sábado, abril 16, 2016

DE ARMANDO QUINTERO A CHARLES CHAPLIN

Cuando el hombre, como el abuelo, aprenda a leer en el libro de la lluvia, a reconocer en los astros su morada primigenia, a sumar que no a dividir y a convocar siempre la vida, por encima de toda muerte, entonces habremos comenzado en verdad a convertirnos en seres con pensamientos mágicos y en gente capaz de restituirle a esta triste planeta su condición jardinera, su dimensión de finita estación solar, su rúbrica de amor enastada en el bajel de la eternidad. Y en ese espejo sideral, por primera vez, nos reconoceremos como hermanos, capaces de desplegar en el viento el secreto de esa flor de sonrisas sembrada en el corazón de los abuelos y los niños. mery sananes


¿QUÉ HACES, ABUELO?

La abuela asevera que Sarita se parece mucho a su abuelo, en casi todo.

Mira, es como si él hubiera nacido de nuevo, pero con faldas – le dice, al alcanzarle una foto vieja - Ni más, ni menos.

Sarita piensa, al ver la foto de su abuelo cuando niño, que es verdad. Y lo disfruta.

El abuelo de Sarita tiene unas cejas pobladas y un bigote canoso y abundante. Como si al frente tuviéramos a Groucho Marx, en persona, teñido de blanco.

¿Qué quieres ahora? – le pregunta el abuelo, al sentir que los dedos de Sarita restriegan sus cejas y bigote y, luego, mira con cuidado su mano.

Nada. Sólo quería saber si los tenías pintados.

Una tarde lluviosa, el abuelo estaba muy cerca del ventanal abierto de la sala.

¿Qué haces, abuelo? – preguntó Sarita, que lo observaba desde hacía rato.

Escucho el libro de la lluvia – respondió el abuelo, con una sonrisa.



¿Escuchas un libro? Un libro se lee, por tanto se ve y no se escucha.

Ven, acércate y ponle mucho cuidado a los sonidos – sugirió el abuelo.

Y Sarita aprendió que las gotas de lluvia no suenan igual al caer sobre el agua, sobre las hojas de los árboles, las baldosas, el cubo de basura o los cristales.

Abuelo, ¡es música! – dijo Sarita, asombrada – La lluvia tiene una orquesta.

Una noche de luna, clara y estrellada, el abuelo estaba en el centro del patio.
Miraba al cielo y hablaba entre dientes.

¿Qué haces, abuelo? – preguntó Sarita, acercándose.

Llamo a las estrellas por sus nombres.

Y Sarita aprendió, primero, a reconocer a las estrellas porque titilan. Supo dónde están Sirius, Aldebarán, Arturo, Cástor y Pólux. Y supo de la Estrella Polar, y del nombre de muchas otras que ya ni recuerda. Luego aprendió a distinguir a algunas constelaciones.

Una mañana el abuelo estaba en la mesa de la cocina, como sacando cuentas.

¿Qué haces, abuelo? – preguntó Sarita, al verlo.

Estoy tratando de resolver un problema sin dividir.

¿No me digas que no sabes dividir?

Si. Pero no me gusta. Y si puedo evitarlo, prefiero no hacerlo.

La manga siempre larga de la camisa del abuelo estaba recogida. Sarita vio, por primera vez, algo que nunca había visto. En el brazo de su abuelo había unos números tatuados.

Sarita recordó esos sueños que a veces tenía, con los hombres de uniformes y cascos oscuros que persiguen los reflejos de una luz diferente en las personas.

¿Qué haces, abuelo? – preguntó Sarita - ¿Porqué los ocultas?

No, Sarita. No los oculto. Les pongo un velo para que la muerte sepa que no la olvido pero, siempre, voy a enfrentarla con más vida.

Sarita aprendió así del humor resistente, como una flor de sonrisas, de su abuelo. Supo de la ternura de su caminar y de lo constante y solidario de su hacer.

Y supo por qué, desde que vio una película muda de Charlie Chaplin, sintió que su abuelo se parecía, en casi todo, a él.


