jueves, agosto 16, 2018

ENTRE LA FLOR Y LA VIDA

a jaced


Flor
recinto de rocío
y lágrimas
que dan de beber
al laberinto cósmico 
de sus filamentos




Vida 
flor que desgaja
sus hilos de brisa
hasta entregarse a la muda 
resurreccion de la tierra



Y el hombre
que no logra retener
en la vasija rota
de sus manos
ni el dia ni la noche
ni la flor ni la vida
¿quién es?


texto y fotos
mery sananes
16 agosto 2018



Leer mas!

miércoles, agosto 15, 2018

EL ENIGMA DE LOS PETIRROJOS



Tres petirrojos
se beben el sol
frente al poniente


¿Qué atisban desde
las alturas de ese árbol
ya deshabitado?



¿El rumor del
otoño escanciando
la sed de los azules?


¿O reinventando
la risa 
en la estación
de los adioses?


Tal vez sólo
vinieron a  a escribir 
el enigma de su canto
en el mudo alfabeto 
de la noche

texto y fotos
mery sananes
agosto / 2018






Leer mas!

lunes, agosto 13, 2018

PIEDRAS DE SOL



El sol hace su travesía
hacia el horizonte
busca donde derramar
sus filamentos de lumbre
del otro lado del planeta
donde lo aguardan los
pájaros que madrugan
los enamorados que deben
deshilar el abrazo 
que los junta
los niños que despiertan
con un sueño de fogata
enarbolado en su mirar



Pero antes de marcharse
tiñe todo lo que alcanza
con sus pinceladas de luz
al cielo lo viste de zumo de
naranja la tarde queda ataviada
de un rubor de violetas y se
desborda como una migración
de mariposas sobre el árbol
de la noche


foto / The Tree Artist

Al agua le entrega sus más
resplandecientes reflejos y antes
de apagarse le deja un collar
de estrellas estremecidas
danzando sobre sus ráfagas
de duraznos sin morder




Pero aún no concluye su éxtasis
todavia  le queda una estación 
antes de entregarle sus predios
a la luna y marcharse a encenderle
candiles a la esfera inversa
de esta enceguecida humanidad



Se posa por un instante
sobre la piel de los guijarros
y les deja adherida a su estructura
mineral el fuego prometéico
que las convertirá para siempre
en piedras de sol



 texto y fotos / mery sananes
13 agosto 2018



Leer mas!

jueves, agosto 09, 2018

EL MILAGRO DE LA HOJA







































El árbol
se puebla de hojas
y cada una reproduce
la arbola de la cual 
proviene

Dibuja con precisión
sobre sus nervaduras
el sistema fluvial
que le da origen
y el tallo que la nutre

Y sin saberlo
el enigma de la hoja
se nos hace milagro
en nuestras manos

¿Y cuándo el hombre
aprenderá a escuchar 
en su escritura alada 
su propia e infinita 
resurrección?






texto y fotos
mery sananes
de El Libro de las hojas
inédito



Bach / Prelude in b minor
Emil Gilels


Leer mas!

domingo, agosto 05, 2018

RÁFAGAS DE ARRULLOS



RÁFAGAS DE ARRULLOS
para ana dolores

Hoy supe que andas escondida
para que ningún lucero ponga sus imanes
en la estación de las siembras donde
abres los compases de
los dioses que se ponen en marcha por
los apotemas de risas que te
convierten  en marchante de los días
que  agigantan los caminos
de los vientos que nacen
en las azucenas de los días en ráfagas
de arrullos que ven salir las
golosinas que nunca te cansas de repartir
entre tus recaderos de amor que
por siempre te acompañan en
el  festejo de tu creciente e
inmensa existencia que los cruces de
guirnaldas pusieron en tus manos de
abridora de las  entradas del cielos para
las  entregas del compartir que llena
los tiempos otorgados por la
magia de los cocuyos que cultivan
los recados en canto que se vuelven copa de
cielo que pervive en el arrullo del instante
de los dolores que siempre convertirás
en vida de timbales y resurrecciones


agustín blanco muñoz
05/08/18


Leer mas!

