sábado, agosto 27, 2016

ELOGIO DE LA INGRATITUD

 
ELOGIO DE LA INGRATITUD
Rafael Muci-Mendoza


Mientras escribo, me deleito una y otra vez con la “Ballade pour Adeline” de Richard Clayderman y lágrimas brotan de mis desapercibidos ojos; es la belleza del hacer sin esperar nada a cambio…

La ingratitud es la esencia de la vileza…, Inmanuel Kant, 1724-1804

Mi cercano amigo, un profesor de medicina, jefe de un importante servicio, nunca casó ni tuvo descendencia, vivía solo…, bueno, un decir, le acompañaba un gato de angora al que mentaba Robespierre el cual se le acercaba zalamero, interesado y ronroneando siempre en la búsqueda de un algo, de una  caricia, de una comida…

Nunca nadie se atrevió a preguntarle el porqué de aquel tenebroso nombrecillo de quien ejecutara a Luis XVI, quien fuera hombre fuerte del Comité de Salvación Pública, quien impusiera el ¨Terror¨, una sangrienta represión para impedir el fracaso de la Revolución Francesa que sumó cerca de 42.000 penas de muerte en un año; que tal y como sucederá con los desprevenidos capitostes del Chavismo, fue  juzgado con sus propios métodos y guillotinado junto con veinte de sus partidarios en la plaza de la Revolución, poniendo fin al Terror y dando paso a un periodo de reacción hacia posiciones moderadas… ¡Que Dios se apiade de nosotros y nos conceda el bien anhelado…!

De vez en cuando se aparecía como el cometa algún sobrino de los muchos que tenía, inmancablemente para pedirle alguna ayuda económica y perderse sin dejar la cola atrás hasta una nueva necesidad… Era puntual y veraz, de vestir sencillo, nada opulento ni llamativo, no olía mal ni empleaba palabrotas aun cuando estuviera disgustado. No soportaba la liviandad, era muy estudioso y la combinación de estudio, meditación y atención seria a sus pacientes, le había hecho un gran conocedor de materia médica, literatura y artes. 

Tal vez para compensar el no tener un afecto cercano, fue que con el olor de la experiencia se dedicó en alma, vida y corazón a atender a sus pacientes de un hospital público y muy especialmente a instruir a sus residentes dándoles todo cuanto tenía, todo cuanto sabía y lo más importante, muy especialmente, mostrándoles con sinceridad cuánto NO sabía; les involucraba en sus trabajos de investigación científica y todavía más, les recomendaba para que obtuvieran un trabajo… Y así, una tras otra fueron cayendo las hojas de su calendario vital hasta que cierto día… le alcanzó la senectud, esa que sabemos que vendrá pero que paradójicamente siempre nos toma por sorpresa…

En su caso vino con saña y le asediaron molestias menores y mayores por lo que ya no pudo cumplir sus metas diarias y de repente en mitad de la ruta, se volvió a ver el camino recorrido, se miró, se vio de cuerpo entero y por primera vez se sintió solo… Sus alumnos lo perdieron de sus memorias y solo por ocasión lo mencionaban, sus sobrinos visto que su hacienda se había secado por virtud de su improductividad, de sus enfermedades, del repertorio medicinal que consumía y de sus hospitalizaciones, no volvieron nunca más… y para colmo, Robespierre, el altivo gato de angora, un día oscuro y frío se marchó por un ventanuco entreabierto y nunca más se le vio aparecer…

Yo le visitaba ocasionalmente robando algún tiempo a mis ocupaciones; debía tocar el timbre repetidas veces, su dureza de oído le condenaba a solo escuchar en la quietud de su sordera los latidos de su corazón arrítmico y los gruñidos de sus tripas vacías; con esfuerzo me abría la puerta y me hacía sentir bienvenido, nada material que ofrecerme, ni siquiera un café… Sin embargo le llevaba galletas dulces y jugo de naranja natural que sabía le gustaban; hablábamos de todo un poco, le oía con recogimiento pues siempre me enseñaba con acritud mostrándome sin ambages las anfractuosas cicatrices de su vida, de su alma; volvía a abrirme la puerta con tiesura y más pena, y para despedirme, siempre me decía con amargura: ¨¡Mi querido tocayo: sobrino, residente y gato, qué trío más ingrato…!

Algo similar ocurrió con mi maestro y amigo, hematólogo y profesor de clínica médica, el doctor Herman Wuani (1929-2014), desinteresado ductor e inspirador de miles de estudiantes y residentes; cuando en congresos u ocasionalmente me encontraba con alumnos comunes y me preguntaban por él, mi respuesta era, -¨Allá está en el Vargas, como siempre, ¿por qué no te acercas a saludarle y decirle todas estas cosas hermosas de su persona que me estás diciendo a mí?¨

A todos nos pasará en mayor o menor grado, pero no importará pues después de todo lo consideramos un gaje del oficio… Mi maestro de la Universidad de California San Francisco, profesor William F Hoyt, aquel pozo de sabiduría y experiencias forjadas en el día a día, hábil observador, que tenía en su haber numerosas descripciones primigenias de signos, síntomas y dolencias, antes temido y adulado, no más le alcanzó la postrimería y su memoria de elefante comenzó a fallarle para que nadie se le acercara en los congresos de los cuales siempre había sido tan visible como farol de parranda, siempre rodeado de quienes se sentían importantes rodeándole… Con razón don Miguel, don Miguel de Cervantes y Saavedra (1547-1616) escribió, “El hacer bien a villanos es echar agua en la mar. La ingratitud es hija de la soberbia”.

Y es que el ingrato no valora lo que se da o se le ha brindado, y al despreciar a su benefactor, lo hace con una actitud altiva y egoísta. René Descartes (1596-1650), consideraba la ingratitud como un vicio propio de los arrogantes y los brutos y también de los ignorantes y los necios. Si bien hay que tratar de ser como el dador feliz de la Sagrada Biblia que da y da sin esperar nada a cambio, es injusto que aquel que recibe no retribuya en la medida de sus posibilidades con sincera gratitud, un ¨muchas gracias¨, una palabra de afecto, un ¨querido amigo¨,  un gesto cariñoso, un estar cerca en los momentos difíciles, un recuerdo afectuoso sin egoísmo, una sonrisa de festejo… En fin, seguir dando a quien desprecia lo recibido, es incentivar su egoísmo.

La ingratitud no solo puede provenir de alguna persona en particular; se da también entre padres e hijos, hermanos, tíos y sobrinos o amigos, se da no solo en muchos otros casos, sino que también puede provenir de la sociedad en su conjunto o del Estado mismo hoy día mezclado con el oprobioso régimen, maula y ladrón como él solo, bandidaje que  no paga salarios o jubilaciones dignas a quienes han aportado al sistema a través de muchos años de trabajo meritorio sin reconocimiento, y a quienes condenan a subsistir con sumas miserables por concepto de jubilación debiendo hasta humillarse para obtener lo que es suyo u ocurrir a marchas o vigilias frente a las plantas que le sojuzgan para recibir planazos o ¨gas del bueno¨…

Solo se premian ellos mismos… Dígame los militares, se engordan por gula, se suben los sueldos, se regalan automóviles, adquieren quintas que sus sueldos les negarían, viajan al denigrado pero ansiado imperio con sus familias y jugosos viáticos, se despojan de sus uniformes al salir a la calle pues bien saben que están desprestigiados, son impopulares y mal vistos; los demás, el pueblo que paga sus salarios, son ignorados, mirados como perraje y dejados de lado… Se llenan de las condecoraciones -¨chapitas de coca-cola¨- que premian sus lisonjas y entregas en sus paltosotes hasta la rodilla colmados de botones, placas y estrellas de hasta siete picos,  muestrario de ridiculeces de quienes, cobardes, no han querido ni sabido defender su patria, antes bien, la han mancillado al hacer dueña de ella a una pinche y malvada nación extranjera, a la muy indigna dictadura cubana de quienes reciben órdenes, desplantes, humillaciones y reprimendas…

Saluda a la ingratitud como una experiencia que enriquecerá tu alma. Augusto Rodin, 1840-1917

Y es verdad, quien vive pensando en los desagradecidos con quienes se ha topado en la vida, que suelen ser abundosos, deja de solazarse en el bien que ha esparcido. Quien nada ha dado, quien ha quitado a otros y ha usufructuado de bienes ajenos no merecidos, algún castigo en tierra recibirá. La traición de sus camaradas, la indiferencia de su familia, la inquina de sus hijos y el menoscabo de su salud por tanta maldad acumulada, bombas de profundidad que sacudirán los cimientos de sus sistemas de vigilancia y protección. Los males que le acogotarán serán males muy malos y dolorosos, así que sufrirá y pagará en tierra con la misma moneda con que pagó a otros, y quién sabe de la deuda que tendrá que pagar después…

Mientras escribo, me deleito una y otra vez con la “Ballade pour Adeline” de Richard Clayderman y lágrimas brotan de mis desprevenidos ojos; es la belleza del hacer sin esperar nada a cambio…


Rafael Muci Mendoza

Leer mas!

EL VUELO INMÓVIL DE UN COLIBRÍ







 



 Hoy no escribo el poema
queda registrado por el vuelo 
inmóvil de este colibrí


 Today I don't write the poem
 It is created by the still flight 
of this hummingbird


texto y fotos / mery sananes 
Memoria de Pájaros 
Leer mas!

domingo, agosto 21, 2016

RESURRECCIÓN DE LAÚDES

  

a mi padre en otro de sus agostos 

Entre el sol y la luna 
un mandarinar
fragua tu travesía 
por los aleros de un tiempo 
en resurreccion de laúdes

 21 agosto 2016







texto y fotos
mery sananes
Leer mas!

viernes, agosto 19, 2016

FEDERICO Y LUIS MARIANO: JACINTOS DE UN MISMO OLIVAR



Hoy 19 de agosto se juntan dos fechas con una misma honda significación: el nacimiento de Luis Mariano Rivera (19-08-1906), el cantor y poeta de Canchunchú Florido y el asesinato de Federico García Lorca (19-08-1936).

Hurgar en sus espacios es como navegar en el bajel de la vida sobre ríos de jacintos, nubes de hierbabuena, nostalgias de albahaca. Es como cabalgar en el piquito de los tucusitos y prenderse de la última florecita del camino para reinventar con su simiente un bosque de suspiros, un almacén de risas de niños, un campo minado de azahares batallando por volver a ser enredadera y rocío.

En estos tiempos copados por la muerte ajena y la propia, atrapados entre sequías y devastaciones, hundidos en el oropel de los sinsentidos, el ruido sordo de un viento inmóvil y en desasosiego, hay que ir a en busca de la palabra que aún no se ha pronunciado.

La que intuía Luis Mariano mientras observaba con tesón de hormiga el vuelo detenido de los picaflores y el dolor a cenizas de las guacaritas.

La palabra que desanudó Federico entre olivares y juncos para regalársela a los niños. Una canción de cuna que perdurará por la noche de sus días.

Un verso melodía que desató la brisa contenida entre las vides, exploró el amor en el dintel de las cuerdas de una guitarra rota, para ofrecerlo como un manjar servido a las orillas de un río de besos en tiempo de alegría.

En este día, tan parecido a los otros, vale la pena abrir el corazón a los paisajes del alma, a los bosques de pinos que anidan en el interior de las pupilas de los niños, al cauce que dibuja el rayito de sol sobre las hojas, al candor que emerge de las golosinas que tienen sabor a caricias y a verdes hierbas de un herbolario que aún no hemos sembrado.

Tal vez si cada verso-canción de estos poetas pudiésemos asirlo como una guirnalda, empuñarlo como un pañuelo violeta, prenderlo del cinto como un centinela de la vida, tal vez podamos comenzar a ahuyentar la muerte, a detener a los asesinos, a quebrarle el muro a los lamentos que no cesan y a la pena de pozos que se sigue extendiendo como si se hubiese apagado el último cocuyo dejándonos con el solo resplandor de las metrallas.

Tal vez. Vale la pena intentarlo, en este día y en los otros, los que están y sobrevienen con su carga de odios.

Tal vez con ese frugal equipaje de versos podamos hacer desistir a los fusiladores de entonces y ahora, a los carceleros de la ilusión y del hombre libertario, de su acción depredadora.

Y a cambio encender el cáliz de un clavel púrpura, amotinar sobre las colinas el acidito de amor de los cerezos y refundar en el propio corazón y el del otro, que es nuestro hermano, la perfecta simetría del interior de los naranjos.
mery sananes
19 de agosto del 2008
Leer mas!

FEDERICO GARCÍA LORCA - QUE TODOS SEPAN QUE NO HE MUERTO




















GACELA DE LA MUERTE OSCURA

Quiero dormir el sueño de las manzanas
alejarme del tumulto de los cementerios.
Quiero dormir el sueño de aquel niño
que quería cortarse el corazón en alta mar.

No quiero que me repitan que los muertos 
no pierden la sangre;
que la boca podrida sigue pidiendo agua.
No quiero enterarme de los martirios 
que da la hierba,
ni de la luna con boca de serpiente
que trabaja antes del amanecer.

Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que hay un establo de oro en mis labios;
que soy un pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

Cúbreme por la aurora con un velo,
porque me arrojará puñados de hormigas,
y moja con agua dura mis zapatos
para que resbale la pinza de su alacrán.

Porque quiero dormir el sueño de las manzanas
para aprender un llanto que me limpie de tierra;
porque quiero vivir con aquel niño oscuro
que quería cortarse el corazón en alta mar.


DIVÁN DEL TAMARIT / FEDERICO GARCÍA LORCA

publicado  el 19 de agosto del 2008



Leer mas!

jueves, agosto 18, 2016

FEDERICO GARCÍA LORCA - TU FRENTE DE AZAHAR

Leopoldo Flores / Retrato de Federico García Lorca

A OCHENTA AÑOS DE AQUEL DISPARO
05 de junio de 1898 - 19 de agosto de 1936

TU FRENTE DE AZAHAR

Federico
todavía veo en tus manos
el canto de heridas
que inunda los escapularios
de todas las brisas que
van quedando en los vagones
que transportan los sahumerios
de las tragedias del mundo
y mientras te miro en tu risa
de arcángel sembrador de vidas
te sigo recordando en tu inmenso
andar detrás de los aspavientos
de las rosas que cosechabas
para el regalo de los dioses
que te esperaban en el fandango
de la definitiva adoración
por eso hoy permanezco en tu afán
de espera de golosina incendiada
para seguir escuchando los disparos
vertidos sobre tu frente de azahar
y verte acometer el sacrilegio
de decirle a los asesinos de tus ojos
que tu canto se entenderá con los
pájaros de los cielos de los ríos
por mientras haya siglos de cielos
y amén de amor


agustìn blanco muñoz
21 de agosto del 2010


Luigi Bocherini / Introducción y fandango
abm / ofrenda musical










Leer mas!

PERPLEJIDAD



En su perplejidad la vida
desviste las nostalgias
del tiempo


texto y foto / mery sananes
12 de agosto del 2011



In its perplexity
life unfolds the longing
of time


Leer mas!

lunes, agosto 15, 2016

ARSENAL DE CONFITURAS


 
ARSENAL DE CONFITURAS
para jaced, el mago


Adviene agosto y aún julio
es una urdimbre de fuego sobre
un calendario solar que deshoja
antes de tiempo los árboles
y la memoria se detiene en un
mar caribe que plena de luciérnagas
azules la arena que da nacimiento
a las tortuguitas

La vida se inscribe en las aletas de
los peces y en las atarrayas que rescatan
los sueños que deambulan en el fondo
del océano el cielo deslumbra su infinito
y el niño en la piedra contempla
un oleaje hecho de alas de mariposas

Desde entonces comenzó a hacerle
preguntas a los cangrejos a las gaviotas
y al pelicano viejo que al no alcanzar
ese móvil candil que nutre su vuelo
hace suyo el destino de los acantilados

Cada uno le entregó su respuesta hecha
de espuma y de mareas de murmullos
de agua y reflejo solares hasta que descubrió
la noche y su mapa estelar de cocuyos
encendidos

Allí la escritura sideral le entregó su
alfabeto iridiscente y la luna sus estaciones
de viaje y en cada bajel nocturno hizo
travesía hacia el interior de sí mismo
hasta que armado de ese arsenal de confituras
y asombros se fue tierra adentro
al encuentro con los hombres

Y desde entonces fue reconociendo
el hondo silencio de la tierra destrozada
la interminable borrasca de un tiempo
medido sólo por la capacidad de matar
la gigante soledad de quienes sobreviven
aferrados a un hilo de ilusión atado
a la hebra de una mazorca o al rocío
sobre la hierba de un amanecer sin
mediodía ni continuidad

Y se hizo de nuevo a la mar en busca
de un pájaro amarillo una rana verde
el vuelo de un azulejo y el hilo de un
cometa y desde esos territorios encantados
cada día se dedica a reconstruir lo
devastado a reinventar desde el pozo
seco del planeta el cauce de agua que
viene de la risa de los niños a rehacer
desde la partitura de un concierto la
melodía de la voz humana cuando
en vez de herir alcanza los decibeles de
una canción de cuna o el cascabel
de un abrazo

Y desde allí cada día reconstruye el
origen de lo vivo a partir de un macetero
de tréboles un cuadro de van Gogh
una partita de juan Sebastián o
la diáspora del polen en una lluvia
de estrellas fugaces

Tiene la certeza de que ninguna cuerda
tensada sobre la fragilidad de un niño
vulnerado será en vano y dispuesto
está a dejar sus señales regadas como
tentaciones sobre los áridos desiertos
de un vivir al cual le han expropiado
la vida hasta que la mar de nuevo
sólo refugie la alegría de los peces
y su oleaje retome la música que mana
de sus espejos grabada en la risa de una
madre que nunca ha dejado apagar la
llama que cuece las aromáticas vituallas
de su estremecido corazón


texto y foto
mery sananes
16 de agosto del 2016


Leer mas!