viernes, noviembre 15, 2019

TODOS LOS VERSOS EN LA TIERRA FERTIL



TODOS LOS VERSOS EN LA TIERRA FERTIL
Ingrid Chicote

Del laberinto no se puede salir, es necesario trascender
Literatura de la tierra baldía: John Updike:
Eduardo Gasca

Para dar inicio a esta presentación quiero decir que este libro que está en sus manos fue producto de la causalidad, de una cantidad de acontecimientos que desencadenaron que Eduardo Gasca y yo nos conociéramos y que posteriormente, decidiéramos llevar una estrecha y sincera amistad signada por la fertilidad creadora en el intercambio epistolar.

En la correspondencia que llevamos hay un proceso de reciprocidad en la información compartida sobre el vasto océano de la cultura humana, un lenguaje fluido, una revisión permanente de autores, descubriendo para nuestro bien, que a ambos nos motiva la literatura de tierra baldía, el Vallejo de Trilce, la amistad infranqueable y lúcida, matizada con la historia de la Guerra Civil española, que acompañamos con la poesía de Miguel Hernández y García Lorca, escuchando bajito el himno de los partisanos: Bella Ciao, condimentada con nuestra visión de los aconteceres del hombre en su marco de relaciones polisémicas y políticas

Durante años hemos leído a otros y nos hemos leído.  Hemos corregido a otros y nos hemos corregido.  Mi acercamiento a Joyce por ejemplo se produjo por una traducción que Eduardo me envió para que cazara gazapos como le dice él a la corrección ortográfica. En realidad las traducciones que hace Eduardo a partir del 2015, y durante toda esta guerra que hemos vivido, fue una manera de entretener la realidad, como una droga que le ha funcionado siempre que no tiene cómo soltarse en poemas, cuentos o novelas.

La lectura y revisión de Dublineses, se convirtió en una clase de literatura anglosajona.

La tarea del oficio traductor la he conocido con él, quien se esmera en hacer impecable su trabajo en solitario o a cuatro manos como el realizado con Celso Medina de la obra de Gerald Kamber titulada Max Jacob y la poética del cubismo. Me atrevo a decir que la etapa más prolífera de Eduardo Gasca han sido estos últimos seis años.  La literatura es una invitación a la transformación de nuestras propias realidades.

En 1969 la Universidad Central de Venezuela, en las Ediciones de la Biblioteca, publicó un pequeño libro de ensayo de Eduardo titulado Literatura de la tierra baldía: John Updike.  En la contraportada nos dice que su autor es “Licenciado en Letras.  Trabaja como profesor instructor de la Escuela de Letras y Escuela de Periodismo, Facultad de Humanidades, Universidad Central de Venezuela.  Cursó seminario de Doctorado en la Escuela de Letras, dictado por el doctor Gustavo Díaz Solís en el curso 1967-68…”. En una entrevista que le realizara su amigo y tocayo Eduardo Embry, nuestro autor expresa: Usted sabe – refiriéndose a Embry - que la poesía a veces sube cerro, pero jamás remonta una cuesta universitaria. Y por eso el libro que tienen en sus manos es el producto de años de trabajo y de poemicidios como dice Gustavo Pereira, para que este elixir de vida llegue como los buenos vinos añejados. Celebramos su publicación.

Respecto al trabajo del editor, como oficio y revelación, debo decir que su obra Para una lectura de Trilce, surgió como un trabajo académico en los años setenta y que luego se convirtió en un ensayo durante el 2017-2018 y que fuimos corrigiendo poco a poco, capítulo por capítulo, con el entusiasmo que instala la idea creadora en los corazones como el de Eduardo.. No cabe la menor duda que este trabajo servirá para la formación y cuidado de futuros editores y diseñadores por la dificultad que nos presenta el autor en el uso de la página en blanco. Y esto no es aislado de Todos los versos. Su obra es un continuum.

En Para una lectura de Trilce desarrolla un estilo personalísimo donde la intencionalidad en la forma como nos presenta su discurso ensayístico es su estilo: conoce todas las reglas gramaticales, las normas del idioma, las formalidades del lenguaje, tiene experiencia como editor y en su creación, las transgrede sabiamente para elaborar su propuesta creadora.  Entre Literatura de la tierra baldía: John Updike y Para una lectura de Trilce hay diferencias sustanciales, mas no de fondo.  Es la forma la que cambia.  La agudeza es la misma. El lector necesita participar. He allí una de las características de Todos los versos. Genio y figura se unen en la permanencia de quien sabe lo que hace.

Cursó una Maestría de Literatura Comparada en la Universidad de Washington, en Seattle, en 1978. Le cuenta a Eduardo Embry en una entrevista que éste le hiciera y que llegó a mis manos en el 2016:

A Estados Unidos fui a hacer un posgrado en Literatura Comparada y comparé bastante literatura. Ya era asiduo encontrador de tierras baldías, desde que me tropecé con Eliot cuando estudiaba Letras en la UCV y estábamos en plena lucha armada.  Por cierto, en mi Partido Comunista ideal estaría estrictamente prohibido prohibir la lectura de escritores reaccionarios que revolucionen la literatura, o al menos escriban endiabladamente bien, como Eliot. En la Universidad de Washington conocí a los trotskistas gringos y descubrí que no eran tan el demonio hecho carne como decían los estalinistas prosoviéticos. Tampoco ángeles de perfección revolucionaria como pretendían algunos de ellos. Así que participé en varias de sus actividades pero les discutí las cosas que no me convencieron.

En: Literatura de la tierra baldía: John Updike encontramos claves que el autor nos va dejando para que vayamos armando nuestro propio cuadro sobre su trabajo. Ya va anunciando su intencionalidad, su espíritu como poeta, como escritor, como quien crea las dimensiones de su propio mundo: el mundo gasqueano.  No perdamos de vista que esto fue publicado en 1969 Dice por ejemplo:

Los escritores que integran las recientes generaciones literarias norteamericanas parecen coincidir casi unánimemente en la denuncia de la sociedad capitalista –sobre todo en Estados Unidos- como un complejo mecanismo destinado a quebrar las posibilidades esenciales del hombre individual.
…………………………..
La denuncia, a la larga, deviene en interpretación. El papel del escritor adquiere así carácter sacramental: transferir a un lenguaje cifrado –cuya clave es el símbolo- lo que los signos y los síntomas del mundo actual revelan.
…………………………………..
El oficio de escribir se aproxima al de traducir.  Versiones tras versiones aparecen en formas de poemas, cuentos y novelas, tras cada descubrimiento arqueológico y cada nuevo estudio de textos antiguos.
……………….
En todos los casos, la tarea creadora implica necesariamente una acuciosa investigación del pasado y una delicada técnica de montaje.

            Es esa técnica de montaje lo que nos revela nuestro autor en Todos los versos.
…………………….
El hombre de hoy, que finalmente ha logrado matar a Dios, vaga en medio del caos de la tierra enferma.  Sin la voz de la divinidad el ser humano ha quedado desamparado ante las guerras y la muerte, porque la religión – disecada por las iglesias y la teología- ni siquiera puede servir de consuelo. Incapaz de mediar entre la humanidad y Dios, puesto que ha perdido el sentido mágico de la comunión del hombre en la tierra, toda liturgia es yerma.
…………………….
Así está dicho en Joyce y en Juan Rulfo, en Eliot y en Ferlinghetti, en Henry Miller y John Updike, en D.H. Lawrence y Thomas Wolfe (aunque este último aún le queda la esperanza de un reencuentro del hombre consigo mismo).
           
Fue allí, en su encuentro con los escritores de la tierra baldía donde Eduardo Gasca bebió la esencia del lenguaje que hoy podemos leer en su obra poética.  Desde sus comienzos en la escritura supo entregar a sus lectores su propio criptex, para que cada quien fuera encontrando las claves de su aparente juego de palabra, que no están colocadas al azar sino que tienen toda su carga intencional de quien muestra la punta del iceberg como un Hemingway de tierra tropical, como bien lo dice Judit Gerendas, estudiosa de nuestro autor.