FURIA DE AMANECERES



FURIA DE AMANECERES
para Anahilma


Cada día se te hace más
completa la vida para ver
crecer la siembra de amores
que te encomendó la furia
andante de tus amaneceres

Y por eso hoy escribes los
más profundos sonidos de
tu corazón en los regazos
de los mandamientos que
hacen rumbo en los pasos
furtivos pero prolongados
de tus encuentros con el
mundo de las alegrías

Y hoy como ayer seguirás en la
dimensión de guardiana de los
espacios en los que cada
existencia se conjuga en el
aroma de las mariposas que
se asoman en los colibríes

En esta hora de aguantes y
adioses convertidos en
ensenadas de recuerdos tu
andar seguirá en la celebración
de las lunas  que siempre te han
acompañado en tus faenas de
pertinaz cultivadora de señales
para la construcción de un
tiempo por nacer que acampe
en tus oraciones de magia entrega
y tulipanes  

agustín blanco muñoz
04 08 18


foto
mery sananes

Leer mas!

PARA DECIRTE ADIÓS HABRÍA QUE APAGAR TODOS LOS PESARES




 Chavela Vargas
6 años después
 

PARA DECIRTE ADIÓS HABRÍA 
QUE APAGAR TODOS LOS PESARES

Nunca la escuché en persona. Pero siempre he andado con ella y nos hemos encontrado en una cercanía difícil de describir.  Para cada momento hay una canción de Chavela que mueve el espíritu y la memoria. Y su voz surge como un río desbordado. Nos saca o hunde más en el agujero en el que ya estábamos y del cual aún no hemos salido.

Pero su voz, esa voz que la hacía única, no salía de las cuerdas vocales, sino de un muy adentro que le atraviesa a uno la piel, y se va directo al territorio de lo mágico.

Si era de llorar, lloraba uno sin reparo y sin contención alguna. Si era de un mal de amores de esos que aquejan a uno, en cualquier tiempo o lugar, era realmente para echar el resto.

Si era para  aderezar esa tristeza que acompaña a uno desde el día mismo del nacimiento, con ella adquiría nomenclatura de cosa solemne y trascendente.

Si era para hacer de un vaso de vino el recipiente de todos los enigmas, ella estaba allí, uva escanciada en los espejos, viva como un campo maduro.

Si era para celebrar el mundo que creíamos haber conquistado y que  se nos hizo pedazos entre los dedos, sin siquiera advertirlo, ella era la voz de la esperanza y la desesperanza que no abandona la ilusión.

Allí ha estado y está ella siempre. Canto tras canto. Puntada tras puntada. Herida tras herida. Como chamana que es y fue, ella sabe que no se muere sino que se trasciende. Y ella había trascendido hace mucho a ese país de lo perdurable.

Si le diera importancia a este hoy en el cual físicamente se trasladó a otra dimensión de su mismo canto, sería no creer en la sonoridad de su voz ni en el estremecimiento de ese lamento hecho acorde sinfónico con el cual inundó todos los recintos del sentimiento.

Por eso no te despido Chavela. No doy cuenta de una noticia irrelevante. Para decirte adiós habría que apagar todos los pesares.

Tú te quedas conmigo, como lo has estado desde aquellos días de los discos de pasta que aún conservo, en los instantes que quedaron indeleblemente bordados en la memoria, en el tiempo porvenir que seguimos soñando.

mery sananes
05 de agosto del 2012 





Leer mas!

sábado, agosto 04, 2018

DE LAS GOTAS DE AGUA




para anahilma



Una gota de agua
lleva en su interior
el infinito del vivir

No importa si asciende o 
desciende
de la lluvia o del vapor

Si mana del río
o de la mar
o si llega en la cola
de un cometa acuático

Las gotas siempre reverberan
un canto que en el aire
se lo beben los pájaros
para construir sus gorjeos

En ellas caben los
quereres que nos acompañan
en la travesía de los días
convertidas en diminutos
bajeles pueden transportar
los nuestros hasta cualquier
corazón que los aguarde


04 agosto 2018
foto y texto
mery sananes





Leer mas!

