domingo, diciembre 26, 2010

MENSAJE CPT - CEHA 2010 - 2011




Difícil cantar en el grito de un
tiempo que se convierte en
repique mayor de una centella
de muros que hace de esta incierta
humanidad el registro de las penas
que se pierden en las distancias
que los días inscriben más allá
de las cimas de donde emanan
los propósitos de entrega de
de cada una de las esperanzas





Pero de allí surgirán los rumbos que
guiarán las huellas de los hombres
que por empeño de alegrías
se volverán navidad a la hora
de la resurrección de los mares
que mantendrán por siempre
el aleluya en la conciencia de
todos los adioses del amor




Cátedra Pío Tamayo
Centro de Estudios de Historia Actual
IIES / FACES / UCV


Coordinadores
Agustín Blanco Muñoz / Mery Sananes / Danielita Barrolleta
http://historiactual.blogspot.com/ / http://embusteria.blogspot.com


diciembre 2010




Leer mas!

martes, diciembre 21, 2010

DESPEDICIONES VII





Ningún sembrador
de tristezas puede
disertar sobre el
oficio de vivir
sin despedidas


texto / abm
foto / ms
Leer mas!

domingo, diciembre 19, 2010

EMBUSTERÍAS DEL DOLOR



Duele la risa que no se abraza
a la circunvalación de un suspiro
  el acorde que quedó petrificado
en los maderos que lo contuvieron
el tiempo que se detuvo
en el vergel de las disonancias

Duele el dolor que se fija en el
perimetraje del silencio porque
no tuvo cabida en las palabrerías
de los vendedores de esperanza
ni en el devastador naufragio
de las despedidas

Duele la tristeza encriptada
en el interior de sí misma
como si en tropel de las aguas
no cupiera una lágrima

Duele la la noche que quedó
inconclusa guindada de un rumor
que no cuajó en la geometría
de una caricia

Y sin embargo no duele el dolor
lo suficiente para que el amor
arrebatado a las pupilas de la vida
detenga su cauce arterial
hacia la crecida incesante de los
días que vendrán

texto y foto / ms 


Leer mas!

miércoles, diciembre 15, 2010

DESPEDICIONES VI




El principito nunca
se despidió de la
soledad de las
boas de amor






abm
Leer mas!

lunes, diciembre 13, 2010

LAS EMBUSTERÍAS DE WALTER SAAVEDRA




¿Quién es Mery Sananes? Nos lo hemos preguntado desde que comenzamos a leer sus palpitantes, vitales, vibrantes escritos.

Sus textos rebosan de un deseo de darse hacia quienes reciben sus escritos de manera plena. Pero ella es desafiante. Es dulce pero desafiante. Es soñadora pero desafiante. Es comunicativa pero desafiante. No le gusta darse a conocer sino cuando no la conocen...

Mery está llena de misterios, agarra la pluma para esconder la mano con una sonrisa pícara, con una canción llena de emoción pero que te desafía a buscar lo que no podrás encontrar. La prestidigitación que domina es lo que más se aprecia en ella: la creación volitiva impresa en todos los temas que toca.

No, no se la podrá encontrar aunque se logre hallar lo que se busca, no se la podrá encontrar. Ella -porque de ella, de Mery Sananes hablamos-, estará siempre escondida por ese velo de misterio que gusta echar sobre sus palabras cuando las descubre, cuando más las descubre.

Mery Sananes está llena de acechanzas, está pletórica de juego de manos, de esas manos mágicas que lograr enhebrar la bisutería que gusta darnos para que la contemplemos, sin querer decirnos que es ella la mejor bisutería que Mery Sananes ha creado, bisutería llena de arabescos que nos sumergen en los laberintos insondables de la creación pletórica de ideas y belleza.

Quizás por eso su blog se llama "Embusterías"... lo que nos remite a ese personaje de la mitología nórdica llamdo Loki, conocido como El embustero. El nombre de su blog nos dice que ama el engaño... ¿exactamente igual que Loki? ¿O, más bien, está siguiendo a Sun Tzu?