Eduardo Gasca es uno de esos seres que en lenguaje popular venezolano podríamos definir como lloviznita que no moja, pero empapa, o como la candelita que va ardiendo por debajo y que nos hace admirar el resplandor cuando el fuego se expande en la sabana.

Todos los versos de Eduardo Gasca, libro que hoy tenemos a bien presentar en esta FILVEN 2019 y que ha sido publicado por Monte Ávila Editores Latinoamericana en la Colección Altazor, nos convoca a celebrar la vida y la coherencia de un autor que podemos seguir en el transcurso de su historia como creador y como traductor. Como revolucionario Bella Ciao, como él mismo se define.  En este libro encontramos un método, una estrategia que cada lector debe desentrañar, pero que, a la vista de otras obras suyas nos da la clave en la literatura de tierra baldía, atreviéndome a decir que matizada con cubismo literario. 

Este libro es una construcción arquitectónica que nos obliga a cruzar las fronteras del conocimiento y de la cultura para seguir en cada texto la historia humana y la historia personal: es decir, es una convocatoria del tiempo, un apuesta donde  “no responsables    no culpables / tampoco inocentes”  nos vemos dando vueltas en la rueda de la fortuna o en los cuadros que cierran el poemario, que no sabemos si se refieren a Botticelli o a la apuesta en las patas de un caballo.

Sin temor a equivocarme, la poesía de Eduardo Gasca merece un sitial de honor en la literatura universal.  Si bien todos somos unos reescritores, podemos decir que Eduardo es un escritor.  Profundiza en su experiencia, nos muestra un discurso que hay que armar como un cuadro cubista de Braque o de Picasso. Una pieza encaja aquí, otra por allá, pero juntas son una obra que nos sorprende los sentidos.

Tomo en préstamo las palabras de Celso Medina cuando lo anuncia como un autor postmo. Pareciera que cada uno de sus textos es un koan – me refiero a los interrogantes que los maestros zen hacían a sus discípulos – y por ello hay que volver al texto para interrogarlo, para que nos diga cuál es el sentido de lo que oculta, qué es lo que nos dice o lo que no nos dice, y sin embargo es la totalidad, el conjunto de las cosas no dichas lo que nos lleva a sentir que estamos frente a una historia universal de la humanidad.

En Todos los versos nos damos cuenta de que la poesía no es solamente un sentimiento.  Es una construcción, es lectura, anticipaciones, premoniciones, azar aparente e intencionado, que se mezclan en contradictorios elementos, como el pirata que inicia la obra para dejarnos en las costas nicaragüenses. Hay un aparente sinsentido, todo un diálogo entre su obra y la de aquel que “ocupa un lugar central en la mitología personal de Eduardo Gasca”, como también lo expresa bellamente Judit Gerendas en el estudio que precede la poesía en este libro.

La experiencia creadora se funde con la experiencia lectora.  Por eso nuestro autor es un cúmulo de hiper e hipotextos que se manifiestan en la brevedad de su poética críptica, inusual y dialógica donde la ambigüedad y la ambivalencia exigen que del lector una participación activa.  Participación que nos es conocida en la literatura vanguardista, ahora post moderna, donde es él –el lector- quien va a darle el significado o el significante a cada texto que nos lee, leyéndolo.

Este libro que nos honra presentar tiene una historia.  Comenzó con el mismo autor y sus iluminaciones entre literatura política, literatura universal y lucha política.  Un autor que tuvo una experiencia difícil de adolescente cuando, en los sótanos de la Seguridad Nacional en la   Plaza Morelos, pudo ver al flaco Prada vuelto añicos en “un amasijo de huesos y de sangre”. Le responde a Eduardo Embry, en la entrevista citada anteriormente:

Mi inicié en la lucha política a los 13 o 14 años, como lo hizo la gran mayoría de los estudiantes liceístas venezolanos de los años 50, bajo la dictadura militar del general Pérez Jiménez. En mi caso espontáneamente. A mi  proceso de politización lo catalizó el hecho de que me pusieron preso a los 17 años, cuando estudiaba el 5º año de bachillerato en el Liceo Andrés Bello de Caracas, por repartir volantes contra la dictadura en protesta por la detención de unos compañeros. Cuando me metieron en los calabozos la Seguridad Nacional no tenía ninguna militancia política. No fui torturado por mi edad, y porque afortunadamente los esbirros más avezados se dieron cuenta de que en política era un simple carajito. En los calabozos tanto los jóvenes como los viejos comunistas presos me arroparon y me protegieron y me bañaron de solidaridad, y me enseñaron las canciones de la Guerra Civil española, y fui testigo de su comportamiento heroico ante las torturas más bárbaras… cuando dos meses más tarde me trasladaron a la Cárcel del Obispo llevaba el gusanito rojo trabajando por dentro sin darme cuenta.

Al salir de la cárcel, tras otros dos meses, rumbo al exilio en España, ya cantaba Bella Ciao. Hasta el sol de hoy. No necesariamente en el PC. Cuando me conociste en Cumaná yo era comunista militante activo de la Liga Socialista. Luego tuve una breve pasantía por la Causa R, cuando la R al revés de ese partido todavía significaba Revolucionaria y algo más. Podríamos decir que muchas de las cosas que están en los poemas, entre oda y oda, y también  en los cuentos que he escrito, son autobiográficas. Dejé de militar hace años, porque a medida que envejezco me voy volviendo más incomportablemente radical y más anárquico y más tirapiedra. Necesito, y no lo encuentro, un partido Bella Ciao que además de marxista-engelsiano-leninista con un toque guevarista, cojee de una pata trotskista y de otra anarquista kropotkinista, y tenga un corazón robinsoniano. 

Este libro que hoy tenemos el honor de presentar, tiene en sí la impronta de una generación. Su autor es parte de la generación de maestros que tomaron en serio la literatura como forma de vida, para sí mismos y para otros. 

Este libro fue mi trabajo final en el diplomado de Edición de la UCV-Cámara Venezolana del Libro.  Como bien lo expreso en la contraportada del mismo, Todos los versos reúne la obra poética de nuestro autor. En este libro encontramos un lenguaje matizado con juegos de palabras, alusiones y datos ocultos, para lograr un estilo caracterizado por una compleja construcción lingüística, que le da fuerza a la creación de un mundo propio y particular donde el lenguaje se erige para maravillarnos.

Esta obra nos coloca frente a una estética visual y estructural, cercana al cubismo literario, dando muestra del tiempo histórico que el poeta nos entrega en su manera de enfrentarse a la vida como movimiento de permanente continuidad metafórica que implica miles de interpretaciones. Este libro constituye una de las más importantes creaciones literarias del siglo XX ya que nuestro autor nos propone en ella una carga de imágenes que tenemos que ir armando en la medida que vamos leyéndolo.

Todo lo que está contenido en Todos los versos está realizado con intencionalidad.  Quién conoce las reglas del lenguaje, conoce cómo subvertirlas.  Quien conoce la Literatura encuentra su propia voz.  Nuestro autor también es un traductor.  ¿Qué nos traduce nuestro autor en sus poemas?

En la presentación del autor que aparece en el libro podemos leer las palabras de Gustavo Pereira cuando nos lo describe:

Siempre admiré en Eduardo, desde que nos conocimos en los espacios del liceo Andrés Bello de Caracas, el discreto y humilde talante que es preciso poseer para no dejarse atrapar por la elocuencia y su invariable acompañante, la retórica.

            Pero además nuestro autor, que no está presente, está más presente que nunca: desde su casa sigue todo lo que hemos venido haciendo.  Es un escritor y para ello hay que comprender que el escritor serio se escapa ante actividades como estas, porque entre lo importante y lo urgente, decide lo importante: seguir escribiendo, traduciendo, corrigiendo.

            De allí sacamos que uno de los secretos que nos regala nuestro autor, es la regla de oro del trabajo disciplinado que permite que el creador cree, no que re-cree. En su poesía hay un ritmo interior, una música, una sonoridad, que nos invita a poner atención en la profundidad de las palabras que nos convocan a intervenir en nuestra propia curiosidad. Es un autor que apuesta al azar con el diseño de su propio criptex que a nosotros, sus lectores, nos toca descifrar o comprender.  O quizás solamente sentir y escuchar la música como en el poema areruya, de todos los cantos / de las sonajas y las flautas fuimos / de las faldas de paja / susurrante fuimos / despojados / areruya!

¿Quién nos despoja en esta voz plural? ¿De qué se nos despoja? Y una vez despojados ¿qué nos han dejado? ¿qué nos pertenece? ¿quizás la música que se escucha entre verso y verso? ¿la totalidad del ritmo, del acorde, de la pertenencia

            Que se apropie de su discurso, que lo construya, que lo estudie, no como una caricia al ego, sino como desde una seriedad respecto al lenguaje que nos lega. Y eso es lo que hemos aprendido sus discípulos: la disciplina y la seriedad que se maneja en la obra. Por eso vamos al tiempo, como parte de la vida, para encontrar que en el epígrafe de Robert Frost que inicia el libro llamado ir donde no llaman, nos ofrece una clave: to scare myself/ with my own desert places:


ir donde no llaman
recogiendo pedazos de algo
que no recordamos haber roto
no responsables           no culpables
tampoco inocentes

            Este es uno de los poemas más hermosos del libro, o por lo menos el que más me gusta.  Me interroga, me interpreta, me saca del dolor de algo que no sé, y me sume en la profunda meditación, como cuando me interroga algún koan. Igual me pasa con el cuento Cuerpo a la vista, que Judit nombra en su estudio y que nos hace recoger los punticos de arena de la playa que es infinita y donde no podemos hacer un hueco donde quepa el mar, como en la reflexión de San Agustín.

En la poesía de Eduardo Gasca el lector encontrará una construcción estética, cargada de sentido, donde lo oculto y latente, lo involucran con el texto, para dilucidar los hilos de la poética personalísima del autor. Cada poema es un grano de arena que juntos forman una orilla.  Vemos la orilla de la playa pero creemos que ha sido así por siempre. Pero no ¿Cuánta historia nos cuenta cada rincón del mundo? ¿Del externo y del interno?  Esta obra exige una comprensión que deshaga/rehaga/descubra la infinitud de significados que se encuentran en la intertextualidad creadora y discursiva de nuestro gran maestro Eduardo Gasca.  Celebramos que este libro haya visto luz gracias al concurso de tanta gente que lo respeta, lo quiere y lo admira.

Muchas gracias.

Palabras de presentación de Ingrid Chicote, del libro Todos los versos de Eduardo Gasca el jueves 14 de noviembre del 2019 en el marco de las actividades de FILVEN, en la ciudad de Caracas.


Leer mas!

jueves, noviembre 14, 2019

EDUARDO GASCA - CUATRO ODAS

Maestro Gasca
visto por Alfonso arvajal
artista plástico (VAlencia 1962)


CUATRO ODAS DE EDUARDO GASCA




ODA A LA BOTELLA DE GASOLINA

Por vía seca
nitrato sediento y nevazúcar
clorato ansioso y ampolla de agua regia
y mucha suerte hermética
por vía húmeda
rabo de estopa
y llama
y alas en los pies
una botella de gasolina
vuela
torpe
como la avutarda
y aterriza como una salamandra
frasco de agua ardiente
prima de la granada olorosa
y si el tanque de guerra es un pie de acero
con orugas
y la granada en el suelo huevo de uvas
y hoja de morera
revienta un mosto de candela y seda flameada
y si el tanque una gallina gris con ruedas
y la granada un huevo de esquirlas
eclosiona un dragón plumudo
dice heráclito y dice ningún vehículo
se baña dos veces en la misma molotov
una botella lanzada en parábola
se hunde como un barco
en un mar de panes y de peces
de fuego

ODA AL VIEJO VOTANTE

Viejo volante aterrizado
polvoroso polvoriento polvorudo
silba
por las copas verdes de los árboles
que son el pueblo bosque de esperanzas
y la internacional y otros lugares en común
ondea
amarillo el oro azul de la azul esfera
roja la sangre que derramaron y las estrellas
de las provincias y el martillo
seguro dale duro
métete
culebreando
como un papagayo
bajo las puertas
levántate álzate incorpórate resiste
no votes y demás
fricativas sonoras
territorio libre renuncia Rómulo y otras
oclusivas más bien dentales
recién nacías
en los techos
en tres minutos
como un tabaquito como una oruga como una
mariposa
bandadas de mariposas blancas parpadeando el
cielo de la ciudad
la lucha armada era mariposa era volante era
cosa de aire
que se recoge

ODA A UNA PIEDRA PARA LANZAR

Piedra para lanzar
Piedra del odio
Pujido del monte pisado por otra montaña
Magma mal parido
Canto rodado en ríos del abuso
Arruga del miedo y el desconcierto
Minuto endurecido en los llanos inmensos
del despojo
Perla en la concha de una defensa inútil
bajo el tiempo
Piedra
Último ladrillo de la casa allanada
Único diente flaco bajo una lengua gorda
Quiste de las noches con sirenas
Hematoma cuajado en interrogatorios de arena
Piedra con aristas para los cristales
Puño de nudos para la cara de una vidriera
Pájaro de la calle para empollar
el huevo colorado que da vueltas
sobre el techo de esa patrulla

ODA A UN CUERO DE CULEBRA

Que sea aquí
bajandito
hoy
en este río
el tropiezo de una frazzani con suela de tractor garantizada contra picaduras a mansalva en tobillos con el cuero de una que fue peligrosa serpiente ida ahora de su cuerpo
este es un río sin agua
este es un cuero de piedras
y una bota
nada tiene que ver con todo
un pellejo de manzana tirado a la puerta del paraíso
una lengua viperina seca
a la vera del camino
a la que nadie escucha
cuero sin ojos, desojado
de esa bolita malísima
que miró subir las botas
que miró bajar las piernas
vivos arriba
muertos abajo
doble vía de mi década
la culebra es el seso de los mitos
la culebra es el sexo de la tierra
Valle-
jo
hasta he dado clases de val-
lejos


Eduardo Gasca
Todos los versos

Caracas, Monte Ávila Editores, C
olección Altazor, 2019, pp. 47-56


En entrevista (inédita) que le hiciera Eduardo Embry a Eduardo Gasca le hizo esta pregunta y esta fue su respuesta:


"E.E. ¿Podría contarme, por favor, la historia de estos tres poemas?


E.G. Comenzamos bien el cuestionario, con una pregunta jodedora… porque los “tres” poemas que me mandaste, si los contamos con los dedos, son cuatro. Mis Cuatro odas.

Cuatro odas pretendía ser un libro (aunque en páginas no da ni para cuaderno). Recuerdo que a mediados de la década de los 80 quería escribir poesía sobre la violencia revolucionaria en general, poesía violenta, hacer una especie de reivindicación poética política (o política poética) de la lucha armada, entre otras cosas porque todo el mundo (mi mundo, mis camaradas) parecía estar empeñado en lavarnos del baño de inmersión en la violencia que nos dimos sobre todo dos décadas antes cuando fuimos al asalto del cielo formando un infierno del demonio acá en la tierra, queriendo poner a parir a la historia. 

Sentí correr muy fuerte esa corriente de desdecirnos de nosotros mismos, de nuestro haber estado más vivos que nunca en nuestras vidas, y me pasó lo que siempre me pasa: el instinto de salvación me hace nadar contra la corriente. Nadar contra la corriente me ha salvado siempre de ahogarme por seguir la corriente. Por eso hice odas que cantan la violencia cuando lo corriente es que las odas canten más bien la paz y los pajaritos preñados. 

O sea que en sentido estricto no son 4 odas sino 4 no odas, no odas tanto. Y son 4 en homenaje a Neruda, que las hacía elementales, porque 4 son los elementos, y en homenaje a Eliot, por sus 4 cuartetos, no odas, pero también elementales. Bueno, eso fue hasta los 80, ya yo no odo más."


Leer mas!

miércoles, noviembre 13, 2019

EDUARDO GASCA - TODOS LOS VERSOS


EDUARDO GASCA

TODOS LOS VERSOS


Editorial Monte Ávila
Colección Altazor

PRESENTACIÓN
A CARGO DE INGRID CHICOTE
Y LUIS EMILIO ROMERO
EN EL MARCO DE LA FERIA INTERNACIONAL
DEL LIBRO (FILVEN)


JUEVES 14 DE NOVIEMBRE 2019
SALÓN AMARILLO DE LA CASA AMARILLA
CARACAS, 3 PM









EL POETA Y SUS VERSOS
ARTE DE ALFONSO CARVAJAL
(Valencia, 1962)
artista plástico, diagramador



RESEÑA DE TODOS LOS VERSOS
Y RESUMEN CURRICULAR DE EDUARDO GASCA

TODOS LOS VERSOS reúne la obra poética de Eduardo Gasca. En este libro encontramos un lenguaje matizado con juegos de palabras, alusiones y datos ocultos, con los cuales el autor logra un estilo caracterizado por una compleja construcción lingüística, que le da fuerza creadora a su arquitectura poética. Esta obra nos coloca frente a una estética visual y estructural, cercana al cubismo literario, dando muestra del tiempo histórico que el poeta nos entrega en su manera de enfrentarse a la vida como movimiento de permanente continuidad metafórica que implica miles de interpretaciones.

Este libro constituye una de las más importantes creaciones literarias del siglo XX. En ella el lector encontrará una construcción estética, cargada de sentido, donde lo oculto y latente, lo involucran con el texto, para dilucidar los hilos de la poética personalísima del autor. Cada poema es un iceberg, por lo cual esta obra exige una comprensión que deshaga/rehaga/descubra la infinitud de significados que se encuentran en su intertextualidad creadora.

EDUARDO GASCA. (Caracas, 1939) Licenciado en Letras (UCV) y Magister en Literatura Comparada (Universidad de Washington, Seattle). Se desempeñó como docente de educación media en varias instituciones. Fue profesor en la UCV y la UDO. Dirigió talleres de creación literaria. Conforma el Consejo de Redacción de la Revista Tropel de Luces, órgano divulgativo de la A.E.N.E.

Tradujo parte importante de la obra de István Mészáros, publicada por diferentes editoriales nacionales e internacionales. Es traductor de la obra de autores como Edgar Allan Poe, Val Ross, Piotr Kropotkin, John Green, Sharon Smith, T.S.Eliot, James Joyce, Max Jacob y Gerald Kamper, entre otros. Parte de su producción literaria ha sido publicada en medios nacionales e internacionales, aunque mucha de su obra ensayística se encuentra inédita.  Entre sus libros publicados se se cuentan  Literatura de la Tierra Baldía: John Updike (Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela. Caracas, 1969), Todos los cuentos (AENE, Porlamar, 2004. Reeditado por Monte Ávila Editores, Caracas, 2010.

EDUARDO GASCA
por Gustavo Pereira

En 1981, hallándome en el exterior, me trajo una mañana el correo la grata sorpresa de un pequeño libro de poemas. Llegaba de Venezuela y era apenas el segundo de Eduardo Gasca, con quien me ha unido y une una amistad ceñida, en largos e impacientes años, a similares certidumbres, dudas e insumisiones.

Fue una sorpresa, digo, y bienaventurada, porque Eduardo ha sido un poeta tan remiso a publicar, que el libro que acababa de recibir, Poemas y otras parodias, junto con el primero, Canción de Morgan el Sanguinario, que data de 1972, apenas contienen, entre ambos, una treintena de poemas, lo cual nos da una idea del contundente rigor de su escriba, incurso en la perpetración de quién sabe cuántos poemicidios.

Y es que la breve obra poética —y narrativa— de Eduardo, como ocurre con los elíxires selectos, confirma el antiguo dicho castellano según el cual lo bueno suele prodigarse en pequeñas dosis. Sus poemas y relatos, en efecto, equivalen a intensos destellos de exactitud, precisos escenarios conformados en ardides sentimentales tamizados por la implacable síntesis de la razón y, en el caso de sus relatos, por el empleo del más melancólico humor, como puede verse en el magistral Ave del paraíso, recogido en un pequeño volumen de similar título en 1993 y compilado luego en una edición de Monte Ávila Editores titulada, como cabe en inofensiva ironía, Todos los cuentos, en 2010.

