jueves, noviembre 29, 2018

UNA GRAMÁTICA DE LLUVIA



UNA GRAMÁTICA DE LLUVIA
a miguel veyrat *

Que la muerte sea el paréntesis de la vida
la risa la expresión exacta del renacer
y que como el poeta lo ha dicho ya  
en la silente travesía de un guijarro
rumbo a su lecho de estrellas hay que
inclinarse a recoger ese párrafo de fuego
esos átomos perdidos aún por escribir
en la inesperada lengua que nos sigue

La del balbuceo de los amantes tallado
en aguas transparentes en cuyo resplandor
no se ve el rostro de quien se asoma
sino la prístina luz que asciende estallando
en vocablos de peces y una gramática de
lluvia que todavía no hemos aprendido
a convertir en canto




* Este texto surge a raíz de la lectura del poema de MV titulado Paréntesis entre risas, que pertenece a la Parte VI de su obra Diluvio. Y que dejo aquí:

Si la vida sólo fuera un paréntesis de la muerte
entonces ríe inclinándote
en mis brazos con tu párrafo de fuego aún por
escribir en la inesperada
lengua que nos sigue —al fin poetas en el otro
costado como el Narciso
celeste y fluye como átomo ardido en lalangue


texto / mery sananes
arte / marc chagall
Leer mas!

martes, noviembre 27, 2018

CONCHITA ESTAMOS Y ESTAREMOS CONTIGO


CONCHITA ESTAMOS Y ESTAREMOS CONTIGO  
25 DE NOVIEMBRE 2018
Agustín Blanco Muñoz
  


 

Amigos

Estamos en presencia de un acto que por lo general se califica de despedida y que se realiza con el propósito de decir oraciones para los difuntos. En este caso, para nosotros, no se trata de despedir. Hemos venido, más bien, a decirle a Conchita que seguimos con ella, a su lado, acompañándola.

Y a esta hora recuerdo que allá en la muchachada, en una tarde como esta, nos tocó acompañar a la abuela Nicolasa al cementerio. Los familiares estaban muy afligidos. Lloraban mucho por lo de la abuela que nos había acompañado por más de cien años.

Y  me tocó hablar frente a una  gente no se desprendía del llanto y espontáneamente les dije: pero cómo vamos a llorar si la abuela en tanto tiempo nos ha dado tanto   de su vida, cómo la vamos a llorar si para nosotros es muy difícil acompañar como ella lo ha hecho con nosotros.

Y  esto le decimos hoy de Conchita: no te lloramos porque sabemos y sentimos que te vamos a tener por siempre aquí dentro de nosotros, cultivando más y más tu alegría. De eso se trata, porque uno tiene suerte en la vida de conseguirse gente así como Conchita. Es un privilegio que los caminos nos conceden.

Entonces  tenemos la regalía de decir yo compartí con Conchita, yo quise a la generala, la dura, la enérgica, la que no tenía ningún miramiento para arreglar situaciones.

Desde comienzo de los años sesenta me relacioné con Manuel cuando estudiábamos en la Escuela de Historia y con Don Pedro, (que no con el profesor o doctor), que estaba al frente de La Escuela de Letras. Un Maestro que  siempre tenía tiempo para atender a los jóvenes.

Años más tarde me propuse levantar el testimonio político, docente e intelectual de Don Pedro. Le hice el planteamiento y me puso como condición que trabajásemos en su casa para evitar las interrupciones. Y fue así como conocí de cerca a Conchita. Antes la vi y saludé muchas veces cuando llevaba a Don Pedro a la universidad. Pero ahora la conocí en forma directa y personal. Y así me acerqué y uní a esta familia.  Por eso hace unas horas apenas, hace dos sábados estábamos celebrando el cumpleaños cien de Conchita.

Esa noche le toqué el tema de Las Trincheras,  el sitio donde nació, y la invité a viajar al sitio y me dijo que no porque a Elvira no le gustaba el lugar y que me olvidara del asunto. Hoy  me comentaban  que en su expresión de las últimas horas señalaba  que quería viajar a París.

Esa tarde, antes de irme a la reunión percibí ya su mirada de eternidad, unido a su permanente alegría y paciencia. Sentíamos que se iba a esa dimensión, en su andar de optimismo. Y esto fue lo que escribí:


LA ETERNA ALEGRÍA
para Conchita Beroes




Hoy vivo en los cien años que se te multiplican en cada uno de tus
amaneceres para seguir en el andar por los trópicos de los encantos que
siempre cuidas por ser la gran hechura de tus pasos de cenicienta de azúcar pan y amor

Vivo en tus cien encuentros con los días de las almas que han quedado sembradas en tu memoria de fabricante de sueños que se hacen música de colibríes para cubrir el arrullo de todos los caminos donde
dejas sembrados los afectos que se vuelven cercanías que adoptas como señales que prolongan tu mirada hacia las azucenas portadoras del manantial que se hizo trinchera de las mañanitas que te llevan a asumir el permanente combate por la existencia que se expresa en profundidad
para la entrega de señales para el compartir en cada uno de nuestros respirares

Por eso vivo hoy en tu presencia de constructora de arcoíris  vuelos de cundeamores y atardeceres minados por el canto de las mariposas que nunca saben de regresos y en ese instante me siento portador del privilegio de tu palabra madurada en los adentros de tu corazón de gladiola  en despertares que no saben de rumbos concluidos

Y te digo también que hoy ando en tu mirada y sé que te tendré por tu condición de estricta sembradora de espacios para tus quereres y que por eso andarás viviendo en quienes hicieron del amor la señal de acercamiento a tu presencia de vida grande dispuesta para los más remotos crepúsculos encrespados en bellezas  que nunca perderán el verdor de la vida encerrada en los destinos de la alegría que morará en todos tus alientos de eternidad



11/11/2018

Hoy  me tocó también, ya no como antes de ir al festejo, pero si antes de venir a este acompañar, hacer el papel semifinal para ella…




VE CONCHITA
A TU SEGUIR VIVIENDO


Hace apenas horas hablaba de la alegría que
morará en todos tus alientos de eternidad

Entonces te veía avanzar con tu paso profundo
y festivo hacia territorios donde se comparte y
se extiende la vida hasta los límites del siempre
donde se hallan los sentires capaces de tocar
la trascendencia

Y esto fue algo de lo que nunca te apartaste
porque tu vivir fue un compromiso con
las inminentes y constructoras huellas que
impone el porvenir


Eso te llevó a la alta conciencia del ayer el hoy
el mañana y por eso en nuestra conversación
anterior el día del festejo de tu cien años ante
mi invitación para llevarte a las trincheras
esas aguas y espacios  que te vieron nacer me
respondiste que me dejara de caprichos
porque ya no era posible ese viaje

Lo que no me comentaste es que tenías 
en mente irte silente y festiva como siempre
a cumplir otra misión de la existencia

No nos señalaste que te ibas a alumbrar
otras aguas que tu camino te encomendó

Dabas por sabido que te irías cargada
del aliento  y convicción hechos arrullos
de quien ha cumplido con el tránsito que
nos traza el andar

Y sentimos con tu escuela que este tiene
que ser nuestro andar en esta fecha
acompañarte en tus pisadas de combatiente
por la vida y  ejecutora de la diáspora
de energías para los tiempos que habrá
que ayudar a reconstruir para su mejor hacer

Por todo esto Conchita la Cocó
de los tantos amores no te lloramos
queremos sólo acompañarte para seguir
aprendiendo de ti lo que es y la manera de
ejercer a plenitud en profundidad
y creación el oficio del siempre vivir y
por eso contigo seguiremos topando

Ve Conchita a tu seguir viviendo en
la alegría que siempre cosecharás!!

25/11/18


Esta es nuestra forma de juntarnos a  esta abuela, a esta madre, a esta combatiente, a esta amiga, a esta señal de los caminos de siempre… 
Ve Conchita acompañada de todos nosotros a los territorios 
del seguir haciendo. 
Y no olvides nunca que te queremos y
que te vamos a amar por siempre!

26/11/18

( ) Palabras de Agustín Blanco Muñoz en el velatorio de los restos de quien en vida respondió al nombre de Concepción “Conchita” Beroes, realizado en la Funeraria del Cementerio del Este el 25/11/18
Leer mas!

viernes, noviembre 23, 2018

SITIAL DE ETERNIDAD




Se despide de su rama
en complicidad con el agua y
con el viento que a ritmo de vals
la transportan amorosamente 
hacia su su lecho de musgo
desde donde irá de nuevo
a fecundar su efímero
sitial de eternidad





texto y foto 
mery sananes
de El Libro de las hojas
inédito


Leer mas!

miércoles, noviembre 21, 2018

EN EL PRELUDIO DE UN AZUL




Antes de irse en fuga
hacia su lecho de tierra
una hoja se ancla por un
instante en el preludio 
de un azul y allí triza
en el dedal de un suspiro
el enigma de su resurrección


texto y foto / mery sananes


Leer mas!

domingo, noviembre 18, 2018

RITUAL DE ARBOLERÍAS




Una hoja
aún cosida a su rama
se acerca a una ventana
cerrada para a colarse por sus
rendijas a dejar sus recados
en el pozo del mirar de quien
la aguarda cada día
para cumplir su ritual
de arbolerías

texto y foto
mery sananes
de El Libro de las Hojas
inédito




Leer mas!

jueves, noviembre 15, 2018

CUANDO REGRESAN EN PRIMAVERA




escrito en amorosa respuesta a
Lienzo de Otoño


CUANDO REGRESAN EN PRIMAVERA
zaira andrade

Y cuando regresan en primavera
las hojas se asoman en brotes 
tímidos al inicio
al sentir esa espera
contenida en el silencio
en la soledad
 
Ellas asimilan el sentimiento
de ausencia vibrante
en la savia

 
Se apresuran  a regalarse
en hojas reverberantes
por la caricia solar
y el árbol se engalana
de nuevo
para regalarse al viento
a los pájaros
en cuna para los nidos
 
Se convierte de nuevo
el árbol
en ofrenda repetida 
inolvidable
para tus ojos que lo eternizan
cada año
con la magia de tu espera
esperanzada
én hibernación similar 

15 noviembre 2018
 


fotos / mery sananes
Leer mas!

LIENZO DE OTOÑO




Antes de irse danzando
en la respiración del viento
las hojas le tejen
guirnaldas de amor
a las ramas
un calendario de besos
a la soledad del árbol
y un estallido de arreboles
al lienzo gris del otoño


texto y foto
mery sananes

11 noviembre 2018



Leer mas!

martes, noviembre 13, 2018

UN LUSTRO DESPUÉS TE QUIERO CIEN VECES MÁS


Luna del 11 de noviembre del 2018

CONCHITA
Un lustro después
te quiero cien veces más!
para Conchita Beroes


Hace cinco años te escribí una carta. Celebrábamos entonces tus 95 añitos. Y hoy, en la hora de tu siglo, la retomo. Y al releerla ratifico lo que te dije entonces, con algunos agregados que cinco años más tardes se extienden como horizontes sin ponientes. Y es que me alegra mucho saberte cada vez más cumpleañera de vida de entrega, lucha y capacidad para compartir  tus días llenando muchos corazones de risas y los mejores presagios.

Porque tu vida ha sido y seguirá siendo siempre un mirar hacia el sentir del otro para tender tu mano cada vez que sea necesario. Y además reiterarte, en esta tan bella ocasión, que tu estatura humano-espiritual se nos agiganta cada vez más y que por ello mantengo mi recado  para ti de hace un lustro, el que te faltaba para convertirte en sinfonía en do mayor sostenido para todos los tiempos del andar por la existencia en concierto amor de humanidad.  Y hoy, como ayer y mañana, te quiero mucho, muchísimo.

Conocerte, estar cerca de ti, contiene un universo entero. Tu memoria aun intacta sigue trazando las coordenadas de una historia que, girando sobre las mismas pesadillas hoy acrecentadas, tienen relumbres inolvidables. Don Pedro, como le decíamos, es uno de ellos. Y tú a su lado. Hoy echamos de menos esas vidas que reunían virtudes esenciales, y que dejaron lecciones no recogidas, no asimiladas, no multiplicadas. Y eso es algo que si alguien siente y conoce eres tú. Y sé que eso le deja señas de tristeza a tu corazón. Y al nuestro.

Pero hoy es día de alegría, -eterna alegría- como la nombró Agustín. De aromas de buñuelos como te lo escribí hace cinco años. Y hoy al estar en tu presencia, constatamos lo que significa una vida vivida con austeridad, sencillez, entrega y  una ristra de valores que hoy no sabemos dónde quedaron en esta tierra hoy oscurecida y sombría.

