miércoles, julio 31, 2013

EL MURO







Un pez mira el cristal que lo
circunda y se pregunta qué
le ocurrió al mar que se quedó
detenido en el umbral
de sus aletas

Un niño muerde el muro
de odio que lo contiene
y se pregunta quién le robó
el regazo de donde vino y lo dejó
enastado a un credo sin dios
plegaria ni misericordia


texto y foto
mery sananes
31 de julio del 2013



Leer mas!

lunes, julio 29, 2013

ORFEBRERÍA DE AZÚCARES - A CARMEN RAMONA




a carmen ramona 
en otro 29 de julio

Venía ataviada de un cesto
de frutas de una tristeza gris
que se desbordaba de sus ojos
como si fuesen pozos de sed
de un diminuto pañuelo doblado
en el número de desventuras que
le sembraron a sus ansias y que
sin embargo al abrirse le bordaba
fascinaciones a la desesperanza

La conocí en sus amaneceres
de azafate en el leño encendido
de un pan ausente y en el aroma
del maíz que ella desgranaba
como si en cada guijarro estuviera
bordada la mirada de dios

Parió diez hijos y la vida la robó dos
uno aún adherido a su regazo
y el otro mientras desandaba su
desazón desde un andamio sin
cuerdas ni ataduras

Enjugó las lágrimas que nunca
vertió y guareció sus penas en
el corazón de una flor de baile

En su solar las guayabas se hacían
confituras aún antes de caer
el granado escribía una partitura
para solo de percusión mientras
regalaba su savia a los que todavía
no habían aprendido a mirar

Y en el porche un almendrón y
un uvero retaban todo asfalto
para dejar las señas de una costa
hecha de cueros tensados sobre
un calendario de orugas

Sabía de hierbas y de pócimas
para sanar cualquier dolencia
y sus caldos podían espantar
cualquier anuncio de una despedida
a destiempo

Le cosía estrellas a los ojales
pintaba de bromelias el recinto
de sus ojos aliñaba la soledad
con maticas de hierbabuena y
sabía descifrar el código genético
del llantén el orégano y la yerbamora

En su pañuelo podía transportar el
aroma de los azahares del patio
hasta más allá de sus pasos y en su
brasa los granos cuajaban con el
solo soplo de una paleta de madera

En el vasto paisaje de su delantal
los niños viajaban hasta el lugar
donde nacen las caricias que ella
entregaba silenciosa con sus manos
talladas de fogón y madrugada
bordando en la piel un calendario
de besos que aún perduran en
la corteza del tiempo

Su llegada advino en un julio lejano
sin imaginar siquiera el delta de
tristezas que desembocaría
en el atril de sus párpados
y sin embargo nada pudo derribar
la estatura de su tallo desde donde
destiló su orfebrería de azúcares
hasta arraigarse para siempre
en el enigmático y asombroso
paraje de la alegría que se
alcanza una sola vez


texto y foto
mery sananes
29 de julio del 2013

Leer mas!

jueves, julio 25, 2013

SOBREVIVE LA CIUDAD EN EL RIEL DE LA TRISTEZA - A CARACAS


El Ávila por Manuel Cabré
Waraira Repano

a Caracas

Sobreviven altivas las colinas
olvidadas de una ciudad que se levanta
sin mirar sus cauces de agua
ni el ramaje roto de un árbol que ya no está

Sobrevive el crepúsculo por encima
de las torres más altas como un río
de fuego que atraviesa el azul para
prender de incandescencias el silencio

Sobreviven las mañanas que se cuelan
entre los jirones de la vida que se escapa
como si escribieran cada día una elipse
de huertos irreverentes

Sobrevive la noche más allá de todo
desasosiego y tiempo fustigado
como una mesa servida de luceros
que ya no brillan ni se derraman
sobre los párpados sino que quedan
retenidos en la urdimbre de un encaje
que no les pertenece

Sobrevive la estación menguante
de una luna que de pronto se refugia
en un dedal de lluvia o en un sonajero
de cristal para acampar en los andenes
desde donde esparcen los niños sus risas
y escancian sus besos los enamorados

Sobrevive entre rostros desasistidos
y azafates vacíos un tumulto de
sonrisas improvisadas que cabalgan
sobre el riel de la tristeza
que de pronto se posa sobre
los contornos de una alegría pasajera

Sobreviven aún detrás de las cercas
enredaderas de jazmines y racimos de mangos
y guayabas que se resisten a toda sequía
y que se derraman oferentes sobre el asfalto
como un manjar que se regala al transeúnte
que aún no huye de sus resurrecciones

Sobrevive el aroma de un café que ya no
probamos encerrados los granos en máquinas
que le roban su genética de fogón y panela

Sobreviven solitarios los caminos
por los que inventamos expediciones
al interior de los agujeros de las hormigas
o al tránsito de las chicharras
pero ya no resuena en el pliegue izquierdo
de la ilusión el melódico silencio
de los bosques sin talar

Sobreviven los pájaros a pesar
de que ya no tienen donde colgar sus nidos
o guindar el acorde de sus trinos
pero siempre regresan como si en sus picos
llevaran la clave de la vida que
hemos perdido y aún en las madrugadas
se puede escuchar su enigmático alfabeto
repitiendo una lección que no entendemos

Pero no sobrevive el agua de los estanques
donde alguna vez navegaron en barquitos
de papel nuestras ganas oceánicas de
derramarnos más allá de los linderos
hasta alcanzar el río que nos llevara
otra vez a la cima de las colinas

Ni sobreviven los columpios porque
alguien se los llevó sin saber que al
fundir esos metales se esfumaba
en instantes un tropel de porvenires

Sólo nos queda la ciudad sobreviviente
que lleva a cuestas rostros sin vida
sumergidos en un ir y venir que deforma
los cantos de armonía empeñados
en llegar antes o en partir de primeros
sin saber a dónde vamos ni qué haremos
una vez que descendamos del andén
de las penas y las heridas

Nos han robado la respiración
de la que se nutren los arbustos y las mariposas
nos han talado la risa como a los árboles
nos han dejado sólo el ruido circense
de los escenarios vacíos y la huella triste
de la vestimenta inútil de los otros
nos han silenciado hasta el grito
dejándonos sólo con una lágrima
disecada a la que le han quitado
su travesía de agua y de río

Y la ciudad se ha ido con nosotros
a los vagones del desahucio que no
arriban a horizonte alguno

Y sin embargo la ciudad la llevamos
clavada en el llanto que no brota
en la mirada que dibuja de nuevo las colinas
en el suspiro que viaja cada atardecer
en dirección al país de las nostalgias
a sabiendas que de aquí jamás
partiremos porque es nuestro el solar
y el huerto y es nuestra la dimensión
de la tragedia que algún día cesará


mery sananes
agosto 2009
 




Leer mas!

sábado, julio 20, 2013

ADAGIO DE LUNA



luna del 20 de julio del 2013
8:09 pm


Me acerco como siempre
hasta tus respiraciones
escribo en el abrazo
un recetario de lunas
y te dejo un silencio
colmado de encantamientos


texto y foto
mery sananes



Adagio del Concierto para Cello
de Alejandro Marcello
interpretado por Mstislav Rostropovich

Leer mas!

POEMA




Bach / Chaconne para Solo de Violín
Itzhak Perlman






mery sananes
julio / 2009
Leer mas!

jueves, julio 18, 2013

DEGAS - LOS PLIEGUES DEL AMOR



Y de pronto la música
hizo girar los pliegues
del amor
hasta que el viento
danzó en el interior
de la risa






mery sananes / 2006
Leer mas!

miércoles, julio 17, 2013

ATRILERÍAS - DE MEDIA LUNA


Luna del 17 de julio del 2013
9:45 pm


Un silencio de palabras
recostadas de los puertos
que naufragan en la
otra orilla de la noche


mery sananes


en memoria de andrés cisneros



Leer mas!

ATRILERIAS - DE POZO


Van Gogh / Campo de trigo


Con un pozo vacío de sed
cosido al costillar de los días
el tiempo no es más que una
metralla en diáspora hacia el
cauce herbívoro del agua

mery sananes


Leer mas!

domingo, julio 14, 2013

AUSENCIA







AUSENCIA

un invento
de las lágrimas


texto y foto
mery sananes


Leer mas!

LAS PALABRAS NO ESCRITAS




EL LIBRO DEL HOMBRE



Hemos de escribir el libro del hombre
el que aún no está escrito
el que ha de sustituir
al que escribieron por nosotros
sin que lo supiéramos
ni quisiéramos

El libro que habremos de inventar
desde nuestro lenguaje mellado
nuestro carnívoro abecedario
buscando en el devenir de la oruga
el secreto incandescente
de las galaxias
y en el interior de los vasos comunicantes
la razón eterna del polen

¿Alcanzaremos la estatura exacta
de la dimensión humana
desde este pozo de penas
en que hemos convertido la vida?

Sabemos que en el corcel del viento
navegan incesantes los navíos
por los cuales el hombre
ascendió por primera vez
a la altura de su risa
que la órbita que los planetas
dibujan alrededor del sol
tiene la misma frecuencia
que los suspiros
y que en las pupilas de un niño
reverberan infinitos los luceros
que bordan las constelaciones
en las noches de menguante

Tal vez sólo haga falta girar
el corazón hacia el naciente
deshacernos de maleficios
y sembrar la tierra de nuevo
de la hierba que dio
de beber a las mariposas

Quizás sólo haga falta
convocar la alegría para
ahuyentar los espantos
y apacentar milagros
en el paisaje quebrado
de una lágrima

Lo dijo el poeta cuando escribió
con su guijarro la tensa curvatura
de la garganta del hombre
para desde allí desenfundar
amaneceres que galopan
en el columpio de los arreboles
hasta alcanzar la vida
que se vive de verdad

Tal vez podamos entonces
a la manera de un juglar
ir a esparcir las hojas blancas
del libro del hombre
para que comiencen a llenarse
de los tiempos que vendrán




texto  y foto / mery sananes
abril / 2006

El Libro del Hombre

Leer mas!