LETRAS VUELTAS CASCADA DE 70 LIBROS QUE SE INVITA A LEER





LETRAS VUELTAS
CASCADA DE 70 LIBROS QUE SE INVITA A LEER
mery sananes



RRS EL ESCRITOR Y EL LECTOR

Si algo distingue a René Rodríguez Soriano es su capacidad de ser lector. Sus primeras lecciones las aprendió con su padre en las honduras de las aguas. Con su madre en el huerto de suspiros que tejía cada día. En sus recorridos por ese pueblo mágico, llamado Constanza, en el cual nació y creció viendo pastar el ganado ir del yaragual a los geranios.

Y con esos ojos que todo lo atrapaban y leían se fue al encuentro de los libros, de los textos que otros habían derramado sobre páginas en blanco, tratando de reproducir lo que permanece detrás de los párpados una vez que los ojos se cierran al mirar.

Y, después de haber escrito un sinnúmero de obras, se detuvo a crear estas “Letras vueltas” (mediaisla, 2018) que son una verdadera demostración de su capacidad para leer al otro, con entrega y sin desazones. Un recorrido en verdad impresionante que nos da no solo la medida de cada uno de los escritos que pueblan sus páginas sino de su calidad como lector, tan profusa como su escritura, tan sorprendente como sus propios textos.

UN LIBRO ES COMO UN LAGO EN EL CUAL HAY QUE
SUMERGIRSE COMO UN BUZO

René nos tiene acostumbrados a sus obras. De un sencillo objeto, una bicicleta, un paisaje, una plaza que arde en protestas en un país lejano, un bar donde la algarabía se detiene ante la noticia de la compañera herida de muerte hilvana una historia que queda impregnada de memoria y de porvenir, unos versos que quedan girando en torno a uno después que se leen.

Ya no se trata de recordar ni la infancia, ni sus raíces, ni la entrada de expedicionarios o los desmanes de una dictadura atroz. Ni tampoco esa cascada de poesía que se le derrama entre los dedos, cuando de amores se trata.

En estas “Letras vueltas”, como ya lo hiciera en su anterior “Tientos y trotes” (Editora Nacional, 2011), convencido de que un libro es un lago en el cual hay que sumergirse como un buzo, René Rodríguez Soriano vuelve a cabalgar a rienda suelta por los cautivos prados de la lengua, para alcanzar el ritual de cada texto, y compartirlo.

LETRAS VUELTAS
UN VERDADERO CANTO A LA FRATERNIDAD

Y por ello “Letras vueltas” es un verdadero canto a la fraternidad entre escritores, que transcurre en un periodo largo de tiempo. Suerte de tesoros conservados no solo para René sino en particular para cada uno de aquellos que confiaron en su sensibilidad, para entregar su libro a la voracidad del lector.

El resultado es verdaderamente sorprendente. Para muchos el deseo era que su obra pasara por tamices distintos al propio. Para otros es la compañía deseada, la obra compartida, la fruición de saberse leído. Y en este sentido se convierte en una obra verdaderamente singular. Es una hermosa entrega, abierta, generosa, especial, de un escritor a sus compañeros de oficio, que en un determinado momento pusieron en sus manos sus textos.

Y tal vez lo que más impresiona es que en ningún caso hay un salir del paso o cumplir un deber. Es hacerle compañía a una obra de creación, desenvolviendo su sentido y sus cauces. Como lo ha hecho siempre en sus propios libros: tocar el interior de la obra leída y producir aquello que brota espontáneamente de su saber y sentir.

René Rodríguez Soriano, quien gusta de bañarse en las ardientes aguas del fuego del infierno, tildarse de frustrado timbalero y grisáceo contador de historias sin historia, no es hombre de cumplidos o halagos. No acepta compromisos formales. La escritura es su instrumento de combate, su comunicación entre el mundo interior y exterior. Es un ejercicio en el cual pone la vida, como en cualquiera de sus obras.