Tu hogar, que lleva por nombre Byblos, esas estanterías llenas de libros móviles,  que Don Pedro compartía con quienes los solicitaran, llena de memorias de tiempos difíciles y estaciones amorosas, tiene el sello de lo que hay que rescatar, lo que hay que ir a reconstruir, lo que requerimos para no ser solitarios testimoniantes de esta catástrofe en que se nos han convertido los días.

Tú Conchita eres la ilusión que no se apaga, la comprobación de lo que somos, la imagen de una escuela del vivir que, aún opacada por ventiscas dolorosas y aires huracanados, que nos han extraído la sencilla alegría de vivir en comunión con el otro y con nosotros mismos, es en esencia lo que celebramos. Y aún te vemos danzando la tristeza, dejando huellas de amor y sabores de fogón siempre encendido, sobre esta historia que se ha negado a aprender de sus verdaderos maestros.

No de los caudillos ni los políticos de turno, no de los que ejercitan el poder como un bien propio, no el de los que buscan nutrir sus apetencias sobre la carencia de tantos. Los maestros de escuela, como los definía Pío Tamayo que junto a tres o cuatro preceptos gramaticales y fórmulas matemáticas, procura despertar al niño y al hombre a la belleza, la libertad y el amor.

Y eso eres, queridísima Conchita, la imagen de la libertad, la belleza y el amor ejercidos con una constancia que no puede medirse pero que deja sobre los graneros vacíos, la soledad de los vulnerados, la tristeza de los niños que no amamantan, una melodía de porvenir que tú contribuiste a sembrar, con la misma entrega que tus matas de mango y tus florecitas sin nombre.

Recojo esta carta de ayer y la multiplico para entregártela de nuevo en tus manos, para expresarte el amor que te tenemos y la reiteración de ese compromiso con la vida que tú y Don Pedro nos dibujaba en las aulas, mientras hurgaba las señales que nos dejaba la literatura española, y esos secretos que iba develando de una creación venezolana que sigue hundida en el olvido y la intemperancia.

No hay como agradecerles ese fruto que nos entregaron y que cada día salimos a cultivar, hortelanos del vivir, en plena tierra reseca y árida, sin pozos artesianos, y esperanzas sin espejar en el tumulto violento de los depredadores. Y en medio de todo eso, tú eres y siempre serás, Conchita, señal luminosa y cántico de porvenir.


mery  sananes
11 de noviembre 2018

Aqui te dejo el enlace de aquella carta
tan tuya como la que escribiremos
el próximo 11 de noviembre en compañía
de tu sonrisa tu palabra callada 
y tu amor de siempre


Leer mas!

lunes, noviembre 12, 2018

LA ETERNA ALEGRÍA

LA ETERNA ALEGRÍA


para Conchita Beroes



Hoy vivo en los cien años que se te
multiplican en cada uno de tus
amaneceres para seguir en el andar
por los trópicos de los encantos que
siempre cuidas por ser la gran hechura
de tus pasos de cenicienta de azúcar
pan y amor

Vivo en tus cien encuentros con los días
de las almas que han quedado sembradas
en tu memoria de fabricante de sueños
que se hacen música de colibríes para
cubrir el arrullo de todos los caminos donde
dejas sembrados los afectos que se vuelven
cercanías que adoptas como señales que
prolongan tu mirada hacia las azucenas
portadoras del manantial que se hizo
trinchera de las mañanitas que te llevan
a asumir el permanente combate por la
existencia que se expresa en profundidad
para la entrega de señales para el compartir
en cada uno de nuestros respirares

Por eso vivo hoy en tu presencia de constructora de arcoíris  vuelos de cundeamores y atardeceres minados por el canto de las mariposas que nunca saben de regresos y en ese instante me siento portador del privilegio de tu palabra madurada en los adentros de tu corazón de gladiola  en despertares que no saben de rumbos concluidos

Y te digo también que hoy ando en tu mirada y sé que te tendré por tu condición de estricta sembradora de espacios para tus quereres y que por eso andarás viviendo en quienes hicieron del amor la señal de acercamiento a tu presencia de vida grande dispuesta para los más remotos crepúsculos encrespados en bellezas  que nunca perderán el verdor de la vida encerrada en los destinos de la alegría que morará en todos tus alientos de eternidad




Agustín Blanco Muñoz
11 de noviembre 2018

Leer mas!