sábado, junio 30, 2018

LA ROSA EXPANDIDA


LA ROSA EXPANDIDA



Este es un tiempo para que
la rosa expanda su milagro a la
construcción de la risa que tendrá
que embriagar las horas que saben
de los lamentos y rencores que
lanzan los disipadores del amén
aún alejados de la vida encomendada
por los cielos de plegarias agotadas
y almas de vivientes que moran
en el desencanto de los mañanas
ya sembrados de pasados y
glorias sin porvenir ni capacidad
para destruir el aliento rosa que
nunca se quebrará ante las heridas
lanzadas por el tropel de los
no tocados por la rosa de los tiempos
de la sobrevivencia enamorada

30 junio 2018


texto / agustín blanco uñoz
foto / mery sananes

Leer mas!

jueves, junio 28, 2018

SOLO TÚ GUITARRA




Sólo tú guitarra 
puedes salvar 
al hombre
perdido
en la derrota


ramón parís aldana

24 de junio del 2018

Nunca esos versos nos dijeron tanto como ahora.

Lo supo Ramón, desde el centro mismo de todas las derrotas.

Las que vivió y las que anticipó mientras iba guardando en sus alforjas cantos de porvenir.

Se nos fue un día de San Juan a sembrarse en el interior de un repique para que no cese el santo de invocar la canción del mañana.

Y sigue empeñado, como siempre, en querer salvar al hombre perdido en las derrotas del ayer y del hoy, desde el corazón estremecido de su guitarra.


¿Lo logrará?

a 29 años de su viaje 
al interior de su canto






OTROS ENLACES

24 de junio del 2008
EMBUSTERÍAS DE RAMÓN PARÍS ALDANA

29 de junio del 2009
VEINTE AÑOS DESPUÉS LA GUITARRA DE RAMÓN PARÍS ALDANA SIGUE DELETREANDO 
SU CANTO DE RÍOS Y SILENCIOS

30 de junio del 2009
LOS RÍOS, CANTOS Y CAMINOS DE RAMÓN PARÍS ALDANA

27 de junio del 2013
GUITARRA HABITADA POR SOLES Y COCUYOS
http://embusteria.blogspot.com/2013/06/ramon-paris-aldana-una-presencia.html
Leer mas!

martes, junio 26, 2018

MÚSICA LUNAR



De la luna cada noche
nace un canto
que sólo se escucha
como un pasadizo de acordes
que se entrelazan
dibujando en el cosmos
una sonata de amor





De la luna cada día
se desprende un rumor
de cuerdas que en el interior
de una flauta
se hace vuelo ruiseñor
y dúlcimo repique
de mágicas campánulas



De cada estación lunar
nace un calendario
de noches que el sol despliega
para que jamás falte
al vivir su fragua de lumbre
su cósmico talismán
derramado sobre el azul
oceánico de la nocturnidad




texto y fotos
mery sananes


Leer mas!

ALBERGUE PARA TRINOS


Dos pichoncitos se asoman al mundo
desde el ramaje de una casa habitada de
migas y alpiste que la madre lleva
apretados en su piquito de armonías

Dos pichoncitos en la cima de 
un bosque se preguntan  
¿por qué no florece el canto
en el interior de las hebras
que tejen los nidos?

¿Qué ha ocurrido que el hombre
ha extraviado su risa como
el árbol sus ramas cuando
el hacha detiene el dulzor
de su savia?