ARMANDO QUINTERO LA PLUME
Cuentos de la Vaca Azul
lavacaazul@cantv.net




Armando

No todos tus cuentos me gustan por igual. Y así debe ser. Sólo que hay algunos especialísimos, donde toda tu magia, tu sabiduría y tu amor, se te salen a rienda suelta. Y este cuento es uno de ellos. Tal vez porque siempre imaginé el libro de la lluvia, porque siempre he querido aprender a nombrar las estrellas, porque siempre he soñado en no tener que dividir. Y porque todos los días trato de parecerme más a ese abuelo, para que mis nietos algún día me recuerden así, como lo hace sarita. Torpe para las cosas útiles, difícil para cumplir un horario y llenar un formulario, pero siempre intentando leer el libro de la vida que está allí frente a nosotros aguardando que comencemos alguna vez a encontrar nuestro propio abecedario. mery sananes

29 de mayo del 2006
Leer mas!

sábado, abril 18, 2015

LA HISTORIA DEL HOMBRE






La historia del hombre
espera pacientemente
el triunfo del hombre
escarnecido

Rabindranath Tagore

Obra escogida. Pájaros Perdidos.
Madrid, Aguilar, 1981.

foto / mery sananes

Leer mas!

jueves, abril 16, 2015

CANDILEJAS



Entre candilejas
llegaste
más allá de adorar
de vivir y de morir

agustín blanco muñoz
ofrenda musical / inédita
mayo 2009


Leer mas!

lunes, abril 13, 2015

SU TRAJE DE LUZ



Teje su traje de luz
desata la tempestad
de la vida
y destila un beso
sobre la vasta sequía
de la tierra




texto y fotos
mery sananes
abril 2015


Leer mas!

domingo, abril 05, 2015

RESURRECCIÓN DE LA FLOR



Un lirio se abre
una mañana de abril
y le entrega al viento
sus esporas de sol 

Resurrección de la flor
para conservar su especie

¿Aprenderemos algún día
que también nosotros
venimos a multiplicar
la vida y a alumbrar la tierra?


texto / mery sananes
foto / danielita barrolleta

05 de abril del 2015


Esta mágica flor dejó algo más que su
belleza y su aroma
envió un mensaje a descifrar









Leer mas!

sábado, abril 04, 2015

MAHLER, LAS SIRENAS DEL ALBA


Gustav Mahler
18 de mayo de 1911


Más allá
de las olas de los cantos
de violines incandescentes
en sirenas del alba
y mutación de estrellas
de emanaciones
más allá
de aquella sinfonía para ti
que compuso el sonido
que se hizo sal de la existencia
más allá
del río que se derrumba
en delirios y gritos y de
un gloria magnífico
del tiempo nazaret
más allá
de un infinito en adagio de amor
y de la inmigración de los hombres
de sangre huesos y espíritus
dispersos y dormidos
más allá de la canción que quiebra
su amén en la nota del grito
de toda compasión
más allá de todos los filos
que atentan contra los suspiros
que encienden las insinuaciones
más allá de la pena que no derrumbó
la sinfonía en alegría de todos
los mortales
más allá de la vida que quedó
a la espera de la muerte estás tú
la eterna resurrección que un día
inventará los hombres del destino
de tierra pan y creación
entonces las mil voces se volverán
infinitas flautas de miel dispuestas
siempre a resurreccionar la vida
nuestra y la de todos
los prisioneros de la muerte

agustín blanco muñoz
 ofrenda musical inédita

18 de mayo del 2012

Mahler / Sinfonía 2 / Resurrección
completa

Leer mas!

ABRILERÍAS


foto / anala 2008

Dígame
el día en que
todos los hombres
puedan llevar las abrilerías
en sus hombros

agustín blanco muñoz / cuaderno de los dígame
abril / 2009

Ludwig van Beethoven
Sonata para violín y piano “Primavera” / 


Leer mas!

TRILOGIA PASCUAL

Salvador Dalí / La ascensión


En la Semana Mayor del 2007, escribimos las palabras que siguen, que tienen una vigencia que sobresalta. Lejos de ir en dirección a las indispensables resurrecciones, seguimos avanzando en la entrega de la vida, a nombre de infinitas razones inventadas para multiplicar la muerte, que no la esperanza.

La tristeza, entonces, la desazón, se acrecientan y agigantan hasta dejarnos exilados en el silencio de quienes no tienen palabra, ni pan servido, ni mesa de consagraciones, aventados sin saberlo, a empujones, hacia guerras que no les pertenecen, hacia horrores que en nada conciernen a sus sueños deshabitados.

Y, sin embargo, y aunque sea desde el fondo de un pozo, hay que moldear el grito hasta convertirlo en un rayo de luz. Hay que excavar desde los túneles más oscuros en dirección a la brecha por donde se cuela el dulzor de las aguas que habrán de dar de beber a las mandarinas y a los nísperos.

Hay que agitar el viento al interior de las velas del bajel de la vida, sembrarle candilejas a la pólvora, desatar las resurrecciones. Por ello dejamos aquí de nuevo estas señales, como si fueran diminutos cometas en manos de un niño, para que cada quien suelte el cordel de sus propios sueños en altiva confrontación con la muerte, donde quiera que esté.