Mejor leamos lo que Mery Sananes nos ha enviado: un trabajo hermoso sobre el poder... que tiene el poder de la evocación y la fuerza de la realidad.

Walter Saavedra


Guayasamín / Ternura


Qué hermosas palabras. Qué orfebrería de afectos se tejen con ellas. Que telar colorido  prodigan para cobijarme y a la vez compartir las bisuterías mayores de la vida. Qué modo de descubrir sin descubrir, adivinar a sabiendas de que se conocen los secretos. Esos que nos juntan más allá de territorios y fronteras en ese paisaje común que nos establece como hermanos. En fin: una embustería.


Walter Saavedra, quien dirige, con muchos otros, un extraordinario blog: http://tutaykiri.blogspot.com/, voz del Colegio Profesional de Antropologos en Lima, y cuya razón de ser es: servir a los antrópologos, a la antropología y al Perú, ha escrito estas palabras a modo de introducción al texto Letanía del poder, que publicáramos recientemente y que le enviara para compartir angustias y ansias comunes.

No suelo difundir lo que dicen de mí. No me corresponde a mí ese oficio. Sin embargo, cuando quien dice sobre otro, a su vez, dice de sí mismo, con tanta vehemencia y florilegio, el texto cobra una vida propia, alcanza una estatura que complementa, suma, agrega a lo escrito una voz que dice, sin decir, mucho más de lo que allí está dicho. Y además dibujado con el pincel fino de un Monet , el trazo insumiso de un Guayasamín y con la pupila de quien sabe, con José María Arguedas, que 'la semilla es pequeña / pero rompe cualquier piedra, cualquier roca / y la hace florecer'.

¿Cómo entonces no entregarlas al viento al cual pertenecen?




Nota

Walter

Releeo tus palabras y me has hecho ir de vuelta a Loki y a Sun Tzu. Y me he preguntado si de verdad descubres que estoy cerca de uno o del otro. Y vuelvo a mis embusterías y reitero lo que he dicho de ellas: EMBUSTERÍAS SON LAS IMÁGENES DEL VIVIR QUE ANIDAN EN LAS PUPILAS DE UN NIÑO. EN ELLAS ESTÁ SEMBRADO COMO UNA ARBOLA EL PORVENIR.

Y en las pupilas de un niño caben todas las embusterías del universo, pero ni uno solo de los engaños de Loki, ni de las estrategias de Sun Tzu para hacer de la guerra un arte. 

Mis embusterías son embusterías porque este mundo real en el que vivimos, construido por nosotros mismos, nos ha arrebatado la magia del asombro, el resplandor de la ilusión, la algarabía de la risa. Y nos lo han cambiado por el juego de la mentira y la ciencia de las armas.

Ni lo uno ni lo otro. Mi cristal es más sencillo y transparente. Quiere recrear la mirada del niño para que el mundo no pierda su aroma floral y la vida rescate su dúlcima instancia de ternura.

No amo el engaño, ni jamas lo amaré. El engaño es un instrumento del poder y el poder mata toda embustería y le roba la risa a los niños.

No tengo otro misterio que aquel al que se asoma todo ser humano cuando trasciende lo accesorio y se mira a sí mismo en el mirar del otro, que le pertenece. No acecho, ofrendo. Y cultivo los mediodias para poder abrazar la noche en su nocturnidad. 

E igual pienso, Walter, que me consentiste y por tener tantas ganas de consentirme, te fuiste a los dioses que no siempre son buenos consejeros.

