lunes, mayo 25, 2015

EL ESPÍRITU DE LA INFANCIA




Para ser francos, pocos adultos son capaces de ver la naturaleza. La mayoría de las personas no ve el sol. Al menos, tiene una visión muy superficial de él. El sol ilumina únicamente el ojo del hombre, pero resplandece en cambio en el ojo y en el corazón del niño. El amante de la naturaleza es aquel cuyos sentidos interiores y exteriores aún siguen amoldados verdaderamente el uno al otro; aquel que ha conservado en su madurez el espíritu de la infancia.


RALPH WALDO EMERSON

25/05/1803 - 27/04/1882
El espíritu de la naturaleza
Buenos Aires, Ediciones Errepar, 1999, pp. 19-20

5 comentarios:

pankarta dijo...





Una vez emprendido el viaje,
sigue puntualmente al sol.

pankarta dijo...







Una vez emprendido el viaje sigue puntualmente al sol
Hoja entre los vientos acuérdate del viaje hacia la sombra
Párpado de hormiga convéncete del viaje sin regreso.

Testigos del grito del aullido terrible de los hombres
La vida se empina tanto a veces que aturde con su grito
Nos llama nos nombra nos acusa nos grita nos reclama

Reto a sentarte en el lugar del hambre a gritos todavía
Tendrás tiempo de llegar a ser luego no habrá más asombro
Reto a sentarte en el lugar del grito vivos todavía.

Pablo Mora
De “Parte de Asombro”

Anónimo dijo...

Excelente Emerson y excelente Mery Sananes. Mil millones de gracias.

Raúl Oviedo

Anónimo dijo...

Excelente Emerson y excelente Mery Sananes. Mil millones de gracias.

Raúl Oviedo

Anónimo dijo...

Excelente Emerson y excelente Mery Sananes. Mil millones de gracias.

Raúl Oviedo