viernes, enero 20, 2017

POR LOS CORREDORES DEL VIVIR



a hilario barrero


Un pájaro nace en la acuarela
de unos ojos y sin advertirlo
los dedos son diez pinceles
rompiendo la geometría
del vuelo

Cabeza y pico son ahora
un almácigo de colores que
danzan mientras un trino
de palabras humanas
irrumpe desde sus cuerdas

En el óvalo de su estructura
un corazón hecho de plumajes
traza un poema en el aire
mientras alas de ángeles
 brotan de la columna de
sus sueños

Y pájaro y hombre ascienden
Infinitos por los corredores
del vivir desafiando las hebras
que quedaron inmóviles cuando
las sombras apagaron la liturgia
encantada de sus llamas



Obra de Hilario Barrero 
texto / mery sananes


Leer mas!

martes, enero 17, 2017

LA ALONDRA




Hoy la noche se alojó
en el corazón de una alondra
en vuelo hacia el interior
de su canto


Y noche y alondra
se fugaron en la escala 
enardecida de un adiós




texto y foto
mery sananes
Leer mas!

lunes, enero 16, 2017

LA ESTRELLITA FUGAZ





Este cuento lo escribió Zaira para repartirlo, como hace con todo lo que pasa por sus manos y su corazón. Es su naturaleza, como la del sol que calienta la tierra o la luna que enamora las noches. Pero su historia no puede considerarse ficción, porque ya antes y muchas veces más, ha realizado transfiguraciones similares.

En una oportunidad cayó en sus manos, tal como la estrellita, un colibrí a punto de morir. Y ella hizo lo mismo. Su maquinaria de magias se puso a funcionar, y abrazó aquel colibrí, como lo hizo con la estrellita, para que con su calor, le devolviera la vida. Y así lo logró. El colibrí, una vez restablecido y nutrido, la miró, como se mira a los seres hechos de luz, y se alejó volando.

La estrellita se la llevó la luna para ubicarla de nuevo en su residencia estelar. El colibrí se marchó con la tarea de seguir haciendo eterna su especie.

Hoy, tal vez ataviada de esas noches en las cuales la luna juega a esconderse para cederle el mayor protagonismo a las estrellas, las grandes y pequeñas, las más brillantes y las que arman geometrías para dibujarle constelaciones al cielo, me regala esta cuentería, que sólo nos dice cómo en las manos de Zaira, les gusta acurrucarse a los colibríes y a las estrellitas perdidas.

Pero si eso no fuera suficiente, anoche al asomarme a la noche, hubo un lucerito que me hizo señas, danzaba en la noche, sin moverse de sitio, como si llevara en su interior una cajita de música entonando un vals. Me detuve frente a esa estrella y me dije: esta es exactamente la que me acaba de regalar Zaira. Y la confirmación vino porque antes no había podido capturar su titilar en una fotografía. Sin embargo, sorpresiva y mágicamente, ella apareció como un milagro, perla en el cielo, regalo cósmico, para que el cuento de Zaira tuviera el único final que podía tener.
mery sananes


LA ESTRELLITA FUGAZ
Zaira Andrade


                                               para mery sananes.
                                               doctora en embusterías


Estaba en la montaña aquella noche de luna llena, de cielo oscuro y a  la vez luminoso por el respirar de las estrellas, que querían desprenderse y viajar a la tierra.

Acostada en la cúspide, respiraba igualmente la plenitud del instante irrepetible porque mi ensoñación se involucraba con el paisaje.

De pronto una  lluvia de estrellas fugaces  me alejó del deleite y vi cómo, al finalizar la caída, una estrellita, más lenta y más pequeña que las otras, había quedado sola, titubeaba en su caída.  Parecía tener miedo o no saber qué hacer.

Cayó muy cerca de mí.  En el matorral que amortiguó su caída, titilaba estremecida por el sorpresivo impacto.

Me acerqué velozmente, tomé la estrellita que estaba enfriándose, la escondí ente mis dos palmas para calentarla.

Regresé a la cúspide de la montaña y comencé a mecer mis manos en un arrullo inventado, rítmico, monótono e invocativo, con palabras, sin ellas, no sé cuáles ni a quién.

Esa energía, dentro de mis manos, temblaba y las enfriaba. No calculé el tiempo.

De pronto la enorme luna llena pareció conectarse conmigo, que, involuntariamente, le ofrecí ambas manos abiertas  en las que  reposaba la estrellita, un poquito más brillante.  Aquel sorpresivo y mágico rayo de luna  iluminó mis manos.

