martes, julio 29, 2014

VINCENT VAN GOGH



Nosotros nos sentimos morir,
pero sentimos la realidad de que somos
muy poca cosa, y que para ser anillo
en la cadena de los artistas,
pagamos un precio muy duro
en salud, en juventud, en libertad,
de la cual no gozamos en lo más mínimo,
no más que un caballo de tiro
que arrastra un coche lleno de gente
que se va a gozar la primavera

Vincent Van Gogh




Hoy me siento
como fatigado
caballo de tiro
pero sigo creyendo
en la primavera
que habrá de amanecer
para los otros




ms / 1982
Leer mas!

DESDE LOS RETAZOS DEL DESTROZO






Te vimos descender
con una sonrisa
adherida a los pliegues
de tu asombro
las más altas escalinatas
del dolor

Tu paso era raudo y
tenía la levedad de la
caricia con la que envolvías
la zozobra de los niños
que se bordaban en tu regazo

Venías ataviada de
azahares y tus manos
se movían como estremecidas
rosas al viento escriturando
con tu mirada el epílogo
de todo mal

Mientras
tus hijos ascendíamos
por esa misma ruta
al cielo de los misiles y las
inmisericordias en busca
del huerto de bienaventuranzas
que allí habías dejado
para que bebiéramos de ellas
el antídoto a toda desventura

Tú continúas en tu oficio
de recomponer la vida desde
los retazos del destrozo y
nosotros aún deambulamos
en busca de tierras sin minas
para sembrar los pasos
hacia tu alegría acantilada


mery sananes
29 de julio del 2014 
Leer mas!

lunes, julio 28, 2014

SOBRE UNA CUERDA AZUL DE FANTASÍA


 JUAN SEBASTIAN BACH
21 de marzo de 1685 / 28 de julio de 1750
 



Hoy recuerdo el tiempo
sobre una cuerda azul de fantasía
y persisto en ver
al transeúnte haciendo sonar
una canción que no tiene ya
nada de firme en sus señales
y recuerdo también
que en los ojos de las nubes
de ese día
surgieron soliloquios en do
sostenido mayor y en re de amor
y que sobre cada pedazo de tierra
se henchían solitarios millares de millares
de pequeños inmensos recuerdos
que se embriagaban en las noches
en que el doble violín dejaba su cuerda
a un lado para hacerse a los cielos
de la luz de la tristeza
del oboe consagrado en la cuerda
del amor enamorado de un sonido
de la humana dimensión
de un hombre así
juan sebastián se halla ahora
a la altura de una cuerda delirante de vida
la viola tras el bajo continuo del vivir
la viola enamorada del violín enardecido
la permanencia adviene ahora como lo
eternamente frugal y por encima de toda
tentación se levanta la tentación
del doble concierto que cae
sobre lo doble del camino
que conduce al doble vivir
del sonido que traspasa por siempre
la tempestad de los cielos
y sobre las nubes en tránsito de agua
juan sebastián aguarda la señal
de la trinidad el después del pan el agua
y la sal de los inciensos que reclama
la viola tras el bajo continuo
y en la larga cuerda del suspiro moribundo
la paz de la cuerda de los misterios del viento
y mientras siguen tocando
los niños de las nubes de mayo juan christian
emanuel cristóbal carlos federico
niños del designio de un hombre
construido por la exaltación
del sonido de la música más alta
música hecha por un hombre hecho de música
para que el mundo tenga por siempre
conciertos sonidos estallidos gritos
que se adentren en la más profunda existencia
de los infinitos cielos de amor de la vida
de los hombres




Agustín Blanco Muñoz
del libro inédito Ofrenda musical

Leer mas!

EN SUS ACORDES NAVEGA UN PEZ ENFURECIDO


foto / michal giedrojc

En la hondura de sus acordes
navega un pez enfurecido
el trazo incesante de una melodía
que danza sobre las cuerdas
describiendo un mar gigante
salpicado de centellas
un valle estremecido de azucenas
o una migración de pájaros
deslumbrados por el violeta
que antecede las noches

Una fuga continua que se cuela
en la respiración hasta convertirse
en suspiro que reverbera
ternuras y deletrea memorias
de un tiempo que vendrá
y que se prende en el hoy
como el velamen de un bajel
enardecido haciendo piruetas
sobre un horizonte sin fin



ms / 2009


Leer mas!

domingo, julio 27, 2014

EL ENIGMA DE LOS ARPEGIOS




Gira la música
sobre sí misma
se fuga y contrafuga
regresa a sus inicios
y zarpa de nuevo
hacia la clave de su
simétrica relojería





Clavetea sus rieles
insomnes
sobre el tren que
regresa a la orilla
de donde ya había partido



Ecuación infinita
sobre el tablero de un
clavicordio



Vértigo de un teclado
que alcanza la sonoridad
del viento en su recorrido
por la alada catedral
de los metales



Los movimientos del
alma reinventándole
a la circunferencia
el enigma de los arpegios

mery sananes
28 de julio del 2014
Leer mas!

sábado, julio 26, 2014

ALGO DE SU MÚSICA HAVE REVERBERAR EL CORAZÓN




21 de marzo de 1685 / 28 de julio de 1750


Algo en su música hace reverberar el corazón como si fuese un diapasón. Algo de sus acordes se atempera en el regazo de los olvidados hasta hacer florecer el porvenir.

