viernes, abril 15, 2016

PARTITURA DE AGUA EN CLAVE DE FUGA




En esta casa que hoy
me habita
el agua habla sin cesar
su palabra se agosta
entre las tuberías
hasta convertirse en un
murmullo imperceptible
una sorda letanía

Cae por las paredes como si
intentara escribir en ellas
un códice a los niños que ya
no juegan a ver de dónde
viene o a dónde va

Circula por los techos como
si de pronto fuese a caer una
llovizna pertinaz sobre 
los ojos sorprendidos 
de las vigas y se derrama 
como si nunca se fuese 
a apaciguar

Gota a gota transcribe
una partitura para clave
en fuga infinita hacia la
nada y los amaneceres
la encuentran apurando
el hilo de su inocencia como
si pudiera trasvasarse
a la hierba aún cubierta
de nieve y de rocío

Cuando todo queda
en silencio ella canta
los acordes del agua
que alguna vez fue nube
o hija de un relámpago
que ya no recuerda

Y yo la escucho como
si ambos fuésemos los únicos
habitantes de este tiempo
y a veces pienso que ella
tambien percibe el
abecedario de mis dedos
dibujando en el aire
un adagio para que llene
los espacios con su melancolía
en la que yo cabalgo
 para deslizarme grifo
adentro hasta donde
se acuna su rítmico latido
    que no alcanza a ser 
estrella ni a sembrarse 
en el corazón de una flor

Y me pregunto
¿de qué azúcares estará
hecha su estructura musical?

¿O será tal vez que son
lágrimas apresadas en el
 redil  de la noche?

A veces quisiera abrirle
todas las compuertas
de acero y metal que la
contienen y dejarla ir hacia
los bosques de su infancia
para así escucharla reir

Pero el agua no ríe
en esta casa
su canto tiene resonancias
de nostalgia y envergadura
de tristeza
 y entre ella y yo
cada noche establecemos
una escritura a dos voces
que deletrea con hondura
la palabra ausencia

texto y foto
mery sananes
06 de abril del 2011


No hay comentarios.: