jueves, julio 19, 2018

BOCADO DE ROSAS

 


BOCADO DE ROSAS

Vengo de una tierra atravesada 
de desembocaduras
bordeada por un mar que espumaba
transparencias una cordillera poblada 
de antiguos dioses que cuidaban de la 
flor y la cosecha que resguardaban 
el fuego y hacían cabriolas con el viento 
para que el polen se esparciera por todos
los costados de un territorio habitado 
por milagros

Una vez fue el hombre que observaba 
las estrellas y dibujaba el paisaje de su 
porvenir sobre los bosques y las selvas 
y los manglares y las orillas mientras
desgranaba el maíz destilaba el café 
mecía la caña hasta convertirla en almíbar 
y amasaba la alegría hasta que el querer 
se repartiera por todos los confines

Ese historial se quebró de improviso 
y de un solo golpe y nos despojó de las 
cascadas de los granos y de los atardeceres 
se apoderó de todas nuestras pertenencias
y nos dejó enhebrado en el párpado un 
sueño que aún no fulgura ni resplandece

Y ese es recinto en canto que venimos 
a buscar y para eso hay que nombrarlo 
reconstruirlo escribirlo invocarlo hasta 
que cada quien lo cargue en el costado 
enardecido de nuestros suspiros en
la línea recta de nuestra mirada en 
el terraplén de los deseos en la estructura 
molecular de nuestros huesos que tremole 
en el cauce de nuestra sangre que entone 
su canción en el interior de nuestra garganta 
que horade el piso hasta sembrar
un tiempo de porvenires

Y para eso hay que dejar atrás todo 
el equipaje ajeno que nos colocaron 
como una carga sobre el hemisferio sur 
de un país de agua hasta secarlo aún 
en sus vertientes subterráneas
hay que ir a rescatar una lengua madre 
que tenga sabor a bocado de rosas a 
pan de siempre a vocablo amoroso que 
invite a compartir la pena y a celebrar
la plenitud de un devenir de arroyos 
que desborden florerías en sus orillas 
sin inundaciones en un espacio donde 
los hornos no fustiguen a las estrellas 
ni socaven la luz solar de los mediodías 
ni el aleteo fugaz de los cocuyos
la vastedad de un mar único y caribe que se
extiende hasta un atlántico que conoció el
verdiazul en las aletas de los peces que cantan
y las plumas de los tucanes que reverberan
sus nidos en la torre de los bosques

Y si aún las gaviotas pueblan el aire 
que respiramos y sus alas de cronos resisten 
la fiereza de la muerte que se nos ha decretado 
como si fuéramos números en serie de un 
genocidio calculado cómo no habremos de 
levantar el asta de nuestros sueños 
la envergadura de la alegría que nos 
secuestraron la dimensión de la tristeza 
que nos clavaron en la columna 
vertebral de nuestras carencias

Hoy nos toca escribir el futuro desandar la
muerte y reinventar la historia que nos fue
consignada en el átomo cósmico de nuestro
nacimiento para ver si al fin algún día
en esta tierra de milagros y encantamientos
el hombre comienza a ser y a vivir






mery sananes
poema final de
Palabras conjugadas
Caracas, CPT-UCV, 2016 
pp. 91-92
fotos / ms 



3 comentarios:

Miguel Veyrat dijo...

No se puede decir mejor ni modo más hermoso el dolor del abandono de la tierra propia, del exilio y la ausencia.

Miguel Veyrat dijo...

No se puede decir mejor ni modo más hermoso el dolor del abandono de la tierra propia, del exilio y la ausencia. Gracias, MERY SANANES

Unknown dijo...

Belleza de poema,Dios Bendiga su intuición para seguir dando este y muchos mas🙏🙏🙏🌹🌹🌹