Dos pichoncitos giran su mirar
hacia el poniente con un sueño
sembrado de albergues para trinos


texto y fotos
mery sananes

Leer mas!

viernes, junio 22, 2018

RENÉ RODRÍGUEZ SORIANO HABLA SOBRE PARCELA 40



PARCELA 40
texto
contraportada


Uno va de un lado a otro por los andenes de los días. A veces se distrae, corta geranios, urde y ensambla componendas, torvos engaños; se siente en posesión del curso de las aguas, las estaciones de los trenes y hasta del tenue serpear del verde en lontananza. De pronto, de un ciego y sordo navajazo, sin que interceda ni una sola pincelada gris, uno se va del blanco al negro; fuera de piso, sin balance, en medio de la noche ancha, vacía y deforme, sin lágrimas y con los ojos duros, ignora más de lo que sabe, pero está consciente de que ya nada será igual. Los lirios y las margaritas en las páginas de un libro serán tan sólo historia, momentos. Una herida abierta, una copla infinita y viva, como el dolor.
Y es ahí donde, de acuerdo con el poeta ínfimo y frugal, hace falta la canción sobre la roca. Una canción que se desgarre, empuñe el verso, lo desangre y esgrima una plegaria ―austera en adjetivos, sin género sin sexo― del tamaño del mundo, del tamaño de la ausencia, senci-llamente destinada a cantarle a la vida de pie y sin dobleces, desde el mismo pozo del dolor. Una canción para que, cuando venga el tiempo de abolir los ritos y las palabras repetidas de memoria, podamos cantarla desde la Parcela 40, en comunión y a viva voz, con Mery Sananes.


René Rodríguez Soriano




[Caracas, Venezuela, 1942]. 
Adquiéralo en 




foto / mery sananes

Leer mas!

LUNA DE SOLSTICIO



La luna
rastrojo de sueños
en infinita circunvalación
solar






Luna del 21 de junio del 2018
Solsticio de Verano

texto y foto
mery sananes


Leer mas!

jueves, junio 21, 2018

EL SUEÑO DE LAS VIOLETAS





 Y el sol
se alojó en el mágico
diafragma de una flor

Sabía que la noche
no borraría sus hilos de oro
ni su deslumbrante atavío
de gerundios de luz y que en 
el sueño de las violetas 
dejaría grabadas las notas de 
un nocturno en resurrección

Sabía también que al amanecer 
se iría de nuevo a engolosinarse
en las alas de un colibrí


texto y foto
mery sananes


Leer mas!

TE DEVUELVO A LA VIDA - PARCELA 40


MEDIA ISLA EDITORES




Parcela 40, más que un libro de poesía, constituye todo un ceremonial; un canto celebratorio a la mama (así, sin tilde) lleno de lucidez, dolor y los mejores sentimientos del universo; el canto de una hija que no escatima sujetos ni predicados para nombrar el amor con todas las palabras de su nombre. Un libro singular, entrañable, como sólo pueden serlo aquellos que dejan huellas imborrables.  René Rodríguez Soriano


Este libro fue escrito en el año 1970. Su aparición hoy se debe a la publicación que Media Isla Editores, a cargo de René Rodríguez Soriano,  acaba de lanzar.  Quiero dejar aquí la expresión de mi mayor gratitud a quienes han hecho posible que esta obra alcance el fulgor de esa luna que, danzando en la portada, se hace espejo de mis palabras. Mery Sananes 
Leer mas!

domingo, junio 17, 2018

PARA RECOMPONER LA NOCHE Y EL DÍA




para piero



Un día se estaciona la vida
en una noche que se enmudeció
de tanto querer amanecer
y se detiene un tiempo de aire
que se marcha hacia corredores
de jazmín y pomarrosa

Y cuando eso ocurre queda
vibrando en ese frágil hilo
que sostiene el latido un susurro
de campanarios el leve tintineo
de una lluvia que no empapa
sino que deja una estela de rocío
en lo andado que nada borrará

Es la magia de los días vividos
derramados sobre los otros
desde un cántaro que siempre
se reboza

Y uno va aprendiendo a beber
esa agua transparente que mezcla
migas de lágrimas y un vertedero
de alegrías que manan desde los
rizos de una flor que en su
su espiral devuelve todo a
su punto de partida

Y el alma esa ala traviesa
que vuela a la inversa hacia
el interior de uno mismo
armada de todos sus delirios
y pócimas recompone de nuevo
la noche y el día

