viernes, junio 21, 2019

CONJUGACIONES



CONJUGACIONES


Fracturada la voz
la escritura no es más
que una partitura de
escombros jugando
a ser canto

Cerradas las pausas
de la respiración
el tumulto del corazón
es apenas una torpe
sacudida de guijarros
extraviados

Clausurados los ojos
la lágrima es una lejana
memoria que se quedó
anclada en un cronograma
de verbos ajenos

El dolor asalta las
imaginerías
ajusticia el asombro
despedaza todo rubor
mientras pernocta en el
torrente de los sismos
aguardando

¿Habrá alguna vez un retorno
a la conjugación de las palabras
que se vuelva cincel en la propia
escritura y relámpago de cosechas
en la terredad de los sueños?


Con este poema se da inicio al libro
Palabras conjugadas. Caracas, UCV-CPT, 2016, p.11

foto / mery sananes

Leer mas!

miércoles, junio 19, 2019

INCANDESCENCIA DE ALTURAS - A PEDRO PARAYMA





PARA PEDRO PARAYMA
EN OTRO JUNIO

¿Mi problema mayor?
que el poeta eres tú
tú el hacedor de palabras mágicas
el que llena los cielos neblinados
de mérida con lluvias de estrellas
cada vez que te da por sentarte
en los estribos de la noche
a leer el porvenir que tú prefiguras
desde el espejo quebrado de una
tierra en la que se fugaron los
amaneceres

¿Mi reto?
escribirte una misiva que recoja
tus pasos andariegos que en brazos del nieto
se convierten en un baile festivo y que 
en los corredores de tus palabras
van derramando la dulzura de la que
estás hecho.

¿Mi querencia?
alcanzarte en este junio con los jubileos
de un verano que a ratos le gusta
esconderse en las colinas andinas y
vestirse de otoño florecido.

¿Mi deseo?
expandir tu compañía hasta los confines
del planeta de El Principito para que le
escribas a su rosa esos versos que tu alma
suelta al vuelo cuando tus silencios
se vuelven una madriguera de metáforas
con sabor a eternidad

¿Mi ilusión?
que este atrevimiento te haga sonreír
y hagas del pasaje entre junio y julio
una aventura de flor de páramo e
incandescencia de alturas forjadas
para la alegría del hombre.
  



mery sananes
fotos / raiza andrade
Leer mas!

domingo, junio 16, 2019

ASTROLABIO DEL PORVENIR




ASTROLABIO DEL PORVENIR

para Ignacio
en este 16 de junio


Un hermano se nos va
y el mundo se apoza
la respiración se detiene
en la geometría de una
lágrima que no se vierte
y la noche se instala en
el triángulo de un campo
cuyo juego quedó suspendido
en la circunferencia de un
tiempo roto

Un hermano nos deja
en el murmullo de una voz
que ya ha perdido su sonoridad
de canto y un silencio se
despliega como una llovizna
impertinente ante los zócalos
de la memoria tejida en los
días de un barrio hecho de
confitura de guayaba
y flor de baile

Y en ese instante todo se detiene
menos aquel rumor de linotipo
cincelando en plomo una historia
que aún no alcanza la hoja
incesante del árbol de la vida

Un hermano se nos va
y el tiempo se nos espeja
en una imagen que no registró
la envergadura del amor
sino la taciturna sombra
de un envés descosido del aire
envuelto en una soledad que
nunca eligió en medio de un
vagón desprovisto de rieles

Un hermano se nos va y no hay
sepultura que lo contenga
se queda en la brisa meciendo
sus sueños en aquel campo
inundado de estrellas donde es
y siempre será astrolabio
de un porvenir que aún todos
aguardamos


texto / mery sananes
dibujo / anala






Leer mas!

martes, junio 04, 2019

NAVEGAREMOS HACIA EL SOL



De manos de Yoyiana Ahumada y de la maga Zaira Andrade, ambas habitantes permanentes de estas Embusterías,  me ha llegado este texto de Rodolfo Izaguirre que no requiere presentación alguna.

Sus palabras trazan el recorrido de esa travesía hacia el sol, con una inmensa belleza y un prodigar de amor compartido que se sostiene como una imperdible lección de vida. Belén emprendió primero su vuelo en noviembre del 2014. Y Rodolfo la acompaña porque sabe bien que ella, como la danza: “es lo que queda en el aire después que el bailarín pasó por él! Y en ese aire navegaron siempre ambos y lo seguirán haciendo donde exista brisa, viento, canto de las hojas en su recorrido hacia el vientre de la tierra.

Este texto recoge “las páginas finales del libro sobre Belén que será editado pronto”. Mi abrazo para ambos. Mi  saludo afectuoso y este territorio mágico que les pertenece. mery sananes

NAVEGAREMOS HACIA EL SOL
Rodolfo Izaguirre



Estas son las páginas finales del libro sobre Belén Lobo que será editado pronto. No es un libro sobre el Ballet o la Danza Contemporánea que ella conoció y transitó suficientemente. ¡Es sobre Belén! Al escribirlo tuve siempre presente una bella definición del ballet que leí alguna vez: “’Es lo que queda en el aire después que el bailarín pasó por él!” 

Lo hizo Belén y al pasar por ese aire se convirtió en un ser absolutamente real, pero inventado. Un Hada de Azúcar, Aurora, uno de los Gatos Reales, la Bella Durmiente, una Fille mal gardée, la inocente pero apasionada Giselle. Una coreografía de Grishka Holguin; otra, de Norah Parissi. Alguna danza tradicional, los programas estelares en la naciente televisión. Un asombro que brotó en el país venezolano en permanente estado de violencia política, social y en algunos casos de trágicas asperezas personales y de familia.

También yo sentí crecer en mí una sensibilidad que se estrelló contra la misma violencia que azotó a la mujer que me acompañó cincuenta años y a la bailarina que apartó el aire para pasar por él.

Ella padeció, como todos los venezolanos de mi generación, tres dictaduras militares durante el arco de una sola vida: Juan Vicente Gómez, en la niñez; Marcos Pérez Jiménez en la juventud y el socialismo bolivariano en la afligida senilidad. De niña, convertida en enfermera, asistió a la madre que agonizaba. En la radiante juventud se negó a estrechar la mano a Pérez Jiménez y a Alfredo Stroessner el sátrapa paraguayo y en la senectud rumió el enrarecido odio que le producían las vulgaridades de los mandatarios populistas.

Mientras yo, convertido por la semejanza de las situaciones en una gota de agua frente al espejo de Belén, asistía a los cuatro años de edad a mi primera manifestación de violencia mientras veía por la celosía de la ventana los saqueos a las casas de los gomecistas. Escuché a la pavita cantar en la mata de mango anunciando la muerte de mi madre; no pude evitar, por haber sido el mejor alumno de la escuela, darle la mano a Higinio Moríñigo otro sátrapa paraguayo, pero en revancha me convertí en el peor alumno que haya conocido la educación venezolana y me expulsé años más tarde de la muy anciana y polvorienta Sorbona y de toda conducta académica. ¡Me hice libre y rebelde!

Belén y yo, pero también los venezolanos víctimas de la hora actual bolivariana, somos perfectas flores de loto: surgimos del pantano para estremecernos de amor!

Una tarde, Belén me miró con una intensidad que me era desconocida y dijo: “Mi amor, junto a mí te has hecho águila y relámpago. ¡No permitas que esta gente bolivariana nos estropee la vida!

Años mas tarde, dos días antes de que la muerte entrara en la Quinta Nancy, Belén fijó nuevamente sus ojos en mí y me conmoví como nunca me había conmovido porque vi que su mirada provenía desde muy lejos, desde la cumbre helada de los infortunios. Y repitió lo que me había dicho aquella vez: “No olvides que tú eres el águila y el relámpago y así quiero que quedes cuando me haya ido”.

Descubrí que siendo un águila vivo durante el día en las alturas y resplandezco bajo el sol, pero dejo que el búho, la lechuza, los murciélagos se apoderen de la noche y lo hagan bien. Soy un relámpago! ¡Soy aire y fuego!

Me imagino y vuelo kilómetros y planeo en amplios y elegantes círculos y mi mayor anhelo no es otro que escudriñar con mis ojos y con perfecta agudeza el terreno que vislumbro y saber que lejos de mí, en el Tibet, soy un águila de alas doradas y me consideran el pájaro de la vida, destructor de todo y creador de todo. ¡Soy el águila bicéfala! El emblema romano de los triunfos y del orgullo de los Césares. El poder del imperio porque devoro al león y lucho victorioso contra la serpiente.

¡Murió Belén! Esparcimos sus cenizas y a medida que el águila planeaba en mi memoria escribí este texto con lágrimas sintiendo que el aire me escuchaba, es decir, sentí a Belén que permitía por última vez que flotara el aire mientras ella pasaba por él transformada ahora en la perfecta soledad que me abriga, y sentí dentro de mí que ella aprobaba lo que yo había escrito. Desde entonces no me canso de reiterar este breve texto que transcribo a continuación. Lo escribí pensando en ella y en mí, pero también en todos los que viven en la pareja que fuimos y lo leo en las conferencias y lugares públicos en los que tengo que hacer acto de presencia y lo consigno aquí y me obligo a hacerlo porque es una manera no sólo de enfrentar a cualquier régimen despótico o militar sino de acariciar el amor y la dicha de haberme sumergido junto a Belén en la portentosa aventura de vivir:

“Cada uno de nosotros arrastra su propia memoria. ¡En nosotros viven el águila y el relámpago! Somos la fuerza y el propósito de transformar al mundo. Si queremos, si aceptamos y decidimos enfrentar los desórdenes políticos y económicos que obstaculizan los caminos del país, lograremos rescatar nuestra dignidad.

Pero si nos negamos a ver el aire sagrado que corre por nuestras almas será poco lo que avanzaremos y los obstáculos permanecerán. Si lo hacemos, si lo logramos, nos encontraremos de nuevo en esa línea que creíamos perdida, la línea imprecisa del horizonte que confunde el azul del cielo con las profundidades del mar y me veré a la salida del laberinto con la sangrante cabeza del Minotauro en mis manos y entonces, Belén y yo y todos los venezolanos, juntos, navegaremos hacia el sol”

02/junio/2019

RODOLFO IZAGUIRRE Residió en su infancia en Caracas (Esquinas de Pescador a Cochera), junto a sus padres Pablo Izaguirre y Tula Tosta.
Empezó a estudiar derecho en La Sorbona de París, al estar cerrada la Universidad Central de Venezuela por el presidente Marcos Pérez Jiménez.
Inició su carrera en el cine gracias a la proximidad de su residencia en París a la Cinemateca Francesa, lo que le llevó a abandonar la carrera de derecho.1
Después de participar activamente en la creación de agrupaciones literarias de izquierda, como Sardio y El Techo de la Ballena (1961),2​ entre 1968 y 1988 se centró en la dirección de la Cinemateca Nacional de Venezuela, fundada por Margot Benacerraf en 1966.
Gracias a su labor, convirtió a la institución en el epicentro de un proceso de formación de futuros cineastas y espectadores. Colaboró durante treinta años en la Radio Nacional de Venezuela con el microprograma de difusión cinematográfica El cine, mitología de lo cotidiano. Actualmente es columnista dominical del diario El NacionalDesde el año 1995 hasta 2016 colabora como conferencista del Festival Atempo de Caracas.
Obra: 
  • El cine venezolano (1966)
  • Historia sentimental del cine americano (1968)
  • Acechos de la imaginación (1993)
  • El cine: La belleza de lo imposible (1995)
  • Alacranes (1966; obra clave dentro del desarrollo de la ficción urbana)
  • En el tiempo de mi propia vida (2018) 