Siempre admiré en Eduardo, desde que nos conocimos en los espacios del liceo Andrés Bello de Caracas, el discreto y humilde talante que es preciso poseer para no dejarse atrapar por la elocuencia y su invariable acompañante, la retórica. Culto a más no poder, entrañable compañero en dichas y avatares, a él debemos sus amigos el discreto encanto de la sensatez, aplicada a las no siempre afables vicisitudes por las que juntos navegamos en toda clase de borrascas.

Celebro, pues, entrañablemente, este proyecto editorial con el cual nosotros, rendimos homenaje a quien tantos merece.


Gustavo Pereira







Leer mas!

domingo, noviembre 10, 2019

EN EL PALADAR DE LOS PONIENTES


Y de pronto el otoño
se engalana de rosas blancas
que juegan a instalarse
en el hospedaje de las hojas
para que no haya ausencia
alguna sino continuidad
de una floración
que va del púrpura al rojo
del rojo al ocre
y del ocre a un blanco
de transparencias 
con el cual cose su nuevo
vestido para descender a su 
territorio de tierra y agua




Y mientras eso ocurre
con la complicidad de las noches
hay una alianza entre la hoja
y el cristal que la cubre
para regalarnos una despedida
de otoño que no es sino
la anticipación de la
fiesta del invierno
ese espacio mágico
en el que el agua retiene
todos los colores de las 
estaciones que la precedieron
para mostrar su linaje cósmico
mientras derrama su lienzo
de rosas y malabares
jazmines y gardenias
en el paladar
de los ponientes




texto y foto
mer sananes
Leer mas!

sábado, noviembre 09, 2019

EL RITMO PRECISO DE LA ALEGRÍA



El árbol de la vida / Gustav Klimt


Hermano del alma

A veces cuando hay tanto que decir, las palabras se transforman en aire, en ala, en silencio. Esos espacios poblados en el cual nos instalamos, para no hacer ruido y dejar que esas mismas corrientes lleven a los confines de la niebla, las recaderías que quedaron sujetas a un plumaje que perdió su tintura.

Y en verdad siempre nos hemos comunicado a través de esos jeroglíficos que hacen de la existencia un permanente acto de magia. En una lágrima caben todas las tristezas. Y uno la retiene entre los párpados para que no se haga creciente indetenible. Y en el interior de los ojos, no hay espacio inalcanzable. Allí está inscrito el árbol de la vida.

Así que conjugamos desde siempre un vivir que no llegó a alcanzar el ritmo preciso de la alegría, pero que se inventó un alfabeto que contuviera todos los silencios que dieran cuenta de un haber  que sin medida nos otorgamos, para comprender que ni la ausencia que contiene la presencia, ni la que después busca albergue en las laderas de una colinas lejanas,  podía acallar el vendaval de los sueños que nos inventamos.

Y hoy vengo de nuevo a lanzar estos guijarros al cauce de los ríos recrecidos para que lleguen a  los confines de tu siembra para darte cuenta del nacimiento de una niña que lleva tus signos y que tu hijo te entrega para que te llenes de la alegría de volver a ser abuelo.

Vino a nacer en esos espacios que supieron de ti en  busca de todos los cobijos, siembra invisible de cantos recogidos en las noches, que dejaste dispersos en cada uno de los hospedajes que te vieron ir y venir. Y que nunca perdieron la sonoridad de tu estar abrumado, que convertías en canto de cosechas.

Y en estos días en que de nuevo has cumplido los años que nos sigues entregando,  queríamos dejarte sus primeras sonrisas,  las de su madre y las del hijo, las de la abuela, y esas ganas de que estuvieras aún más cerca de lo que siempre estás.

Que ese nacimiento te lleve a proseguir tu vigilia sobre todos nosotros y haga que en tu abatido corazón,  vuelva a resonar el trino de los pájaros que nunca dejo de cultivar. Muuucho

Tu hermanita

07 noviembre 2019
Leer mas!