Sabe que en el alba ese intervalo
de azules fosforescencias es el
sagrado recinto donde todo renacer
ocurre en ese instante fugaz
en el cual uno sabe que el amor
perdura más allá de toda distancia

Y allí te encontraremos siempre
con el vuelo de tu mirada fustigando
las nubes con tu risa irisada
quebrantando las tormentas
y con los guijarros de tus dedos
dejando recaderías de amor esparcidas
por todos los territorios de brisa
hasta que la tristeza se transmute
en la dorada espiga del pan que tu
madre le cuece a los milagros y
en la fragua de palabras que tu padre
le inventa a los silencios






texto y foto
mery sananes
Leer mas!

jueves, junio 14, 2018

¿Y QUIÉN ES ZAIRA LA MAGA?




ZAIRA, LA MAGA
ELLA ES ASÍ…..




Si uno le lanza un piropo, ella devuelve una fiesta. si alguien le entrega un te quiero, ella reinventa al infinito la manera de amar para devolverlo como si fuese la primera vez. Si uno se acerca a su regazo buscando un calorcito, ella enciende sus fogatas para acunarnos a todos.

Esa es ella. Con nada se queda. Todo lo desborda transfigura y multiplica. Para ella todos los días hay lentejas para repartir y mangos dúlcimos que regalaR a manos llenas, Y una cervecita helada que aguarda al visitante que llega hasta sus predios.

Para cada nombre tiene un desempalabrar y un calendario cósmico que descifra en las estrellas. Para cada cumplevida ella llena un cántaro rebosante de mieles. Para cada lágrima vertida ella sostiene un pañuelo vasto como el mar.

Para la pena tiene toda suerte de brebajes y para las ausencias decanta una pasión por la memoria, que hace aparecer a los nuestros cada vez que ella los invoca.

Sus capacidades son ilimitadas, se yerguen como una vasija que jamás se vacía. Es un abrazo que cada quien se lleva consigo, un prodigar de soles y de flores, de cenizas que ella convierte en rosales. De afectos que ella siembra en las ventanas, los dinteles, las puertas que jamás se cierran para que cada quien encuentre un talismán construido a su medida.

No hay como detener la marejada de amor que derrama. Nos hace depositarios de tanto que no podemos hacer cosa distinta a tratar de ser como ella y comenzar a entregar desmesuradamente lo que somos, lo que hemos recibido y lo que habremos de inventar.

Quienes la conocemos y la amamos casi desde antes de nacer, quienes hemos tenido el privilegio de una presencia que se queda enhebrada en nosotros, más allá de todo tiempo, ella se nos convierte en el agua que bebemos,  en la que guardamos para los días de sequía, la que suena como una canción de cuna cuando agita los cristales. La que se derrama de los ojos como diminutas gotas vestidas de rocío.

Esa es ella, un ser en quien se conjugan infinitas voces en amor inagotable.

Y, en concordancia con quien ella es, yo le dejé una embustería y ella me devolvió una de sus zairinerias





Merysananes

Eres Mar
y Samán
Semana
y  Mes
Mesana

En tu mar se acunaron
las auroras
presagiando crepúsculos
y noches
que  dieron a tu andar
prestancia y vida
para cantar al agua
barcarolas
en el remar de amor
que está  en tus días

Con palo de mesana
marinero
y vela siempre  henchida
repartes el maná
sin regateos
en semanas y meses
día a día
Toda tú eres un Don
Con flores de Samán

13 de junio del 2018
Día de San Antonio
Leer mas!

miércoles, junio 13, 2018

OTILIO GALÍNDEZ Y SUS COCUYITOS DE ALEGRÍA




Hoy ya suman nueve los años en los que partió
Otilio a hacerle compañía a los cocuyos. Sabía que había
dejado sembrados sus cantos en el corazón del vivir
y desde estas Embusterías seguiremos siempre esparciéndolos
porque nos ayudan a reencontranos con quienes somos
aunque nos sigan arrebatando de manera creciente hasta la
respiracion. Su canto siempre será un escuido, una estafeta
para los sueños, una ilusion de amanecer.
13 de junio del 2018

Otilio

Hoy se cumplen un mes de tu travesía por los charquitos, buscando el árbol que te dijera a dónde se han ido los amores que se te hincaron en el alma, como una piel. Y vengo a poner en tus manos unos versos que no escribí hoy. Te los escribí un abril del 2004, para festejarte, para alertarte, para cuidarte.

Nunca te los envié. Qué podía imaginarme que te los tendría que entregar cuando ya no los leerías en una hoja de papel sino en la brisa de los campos, en el alumbrar de las estrellas, en el pozo profundo de tu corazón hecho ahora de arroyuelos y cometas, de sonrisas y afanes que no concluyen.

Me consuelo, Otilio, pensando que tal vez así te llegarán más a prisa. Que sabrás recogerlos en los suspiros que dejaste regados por todos los espacios en los que tu canción madrugaba de amor los sueños.

Que los encontrarás en el interior de las nubes que ahora cobijan tus estremecimientos. Que se te aparecerán como una ofrenda que tú mismo construiste a fuerza de una ternura, con la que tú mismo peleabas, pero que se te salía por los ojos, como un torrente.

Nosotros nos quedamos con tu canción, con las sonrisas que fabricamos en las noches largas de debatir un acorde, o de radiografiar una gota de luz. Nos quedamos contigo en el adentro de lo que somos, empeñados como siempre, en construirle un escenario a tus poemas de amor, a tus cantos de siembra, a tu música de caña dulce y atardecer.

Y hoy vengo a dejarte estos versos, Otilio, que te pertenecen como el abrazo que nunca dejamos de darte, aún desde el silencio y los días sin sentido de este tiempo de oscuranas. Y sólo te pido, como entonces, que regreses con el verde azul del agua a mojar la tristeza con los cocuyitos de tu alegría.

mery sananes
16 de julio del 2009



 TUS COCUYITOS DE ALEGRÍA

Cuanto diera otilio por recoger
entre el amargo de mandarina
y el aroma a caña fresca
tus palabritas de amor
para echarlas a correr
en una piraguita
bajo la luna grandotota

Cuánto diera por enhebrar
el invierno que se prende de tu canto
romper con el silencio del verano
y hacer que amanezcan charquitos
en el patio de tu corazón
rebosante de agua clara

Cuánto diera por cobijarme
bajo tu mirada vespertina
y regalarle a las mariposas
un tiempo de primavera
para que no te me mueras
un poco cada día
y vuele de nuevo por la brisa
la risa de tu ternura

Cuánto diera por atrapar
el rayito de sol de la mañana
que ilumina la flor de mayo
que germina cada noche
en el recinto de tus suspiros
agüita de hojas verdes
perlitas madrugadoras
para que brote tu copla
cante la lluvia su blanca espuma
y espante para siempre la tristeza

Cuánto diera por esparcir la risa
de la muchacha que pila y pila
para que la luna amanezca
alumbrando pueblos con la luz
irisada de tus coplas
con el sonajero de tus ojos
de tímido fulgor

Cuánto diera porque tu canto
engañara de verdad al coco
disipara las sombras de la noche
envolviera en tu magia el hambre
y pudieras dormir con tu amor
a los tripones del mundo

No se ha ido la tarde Otilio
refulge todavía la mañana de la vida
la flor primera que nos trajo el viento
aguardando que otra vez tu corazón
estalle en versos y tu voz en confituras

Nada más te pido que no llegue
adiós alguno ni despedida
que regreses con el verde azul del agua
a mojar la tristeza con los cocuyitos
de tu alegría



mery sananes
abril del 2004


LAS CANCIONES DE OTILIO
EN SU PROPIA VOZ

MI TRIPÓN


AHORA


PUEBLOS TRISTES


CARAMBA


VAYA UN PECADO


FLOR DE MAYO
Leer mas!