martes, octubre 24, 2017

LOS CAÑONES SON OJOS CIEGOS




Ahora sin caballo ¿cómo andar? ¿En la cureña de un cañón? El caballo era de palo. Estaba hecho de mentiras hermosas como frutas de cera. Enjaezado de ilusiones. Con bridas de esperanza. A pesar de todo había una apariencia de marcha, de avance. Al borde del precipicio siempre. A dedos del abismo. Ahora el palo se ha trocado en astillas y la mentira ha quedado desnuda. Los arneses de la ilusión se volvieron humo impalpable. Las esperanzadas bridas se enredaron entre los dedos como hilos de una tela de araña. 

En el fondo del precipicio de las inconsecuencias, el jinete mira hacia el pasado y llama la cureña, pesada. Todavía blande la estaca pero se lacera la mano. Se siente el ruido cada vez más cercano, cada vez más bronco, cada vez más tenebroso, de la cureña que avanza, que viene desde el pasado.

¡Sin caballo se anda a tientas! ¡Los ojos de los cañones son ojos ciegos!
Argimiro Gabaldón

El reflector del Obelisco. Caracas, 1948.


Este texto lo escribe Chimiro poco antes del anunciado golpe de estado que Marcos Pérez Jiménez, junto con otros militares, dirigió el 24 de noviembre de 1948, para destituir al entonces presidente electo, Ròmulo Gallegos. Ello da inicio  a una dictadura que se instaló en el paìs por diez años.

Leído a casi 70 años, cobra una vigencia aplastante. La historia de este expaís, llamado Venezuela, se ha levantado sobre los ojos ciegos de los cañones. Cada día se convierte en astillas aquel caballo de palo que acompañó nuestra infancia. La mentira se desnuda cada vez màs, y las inconsecuencias llegan a su máximo grado de cinismo. Mientras, se escucha el ruido creciente y extendido el ruido sordo, bronco, tenebroso, de la cureña que avanzando desde el pasado.

Contra esos cañones, se estrelló la esperanza del propio Chimiro. Asomado a la historia posterior, hubiese reiterado una y otra vez la presencia de ese oscuro pasado al cual le seguimos rindiendo tributo. 

Y nos vería andar como nunca, a tientas y sin caballos, deshaciendo la historia con los ojos ciegos de los cañones.

mery sananes
24 octubre 2017

No hay comentarios.: