin oleaje. Utilizar una palabra que ha perdido todo significado y sentido. ¿Con qué alfabeto aliviar ese recorrido a la inversa?

Venimos entonces, Luis Enrique a tu encuentro sin palabras y sin consuelo, pero armados  con un panel de abejas, una geografía de abrazos, un abecedario de lirios, para con ellos arropar tu tristeza, cobijar tu desolación, reparar las cuerdas rotas con la cinta de la esperanza.

No es mucho cuando toca sembrar el propio corazón en una tierra que aún no aguardaba ser sepultura. Pero es el hilo frágil que nos sostiene,  la cuerda diminuta por donde nuestros pasos vienen a ser un milagro de reingeniería.

Y la vida sigue siendo un compromiso sellado, aunque el llanto anegue los días de bruma. Tal vez todo estaba inscrito, o tal vez se va inscribiendo sin que uno lo sepa o pueda adivinarlo. Lo único que sí sabemos es que el cordón de los hijos nunca desaparece. Y ustedes pudieron acompañar la difícil travesía que los condujo a partir antes de una fecha que no conocíamos.

Y que el amor allí derramado quedó inscrito en esos hijos para que su partida tuviera la levedad del pájaro que alza vuelo.

Tal vez les costó a ustedes cargar el peso de un sufrimiento que de otra manera hubiera tocado la totalidad de esas vidas. Y en la brevedad de su itinerario vital dejaron sus huellas.

Y son esas las que hay que depositar en el cántaro de la memoria y el corazón, porque allí florecerán en todo su esplendor. Después de todo, y cualesquiera sean los designios que escapan a nuestra hondura, uno jamás se separa de los hijos. Y allí deben permanecer como un recinto sagrado.

Nosotros seguimos a la vera de vuestro desconcierto, queriendo ser el canto de un campanario cuando abre la mañana. Un afecto reiterado. Una compañía que haga más manejable el dolor.

Y dejamos el deseo de que su paso hacia otros espacios estelares, se produzca en armonía y sosiego, para que no haya partida, sino transfiguración. Ritual de alquimista dibujándole al aire señales de consuelo y resurrección.

Con un abrazo gigante

mery
29 enero 2017




Leer mas!

LA LUMINOSA TRANSPARENCIA DE LIGIA




Cada vez que me despierto lo hago
con la intención de levantarme
y bajar corriendo al cuarto de mamá
a ver cómo amaneció...
y en lo que me siento en la cama...
recuerdo que ya no está...
entonces me apuro para encontrarle
un nuevo sentido a mi vida...

Elenita Córdova Olivieri




Armando y Elenita

Lo difícil no es escribir sino aceptar que Ligia, madre amada, se ha mudado de estancia para seguir repartiendo sus golosinas para la existencia de amabilidad, entrega y compromisos.

Porque los seres, como Ligia, dejan siempre en el aire la estampida de sus abrazos, el cálido viaje de sus dedos sobre las zozobras, mientras esparcen lienzos y vitrales para dejar impresas esas huellas que se llenaron de colores para que cada quien pudiera mirar a través de ellas lo que subyace en cada gesto.

Allí, en esos territorios misteriosos y enigmáticos, están los secretos del vivir, del morir, del renacer, hasta que se torna un círculo fecundo y generoso, del cual todos formamos parte.

Y cada tiempo de cada una de esas fases tiene sus instrucciones y sus caminos. Y tus padres, Armando y Ligia, cumplieron la del vivir, con una hermosa intensidad, con una entrega generosa, con un código de valores, creencias y afectos, que no pudo quebrar las derrotas continuadas, los golpes recibidos, ni las esperanzas truncadas.

Y esa fue la escuela que dejaron. Su mayor sabiduría. Su ejemplo y sus caminos. Les tocó, en medio de su compartir, despedir a un hijo, vuestro hermano. Y con ese dolor a cuestas, mayor que cualquier otro, no se cegó la luz en sus ojos, ni el abrazo en sus pechos. Porque son tantos los hijos que, más allá de los paridos, son nuestros por naturaleza y designio, que a la larga todo lo que hacemos es en nombre de ustedes.

Para eso Armando estudiaba arduamente la teoría y la práctica de unos números que sólo dejaban ver los índices de acumulación mas no los del compartir. Y para eso Ligia moldeaba el cristal hasta convertirlo en vitral, inventaba muñecas que tenían respiración y llenaba lienzos con haces de luces, para que en alguna parte iluminaran la esperanza.

Y ustedes son hijos de esa proeza de entrega, de esa luminosa transparencia de un vivir que no se ataba a nada que no fuese la belleza del espíritu, la consagración de los vientos fecundos, la artillería floral de los abrazos y el trabajo arduo que intentaba sin cesar trazar los horizontes de un porvenir que no pudieron ver, y que nosotros tampoco veremos.

Un porvenir, sin embargo, que queda inscrito en vuestras pupilas y en aquellas que vendrán, hasta que algún día, como quería Saint John Perse, logremos acortar la distancia entre el hombre temporal y el intemporal, y se instale en esta pobre y entristecida tierra, una condición humana más digna del hombre original.

Esa es la tarea y  el oficio que nos dejaron. Y es un ramillete en manos de ustedes y en las de todos los que tuvimos la alegría de estar cerca de ellos. Y sabemos que ahora juntos le andan sembrando azahares al cielo, para que en cada atardecer reciban sus señales luminosas.

Y así, cada día, sabrán sentir esa presencia amorosa, que los siga impulsando a encontrar sus propios derroteros, sus caminos de realización, las trochas hacia sus sueños. Su propio y nuevo sentido del vivir.

mucho los quiero
mery sananes
enero 2017
Leer mas!

LA LÁMPARA DE ARCILLA



No es verdad que la vida pueda renegar de sí misma. Nada viviente procede de la nada, ni de la nada se enamora. Pero tampoco nada guarda forma ni medida bajo el incesante aflujo del Ser. La tragedia no finca en la metamorfosis misma. El verdadero drama del siglo está en la distancia que dejamos crecer entre el hombre temporal y el hombre intemporal. El hombre iluminado sobre una vertiente ¿irá acaso a oscurecerse en la otra? Y su maduración forzada, en una comunidad sin comunión, ¿no sería quizá una falsa madurez?

Al poeta indiviso tócale atestiguar entre nosotros la doble vocación del hombre. Y esto es alzar ante el espíritu un espejo más sensible a sus posibilidades espirituales. Es evocar en el siglo mismo una condición humana más digna del hombre original. Es asociar, en fin, más ampliamente el alma colectiva con la circulación de la energía espiritual en el mundo... Frente a la energía nuclear, la lámpara de arcilla del poeta ¿bastará para este fin? –Sí, si de la arcilla se acuerda el hombre.

Y ya es bastante, para el poeta, ser la mala conciencia de su tiempo.*




* Saint John Perse, “Discurso de recepción del Premio Nobel (poesía), 10 de diciembre de 1960”, Crónica. Buenos Aires, Fabril Editora, 1961,  pp. 20-21

Texto completo del discurso

Leer mas!

domingo, enero 29, 2017

LA PALABRA HUMANA




La palabra humana es como un caldero cascado 
en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, 
cuando quisiéramos conmover a las estrellas.

Gustave Flaubert / Madame Bovary


¿Y por qué no reparar ese caldero con minerales 
de ternura y aleaciones de amor 
para que de su hondo recinto salgan 
manjares hechos de estrellas, 
capaces de conmover al hombre?


foto / mery sananes
Leer mas!

martes, enero 24, 2017

EL CIELO DE CARABALLEDA



El cielo de Caraballeda
es el recinto donde moran
los pinceles de
armando reverón


Sus manos alborozadas en tiza 
y lumbre recorren cada día
los pasajes del alma
para dibujar sobre ellos
las tonalidades inéditas
que brotan cuando 
el color se destila hasta
su última hebra


Y es entonces cuando
el cielo se derrama como
una cascada en cadencia 
infinita sobre el mar
de los caribes en estremecido
cántico de amor


texto / mery sananes
fotos / danielita barrolleta

caraballeda 
22 enero 2017


Leer mas!