A cambio te regalo las manzanas de la eterna juventud, para que la orfebrería propia de tu palabra siga siempre dibujándole incógnitas a lo que se muestra como verdadero. ms

Leer mas!

domingo, diciembre 12, 2010

EL CÓDIGO DE LAS AGUAS



De dónde partir y hacia
dónde esparcir el murmullo
de los suspiros
si aún no hemos llegado
al vergel donde crece la vida

Si tan sólo aprendiéramos
que somos móviles
e infinitos
que no somos la rama
que se quiebra
sino el bosque frondoso
que le sirve de morada
a los pájaros

Nada extrañaríamos entonces
porque en todas partes
hallaríamos a quien buscamos
y nos encontraríamos
a nosotros mismos
fieles al vuelo de las estaciones
y al código de las aguas

Nuestra palabra entonces
tendría la sonoridad de los trinos
y no habría que endulzarla
para que ascienda dúlcima
sobre la tarde

Estaría hecha de hebras
para nidos donde nace la risa

texto y foto

mery sananes / 2004


Leer mas!

viernes, diciembre 10, 2010

LAS ASTROMELIAS DE LA NOCHE



Hay días en que uno tropieza con
todas las iniquidades como si se hubieran
extendido como un campo de pastos
sobre las hendiduras de los ojos

El dolor se adhiere de la estructura
ósea y se instala en el interior como
si nos hubiese brotado un nuevo estribo
en la conjetura de un diafragma
sin respiraciones

La vertiene unísona de las complicidades
teje un enjambre caprichoso que reparte
codicias en las puertas del hambre

Y todas las quimeras se desenvuelven
como el corazón de un lirio muerto
sin cobijo de tierra ni cauce de lágrima
para verter la instancia de su regreso

Nadie sopesa la estampida de unos
ojos a los cuales les han emboscado
sus iris hasta dejar la mirada en la larga
memoria de lo que no fue

Nadie escucha el estruendo silencioso
de un abrazo que encalló en la ausencia
náufrago de suspiros solitario en el
quebrado bajel de los ríos secos

Mientras el despedazado riel de los
trenes sin vagones sigue sin mesura su largo
viaje hacia las astromelias de la noche en el
torrente de las risas que enmudecieron
 de pronto en el umbral de las despedidas

ms

Leer mas!

miércoles, diciembre 08, 2010

DESPEDICIONES V



Aquel tren sabía que
en cada despedida
dejaba pedazos de
vidas en las afueras

de aquellos transeúntes

abm
Leer mas!

martes, diciembre 07, 2010

DURAZNERÍAS IV




Arreboles que mastican
las vertientes aladas
de caricias en flor


texto y foto / ms
Leer mas!

lunes, diciembre 06, 2010

DESPEDICIONES IV


Los pájaros nunca se
despiden porque siempre
están de regreso


abm 



Leer mas!

jueves, diciembre 02, 2010

RAIZA ANDRADE - RÉQUIEM A MI ÁRBOL DE MAMÓN



Desde estas embusterías hacemos nuestro ese árbol. Porque nuestros son sus sabores y nuestra su decisión de emigrar hacia nuevos vergeles. Nuestra la ausencia que no dura más que un escaso segundo porque la magia de Zaira, la maga, la encantada, con sólo mover sus dedos y entreabrir sus pupilas, vuelve a poblar los espacios con sus dúlcimas fruterías y con sus infinitos ramajes de amor.

Y ese es el milagro. Un árbol que se ama, se cuida, se nutre y se protege, que se sienta a nuestra mesa, que llena los paladares con sus devociones, que nos cobija y abriga, y hasta inventa como anunciar que se irá temporalmente a otras moradas.

Cuántos mamones habrá dejado ocultos en los sitios más inverosímiles para que de nuevo nos reencontremos con él. Sé que lo que se ama jamás se ausenta, ni se distancia, ni se quiebra. Y cuando el amor va y viene del árbol a nosotros y de nosotros hacia el arbol, nada puede cortar esa continuidad humana y vegetal que es la esencia de la vida. ms


Y uno se avergüenza de llorar por un árbol de mamón cuando el agua que resbala por los cerros se está tragando vidas y casas y calles, indispensables para la vida cotidiana en Venezuela.

Y uno se avergüenza de la tristeza que nos invade al pensar que quizás yacen las dos tortus de todos los cuentos de la nona debajo de las ramas de un árbol, que fue tan noble, que cayó ladeadito para no herir a Anita, su jardinera, y giró en una danza vegetal para hacernos el menor daño posible y no llevarse consigo la casa familiar.

Pero es así, decirle adiós a la vida duele, sea ésta animal, vegetal o humana. Hemos despedido perros con luto en el alma y hemos despedido árboles.  A uno de ellos alcanzamos a explicarle que la vida tiene ciclos y había que elegir entre él o la seguridad de todos y él comprendió y así lo dijo envolviéndonos con efluvios de savia amorosa en el ritual de despedida previo a su corte.

Hoy, cuando la Patria se ahoga en agua del cielo y, en lágrimas de sus habitantes, que todavía esperan que la política deje de lado el odio y la exclusión de todo pensamiento que no camine acompasado al tirano, el mamón de la quinta Zaira, se derrumbó impregnando de resina cada hendidura, cada intersticio de la casa de madera.

Y entonces me permito el llanto y lloro por los mamones más dulces de esta tierra. Lloro por las memorias que se lleva consigo, por la sombra de sus ramas, por su  cálido acompañamiento en las tertulias del patio rojo. Lloro por el mamón que anunciaba los embarazos de Bacha llenándose de flores que darían los frutos más exquisitos de mi vida.

A veces un árbol de mamón cuenta la vida y salva la vida… y sólo es un árbol que una vez sembró mi padre, pero dice tanto tanto que el corazón se arruga y se entristece. Todos llevamos un pedacito de ese árbol muy adentro. Bajo sus ramas hemos reído y llorado, hemos besado y jugado.  Cuando contemos nuestra historia familiar siempre habrá un lugar especial para decir Había una vez un árbol de mamón… y entonces estoy segura de que nos alegraremos.

Ray
Mérida, 30 de noviembre de 2010
Leer mas!

lunes, noviembre 29, 2010

MEMORIALES DE UN TIEMPO DIFÍCIL



UNA HERIDA QUE NO SE CURA

Hoy es uno de esos días de los que uno no quisiera tener memoria, pero que quedan grabados en los intersticios de la vida, como una herida que no se cura. Antes de que amaneciera ya los signos estaban allí, a modo de advertencia. Tal vez para que yo no fuese a decir después que no me lo habían anunciado.

Pero como soy persistente en eso de creer en la magia, en los encantamientos y en la energía que puede echar a andar el amor, me armé de valor, de risa y hasta de un poquito de picardía, y me fui a leer el libro abierto del cielo.



Y EL AZUL TRASPASO EL INVIERNO

Me preguntaba ¿habrá podido traspasar el sol el invierno de este amanecer? ¿Podrá el azul imponerse a los grises de todas las tonalidades que descienden hasta los árboles, la hierba y oscurece aún más las hojas secas?

Salí de mi encierro y me fui a buscar el cielo. Y allí estaba imponente el azul, contra todos los augurios de mañanas plomizas. Una bandada de nubes jugaban al escondite pero eran inmensamente blancas, como velas de diminutos bajeles surcando azules marinos. 



HACIA UNA ACUARELA AZUL

Y cómo me quedé prendida de ese paisaje. Invoqué los espíritus del aire y del viento, del agua, de la escarcha y del hielo, eché a volar los copitos de nieve que se atravesaban a mi paso. Y construí una acuarela hermosísima, sin los lirios de Monet, sin los girasoles de Van Gogh, sin el desenfado de Magritte, sin las mariposas de Dalí.

Pero un lienzo que pinté para espantar los males de este tiempo. En él me envolví y con ese traje de azules decidí hurgar los suelos en busca de las señales de las hojas.




LA LECCIÓN DE LAS HOJAS SECAS

Y comencé a descubrir, como no lo había hecho antes, la infinita belleza de las hojas secas, de las flores que han perdido su coloratura, de las hierbas que han cedido su verdor, de las espigas que en vez de erguirse se recuestan.





Descubri en cada espacio minúsculo de esos rastros, la inmensidad de la primavera, el anuncio de los retoños, la espectacular danza de los pétalos. Conté las circunvalaciones de los árboles cortados, me detuve en la corteza de los que aún están de pie haciéndole piruetas a las nubes, ví brotar de un verde mustio una gota lila de porvenir.




DEL ESPEJO ROTO A UN
TIEMPO DE ARENAS

Y traté de entender. El hielo se quebraba a mi paso mientras avanzaba sobre el mismo trecho. Podía reconstruir las huellas pero no la filigrana del agua, que se deshacía como un espejo roto, en busca de un tiempo de arenas.

Y encontré las respuestas. Me detuve sobre mi misma, volví a mirar el sol que le regalaba sus rayos a la tristeza de esta mañana, tomé entre mis manos un trozo de hoja seca que aún guardaba en sus nervaduras el aroma de la vida vivida y leí la sentencia.



NO HAY MILAGROS EN
LA CASA DEL ODIO

Regresé a sabiendas de que no habría milagro. ¿Cómo pedirlo en la casa del odio? Que no habría reencuentro. ¿Cómo soñarlo si los especímenes en extinción se ha decidido que se extingan?  Que una vez más el horror se impondría sobre la musicalidad siempre inédita de la risa de los niños. ¿Cómo no esperarlo si en este mundo son ciegos y sordos todos aquellos que se mueven guiados por el poder-capital?



Y SE NOS RENOVÓ LA SAVIA

Sin embargo, el trozo de hoja seca me seguía hablando desde la superficie rugosa de mis dedos. Y como si ella y yo hubiesemos podido renovar la savia que se nos había secado, un río diminuto de gotas aromadas tomó los cauces arteriales a contrapartida de su oleaje hasta anclar en el corazón nocturno de los amaneceres que vendrán.

Y con esa carga genética de la hoja, sobrevivo este nuevo y desmesurado giro de los días, que ya no se abren con los luceros de la mañana, que ya no se amasan con el pan de maíz, que ya no se cubren con los chocolaticos que nos regalan las mariposas, ni se avivan con las florerías que nacen en las pupilas de mis niños como un torrente que no cesa. 


¿LLEGARÁ LA PRIMAVERA?

Sobrevivo como las ramas en el invierno, aguardando, cediendo a veces ante el peso de las borrascas y los temporales, pero siempre retomando los vaivenes, en dirección a la primavera. ¿Llegará? 

29 de noviembre del 2010

fotos y texto / ms
Leer mas!

domingo, noviembre 28, 2010

MEDIA ISLA: EL LADO AISLADO DE UNA ISLA INDIVISIBLE





a seis años de su navegación inicial


Media Isla, el lado aislado de una isla indivisible, aunque le hayan inventado cercas y rayas imaginarias para atrapar la historia en dos bandos contrapuestos. Media Isla es como cortar el mar en dos pedazos o dibujarle fronteras a las nubes. ¿Pero acaso el hombre no se ha especializado precisamente en contradecir todas las leyes de lo humano?

Y TODO SE CONVIRTIÓ EN FRAGMENTO

Cuando se irguió por vez primera en sus dos pies y extendió su cuerpo vertical buscando el sol, el horizonte se le ofreció como un manjar para sus días. Sólo que pronto se le quebró para convertirse en territorio de alguien. Y desde ese malhadado instante de las reparticiones, todo se tornó en mitad, o en fragmento, o en pedazo roto de algo que aún no hemos podido recobrar.

Dijimos alguna vez, deletreando la canción de las islas, que era un lugar de horizontes e infinito, en el que la tierra se extiende mar adentro buscando una travesía de estrellas que se desbordas sobre los riscos, derramando un incendio de espuma y de sal.

LOS AZULES ESPEJOS DE LAS AGUAS

Posada donde el sol deslumbra sobre los azules espejos de las aguas en las madrugadas de peces que atajan las redes para dibujar señales de amor a los barquitos de vela.

Sólo que no eran veleros las naves expedicionarias. Y su arribo partió los espejos y desasistió la vida, instalando en sus albores una historia de resquebrajaduras que aún perdura y se extiende, sin que el hombre indivisible logre aglutinarse de nuevo.

LA MITAD DE UNA PALABRA QUEBRADA

Media Isla es entonces la mitad de una palabra también quebrada, afanada en reconstituir el alfabeto del agua.

Porque de las islas le viene al hombre esas ganas de vivir entre aguas, ese modo de ser marinero de pastos, sin equipaje ni ancla, aventurero como el viento, remoto como los tiempos, ligero y salobre, móvil como la marea que viene y va andando de la vida al asombro.

UN RÍO AL REVÉS

Hace seis años emergió Media Isla del mar Caribe en un recorrido de río al revés. Desde la desembocadura decidió ir hacia atrás, hasta llegar a las altas montañas desde donde se divisa la isla entera regada por los mismos cauces.

Y se hizo vertiente de la palabra y encrucijada para los transeúntes. Nacía cuesta arriba, como suelen aparecer los esfuerzos que perduran. Imagínense, hacer nacer una media isla en un territorio plagado de islotes.


FUNDAR UNA ORILLA SIN DEMARCACIONES


Pero estaba claro el objetivo. Había que fundar una orilla sin demarcaciones donde pudieran anclar ideas acuáticas, pensamiento de archipiélagos, tesituras de ese azul caribe, que reta todas las imaginerías.

Lugar para el encuentro de ideas desencontradas. Refugio de quienes tienen cercada la palabra . Centro para el debate, la discusión, el rescate de la historia fragmentada que está por reconstruir.

Sin cercas, ni nacionalidades, ni premeditación alguna. Un poner el ojo sobre lo que ocurre en el mundo, en el conjunto de medias islas que conforman el planeta y las disputas por su propiedad.

UN CLAMOR DE HISTORIA SUFRIDA

No podía ser mejor el título ni la intención. Cuando se parte un todo en dos, cada una clama por la otra. Y esta Media Isla es un clamor de historia sufrida, de arte que se restea con la vida.

República Dominicana, con la mitad de su isla y una historia fragmentada por guerras e invasiones internas y ajenas, con una retahila de tristezas que no las borran las líneas de demarcación, se yergue con sus poetas, escritores, narradores, pintores y músicos, para hacerle un expediente a la isla que no cuaja, a la vida que no se vive, a la muerte que no cesa.

PERSISTENCIA DE PIEDRA DE AMOLAR

Y lo hace desde una potestad de la palabra que se vuelve incienso de los días. Sin estridencias pero con persistencia de piedra de amolar.

Desde noviembre del 2004 hasta diciembre del 2009 tomó las rutas marinas de islas y continentes. En enero del 2010, en este año aniversario, Media Isla tomó la forma de revista digital, para anclar aún más lejanas sus recaderías.

En sus páginas que ahora corren más de prisa acampan muchos amigos que la han convertido en residencia de sus palabras, en asiento de sus testimonios, en solar de sus ilusiones. Una media isla donde convergen diversos pensamientos, gente de todas las latitudes, registrando el color exacto de su tristeza o de sus afanes.


OTRO SÁBADO TRECE PARA LA MISMA
CELEBRACIÓN

Nosotros que fuimos antiguos lectores y que ahora le dibujamos imaginerías a sus imaginarios linderos, celebramos con júbilo y alegría esta nueva estación, que ocurre otra vez en sábado trece, para reafirmar la vocación náutica de este empeño, que deja para los tiempos que vendrán, una insustituible fuente para el estudio de esta isla de aislados lados, como la designó René Rodríguez Soriano, escritor dominicano quien ha estado al frente de esta gestión desde sus inicios, con irreductible persistencia.

MEDIA ISLA LE SIGUE PINTANDO
COLORES AL MUNDO

Como entonces, cuando inició su expedición, Media Isla le sigue pintando colores a un mundo que aglutina con dedos que piensan, palabras que horadan, sentidos que recomponen. Dejando sobre las aguas azules de este archipiélago los trazos pasteles de los amaneceres, encendidos en cada uno, como el combustible necesario para reedificar la vida en este Medio Planeta a punto de estallar en pedazos y en vías de extinción.

mery sananes

Leer mas!