Doy fe  de que la estrellita se fué con él porque...desapareció.

Todos los años, en idéntica fecha voy a ese mismo lugar de la montaña y siempre siento, lo confieso, que la luna llena habla conmigo, que su luz, en la noche silenciosa me comenta de la estrellita que ya creció. Me dice que  la busque entre las otras, porque brilla para mí.

Estoy segura de que al mirar esas noches el cielo estrellado y a la luna llena, sé cuál es, porque siento que me regala su luz y ese titilar que, para mí, es diferente.

Con amor oo
Zaira
12 de enero del 2017


foto / mery sananes



LA RESUCITACIÓN DE LOS COLIBRÍES
EN MANOS DE ZAIRA
http://embusteria.blogspot.com/2009/06/la-resucitacion-de-los-colibries.html
Leer mas!

domingo, enero 15, 2017

COMO UN ÁRBOL DE AGUA



para Isaac Sebastián


De sonoridades estás hecho
a la medida de un canto que se
diluye en tu garganta mientras
tus dedos juegan sobre el teclado
como ardillas en busca de granos

De inocencias llevas inundado el
corazón como un campo de trigo
aguardando ser hogaza en el tablero
de tus entregas

De transparencias se viste el cristal
de tu mirada mientras surcas la brisa
con el timón de tus asombros

Tienes el don de las ventiscas cuando
perseveras en el afán de tramontar
el largo beso de los oleajes desatados

Y el desespero de los venados cuando
se detiene inmóvil el aire en el dintel
de tus sueños

Aprendiste a contracorriente a descifrar
la lengua de tus ancestros sin que nadie
te diera razón de los enigmas que encierra
pero mucho antes de toda liturgia
ya habias alcanzado el tiempo de las
consagraciones

Como un árbol de agua creciste a la
estatura de las lágrimas de tu madre
que con ellas va regando tus caminos
para desbrozarlos de toda sequía

Como un concierto de grillos tus vibraciones
no detienen su maquinaria de acordes
empeñadas siempre en abrirle cauces
de sol a las penumbras trastocar la
tristeza en un candil encendido con
los leños del alma

Como un espejo de agua devuelves
al que se asoma a tus tribulaciones
la imagen de aquella flor que le
prendiste a tu madre en el ojal
y que permanece engarzada en
su piel como un talismán

Como un cardenal en los amaneceres
tu silbido alcanza la magia de los cantos
que hacen crecer racimos de menta y
hierba buena donde quiera que quedan
estampadas las huellas de tus abrazos

Y desde esta permanente estación del
amor que habitamos capaz de colarse
entre cercas muros y silencios
y con un coro de jilgueros aguardando
para dar inicio a la fiesta de sus trinos
celebramos tu vivir de hoy
y cada día como una victoria
silenciosa sobre este tiempo mellado

15 enero 2017 


texto y foto
mery sananes



traducción al inglés 
de Rafael Andrade

LIKE A WATER TREE


Of sounds, you were made
in the precise measure of a song
diluting in your voice while
your fingers frolic on the keyboard,
like squirrels searching for nuts

Of innocence, your heart is flooded
like a wheat field that yearns
to become warm loaves
in the shelves of your deliverances

Transparent, the crystal of your gaze
as you ride the breeze
at the helm of your amazements

You have the gale´s gift
as you persevere
eager to traverse the long
kiss of unleashed swells

And the deer´s despair
when the air stands still
at the threshold of your dreams

Against the flow, you learned
to decipher your ancestors´ tongue
without having been told of its enigmas,
though long before any liturgy
you had already reached
the time for consecrations

Like a water tree, you grew
up to the stature of your mom’s tears
freely poured to soften your path,
to spare it from drought

Like a crickets´ concert
your vibrations never cease
their machinery of chords
always bent on opening
sun grooves in the shadows
turning sadness
into candles
lit with soul wood

As a water mirror, you return
to those who peek into your woes
the image of that flower you pinned
on your mother´s dress,
now set on her skin
as a love charm

Like a cardinal at sunrise
your whistling reaches the magic
of those chants making spearmint
and peppermint bunches grow 
on the tracks of your embraces

And from this permanent
dwelling of love, capable of
seeping through fences,
through walls and through silence,
with a choir of goldfinches
on hold ready to open
the feast with their trills,
we celebrate your life
today and every day
as a silent victory

over these jagged times

January 15, 2017.




Leer mas!