miércoles, octubre 19, 2016

ASÍ EMERGEN LOS SUELOS DE MI TIERRA


Aquí dejo algunos de esos suelos de Mateo Manaure. Un verdadero derroche de creación y de visión sobre una tierra fértil que fue devastada, una tierra acuática que se hizo grieta, una tierra generosa de frutos abundantes que le fue expropiada a la naturaleza misma.

Como nunca, esta mirada al interior de los suelos de nuestra tierra,  ha adquirido tanta trascendencia y significación. Reconstruye con gigantesco amor e intensidad resplandeciente,  el suelo de nuestra casa, el verdor de nuestros huertos, el paisaje de nuestros sueños. Y allí queda configurado el rostro del hombre que deberíamos ser.

El hortelano, el buscador de estrellas, el recolector de espigas, el hermano hombre que comparte el pan y el café, junto con el abrazo. El hombre que convive con la hierba y con el cielo, con la lluvia y las resolanas, en tránsito de construir una sociedad y un mundo en concordancia con la alegría y el amor.

Qué de retos nos deja en sus lienzos. Qué compromisos quedan delineados a través de toda su obra. Y ojalá, alguna vez, la gente de esta tierra logremos estar a la altura de esos suelos mágicos que nos pinceló Mateo Manaure.


MATEO MANAURE
LOS SUELOS DE MI TIERRA


En los pinceles de Mateo la tierra 
adquiere la sonoridad de todas las raíces 
y la nomenclatura de todos
sus enjambres


Como si al tocarla
el pintor hubiese visualizado
el paciente proceso de la raíz
hasta emerger al viento para
anunciar su caudal de colores
y nutrientes





Como si de sus dedos nacieran
manojos de espigas para amasar
un pan de soles



Como si de sus manos
se desgajaran gajitos de mandarinas
y se desprendiera una danza de girasoles 




Como si hubiese saboreado semillas
de granada y savia de pericocos
para echar a volar cometas
desde sus pupilas




Como si su tránsito por los paisajes
hubiese sembrado en su interior
la algarabía que recorre el brote
hasta alcanzar la estatura de la llama
y de la brisa



Como si él mismo fuese el tallo que
anuncia el milagro de la flor
y el cobijo de hojas que la guarecen




Como si hubiese absorbido todo
el cauce de las aguas subterráneas
y las hubiese vestido de azules y verdes
antes de estallar en arcoiris





Así emergen los suelos de mi tierra
de manos de ese orfebre del amor
que se llama mateo manaure




mery sananes
18 de octubre del 2016

No hay comentarios.: