miércoles, febrero 27, 2019

GOLPE DE CORAZÓN - A JUAN VICENTE TORREALBA



GOLPE DE CORAZÓN
Juan Vicente Torrealba

Juan Vicente sabes muy bien que
tu concierto para arpa y acompañantes
va mucho más allá de todas las llanuras
porque toca el sentir del muy adentro
que no deja atrás los motivos y esperanzas
que están en el aguarde de muchas
campanadas

Eso nos lleva a no olvidar que por cada
uno de los lares por donde pasa tu mensaje
algo llama al desgarre de una partecita
del alma que no deja de convocar una lágrima
que recoge y reclama el duro padecer de
muchos que no han podido llegar al disfrute
de verdores garzas y pájaros porque  hoy
su llanura es llevada al sufrimiento para
tratar de arrancarle el corazón

Y tierra adentro vemos avanzar
el compromiso hacia el tiempo de las
celebraciones que sirvan al andar que se
establece por los definitivos espacios que
brotan de la melancolía que llevamos
escondida en los guijarros en fiesta de
nuestras respiraciones bordadas en las
lunas de los infinitos donde resuenan los
sonidos de los luceros que nacen en las
margaritas que siembran los pueblos en
los patios de los amores sin límites
de leyes ni perturbados compromisos

Juan Vicente no olvides nunca que ocupas
el principado que no necesita de altares 
para hacer presencia por todos los tiempos 
dla música que no hará comunión con 
los rosarios apocalípticos sino con la verdad 
en amor que apunta hacia la trascendencia 
aroma y ritos de arpa y cuatro para las 
madrugadas que siempre inventará gente 
de tu estatura y capacidad para convivir 
con los dioses de la música de todos los 
cielos de hombres y amaneceres

agustín blanco muñoz
del libro inédito Ofrenda Musical  


CONCIERTO EN LA LLANURA
INSTRUMENTAL


LA PARAULATA LLANERA
CANTA MARIO SUÁREZ 


CAMPESINA
CANTA HÉCTOR CABRERA


MADRUGADA LLANERA
CANTA MARIO SUÁREZ


ISABEL
CANTA HÉCTOR CABRERA




SABANEANDO
CANTA MARIO SUÁREZ CON LOS TORREALBEROS


ROSARIO
CANTA HÉCTOR CABRERA



SINFONÍA EN EL PALMAR
LOS TORREALBEROS

Leer mas!

martes, febrero 26, 2019

CÉSAR LIENDO SIGUE CANCIÓN ADENTRO




CÉSAR LIENDO
SIGUE CANCIÓN ADENTRO

César, es mucho el tiempo que hemos visto y sentido tu cabalgar por la vida que conviertes en otro mundo para la canción. Y en la memoria concordamos en los momentos  que vibran y vibrarán por su fuerza de entrega y decisión de compartir para la siembra de la necesaria y obligada trascendencia. Y así, a la hora de tu cumpleaños vuelvo al texto  escrito en 1991, y que  rescato en este día de febrero del 2019,  como la mejor forma de decirte  que 28 años después, la expresión de un reconocimiento y un afecto  han crecido en los años de manera sostenida y amorosa.

Para ti, César,  nuestro abrazo y agradecimiento  por haber sido y seguir siendo eje de ese mágico canto que dejaste establecido en las señales y pasos de  la Cátedra Pío Tamayo, como aporte de contenidos que serán puntales en la construcción de los tiempos del vivir que nos aguardan.  Mery, 26/02/19


CÉSAR, TE CONOCÍ  EN UNA ENRAMADA DE VIDA,
AMOR Y CANCIÓN

Un día, mientras contaba agujeros de chicharra y encendía cocuyos en los aleros de las casa deshabitadas, escuché una voz fuerte y recia, con sonoridad de tambor, que brotaba como un oleaje desde un mágico recinto de sonrisas. Detuve mis pasos y me dirigí hacia los territorios de donde manaba aquella cascada de arpegios. Y vi como aquellos ríos cantarinos, surtidores de sol mayor, enhebraban en los remansos hilos diminutos de agua en el interior de flautas dulces, en tiempo de jazmín y tentación.