Algo en sus notas continuas desenvuelve los artilugios del alma y la hace estallar en viento que vibra sobre los metales de una flauta.

Algo de sus kyries nos deja la consagración de una religión que tiene al hombre en su cabecera, como sacerdote mayor de todo lo que existe.

Algo de sus cánones nos radiografía la vida hasta deslastrarnos de epígrafes, dejando la materia de la humana condición en tiempo de proverbios.

Algo de sus corales trasiega los sentidos como si estuviésemos ante un océano inmenso, invitados a ser transeúntes en su oleaje deslumbrante.

Algo de sus conciertos para claves en tiempo de imaginerías se vuelve un espejo en el que nos vemos a nosotros mismos reflejados en sus colosales arquitecturas de suspiros. Como si encontráramos el sentido mayor de la existencia.

Algo de Juan Sebastian siempre anda con nosotros plegado a los dedos que escriben, a la voz que susurra, al temple que batalla incesante por impedir que el ruido acorrale la música.

Algo de sus estruendos sonoros contiene en su exuberancia los ritmos de antiguos ritos y la alquimia de sones que se ahincan en la raíz de lo vivido.

Algo de la dulzura que mana inefable de sus adagios revive las romanzas que el hombre deletrea en las circunvalaciones de sus afectos más hondos.

Algo de sus fugas y contrafugas, del derroche de vientos y cuerdas que cincelan acordes que provienen del país del alma se bordan en las petalerías de un vivir que aún no hemos construido


Por eso desde estas embusterías, invitamos a pasear por las amplias avenidas de sus cordajes donde perderse es encontrar la líneas que traza el universo sobre las perpendiculares de un sol que resplandece en el corazón de las más diminutas hojas de hierba.

texto y foto / ms / 2010



SUITES PARA CELLO DE J.S. BACH

LA OFRENDA MUSICAL DE JUAN SEBASTIÁN BACH

JUAN SEBASTIAN BACH, SIEMPRE

UNA MÚSICA Y UN LIBRO PARA EL MUNDO

EMBUSTERÍAS DE ANA MAGDALENA

JUAN SEBASTIÁN BACH – CANTATA 76

JUAN SEBASTIÁN BACH, 257 AÑOS DESPUÉS

MAESTRO DE LOS ARCÁNGELES DEL VIENTO





Leer mas!

Y TENDRÁS QUE RECORDAR - CANTATA 76



21 de marzo de 1685 / 28 de julio de 1750
J.S.Bach / Misa en si menor / Gloria



Y fue la voz entre las colinas
la risa de los niños en el parque
la fuente de la plaza
como un sonido de cuerdas
lo primero que nos fue revelado
y fue la señal
no importa cuántas flautas
desandaran desde entonces
donde estés tendrás que recordar
porque el amor fue el ramillete
de sinfonías
el manojo de corales
la ofrenda musical
que me entregaste a manos llenas
para que yo ascendiera
entre catedrales hasta el país
del alma de juan sebastián

Y amor fue el sonido de clave
el racimo de hierbas silvestres
olorosas a bosque
que recogí para ti
mientras bordábamos sobre los días
un enjambre de notas amorosas
tendrás que recordar
aunque la pena sea esta cantata
y la trompeta la palabra
entre las aguas
no importa cuantos adioses
nos sorprendieran
tendrás que recordar
porque la ofrenda era una y sola
y no fueron vanas
las tardes de sábado ni los disparos
ni las frutas recogidas por las noches
aunque luego prendiéramos fogatas
para que el kyrie de las mañanas
no fuera una ruptura
aunque luego vinieran los domingos
para no oír el magnificat
para que fuéramos silenciosos
más allá de esta cantata
por el absolutamente nada
con que te encerrabas
mientras yo enhebraba melodías
con una flauta dulce y un oboe

Donde estás tendrás que recordar
el fuego en medio de la casa
con tantas habitaciones
como nombres de niños inventamos
porque fuimos definidos allí
en esa niebla que bajó de la montaña
y tendrás que recordar
el clarinete de la novena de mahler
y la cantata 93
y la misa en si menor
porque allí fue la consagración
lo que nos hizo móviles como somos
por los sitios que fuimos a conocer
por los sueños que dibujamos
entre viento de metales
y brisa de maderas
porque entonces nos fue revelada la magia
y tendrás que recordar
el diciembre de ir tomados
de la mano
por entre todos los rostros
y la música de orff
y la respuesta que no te di
y que tenía porque amor fue handel
entre las hojas
mientras celebrábamos juegos
con la lluvia

Tendrás que recordar
porque una cantata es esta ciudad
y sus suspiros
este tiempo y sus trompetas
esta memoria por lo que vendrá
porque será una sola señal
el tiempo que medie
entre lo que somos
y lo que fuimos
para decir una conjunción
no tiene término
ni se agota
porque este memorial
es por lo que no nos fue dado
por los días de no cruzarnos
por toda la violencia que ha habido
desde entonces
porque claves distintos nos absuelvan

Donde estés tendrás que recordar
el color de las colinas
por las tardes
porque tengo por rito
regresar cada tercer sábado
al sitio acostumbrado
y encontrar las mismas casas
solamente
porque lo que entonces fue dicho
sobrevive más allá de tu silencio
y mi silencio
no importa cuántas contenciones
nos trajeran hasta aquí
tendrás que recordar
porque el amor desplegado
como una sinfonía concertante
entre ritos magos
y encantamientos de oboe
entre confituras de piña
y besos alados
fue suficiente para llenar
tanta vida como adagios recorrimos
con anhelos de andante

Tendrás que recordar
porque fuimos hechos
a ritmo de clave bien temperado
con estructura de fantasía
en sol mayor
para clarinetes de agua
y bajo continuo
porque lo que entonces
se hizo fuga y contrapunto
sonata enamorada
en la que fuiste cuerda
de violonchelo y yo resonancia
de píccolo y fagot
perdurará más allá
de todas las ausencias
como un manantial
en el territorio de los días
en los que habremos
de dejar para siempre
los acordes de un aleluya
para pascuas de amor


Cantata 76 Parte I


Cantata 76 Parte II


 


JOHAN SEBASTIAN BACH / MAGNIFICAT



1. Magnificat anima mea: 
2. Et exultavit: 
3&4. Quia respexit -Omnes generationes: 
5. Quia fecit mihi magna: 
6. Et misericordia: 
8. Deposuit potentes: 
9. Esurientes implevit bonis: 
10. Suscepit Israel: 
11. Sicut locutus est:
12. Gloria patri: 


Leer mas!

jueves, julio 24, 2014

LA VIDA: UNA HERIDA QUE NO CIERRA


 Henri Matisse

LA VIDA

UNA HERIDA QUE NO CIERRA



Creo que por ahora no he venido más que a gritar,
A derramarme como el agua y el llanto.
Y no sé a quién fecundo
Ni a quién aniego
Ni a quién quito la sed.
Estamos en la época del grito y las lágrimas y
Aún no hemos llegado a la canción.
No importa que los poetas vanidosos digan lo contrario.

León Felipe[1]



¿Cómo vivir si el hermano que conocemos y el que no hemos visto nunca, muere cada día de todas las muertes que le inventamos?  ¿Cómo decir que existimos si nada en nuestra existencia alumbra? ¿Qué ha ocurrido que la vida se nos volvió esta herida que no cierra, y la historia este tiempo continuado de asesinos?

Hay tantas respuestas como formas de muerte. Cada una tiene un discurso para justificar la muerte del otro. Cada asesinato, individual o colectivo,  construye en su derredor las razones de su proceder, los alegatos de su crimen, las causas que lo obligan a continuar en el ciclo inacabable de la violencia y de la muerte.

Cada tiempo y sociedad, cada ‘triunfo’ del llamado hombre, se ha levantado sobre el abatimiento, la derrota, la extinción, la masacre de su hermano. Sólo que nos han disgregado, dividido, escindido hasta tal punto, que ya no reconocemos ni siquiera al hermano que está próximo a nosotros. Nos convirtieron el mundo en el escenario de los otros, como si fuesen distintos o distantes, y estuviesen allí, en su geografía, su espacio, su hora, tan sólo para agredirnos.


Leer mas!

domingo, julio 20, 2014

SOBRE EL FILO DE UNA CUERDA


Oswaldo Guayasamin



Duele el dolor de tanta herida
se desdobla la vida como un
abecedario inconcluso
se nos viene encima la muerte
como un tiempo despojado de segundos
y sin embargo no se detiene el ritual
de las despedidas
como si estuviésemos hechos
de estruendosos silencios



Duele la pena de tanto penar
ausencias en el territorio cóncavo
de lo irrisorio y sin embargo
los días se quiebran en delgadas
candilejas sin retorno y el
corazón se detiene sobre el efímero
horizonte de una sonrisa
que perdió su rumbo en el vendaval
de los desconciertos


Y aún así dibujamos alados
amaneceres sobre el filo de una cuerda

que se desliza vertical sobre los párpados
que aún navegan en los cauces subterráneos
de las lágrimas




mery sananes

18 de abril del 2007
Leer mas!

viernes, julio 18, 2014

FRAGUA DE LUNA


Luna del 18 de julio del 2014


If we were paper
we would be stapled 
MES


En su menguante
se fragua la nocturna
incandescencia 
de un beso 



texto y foto
mery sananes
Leer mas!

domingo, julio 13, 2014

CREO


Creo
que no hay pueblo
sino hombre
y que la pólvora
sólo sirve
para abrir heridas
en el corazón
que aún no nace

Creo
que la vida
se construye con arados
y que la tierra
algún día
hará florecer
espigas en los oscuros
túneles de los fusiles

Creo
que debemos ir
desarmados
a la guerra de los otros
hasta que algún día
se acabe la muerte


mery sananes
2004
Leer mas!