BELÉN LOBO"Yo nunca me he apartado de la danza. Desde el momento en que no pude estar más en escena, he vivido para ver la danza, para asistir a lo que se hace en la danza de mi país. Ya no me movilizo tanto por todo el país como lo hice hasta hace unos pocos años, pero me las arreglo para saber lo que están haciendo los jóvenes. A veces sueño que bailo y en mi sueño soy ágil y liviana, como lo era a los veinte años. Y cuando veo un ballet en el que yo llegué a participar lloro de nostalgia… un bailarín muere dos veces… porque el retiro es una muerte adelantada. Yo tengo ahora mucho amor alrededor, creo que lo mejor que hice en mi vida fue casarme con Rodolfo Izaguirre y tener mis tres hijos. Eso me ha salvado del exilio que implica la imposibilidad de bailar.”  http://elestimulo.com/climax/belen-lobo-bailo-el-siglo-xx-de-venezuela/
Leer mas!

lunes, junio 03, 2019

ESPEJOS ATURDIDOS

a josé manuel vilaboa bernárdez
a su hermosa manera de 
enseñarnos a mirar siempre más allá



La lluvia es un surtidor
que escribe poemas 
dejando una estela de
espejos aturdidos 
para que en ellos 
se miren los árboles




fotos y texto
mery sananes
24/02/16



Leer mas!

viernes, mayo 31, 2019

CANTO A MI MISMA - 1979




Hace 40 años escribí este poema
hoy podría actualizar la fecha calendario
pero su contenido seguiría siendo el mismo
y puedo decir que mi vivir sigue guiado
por su vision de los tiempos que vendrán
cuando algún día el hombre de humanidad
expropiada decida colectivamente
erigirse en dueño de su propia historia
y recobrar ese canto suyo que Whitman 
capturó en toda su esencia y que León Felipe
advirtió que sólo se alcanzaría a través 
del espejo cristalino de una lágrima 
convertida en haz infinito de luz

ms 2019


Walt
tengo treinta y siete años
y sé que cargo en el rostro
señales de siglos
que no soy saludable
ni robusta
que mi cuerpo no se mueve
como las hojas de hierba
cuando las mece el viento
ni como creciente de mar
cuando baila en la orilla
sé que mis manos
no dibujan círculos mágicos
que mi voz no tiene el sonido
de una flauta encantada
pero mi corazón walt
tiene la frescura de un lirio
recién abierto
y lo que mis ojos ven
a través de las lágrimas
con las que león felipe
mojó tu palabra happiness
es siempre un amanecer
un estallido de cantos quebrados
que van buscando tu canción
en el viento en la luz
en el tiempo en que nos encontremos
para celebrar la vida
multiplicados y encendidos.


































Mery Sananes
Canto a mí misma
1979 
Leer mas!

domingo, mayo 26, 2019

LAS VASIJAS DEL ÁRBOL


para hilario barrero
en un cumpleaños que tal vez
no sea

Los árboles en primavera
convierten su ramas
en copas para brindar

Saben bien que cualquier día
se puede celebrar la melancolía
que dejan los monumentos fracturados
los rostros que se detienen en las piedras
ese andar por paisajes que conocemos
y que termina siempre siendo una travesía
al interior de uno mismo

Que hay que festejar las relaciones
que no se enmudecen
los libros que piden ser leídos 
los lectores que los buscan
y esa rúbrica que deja destellos
de luz en las palabras que trazan
la geometría del vivir
en la sonoridad de sus respiraciones

Cómo entonces no brindar
por las horas rescatadas a la 
adustez de los muros
por la fiesta del espíritu
por lo árboles que nos entregan sus 
vasijas para escanciar en ellas el vino
sabiendo que de uno es la mano
que alcanza al otro
haciendo persistir una conmoción
no expropiable que cultivamos
como si fuésemos jardineros
de vergeles encantados como 
esos que víctor toledo
nos ofrenda cada día

Que sea con el tío pepe 
el vino de la casa
el zumo de una fruta dulcima o 
con el acidito de las cerecitas que  
para luis mariano siempre destilan 
júguito de amor en corazón de alegría

Sólo por aquello de existir y estar 
rodeados de afectos sin medida


texto y foto
mery sananes
26 mayo 2019

Leer mas!