Así conocí a César Liendo. Y fue como acampar en andenes de ternura, en adagios de combate e ilusión. En su corazón, la palabra se vuelve madrigal, la ira se transforma en lección de vida, las cuerdas en instrumentos del soñar. Comprendía que tenía por oficio convertir los alhelíes en silencios, para que los hombres los esparzan en las estaciones que habrán de construir la alegría para todos. Y me aposenté para siempre en aquellos espacios de caña y cundeamor.

César viene de Chuao, un pueblo de Aragua que mira al mar y que sabe repicar tambores. Allí aprendió la perseverancia de las mareas, la templanza del cuero. Fue viajero por los ciclos de la siembra y la cosecha. Estuvo en Yumare y Palmarito. Luego, con sus alforjas llenas de semillas de amor, de melodías anónimas y coplas populares, se hizo a la ciudad.

No fue su canto en tono menor. Antímano y Carapita fueron testigos de su combate, de sus esperanzas, de su trabajo incansable por la labor social, la alfabetización, la participación en corales, teatro popular, grupos culturales. Se formó en el Liceo “Luis Razetti” donde dejó también sus huellas musicales. Un día comenzó a llamarlo de nuevo la tierra y se fue a Maracay a hacerse agrónomo, para organizar sus ansias jardineras y cultivar los frutos y los granos en tiempo de sonata y a ritmo de fulía. 

Allí encontró el activismo político, la militancia clandestina. Pero pronto regresó a los espacios de la música, para hacerla también instrumento de lucha y de combate. Estuvo en la Coral de Voces Oscuras y la Coral Universitaria del Núcleo de Maracay de la UCV. Tiempo para formarse, para recoger y recopilar la inmensa riqueza de nuestros cantos populares y de recrear nuevas formas para echar a correr la vertiente mágica de su voz.

Así surge esta primera selección de cantos. Necesidad de amigos, petición de quienes lo han escuchado, sin poderse llevar consigo aquel océano de música. Exigencia del pueblo que requiere que sus cantores más auténticos lo representen, o lleven lejos, cabalgando en una tonada, que contenga su raíz de flor y sueño.

La ilusión tomó el cauce de la tecnología y nació este primer disco, para el cual me pidieron la presentación. Entonces convoqué a los dioses del trueno y el rocío, a los sacerdotes de la tempestad para que explicaran la conjunción de ríos de azúcar y sonajeros, el trayecto de trinitarias al ascenso, que son el santo y seña de César.

Fue así como la palabra se hizo ala diminuta, piquito de colibrí, estela marina, dejando solo el silencio, la sagrada emoción que insurge cuando se asiste a la consagración de las caracolas. El teclado se convirtió en un piano dúlcimo y dibujó sobre claves de sol las sonoridades que se anidan en César para construir sus cantos en pueblos de amor.

Y sus canciones comenzaron a brotar como caminos fluviales, se aposentaron en la brisa, en la armonía de los pájaros, en la sonrisa de la muchacha que grita rebeldías, en el huracán de este continente en marcha, en la historia por construir. Y comprendí que no hacía falta escribir, que bastaba abrir el cauce para que se derramara la música por los confines del azul.

Basta entonces escucharlo para acercarnos a sus treinta y ocho años de travesía por el asombro, a su calidad de maestro que convoca la justicia y la solidaridad. Basta entonar sus acordes para que se haga fogata de arpegios, armonía del viento. Y César, el infatigable almacenador del vivir, estará allí, incansablemente, en los lugares habitados por la tristeza, en los sitios donde nacen los combates, regalando su risa enamorada y construyendo cada día, una sinfonía concertante para cantor mayor, en clave de pueblo y porvenir.

julio 1991
mery sananes




Leer mas!

TIEMPO TERRIBLE EL NUESTRO



Tiempo terrible el nuestro
por este estremecimiento
que nos viene de adentro
como un río que todo lo inunda
por el estremecimiento de esta ciudad
aterrada por los muertos
húmeda encerrada en su propia garganta
somos una misma cosa
nada se lleva esta lluvia de días
nada las colinas
                        un hombre muere
                        un hombre mata
la ciudad es una memoria
que estallidos repentinos
conmueven a ratos


texto y foto
mery sananes
tiempo de guerra - 1968
Leer mas!

lunes, febrero 25, 2019

PACO DE LUCÍA - UNA GUITARRA QUE NO CESA DE VIBRAR



Hace cinco años, un 25 de febrero, 
Paco de Lucía se marchó, 
pero ay como siguen y seguirán 
retumbando siempre las cuerdas 
de su guitarra, las claras notas 
de su alma andaluza.



CINCO AÑOS DESPUES
UNA GUITARRA QUE NO CESA
DE VIBRAR






Leer mas!

LA CASA


para danielita


La casa
ese espacio donde todo
se aloja
en las luciérnagas de
la noche y en el
estruendo solar 
de los días

Ese lugar único
donde se cuecen los
sueños junto a los granos
de maiz
donde un pocillo
de peltre lleva en
sus honduras el humo 
de un café que sabe
a ternuras
y un rallo que juega
a dibujarle rizos
a un queso que aún 
conserva la majestad
del campo de donde 
proviene


Ese mágico recinto
que convierte la mazorca
en un lúdico manjar
con sabor a mañanitas
y dulzor de caña
y que siempre tiene una
confitura que ofrecerle
al caminante que a
sus puertas se acerca

Allí la alegría guinda
de la ventana donde se
asoman las guacamayas
y se enreda en los maceteros
en los que hay flores
que sólo abren de madrugada
y un jazminero
que nunca ha dejado de
derramar sobre la vida 
su aroma de alba

Y las tristezas también
que la curía disipa y las hojas
de llantén apaciguan
allí en ese lugar donde 
todos los abrazos se congregan
y las lágrimas se utilizan
para regar un mata de
tréboles de cuatro hojas
y una maceta de lirios
que renace los días
en los que las penas se
ahondan en la circunferencia
de las ausencias en las
que nunca habremos de creer

Enrejados están hoy los 
aposentos donde los hijos
escrituraron sus primeras 
risas mientras lanzaban 
caramelos al balcón vecino 
para celebrar el reino
perdido de la amistad 

Pero el amor sigue libre
recorriendo los cuartos
deshabitados delineando 
los solsticios de un tiempo 
que aún no ha llegado

febrero / 2019

texto / mery sananes
fotos / danielita barrolleta
Leer mas!

domingo, febrero 24, 2019

DE LA MUERTE


Luna 24 febrero 2019

al otro
que también soy



En la prehistoria que el hombre
sobrevive sin vida verdadera
la muerte lo identifica desde que
se asoma a una luz que ya no le
pertenece y se convierte en su
única e inevitable compañía

Lo busca en cualquier esquina
le estropea la primera sonrisa
interviene cuando apenas comienza
a utilizar una palabra que lo comunica
con el otro que es sin saberlo

Le abre heridas en el costado que jamás
se olvidan le deja huellas que aún 
configuran el mapa astral de su piel 
le teje trampas con sabor a tentacion lo
espera a orillas de cualquier alegría
y se ovilla entre sus dedos para nunca
perderlo de vista

Lo aguarda agazapada tras un callejón
se disfraza de sonrisa para que conozca
el sabor del llanto rompe todos sus sueños
se apodera de los días y las noches
y sólo se aleja para ir a buscar a otro
a quien pueda embaucar con sus cantos
de amaneceres mientras con una honda
le lanza una piedra al corazón de un pájaro

No cesa de hacerse presencia y
hendidura y aún así siempre se 
aparece de improviso cuando no
la aguarda mientras sonríe frente
a su ingenuo e inocente credo
del vivir que no ha tenido

Es un ejercicio diario que les roba
la vida le desguaza el alma y le
parte en dos los caminos que trazó

Se desplaza a la velocidad de sus
tribulaciones y a la medida del silencio
que logra arrebatarle al intervalo
de sus irreverencias

Y nunca ese hombre muere de pronto
sólo concluye un proceso lento voraz
desigual en el cual la muerte se aposenta
en cada uno de los vértices donde
podía existir alada una subversión del
espíritu  y un estremecido catálogo
de vuelos

Y a veces no le queda de otra sino
aliarse con ella para apurar o detener
la velocidad de los rieles ya impuestos
sobre trenes sin carga

Cómo más describir el desvivir de
ese hombre a quien le expropiaron su
humanidad y lo condenaron a seguir
las instrucciones de los dioses y los
gendarmes dueños únicos de su destino

Lo que no sabe la muerte ni entienden
los asesinos es que en el interior de 
ese hombre vulnerado habita un incendio 
contenido por su propio llanto que 
algún día se derramará irredento sobre 
este tiempo de fosas hasta alcanzar
la armonía exacta del canto
colectivo que como una luna llena
anunciará el restablecimiento de la
razón y el vivir verdaderamente
humanos


texto y foto
mery sananes
24 febrero 2019







Leer mas!

sábado, febrero 23, 2019

EN LA NOCHE DE LOS CIEGOS




A veces sólo basta 
un rayo de sol
deslizándose por el
dintel de una ventana
el quicio de una puerta
o por el vértice de
una circunferencia rota
para que una llama 
se encienda en la 
penumbra más oscura

Traspasa las fronteras
de la tristeza y se alza
como una fogata  
que se extiende más
allá del mirar hasta 
alcanzar la exacta medida 
de la alegría rescatada
a los designios de los
sepultureros

Bastan dos manos
para agitarla como una
hermosa banderola
y sembrarla en los
surcos desasistidos
del hoy 



Basta a veces que
el ojo siga la huella
que dejan los incendios
para esparcirlos
como una cascada de
luceros en las noches
de los ciegos

Y tal vez entonces
hayamos aprendido el
oficio sagrado del fuego
que prometeo le robó a los
dioses para que el hombre
recuperara su auténtica
condición de aguatero 
mayor


texto y fotos
mery sananes


Leer mas!

viernes, febrero 22, 2019

MIRAR CÓSMICO




Átomos de la
alegría expropiada
del hombre
recogida en el
mirar niño
de un cosmos
hecho de filamentos
de lumbre y miel


texto / mery sananes
lienzo / The Tree Artist
enero / 2019


Leer mas!

miércoles, febrero 20, 2019

CABALLO VIEJO Y SOLITARIO




CABALLO VIEJO Y SOLITARIO
La canción de Simón Díaz


Simón hace días estaba por hacerte
una pregunta dime qué es de la vida
de la vaca mariposa y cuál fue al fin
la suerte del ternerito

Explícame si el lucero de aquel despertar
a quien tanto le cantas te prestó
su claridad para tú seguir los pasos
de la amada que se te fue y te dejó
en una soledad que tanto te lleva a
pensar y desear su regreso

Dame noticias amigo Simón de tu
querencia es que entre montes y flores
de araguaney se sienten más las ganas
por su regresar en un amanecer

Es verdad que el amor llegó a ti sin
haberlo buscado en fecha ni hora alguna
sino cuando se juntaron dos voluntades
en profundas ganas de amarse

Y todavía hoy tú le sigues preguntando
al arbolito sabanero con el corazón
apretado y triste si cuando ella se te fue
esa luna llena la vio irse por caminos
guiados por los luceritos de la mañana
que tú mismo le procuraste en medio
de tu inmensa pena

Con la alumbradora en tus manos
fuiste hacia los sueños que se te
convirtieron en caminos para emprender
la vida del caballo viejo que toma sabana
sin detenerse en mares ni ciénagas
en madrugadas ni atardeceres

Y allí te quedaste en el silencio
de los esteros componiendo para siempre
una canción en la vida del adiós que marca
las espigas matutinas que aún iluminan
las pisadas azules de aquel a quien solo
se le vio cuando se fue por el viento en
medio del esplendor músical que sigue
pariendo tu alma solitaria

agustin blanco muñoz
del libro inédito Ofrenda musical
19 de febrero del 2019























Leer mas!