Dijimos entonces
 
En estos días mayores, en los que la historia de los sacrificios hace presencia en la mesa cotidiana, es bueno preguntarse por este tiempo que vivimos, tan plenos de muerte y tan ajenos a resurrecciones. 

Preguntarnos por las creencias que se nos vuelven madejas.

Por las oraciones que quedan recluidas en el cuenco de las manos.

Por la vida que no hemos podido construir.

Por la noche gigante en que hemos convertido este triste y desolado planeta.

Y tal vez hasta por la esperanza, la que podríamos edificar, el día que consagremos paraísos en el interior del corazón del hombre y hagamos de la resurrección el ritual de cada amanecer.

En nombre de esa ilusión, invitamos a compartir

LA TRILOGIA PASCUAL

VIERNES DE PASCUA

EN LA PUNTA DE UN ALFILER DESTROZADO
Juan Sebastián Bach / Oratorio de Pascua

LA CONSAGRACIÓN DEL HOMBRE PARAÍSO
Juan Sebastián Bach / Pasión según San Juan

SÁBADO DE GLORIA

Y SI GLORIFICÁRAMOS LA VIDA
Antonio Vivaldi / Gloria

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

MAHLER LAS SIRENAS DEL ALBA

TROMPETAS DE RESURRECCIÓN



mery sananes
20 de marzo del 2008
y traído de nuevo a esta semana mayor
en abril del 2015
Leer mas!

Y SI GLORIFICÁRAMOS LA VIDA - SÁBADO DE GLORIA

Marc Chagall / Inspiración


Y si glorificáramos la vida
y no la muerte
al hombre y no a los dioses
al pájaro y no al ala
si hiciéramos de los sábados
el ritual de cada calendario
y de los cielos un paisaje azul
entre los bosques
entonces glorificaríamos el pan
en la mesa servida del planeta
y el agua en la sed que contiene
el vaso que da de beber
glorificaríamos el amor
de los amaneceres
y sembraríamos suspiros
en las encrucijadas de la noche
diríamos gloria a todo lo que sobrevive
en el diminuto espacio de una lágrima
en su trayecto mayor hacia la tempestad
de los equinoccios
donde el sol decide la verde dirección
de la hierba que glorifica por siempre
la estatura gigante de los escarabajos
y la alegría nazarena de un jesús
en clave de misericordia

mery sananes
07 de abril del 2007



Leer mas!

viernes, abril 03, 2015

LA CONSAGRACION DEL HOMBRE PARAISO


 El Greco

Jesús hoy en este día de tu pasión te pregunto
por dónde andará el sufrimiento de quienes
nos seguimos mirando como gente de nombres
apellidos y hasta de trajes y máscaras para todas
las escenas que estamos obligados a representar
aún y en medio de los actos de la fe

Dime Jesús porqué aún en esta semana mayor
tu palabra se nos vuelve tan grande misterio
en los inmensos laberintos por donde atraviesan juncos
sembrados a los márgenes de las rosas de los luceros
que marchan festivas hacia el paraíso de las cosechas
de vacíos que hasta hoy son la clave para el fin
del lamento del hombre

Hoy tengo necesidad de escribirte y preguntarte
Jesús cómo ir más allá de los nichos de las
absoluciones piadosas cómo existir más allá de perdonadores
y perdonados si ya sabemos que está consumada
la sentencia para que el humano esté cada vez más alejado
de la dimensión del hombre que no se rinde
ante las centellas mandadas por los grandes gigantes
del fuego que ha venido a limpiar los supuestos improperios
dejados en las rutas de los buscadores incipientes de vida de
amor fe y pasión

Por eso hoy Jesús estamos marcados con aquella señal
que manda a dejar detrás de la puerta mayor las instancias
de los saberes que vivirán más allá de los perdones
concedidos a quienes aceptan gustosos el reino de la muerte
como una manera excelsa de la vida que se opone
y enfrenta toda terminación

Porque hoy señor estamos obligados a vivir en medio
de la risa de un hombre trompeta que le entrega el espíritu
a su espíritu hecho pasión de Mateo o Juan para que desde todo
púlpito de aroma y sal preguntemos si sirve el vivir con
todo consumado y sin glorias y paraísos

Y hoy frente a la ausencia de toda piedad
habrá que pedirle al creador que nos diga cuando al fin
el hombre será hombre para que entonces alumbre
los arcos las maderas y metales por los siglos
que tendrán que venir para que tu condición de humilde nazareno
no se confunda más con los fuegos de los
saqueadores de los templos de la vida ya comenzada
a construir por los hombres que al fin están ya
en la vía creada para la presentación ante el trono
de la inmensidad que junta todos los cantares para la
consagración del hombre paraíso que ni recibe ni da
perdones pero que hace vibrar todas las estaciones
con su propio grito de vida unido al amor
de la verdad y la eternidad

agustín blanco muñoz / ofrenda musical
06 de abril del 2007


Juan Sebastian Bach / Pasión según San Juan

Parte I



Parte II






Leer mas!

EN LA PUNTA DE UN ALFILER DESTROZADO

www.annekaringlass.com/ 04148%20Crucifixion.jpg
http://my.opera.com/onam/blog


en viernes de pasión

el infinito
comenzó
a levantarse
en la punta
de un alfiler
destrozado
por una espada
malherida
en la crucifixión
de la eternidad
de los vientos


Agustin Blanco Muñoz / Del libro inédito "Ofrenda musical"
14 de abril del 2006



Leer mas!

jueves, abril 02, 2015

SIN OLVIDO



Qué olvido puede
cimentarse
si el cello es el cobijo
de la memoria 
y el piano la voluptuosidad
de los pétalos 
aluvionando fosforecencias
en la pupila del vivir




texto y foto
mery sananes
Leer mas!

miércoles, abril 01, 2015

PUERTA DE ETERNIDAD




PUERTAS DE ETERNIDAD
para Zaira



Nona: Hoy toco de nuevo a tu puerta y traigo en mis manos un papagayo que tiene muy presente su misión mensajera. Y te advierto: en esta oportunidad hay un motivo especial para que me abras de inmediato. Vengo muy bien acompañado.

A mi lado está una persona con  sonrisa y ojos de bríos, haciendo saber de una partida de la que no está nada convencida. Porque la verdad es que para ella lo primero es la vida  que se entona en el acto mágico y festivo del querer.

Imagínate tú que me habló de la tremenda sorpresa que te llevarías cuando la vieras acompañada, este día de santo en cruz y júbilo mayor, con su muy querido negro del carajo.

Pero ten en cuenta que  el toque de puerta que te hicimos no es nada fortuito. Fue para que supieras que vamos  dispuestos a enfrentar cada uno de los desplantes que has inventado para comulgar con unos tales designios de ascesis.

Ella es la misma  india brava y decidida, de nombre Ana y de apellidos amor y entrega que tanto  conoces y que de nuevo participa  en la algarabía de tu cumpleaños.

Y esta vez lo hace para decirte, específicamente, que hoy su mayor alegría va más allá de la dimensión de las fragancias que hacen aplausos en vino de afueras y silbos risueños.

Hoy simplemente quiere que tú  sigas construyendo tu mundo  en oraciones  de juncos para mantener en alto el delirio que concluye en la consagración de todos los vuelos presididos por la aventura de los cometas de encendida persistencia.

Y afirma también que en esta fecha  estará  a tu lado para tener otro de los inolvidables días de  refriegas  de palabras que terminan en más y más cercanías.

Recuerdo que un día, hablando sobre esto me dijiste que de verdad, vivir con La Nona era  difícil, pero que sin ella es algo que se inscribe en el signo de los imposibles.



Y de esta forma comprendí que mi india querida no se puede quedar varada donde está. Para ella es inmensa la necesidad de estar a tu lado, como tu compañera de tantas  rutas, quien, de paso, te profesa amores de mañanas y atardeceres.

Nona de mis adentros y pasos, déjame decirte que en esta hora de tu cumpleaños sentía que me era imposible estar de fiesta, si no venía conmigo esta marchante de cundeamores, que trae en cada mano una luz de escapularios y su  pasión carpintera, comprometida  con el espacio que nace en el filo de las trompetas de cada una de las puertas de tu eternidad.

Agustín Blanco  Muñoz
01 de abril del 2015
Leer mas!

martes, marzo 31, 2015

ARPEGIO DE RESURRECCIONES


UN ARPEGIO DE RESURRECCIONES


PARA ZAIRA
EXCELSA NOVIA DE LOS TIEMPOS


Te he celebrado cada día de un calendario cósmico desde los tiempos inmemoriales en los que aún eras estela en el firmamento, halo de luz cruzando constelaciones, en camino hacia un planeta azul que amaba los verdes y que soñaba ser habitado por luciérnagas y girasoles.

Cuando arribaste en un abril sin tiempo ni medida, te seguí festejando de la misma manera en que uno se arroba ante un arroyo cuando desemboca en un río o cuando una flor de pronto suelta las amarras de sus pétalos para ir al encuentro con el sol.

Y los abriles se conjugaron en cada uno de los meses y los años en el asombro de saberte pasajera de un tren sin horizontes. Y desde ese primer abrazo que se deshizo de fronteras, distancias y ausencias, me sembré en tu regazo como en un huerto luminoso que no sabe de despedidas.

Y qué de lecciones, Nona, he aprendido cosida al tallo de tus pañuelos, en el pleamar de tus lágrimas, en el encendido recorrido de tus rubores, en la destreza de tus manos sanadoras y en el remolino de tu alma navegante.

Contigo he surcado el interior de los cardúmenes, el hombrillo de las tolvaneras, la mirada vertical de los pozos y hasta la trayectoria que recorre el suspiro antes de convertirse en agonía. Y a cada tropiezo le has atado un hilo que conduce desde el pasado al porvenir, rielando memorias y preservando alumbramientos.

Noventa y cinco años es apenas un lapso breve de tu tiempo. Un amarizaje en el solar de los colibríes, los mamones y los mangos. Una residencia en el corazón de los niños que acunaste con tu ciencia y con tu magia. Una travesía por los hijos sin otro árbol genealógico que el amor. Una estadía en el andén de los estremecimientos.

En cada uno adheriste a la fiereza de las horas, un soplo de brisa, una ilusión niña, una estancia para renacer desde las fugas hasta los plenilunios. Y nos acompañaste y acompañas en cada tramo de los ascensos con sabor a caída.

Tus 95 son una fiesta hasta para las piedras que con solo mirarte regresan a sus cauces marinos o a la estatura de las montañas de donde partieron para apuntalar la corteza del vivir.

Y aunque haya derramado sobre tus silencios todas las palabras que he aprendido a deletrear con el alfabeto de las estrellas y las partituras de las florerías, hoy en tus 95, me invento un nuevo lenguaje, sonoro como un arpegio enredado en las cuerdas de un cello, dúlcimo como una colmena, recio como la cabalgadura del viento sobre el lomo de un alazán sin ataduras, para dejar en tus recintos el poema que aún no se ha escrito, pero que recorre el aire como si fuera el acento de tu voz en pleno ejercicio de tu ascesis.

En él hallarás las crinejas del amor que teje vendavales en el interior de un dedal para entregártelo, como un manojo silvestre de resurrecciones, en este comienzo de tus 95 años, que ya tienes registrado como excelsa novia del tiempo.





muuuuuuuuuucho


mery sananes
01 de abril del 2015



Leer mas!

SABERSE





Yo soy quien soy
y a veces 
ni siquiera eso




fotos y texto / mery sananes
26 de marzo del 2015
Leer mas!

lunes, marzo 30, 2015

LOS ROSTROS DE VINCENT VAN GOGH



  

LOS ROSTROS DE VINCENT VAN GOGH


Tantos rostros
y un mismo tremor por sembrarse
en las noches estrelladas
en los campos de girasoles
en el pasto donde recuestan
los hombres sencillos sus nostalgias

Tanto navegar por horizontes
cercados recogiendo en sus pinceles
el paisaje de andares que dibujan
los zapatos

Tanto tramontar alturas
desde el silencio de los pozos
en el tormento de saberse
y que nadie lo encontrara
en esa dimensión cósmica
a la que pertenece
recogida en la fosforescencia
de la nocturnidad
en el silbido de las hojas
de árboles deshabitados

Tantos trazos y tanta soledad
en ese acto de morder a pedazos
un mundo roto y sin embargo
sólo dejar las huellas del revuelo
del amor tendido en la tierra
como un artilugio de todos

Tanto deletrear su pensamiento
en esas cartas a theo
en las que el arte es un episodio
de locura y sus colores
demasiado transparentes
para un tiempo opaco

Recorrerlo con el asombro
de un niño que descubre
de pronto la perfección de una
línea recta en las hileras
de un naufragio de espigas
y luego derramarse sobre
la vida como si fuese un
lienzo en blanco
es la lección que vincent
nos deja

¿Lograremos aprenderla
o seguirá esta sociedad suicidando
la luz que resplandece en el
corazón de trigo y miel
que van Gogh esparció
por el universo?  



mery sananes
29 de marzo del 2015

Leer mas!

domingo, marzo 29, 2015

ADAGIO ENTRE DOS ALLEGROS


 

 Lunas del 29 de marzo del 2015

 
Media luna que se hospeda

en el azul como un adagio

entre dos allegros

reverberando la tarde

con el solo fulgor

de sus cordajes






Half moon

dancing in the blue

like an adagio between

two allegros

streaming the afternoon

with the only reflection

of its waves



texto y foto
mery sananes
serie lunas 




Leer mas!