NO HAY COMPLACENCIA SINO ACERCAMIENTO 

No hay filamentos que sobren. No hay complacencia sino acercamiento a un texto al cual ingresa para encontrar esos puntos que habrán de hacerlo deshilvanar una historia, retener una memoria o dejar correr un tiempo que entre sus dedos se hace móvil.

Y como todas sus obras, “Letras vueltas” comienza con un epígrafe de Marguerite Duras: “Uno siempre sabe lo que no es un libro”. Y he allí la explicación mayor del libro.

Cada uno de los textos que René glosa o celebra ha llegado a sus manos por distintos caminos y en distintos tiempos. Y en ese arribo si sabe lo que no es un libro, atrapar el libro que es resulta una aventura tan exigente como el poema o la narración.

LOS AUSENTES SON QUIENES DESCONOCEN
LA HERMOSURA DE UNA YEGUA PARIENDO

Y tal vez eso queda aún más que explícito en la carta con la cual inicia el libro. Allí suelta sus amarras y en este solo instante menciona a aquellos que “desconocen la hermosura de una yegua alumbrando”. Los que creen en los tribunales de la Santa Inquisición, e ignoran por completo las teorías de Oresme y Copérnico. Esos son los ausentes.

LOS PRESENTES LLEGAN COSIDOS DE
ALETAZOS E INVENCIONES

A los presentes, los describe así: “De vez en cuando llegan, cosidos de aletazos e invenciones; gota a gota o en racimos, alborotando los buzones y alborozando la ceguera de mis dedos que de vez en cuando, solo de vez en cuando, anidan o se enchivan en los separadores y en los márgenes de aquellos libros que jamás retornarán a ser de quienes los pusieron en mis manos”.

No puede haber una entrega y una complicidad mayor. Al tomarlo René lo hace suyo, y allí está la esencia, el contenido y lo maravilloso de estas “Letras vueltas” en las cuales el enigma y el misterio de la escritura es lo que se quiere develar.

ESTAMOS ANTE UNA CASCADA DE 70 OBRAS QUE SE INVITAN  A LEER

No estamos entonces ante un libro, sino frente a una cascada de 70 obras que se invitan a leer. Y tal vez no lo pueda expresar René mejor que en las últimas páginas que le dedica a José Galván, porque ahí resume su ritual y su deber, su credo y su esencia: “Nada puedo hablar sobre la nada sin rondar la otra orilla”.

Y ese fue el ejercicio que cumplió en la lectura de cada una de estas obras, para poder referirse a ellas desde su propio laberinto. Una incansable labor de lector que no olvida el libro una vez que lo ha concluido, sino que lo saca de sus cercas y se lo entrega a la tierra fértil de los hallazgos, los asombros, los descubrimientos y las provocaciones.

Y a la final y a capella, René nos dice: “la mayoría de estos textos nacieron en una mesa de café, mirando declinar la tarde o disolverse la llovizna. Muchos hijos del compromiso, de la complicidad o del deseo de surfear gozosamente acompañando libros y propuestas que he amado y suscrito con pasión y buena fe”.

AHORA LE TOCA AL LECTOR DE LETRAS VUELTAS
HACER EL MISMO PROCESO

Escritos que vienen desde los años noventa en la sección “Ático de papel” de la revista Arquitexto y en la sección homónima en Mediaisla. Una verdadera proeza reunir estos materiales y entregárselos al ocio de más de un lector intenso y distraído como yo, dice el autor.

Un sentido que muy bien recoge Santiago Daydí-Tolson en el texto que sirve de contraportada a esta obra: “No hay en estas páginas una línea que no exprese, con la pericia del escritor de hermosa voz motivadora, el entusiasmo del auténtico lector, el que entiende a fondo”.

Le toca ahora al lector de “Letras vueltas” hacer el mismo proceso.


mery sananes
publicado en Areito 04 de agosto del 2018

Leer mas!