miércoles, enero 10, 2018

LA TEMPESTAD DE LOS ARPEGIOS




Una palabra que circule
por el interior de los cornos
que tome las rutas de las trompetas
los oboes y los fagots
que despliegue inciensos de alegría
sobre las explanadas del alma
y que en las cuerdas adquiera
la hondura de los precipicios
que se abalanzan sobre los cielos
en migración de amaneceres

Un decir que irrumpa en disonancias
Inéditas usurpe a la partitura su clave
de sol para que las sílabas se detengan
en los adagios se subleven en los allegros
y encuentren en los andantes
la estampida de una melodía
dúlcima derramada al interior
de los infinitivos

Sólo que la palabra a veces
se queda recostada
en sus propios muros
atrapada en sus reverberaciones
distraída en lo efímero
y entonces sólo el silencio
puede contener la desatada
tempestad de los arpegios

Pero el día en que todas
las palabras se conjuguen
en el mismo verbo y resuenen
a la vez en cascadas
de aleluyas kyries de vida
y magnificats de risa

Cuando los timbales se desgajen ´
en oleajes de notas sostenidas
por la danza vertical
de la armonía que las contiene

Entonces el corazón se recompondrá
y en el interior de cada quien
el hombre se reencontrará
con su propio asombro
y allí en ese hendidura
de lo inmensamente humano
comenzará a construirse
a coro el porvenir

mery sananes
01 septiembre 2006



No hay comentarios.: