domingo, diciembre 13, 2009

COMO UNA ATARRAYA



Desanda la ternura su travesía desde
la cúspide de un beso hasta la estación
de los suspiros

Recoge la alegría su festival de vuelos
para detenerse en el umbral de las
consagraciones

Desenvuelve sus hilos el telar
hasta dibujar con la diminuta
hebra de la noche un aposento
de resplandores

Devuelve el tiempo su prisa
al silente nacimiento de las aguas
para la resurrección de los caballitos
de mar

Se quiebra la voz sobre las cuerdas
hasta verter su respiración sobre
el río dúlcimo de las memorias
que aún no han nacido

Y sobre la gestación de las caracolas
se incendia un océano de estrellas
disparadas como una atarraya
sobre la intrincada tristeza del planeta

ms

No hay comentarios.: