viernes, noviembre 25, 2016

MARCOS ANA: VIVIR PARA LOS DEMÁS


En entrevista que le hiciera La Marea a Marcos Ana, después de la abdicación del rey Juan Carlos, en junio del 2014, la última pregunta fue: ¿Cómo se combate la apatía? Esta fue su respuesta:
Pensando en los demás. Yo tengo como consigna vivir para los demás. Es la mejor manera de vivir para uno mismo. Eso te da fuerza. Eso y aprender a ser feliz en la felicidad de los otros, el no hacer de tu pellejo el perímetro del mundo. Te da fuerza saber que estás luchando por otros.
enlace a la entrevista

Dejo aquí este canto de pájaros
SÉ QUE A MARCOS ANA LE HUBIERA GUSTADO ESCUCHARLO EN VUELO HACIA SUS INICIOS
Leer mas!

SOBRE PALABRAS CONJUGADAS










Leer mas!

MARCOS ANA - CARTA URGENTE A LA JUVENTUD DEL MUNDO



CARTA URGENTE A LA JUVENTUD DEL MUNDO

Si la juventud quisiera
mi pena se acabaría,
y mis cadenas.
(Decid ¡basta!
Haced la prueba.)
Vuestros brazos son un bosque
que llena toda la tierra;
si enarboláis vuestras manos
el cielo cubrís con ellas.
¿Qué tiranos, qué cerrojos,
qué murallones, qué puertas
no vencieran vuestras voces
en un alud de protesta?
(Todos los tiranos tienen
sus pedestales de arena,
de sangre rota, y de barro
babilónico sus piernas.)
Pronunciad una palabra,
decid una sola letra,
moved tan solo los labios
a la vez y la marea
juvenil atronaría
como un mar cuando se encrespa.
Pero, ¿quién soy yo, qué barco
de dolor, qué espuma vieja,
qué aire sin luz en el viento
acerco a vuestras riberas?
Como campanario de oro
vuestros corazones sueñan.
La juventud es la hora
del amor, su primavera.
¿Por qué mover vuestras ramas
alegres con mi tristeza?
¿No es mejor que yo me coma
mi pan solo en las tinieblas;
que mis pies cuenten las losas
veinte años más, mientras sueñan
mis alas entre las nubes
de un cielo roto en mis rejas?
Pero la vida -mi vida-
me está clamando en las venas;
abrasa loca las palmas
de mis manos; lanzaderas
clava y desclava en mi frente
y el pensamiento me quema.
Ved nuestros tonos. Ya somos
como terribles cortezas;
claustrales rostros, salobres
ojos que buscan a tientas
-sedientos de luz y sol-
una grieta entre las piedras.
No sabéis lo que es vivir
muriéndose a vida llena;
grises, sobre grises patios,
sin más luz que una bandera
de amor...
Ni lo sepáis nunca...
Más si queréis que esta lepra
jamás os alcance el pecho,
no dejéis "mi muerte" quieta.
No dejadme, no dejadnos
con nuestras sienes abiertas
y en un cerrojo sangrante
crucificada la lengua.

Levad vuestros pechos. ¡Pronto!
( Es bueno que esta gangrena
os revuelva las entrañas.)
¡Echad abajo mi celda!
Abrid mi ataúd; que el mundo
en pie de asombro nos vea
indomables, pero heridos,
sepultos bajo la tierra.
¡Que no queden en silencio
mis cadenas!

Publicado inicialmente el 27 octubre 2008
Leer mas!

CARTA A MARCOS ANA EN SU CUMPLEAÑOS




Hoy se marchó a otras batallas Marcos Ana
Sus huellas quedan indelebles
En su espíritu y su fortaleza
anida el porvenir que siempre soñamos
con construir
y dondequiera que esté sabemos
que sigue trabajando para que algún día
se haga realidad

No lo despedimos porque con nosotros
se queda para siempre

Autobiografía 

Mi pecado es terrible; 
quise llenar de estrellas 
el corazón del hombre. 
Por eso aquí entre rejas, 
en diecinueve inviernos 
perdí mis primaveras. 
Preso desde mi infancia 
ya muerte mi condena, 
mis ojos van secando 
su luz contra las piedras. 
Mas no hay sombra de arcángel 
vengador en mis venas: 
España es sólo el grito 
de mi dolor que sueña


MARCOS ANA, POETA MAYOR

CARTA A MARCOS ANA
EN SU CUMPLEAÑOS
(escrita en el 2009, hoy la reproducimos
en ocasión de su viaje)

¡Para la alegría nuestro planeta
está poco preparado!
Debemos arrancar la alegría
a los días venideros.
En esta vida
morir es cosa fácil.
Hacer vida
es mucho más difícil.

Vladimir Maiacovsky
Poema a Serguei Esenin


Te conocí hace muchas décadas cuando tus versos formaban parte de nuestro mejor armamento de combate. Tu voz, tu ejemplo y la continua enseñanza que mostrabas era para los jóvenes de entonces una lámpara encendida, un secreto talismán, un equipaje que ninguna requisa podía quitarnos. Los llevábamos como si fueran nuestros de tanto enjugarlos ante el horror que nunca ha dejado de existir. Sabíamos ‘y aún lo sabemos’ que mientras un hombre, en alguna parte, no se doblegue y mantenga su estatura de gigante, ante quienes lo acorralan e intentan aniquilarlo, la esperanza subsiste, como un sueño posible.

Y la realidad terminó diciéndonos que eran esas las lámparas a las cuales seguiríamos aferrados, para que los rostros niños que se nos fueron, las sonrisas que quedaron en sepulturas sin nombre, la ristra de ilusiones que el odio convirtió en mortajas, no fueran en vano. Seguimos siendo, más allá de fracciones, discursos y mentiras, de guerras y enfrentamientos fratricidas, de violencias y atropellos, los guardianes de esa memoria, los responsables de ese recorrido de tierra, que aún no florece.

Y tus versos, Marcos, tu vida, la libertad que construiste detrás de los muros, la belleza que no se amortiguó, era y sigue siendo parte esencial de lo que somos. Se entrecruzaban tus versos con los Nazim Hikmet, los de Bertolt Brecht, los de Maiacovsky, Esenin, Miguel Hernández, César Vallejo, García Lorca, Neruda, León Felipe y tantos otros, que no aceptan enumeración alguna. Nos colgábamos de un verso para sobrevivir la tristeza. Nos cobijábamos en un gesto para que nos diera el valor de no retroceder en nuestras ansias de ser pájaros.


Entonces, cómo no celebrarte en tus 89 años. Si hemos convivido contigo tantas décadas sin saber siquiera que día naciste a la vida. Porque nacías con nosotros en la oscuridad de las noches, en el destello de los disparos que alcanzaban al compañero, en la terrible soledad a que quedó reducida la utopía.

Y hoy eres más necesario que nunca. Como son indispensables brazos que, como un bosque, llenen toda la tierra, hasta acabar con todos los tiranos. En medio de la confusión en la que vivimos, entre tantas violencias que nos azotan, entre la prevalencia de los odios, el deseo de poder, el trastocamiento de tantos de nuestros anhelos, tu fortaleza, tu coraje, tu perseverancia, tu ternura, tu amor son esenciales.

Hoy cuando los ametrallados de ayer se convierten en portadores de nuevas y más mortíferas metrallas, cuando los encarcelados de entonces visten hoy el traje de carceleros, y una vez más el deslinde se hace entre discursos y palabras vacías, y no entre la muerte y la vida, entre la humanidad que aún no creamos y el terror que sembramos cada día, hasta sin darnos cuenta, tu capacidad de inventar paisajes donde sólo hay muros, tu visión de amanecer desde la noche larga de tu cautiverio, tu verso vasija desde las sequías de la desesperanza, debe nutrirnos de nuevo.

Tú nos enseñaste cómo arrancarle la alegría a los días venideros y cómo hacer la vida en un mundo donde prevalece la muerte. Por ello, y por tantas otras cosas, Poeta, te celebramos hoy como ayer, como lo haremos mañana, en este largo transitar por guerras ya perdidas, por horrores conocidos, por las estrellas que aún habremos de dibujar, con los pinceles de tus ojos, sobre las corrientes profundamente azules del corazón del hombre. ¡Para que no queden nunca en silencio las cadenas! Y el planeta se convierta al fin en una casa sin llaves, siempre abierta, como el mar, el sol y el aire.

mery sananes

Invitamos a visitar estos enlaces

CRISTINA CASTELLO / MARCOS ANA, EL QUIJOTE VIVIENTE

MARCOS ANA / CARTA URGENTE A LA JUVENTUD DEL MUNDO

EMBUSTERÍAS DE MARCOS ANA

BLOG DEDICADO A MARCOS ANA
Leer mas!

miércoles, noviembre 23, 2016

LOS PÁJAROS QUE HABRÁN DE NACER




En otoño la hoja le roba
su rojo al cardenal porque
sabe que con esas alas
su migración tendrá las
resonancias de su canto
y que sobre esa partitura
vendrá de regreso a servirle
de lecho y cobijo
a los pájaros que habrán
de nacer

¿Cuándo podrá el hombre escapar 
de los pozos que lo cercan
los muros que lo retienen
la muerte numerada que le
designaron para ir a alcanzar 
un vivir de trinos y de pájaros?



texto y foto / mery sananes
el libro de los pájaros
octubre 2016


Leer mas!

domingo, noviembre 20, 2016

LAS PALABRAS CONJUGADAS DE MERY SANANES


LAS PALABRAS CONJUGADAS
DE MERY SANANES
Rafael Rattia


Las enigmáticas bondades del destino quisieron que este libro de la poeta Mery Sananes viniera hasta mí en tiempos tan convulsos como inciertos.

El copyright del libro “Palabras conjugadas” dice que fue impreso en el mes de Julio del presente año 2016 en los Talleres “La perla, CA” y la Cátedra “Pío Tamayo” de la Universidad Central de Venezuela con un modesto tiraje de 1.500 ejemplares. Para ser un libro de poesía es una edición de considerable tiraje. Venezuela es un país que desde tiempos coloniales ha leído poesía con singular avidez pero hay tiempos más auspiciosos y propicios para la lectura de poesía que otros.

Casi un centenar de poemas conforman este poemario de Sananes dedicado a ser en su espléndido anonimato; no hay mejor dedicatoria que esa que va dirigida al humano ser, a la doliente humanidad que vive la vividura del vivir en la intensidad de la palabra dicha al fragor de la pronunciación, del decir diciendo.

La escritora postula en este libro la urgencia de una voz que privilegie el saber fonémico, la eufonía de la voz que enuncia la vida que otorga sentido al estar en el mundo. Más allá de toda grafía escritural el lector lee los textos poéticos de Sananes y se asombra de constatar el canto subyacente en cada verso labrado por su trazo firme, terso, meditado y, más aún, sentido en lo hondo del ser.

No tengo la menor duda; la poética contenida en estos textos conjugados proclama una cierta epifanía de la imaginación lírica. La escritora se interroga sobre si, efectivamente, las palabras fundantes del cosmos humano podrían experimentar un retorno a sus conjugaciones originarias, genésicas… Esa preocupación esencial que exhalan sus textos me remiten a lo que los antiguos griegos denominaban con la palabra apocatástasis, es decir; la reconciliación del ser consigo mismo y con el mundo. El ars poética propuesta en las páginas de este libro no tiene discusión. Una inveterada pulcritud léxica se adueña de cada verso que ordena una sintaxis de música telúrica afincada en la angustiosa y angustiante tarea de vivir. “Palabras conjugadas” nos estremece la sensibilidad del lector y recuerda que primero es el vivir, el mandato insoslayable, luego se escribe en los pliegues del aire y por último se rasga la página con la grapheim. La poiesis de Sananes es testamento de su paso por la tierra seca y desolada de un tiempo inclemente que nunca dio sosiego a los grandes desafíos de la especie humana. En el poema titulado “La canción rota” dice:

“Pertenezco a esa especie colectiva
empeñada en quebrar el ruido con una
palabra que aún no se ha construido” (…)

La memoriosa conmoción de un recuerdo es imagen que perturba la capacidad intelectiva del lector. El lector que se acerca a la gratificante intimidad de estos textos no puede evadir el sentimiento de gratitud con la poeta por poner en la página imágenes tan desgarradoramente cálidas y tan inocentes que parecieran venir de una memoria edénica, paradisíaca. Toda la poesía de Sananes es un terco y arrebatado exhorto a la ternura, un emplazamiento al amor y el amar contra el morir y estos textos son una expresión patentizada de ello.

Lo que sì no se oculta en esta poesía de Sananes es su profundo y raigal eco libertario y el poema es, en estos textos de libertad y esperanza, una forma de conocimiento, un camino tortuoso para acceder a la verdad que conduce inexorablemente a la libertad. Leer los textos poéticos contenidos en “Palabras conjugadas” es, también, ex aequo, leerse uno mismo en nuestra propia interioridad psicológica. La escritura poética propuesta en este libro es altamente terapéutica, balsámica, “sanadora” en lo que toca a nuestra herida esencial: ser uno mismo, reconocerse uno en sì mismo y consigo mismo desde la alteridad de la escritura del otro.

La palabra íngrima, desnuda, solitaria, en su original estado virginal de no pronunciación, la palabra en estado de gestación con sus sonidos morfo genésicos nacimientales; a esa palabra busca acercarse la escritura de Sananes y estimo que su hercúleo esfuerzo intelectual es no sólo válido sino más bien plausible y altamente encomiable. Desde estas líneas saludamos esta magnífica y munificente obra de pura poesía y auguramos para ella y su autora el mejor de los destinos que seguro estoy de ello sabrá labrarse por sus incontables virtudes literarias y estéticas.

Rafael Rattia
09 octubre 2016

foto
mery sananes

Solicítelo en Venezuela
0412 259 4218 / 0414 333 6515 / 0212 550 0784
 merysananes@gmail.com


En el exterior 
a través del siguiente enlace


Leer mas!

LAS SOLVENTES PALABRAS CONJUGADAS DE MERY SANANES




LAS SOLVENTES PALABRAS CONJUGADAS
DE MERY SANANES
William  Becerra


Como muchos saben vengo del mundo del periodismo. Y en literatura soy un simple aficionado que se dedica a la lectura sin mayor aspiración o vocación para el ejercicio de la crítica. Y en el caso del más reciente libro de la poeta y profesora universitaria Mery Sananes, comienzo por darle las gracias a nuestro amigo Agustín Blanco Muñoz por haber puesto en mis manos esta publicación.

Dada esta circunstancia, amiga Mery, he tenido la dicha de leer tu poemario “Palabras conjugadas”. Y debo decirte que  he quedado gratamente sumergido en esa experiencia estética, en esa cosa liviana, alada y sagrada que es la poesía.

Con tus palabras he cumplido lo que Borges propone para entender la poesía. Primero leer en silencio como queriendo sentir la belleza y, en seguida, hacerlo en voz alta para escuchar la armonía. Quiero decirte que tu libro cumple ambas premisas con solvencia. En tus palabras se siente un  mensaje que toca esta dura realidad sin poner de lado la sagrada belleza.

Y aunque  pudiera considerarse como un atrevimiento, considero que es  hora, y lo digo como una humilde propuesta, que tu obra sea reconocida nacional e internacionalmente. Tu obra debe ir a concursos. Y tengo la certeza de que ocuparás un lugar destacado en los mismos. Sé que en cada caso la calidad de tu poesía sobresaldrá.

Finalmente quiero señalar tu poema “En el redil de la tristeza”, como una síntesis de las palabras que es necesario conjugar en  momentos en los cuales nuestro país le envía condolencias al miedo, mientras hace el inventario doloroso de lo que nos han dejado: Nos han robado la respiración/ de la que se nutren los arbustos/ no han robado el candor nos han/ dejado sólo el ruido circense/ de los escenarios vacíos y la huella triste/ de la vestimenta inútil de los otros/ nos han silenciado hasta el grito/ dejándonos sólo con una lágrima/ disecada a la que le han quitado/ su travesía de gotas del amén.

Pero tu palabra no se queda en el área del lamento y el pesar. Llamas a cumplir con el requisito de construir otros tiempos: Hoy nos toca escribir el futuro desandar la / muerte y reinventar la historia que nos fue / consignada en el átomo cósmico de nuestro / nacimiento para ver si al fin algún día / en esta tierra de milagros y encantamientos / el hombre comienza a ser y a vivir. Y es así como tus palabras se conjugan con mucha solvencia en los alrededores de la onda de la vida plena de los hombres. Y no queda más que decir amén!


Solicítelo en Venezuela
0412 259 4218 / 0414 333 6515 / 0212 550 0784


En el exterior
a través del siguiente enlace


Leer mas!

EL VUELO DE LAS HOJAS





Las hojas al desprenderse
de las ramas sueñan con
ser ala e invitan al viento
a bailar un vals antes de
irse a dormir su tiempo
de invierno

Saben que vendrán de regreso
después de empalagarse
con la miel de los suelos
y que en vuelo ascenderán
de nuevo a su hospedaje de
ramas a regalarle al transeúnte
el perfume de su savia






texto y fotos
mery sananes
El Libro de las Hojas


Leer mas!

sábado, noviembre 19, 2016

TERRITORIO DE ALMAS


TERRITORIO DE ALMAS
Juan Guerrero

Si tenía curiosidad por leer un buen libro de poesía y que esperara recibir con ansiedad, ha sido este de Mery Sananes, "Palabras conjugadas" (2016).

Celebro su edición que sorprende por muchas razones. Una de ellas, su sencillo diseño y el tiraje de 1500 ejemplares.

Lo otro es encontrar la voz poética de Mery Sananes (1942) hablando desde el alma de las cosas. Y particularmente, desde la esencia misma de la palabra. Por ello, catalogo esta obra como de revelaciones, de esencialidades y asombros. Hay una constante búsqueda por esa palabra que se atreve a ser colectiva, de participaciones y alegrías. Y en la construcción de un lenguaje para otorgarle voz a ese hombre que vendrá. Ser amoroso y esencialmente libre, morando en el bosque de la vida.

Sananes no introduce nada nuevo a su trazo escritural de siempre. La leímos en Tiempo de Guerra (1968) donde aparece su discurso poético desde la cotidianidad de una vida alterada por los acontecimientos de la violencia. Ese escenario donde la muerte ronda mientras se esperan noticias de los compañeros. Mientras se piensa y sueña un país de libertad.

Y en Palabras conjugadas el centro del libro es la palabra y sus extravíos. Convertida en eco y ruido que confunde y delata la soledad del hombre. Palabra seca de alma y ruinosa en su diaria laceración.

En sus casi 70 textos poéticos, Sananes revisa la vida, esto que somos. No puedo dejar de pensar en mis ancestros. En todo lo que en siglos hemos sido, vivido o quizá, medio vivido. Los textos presentan una vertiginosa película milenaria, ancestral, donde se repiten en las secuencias, palabras y escenas de la vida, como pequeños cuadros en un tiempo lúdico de ese paraíso que fue nuestra tierra. No sería descabellado afirmar que por algún tiempo, el territorio del oriente fue confundido con el mismo Paraíso terrenal. De ahí aquel primer nombre, Tierra de Gracia.

La palabra poética en este libro discurre en un fluir de vocalización que no da tregua. Se asume el verso poético desde su esencialidad. Y solo queda su íntima musicalidad, tono y timbre en su densidad que lacera mientras se interroga o se muestra la realidad de esta vida, lacerante, de aberraciones, pero también de misterios y revelaciones.

Observamos en la hechura de sus textos una composición donde la espontaneidad de las palabras se coloca sin mayor maquillaje estético. Acaso en muchos de sus poemas se repiten temas e incluso, el uso de palabras. Pero es que ello obedece a una intencionalidad del poeta.

Desde nuestra perspectiva de lector, el libro comienza en su último poema, Bocado de rosas: /Vengo de una tierra atravesada de desembocaduras/ bordeada por un mar que espumaba transparencias/ una cordillera poblada de antiguos dioses/ que cuidaban de la flor y la cosecha que/ resguardaban el fuego y hacían cabriolas con el/ viento para que el polen se esparciera por todos/ los costados de un territorio habitado por milagros/ (pág. 91)

Avanza en retroceso su poética para advertirnos, “hay que ir a rescatar una lengua madre que tenga/ sabor a bocado de rosas a pan de siempre a vocablo/ amoroso que invite a compartir la pena y a celebrar/ la plenitud de un devenir de arroyos que desbordan/ florerías en sus orillas sin inundaciones” (…) “la vastedad de un mar único y caribe que se/ extiende hasta un atlántico que conoció el/ verdiazul en las aletas de los peces que cantan/ y las plumas de los tucanes que reverberan/ sus nidos en la torre de los bosques”

Es desde esta esencialidad donde la escritura de Sananes asume una identidad cósmica, de ese barro ancestral para reclamar una lengua que hable de lo primario, eso genésico y telúrico. Y sorprende que en este libro incorpore y también, otorgue contenido a nuevas y antiguas palabras, que en su versificación, deslumbran: “La tierra es una florería”, “en los mariposales del alma, “La muerte se encima”, “la petalería de un beso”, “en busca de un nidal de estrellas”, “emerger en cuarzos desaviamor”, “Hay tristumbres que siempre regresan”, entre tantos otros.

Esta poesía de Mery Sananes nos sigue diciendo, junto con las otras voces ancestrales, de León Felipe, Whitman, que la vida, acaso sea necesario vivirla a riesgo de todo. Celebrarla mientras el dolor, la pena y la tristeza, invaden el alma y oscurecen nuestro lenguaje. Buscar entre las cenizas de nuestro suelo árido y desolado, las huellas de quienes fuimos para nacer a la vida. Nosotros, que acumulamos muertos y andamos desposeídos de la esencialidad del lenguaje, seguimos insistiendo en vivir otra vida: esa donde el trinar de pájaros recuerda nuestro bosque y donde existe un adagio más sublime que el de Albinoni y Marcello. Ahí está la musicalidad para un nuevo lenguaje, la palabra que dé inicio al bautizo de otra existencia, con trompetas, oboes y cellos que brillen desde otro azul, ese azul rizo del rey que se contiene en su propia luz.

La poesía de Mery Sananes nos sigue invitando para asumir otro lenguaje, renovar nuestra palabra ancestral para hacerla presente en este hoy terriblemente humano: “Hoy nos toca escribir el futuro desandar la/ muerte y reinventar la historia que nos fue/ consignada en el átomo cósmico de nuestro/ nacimiento para ver si al fin algún día/ en esta tierra de milagros y encantamientos/ el hombre comienza a ser y a vivir”

No exageramos al indicar que este libro de Mery Sananes introduce en las letras nacionales, una visión esencial de la poesía, y donde su autora es, de los poetas vivos, junto con Teresa Coraspe, de las más importantes poetas venezolanas de siempre.

(*)  camilodeasis@hotmail.com    |  IG @camilodeasis1  


Solicítelo en Venezuela
0412 259 4218 / 0414 333 6515 / 0212 550 0784
 merysananes@gmail.com


En el exterior 
a través del siguiente enlace


Leer mas!